-          “¿Cuándo me vas a pagar?”

-          “Dentro de un par de semanas nos entra dinero en la caja y te pagaremos”.

-          “¿Tengo tu palabra?”

-          “Sí, claro.”

-          [Le cojo la mano como acto de confirmación]. “Espero que cumplas con lo que estás diciendo.”

ética profesionalDerechos de foto de Adobe Stock

Justo ayer me enteró de que no me va a pagar.

Por desgracia en la parte de agencia no es la primera experiencia de este tipo con un cliente. Es por ello que he decidido nada más trabajar cobrando por adelantado.

Lo que me da rabia es que en estos casos la única opción que te queda es demandar.

Para mí, la palabra lo es todo. Es mi honor profesional. Más allá, representa quien soy como persona. Es el reflejo de la educación que me han dado mis padres. No cumplir, sería como fallarles a ellos.

Lo que digo lo hago. Si te lo prometo, cumplo con mi palabra. No puede haber nada más sagrado que eso. No habrá excusas. No buscaré la vía fácil.

Justo ayer y curiosamente antes de esta noticia le di una pequeña charla a mi equipo sobre este tema. Fue pura casualidad.

Las personas con las que tratamos pueden ser poco profesionales. No influirá en nuestra forma de actuar. No hará que nosotros cambiemos de hacer las cosas de forma correcta.

Si alguien nos jode, no iremos por el para hundirle el negocio. Nosotros no somos así. No vamos a actuar nunca como ellos. Esto es nuestra ética profesional. Es lo que hacemos y lo que somos.

Es fácil sacar toda esa rabia que tienes dentro de ti cuando “te joden vivo”. Perdona que utilice esa expresión pero es exactamente como te hace sentir. Es fácil ponerme a publicar nombres en este blog y en redes sociales.

No es tan fácil reflexionar un poco más allá. Detrás de cada jefe/cliente hay más personas. Familia, trabajadores, proveedores, colaboradores, etc. que dependen de su existencia. Hundir a alguien porque “se lo merece” es una visión puramente egoísta.

Hay que ser más grande que eso. No bajaré a ese terreno. No bajaré mi estándar de ética profesional por muy bajos golpes que me den. Es lo que hago, es quien soy. No me cambiarán.

Antes de hablar piensa bien lo que dices. La palabra vale mucho. Lo es todo. No permítemos que algunas pocas personas hagan que esto cambie.

Comments are closed.