Los datos y la fe - LUCAMi segunda colaboración para el blog corporativo de LUCA, la unidad de Big Data e Inteligencia Artificial de Telefonica (aquí la primera) se titula “Los datos y la fe” (pdf), e intenta ahondar en el concepto de revolución frente a evolución que supone el machine learning y la idea de tratar a una máquina que se encuentra introducida en nuestra rutina diaria desde hace décadas, el ordenador, no tanto como una simple automatización de tareas, sino como algo capaz de captar datos y derivar sus propias reglas de funcionamiento a partir de ellos. 

Lograr extraer una ventaja competitiva de una revolución como el machine learning, con efectos comparables a lo que en su momento supuso el desarrollo y adopción masiva de internet, requiere por un lado directivos con el perfil adecuado convencidos del papel de la ciencia en el management de las compañías – un aspecto en el que incidí en mi primer artículo de la serie – y, por otro, de un convencimiento pleno de la necesidad de dotar a esas compañías de una cultura de datos que permita reorientar la totalidad de los productos y servicios de la compañía hacia ellos, como anteriormente lo hicimos con respecto a internet. Las mismas compañías que en los años ’90 creían que internet no supondría un cambio en su forma de hacer las cosas están ahora, un par de décadas después, completamente orientadas a la red, o si no llevaron a cabo ese cambio de mentalidad, muy probablemente hayan desaparecido. Ahora, las compañías deben tomar la decisión de formar a la totalidad de su personal en una tecnología que va a suponer un cambio fortísimo en la manera de entender el mundo en las próximas décadas, la que marcará la próxima gran discontinuidad entre los que la entienden y la saben aplicar y los que no.

Estamos aún, obviamente, en fases experimentales. Aún veremos en muchas ocasiones algoritmos capaces de aprender de los datos de maneras erróneas, de heredar sesgos o de crearlos en función de patrones que no sabíamos que estaban ahí. Si históricamente hemos incorporado menos mujeres que hombres a nuestras compañías, es posible que un algoritmo diseñado para optimizar procesos de reclutamiento alimentado con nuestro histórico de datos tienda, sin la supervisión adecuada, a discriminar a las mujeres en esos procesos, con todo lo que ello podría conllevar de pérdida de oportunidades para la atracción de talento. La adopción tecnológica tiene este comportamiento que requiere de procesos de ensayo y error, del desarrollo de una cultura que posibilite entender los mecanismos que conforman el aprendizaje de una máquina, la generación de algoritmos a partir de los datos, mediante procesos relativamente toscos al principio, pero que pueden evolucionar hasta mostrar patrones intrínsecamente superiores a los exhibidos por los tomadores de decisiones humanos.

No hablamos simplemente de hacer o plantear Machine Learning: hablamos de automatizarlo, de convertirlo en una parte integrante de nuestros procesos empresariales. Entender ese tipo de procesos no es simplemente el fruto de un proceso de reflexión o de aprendizaje individual: requiere la fe necesaria para trasformar las compañías y sus procesos de negocio – que en muchas ocasiones no mostraban signos especialmente preocupantes de ningún tipo de problema – para adaptarlos a las posibilidades que ofrece el machine learning. Las resistencias serán importantes, y van a requerir no solo argumentos, sino la capacidad de rodearse de personas que entiendan ese cambio, que crean en él, y que estén dispuestos a invertir en el proselitismo necesario para convencer a otros. Decididamente, no una tarea sencilla.

 

Comments are closed.