IMAGE: Kenueone - Pixabay (CC0)Por 43 votos frente a 32, la Asamblea del estado de California ha aprobado una medida que obligará a que la totalidad de la energía consumida en su territorio provenga del viento, el sol, el agua y otras fuentes renovables antes del año 2045. En la actualidad, el 44% de la energía proviene de esas fuentes, a las que se unen un 9% de energía nuclear, un 34% de gas natural y un 13% de carbón y otros hidrocarburos.

Lo interesante del análisis llevado a cabo por California es que tiene claramente en cuenta el hecho que escapa al intelecto de la gran mayoría desinformada que considera este tipo de metas imposibles: que las energías renovables son tecnologías, no combustibles, y están sujetas, por tanto, la evolución de su precio está sujeta a la curva de la experiencia. Como ocurre con la ley de Swanson, que lleva a que cada vez que se duplica el número de paneles solares producidos, su precio descienda un 28% y su eficiencia se incremente hasta el punto de haber convertido ya a la energía solar en la forma de generación de energía más barata disponible, y con recorrido todavía disponible para hacer bajar su precio aún más.

Sin embargo, por baratas que lleguen a ser las energías renovables, su precio no evita un inconveniente claro: la disponibilidad. El hecho evidente de que las energías renovables son discrecionales, es decir, que el sol no brilla por la noche o que hay momentos en los que el viento no sopla. La única manera de evitar este problema es expandiendo la capacidad de almacenaje mediante baterías. Esas baterías, hoy, se utilizan en una cantidad minúscula de instalaciones en el mundo, debido fundamentalmente a su precio. Con los precios actuales de las baterías, las previsiones dicen que en el año 2040, únicamente el 3% de la energía producida en el mundo se almacenaría regularmente en ellas.

Lo importante, sin embargo, es que las baterías, de nuevo, son como tal una tecnología, y por tanto, su fabricación está sometida al mismo tipo de economías que las placas solares, lo que permite anticipar una revolución de las baterías que algunos están capitalizando ya. Las sucesivas megafactorías ya construidas por Tesla o por compañías chinas tienen en cuenta precisamente estas economías de aprendizaje derivadas de la curva de la experiencia, y prevén caídas en el precio de las baterías, a medida que se multiplica el número de baterías producidas gracias a usos como el almacenamiento doméstico o los vehículos eléctricos, superiores al 50% del precio actual – todo ello teniendo en cuenta que ese coste ya ha caído un 80% a lo largo de la última década. Con esos precios, la sustitución de las plantas que queman hidrocarburos por plantas de energías renovables más baterías no sería simplemente una cuestión de ecología y de voluntad de lucha contra el cambio climático, sino que se convertiría en la mejor opción desde un punto de vista puramente económico.

Para planificar el futuro, tenemos que ver la totalidad de la ecuación, una aproximación holística, teniendo en cuenta todos sus componentes y todas las piezas implicadas. La fabricación de baterías depende de su demanda, y la demanda depende, lógicamente, de los usos. Anticipar el fin del motor de explosión no es una frivolidad, sino que implica que se vendan muchos más vehículos eléctricos, lo que supone mucha más fabricación de baterías, que consecuentemente, serán capaces de alcanzar antes sus economías de escala y aprendizaje, y de reducir consecuentemente sus precios. Son los mismos efectos que California persigue convirtiendo en obligatoria la instalación de placas solares en todas vivienda nueva construida a partir del año 2020: no solo abaratar el precio de esas placas solares, sino además, promover la instalación de baterías domésticas en esos hogares, lo que permite utilizarlos, como se está haciendo ya actualmente, como sistemas de baterías distribuidas cuando las condiciones lo demandan. Australia ha puesto en marcha también un plan semejante de cara a su parque de vivienda pública, con la instalación de placas solares y baterías en cincuenta mil viviendas en el plazo de cuatro años.

