El directivo analitico - LUCADesde LUCA, la unidad de Big Data e Inteligencia Artificial de Telefonica, me pidieron un artículo para su blog corporativo sobre los nuevos entornos que precisan, cada vez más, tomar decisiones inteligentes a partir de los datos, y la importancia del análisis de esos datos de cara al desarrollo de un nuevo perfil de directivo. Una tendencia creciente en las compañías modernas que se encuadra en desmitificar el llamado gut feeling, esa supuesta “intuición” de los directivos que, cada día más, prueba que por cada una de esas decisiones acertadas hay, en realidad, un número similar o en ocasiones mayor de decisiones erróneas en contextos similares. 

Mi artículo, titulado “El directivo analítico” (pdf), trata de exponer cómo la llegada del machine learning y la analítica avanzada de datos al mundo directivo nos acerca cada vez más a entornos con un mayor nivel de profesionalización, más científicos y menos dados a sacralizar “la experiencia por la experiencia”, en beneficio de unas herramientas analíticas adecuadas y de unos procedimientos más rigurosos. El management, como ocurre en todas las disciplinas, está destinado a ser cada vez menos “magia” y más ciencia. Para las compañías, entender el funcionamiento de los proyectos de machine learning, sus requerimientos y los pasos que hay que dar para poder alimentar los algoritmos adecuados con datos resulta cada vez más importante – sí, todos los directivos piensan que “tienen muchísimos datos” y que “todos ellos pueden ser utilizados inmediatamente”, pero la realidad es otra muy diferente y mucho más compleja. Sabes qué podemos pedir a un algoritmo, qué posibilidades reales tiene de generar resultados tangibles y qué tiempos de desarrollo cabe esperar en un proyecto de este tipo es cada día más importante para las compañías.

A lo largo de la próxima década, como bien comentan Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee en ese gran artículo titulado The business of artificial intelligence, la inteligencia artificial va a cambiar la forma de entender el management hasta el punto de que “aunque la inteligencia artificial no sustituya a los directivos, los directivos que utilicen inteligencia artificial sí sustituyan a los que no lo hacen.” Si como directivo sigues viendo el desarrollo de machine learning e inteligencia artificial desde lejos, como quien ve una película de ciencia-ficción, deberías saber que lo que haces, sea lo que sea, será en algún momento mejorado por otros directivos que sí han aprendido a aprovechar sus posibilidades. Entender el funcionamiento de este tipo de proyectos, su dimensionamiento, sus diferentes fases y lo que se les puede pedir de manera realista se está convirtiendo, tanto a nivel corporativo como personal, en una necesidad cada vez más acuciante. 

 

Comments are closed.