Con la aprobación de una iniciativa así, California está teniendo en cuenta que alcanzar esa meta mítica de la generación del 100% de su energía a partir de fuentes renovables podría, si se apunta a 2045, obtenerse algunos años antes gracias a factores como el incremento de la demanda de vehículos eléctricos o de placas y baterías para nuevas viviendas. Eso permitiría al estado, el tercero más grande, el más poblado de los Estados Unidos, y con un PIB superior al de dos veces España, convertirse en el segundo territorio norteamericano en conseguir algo así tras la muchísimo más pequeña y no comparable Hawai. Una auténtica referencia para el país y para el mundo en la lucha contra el cambio climático, a niveles similares al de las metas de países como Noruega.

Nos estamos jugando mucho, muchísimo. ¿Podemos, por favor, actualizar lo que creíamos saber sobre generación de energía y asumir que el futuro podría ser diferente si hacemos lo que tenemos que hacer y abandonamos los argumentos fáciles y el negacionismo?

 

IMAGE: Oleksandr Marynchenko - 123RFNational Grid, la compañía pública que gestiona el suministro eléctrico en el Reino Unido, contesta al gobierno británico acerca de la prohibición de la venta de todo tipo de vehículos de gasolina o diesel a partir del año 2040, y afirma que, en realidad, sus infraestructuras están perfectamente preparadas para llevarla a cabo incluso diez años antes, en 2030, el mismo año en el que se plantea en India. Noruega afirma que llevará a cabo esa prohibición en 2025, y otros países afirman tener planes similares con distintos plazos, en lo que cada vez se prueba más como una medida razonable, perfectamente viable y de auténtico sentido común.

La afirmación de la eléctrica británica coincide con las de las eléctricas norteamericanas, que ven los vehículos eléctricos no solo como el elemento capaz de salvarlas, sino incluso como la auténtica salvación del planeta en su conjunto. Los estudios más recientes, de hecho, muestran que los Estados Unidos podrían perfectamente obtener la práctica totalidad de su energía a partir del viento y el sol: en un sistema diseñado para una sobrecapacidad del 150% y con los adecuados sistemas de baterías – del tipo de las instaladas por Tesla en la región sur de Australia – una combinación de 70% solar y 30% eólica podría abastecer el 100% de las necesidades del país.

En muchos sentidos, es posible que el conocido “objetivo de los tres tercios” definido por el consejero delegado de Bloomberg New Energy Finance Michael Liebreich (un tercio de la electricidad global procedente de eólica y solar, un tercio de vehículos eléctricos en las carreteras y un tercio más de PIB producido por unidad de energía en 2040) pueda plantearse ya como una meta a superar.

Mientras, las compañías se muestran divididas: mientras Tesla acelera la fabricación y distribución de sus paneles y tejas solares mediante acuerdos con grandes cadenas y el coste de generación de energía en instalaciones residenciales sigue disminuyendo, compañías como BMW todavía afirman que no ven viable la producción masiva de vehículos eléctricos hasta el año 2020, a pesar de tener en el mercado ya algunos modelos muy competitivos. Marcas norteamericanas como GM, por su parte, dedican inversiones de cien millones de dólares a poner a punto esa capacidad de fabricación masiva, mientras una de las grandes rezagadas, Ford, anuncia que dedicará nada menos que once mil millones a electrificar sus vehículos y a llevarlos al mercado masivo. Hasta la icónica Harley Davidson anuncia que pondrá en el mercado el primer modelo eléctrico en producción masiva el próximo año 2019.

Es, sin duda, un momento interesante: las progresivas ganancias en eficiencia y rebajas en coste de la generación eléctrica y de sus tecnologías asociadas demuestran que los objetivos inicialmente fijados por algunos países no solo son posibles, sino que incluso pueden ser superados. Por mucho que algunos idiotas se empeñen en dispararse en el pie, la idea de volver al carbón es cada día un sinsentido más absurdo. Prohibir la venta de vehículos de combustión interna a partir del año 2030 es un objetivo perfectamente realista, y que cada día, además, se prueba más necesario: no, no va a ser el apocalipsis, no va a ser en modo alguno implanteable desde el punto de vista de generación, y por supuesto, no contaminan más, como algunos pretenden, salvo en el caso de esos híbridos convertidos en excusa banal de las compañías automovilísticas para intentar engañar al mercado y seguir protegiendo sus inversiones y sus cadenas de fabricación. ¿Podemos empezar a revisar esos planes, independizarlos de los problemas y de la viabilidad económica de fabricantes incapaces de prepararse a tiempo, y trabajar de manera realista y con los datos en la mano, en vez de con clichés y suposiciones, para mejorar el mundo en que vivimos? No, no se puede ser tecnológicamente neutral ni tecnológicamente agnóstico: hablamos de una tecnología superior a otra en todos los sentidos, mucho más eficiente, y que además, no nos envenena a todos. ¿Para cuando esa transición?

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Why wait until 2050 to ban gasoline and diesel: why not start in 2030? Why not even before?” 

 

IMAGE: Alexlmx - 123RFEl precio de la electricidad en Alemania durante el fin de semana de las navidades se mantuvo en negativo, lo que supuso un ahorro a los consumidores en su factura. La situación es ya relativamente habitual: solo a lo largo de 2017, los precios han caído por debajo de cero en más de cien ocasiones, como resultado de una inversión de más de doscientos mil millones de dólares realizada a lo largo de las últimas dos décadas con el fin de promover fuentes de energía renovables. Otros países, como Bélgica, Francia, Holanda, Suiza y el Reino Unido han experimentado en otras ocasiones precios de la electricidad negativos, pero en el caso de Alemania es donde ese tipo de situaciones están convirtiéndose en más habituales, una circunstancia que en ocasiones incluso permite que el país exporte energía a sus vecinos para equilibrar el mercado.

Que la electricidad en el mercado mayorista alcance un precio negativo no quiere decir que los usuarios perciban dinero por consumir electricidad: el precio de la energía en el mercado mayorista supone únicamente en torno a una quinta parte de la factura pagada por los hogares en Alemania. El resto son impuestos y compensaciones de diversos tipos, entre los que, lógicamente, se encuentran los cargos destinados a financiar la importante inversión en energías renovables. Cuando el precio de la energía en el mercado mayorista cae por debajo de cero, el impacto en los hogares es un ahorro en el importe total de la factura, pero no supone que las compañías ingresen dinero en las cuentas de los usuarios, sino que estos reduzcan el importe pagado. El precio que los hogares alemanes pagan por la electricidad está, junto con los daneses, entre los más altos de Europa, pero esa situación es mayoritariamente bien aceptada por los consumidores, sobre todo debido a la fuerte concienciación y al apoyo a la política destinada a reducir la huella de carbono, y también a que el gasto de electricidad como parte del ingreso disponible de las familias se ha mantenido estable durante los últimos años.

La idea de financiar las infraestructuras destinadas a la generación de energías renovables mediante cánones impuestos a los consumidores en la factura que pagan todos los meses es posible gracias al amplio apoyo a partidos ecologistas y por la fuerte concienciación de los ciudadanos, dispuestos a poner su dinero donde están sus creencias, y debe entenderse fundamentalmente como una apuesta a largo plazo: en la situación actual, en efecto, las situaciones en las que el precio mayorista de la electricidad cae por debajo de cero empiezan a resultar ya relativamente habituales: en cuanto la temperie se mantiene razonablemente ventosa, el sol brilla o existen circunstancias que determinen un menor gasto – como la concentración de personas en menos hogares derivada del componente familiar de las fiestas navideñas – la mayor generación de energías renovables, unida a la dificultad de reducir a corto plazo la generación procedente de centrales nucleares o térmicas convencionales, da lugar a situaciones de superávit.

El problema de las energías renovables es que su producción depende de las circunstancias del clima, no de las características de la demanda. Para equilibrar esos desfases pueden utilizarse baterías, pero su coste es aún elevado para instalaciones masivas, o bien centrales hidroeléctricas reversibles, que bombean agua a una zona elevada utilizando la energía sobrante en momentos de exceso de generación, y la hacen bajar a través de turbinas que generan electricidad cuando esa energía es demandada. A medida que la eficiencia de la generación de energías renovables se incrementa gracias a ganancias en el proceso y al menor precio de sus instalaciones, lo previsible es que Alemania se mantenga en línea de cara a su compromiso de generar el 100% de su energía eléctrica de fuentes renovables en el año 2050. En media, tres cuartos de la energía eléctrica del país se generan ya a partir del viento, fruto de un fuerte plan de apoyo gubernamental. Ya son unos cuantos los países o regiones (Alemania, sur de Austria, Costa Rica, Dinamarca, Noruega, Islandia y algunas islas) que de forma ocasional o sistemática han conseguido generar el 100% de su energía eléctrica sin necesidad de quemar combustibles fósiles, convirtiendo seguramente esta circunstancia en una de las variables que en el futuro separarán a los países avanzados de los que no lo son. Si todavía crees que las energías renovables son poco importantes, dependientes exclusivamente de subsidios o excesivamente caras, infórmate mejor leyendo más sobre el tema.

La energía solar es, gracias al avance de la ley de Swanson, ya más barata que quemar carbón. En un año, el coste de explotación de la energía solar se ha rebajado a la mitad, un hito que no habíamos vivido en toda la historia de la generación energética. El sol es ya la fuente de energía más barata que existe, y se preven nuevos descensos. La generación de energía solar vive una una revolución que comienza con aquellos países con irradiación elevada, pero que pronto alcanzará a todo el planeta. Si la unimos a la democratización del acceso a la información sobre los patrones de consumo, se esperan fuertes patrones de disrupción en el mercado energético a corto y medio plazo.

En el caso de Alemania, concienciar a la población de que pagar de su propio bolsillo las infraestructuras de generación de energías renovables ha posibilitado un futuro interesantísimo, limpio y sostenible. Un plan bien estructurado, con ventajas evidentes a largo plazo. ¿Alguien en España, un país privilegiado en términos de insolación, está pensando en esos temas… o nuestros políticos se dedican a otras cosas?

 

IMAGE: Gina Sanders - 123RFCon el precio de la electricidad en máximos históricos en España por culpa de un esquema de profunda ineficiencia, cuesta pensar en una revolución que se lleve por delante una gran parte de los esquemas que hemos conocido durante nuestra vida y que nos aboque a un auténtico cambio de modelo, a la llegada de la energía barata o gratuita, a la era de la abundancia energética.

Y sin embargo, son cada vez más las señales que indican que la energía va a protagonizar la siguiente gran revolución: la llegada de lo que algunos empiezan a denominar enernet, una red de energía dinámica, distribuida, redundante y multi-participativa construida alrededor de la generación, almacenamiento y entrega de energía limpia. Una idea de la que se lleva hablando ya bastantes años, que viene a suponer la aplicación del modelo de internet a la generación de energía eléctrica, y que se asienta, como no podía ser de otra manera, en el avance de la tecnología y en la evolución de una ley de Swanson que ya no puede seguir ignorándose.

La revolución de los materiales implica ya que podemos cubrir el tejado de una casa con tejas que en muchos casos son más baratas y resistentes que las convencionales, con un aspecto perfectamente normal, y que permiten generar energía solar con un rendimiento impensable hace muy pocos años. Cuando el material que escoges para cubrir tu casa puede generar energía y durar más que una cubierta tradicional en una expectativa de desarrollo tecnológico sujeta a la ley de Swanson, hablamos de un escenario en el este tipo de inversiones tendrán sentido para los particulares, pero en el también surgirán compañías dispuestas a tratar la inversión como un producto financiero, a costear la instalación a cambio de administrar la energía producida y tomar la decisión de cuándo interesa sustituir las tejas con nuevos materiales más eficientes.

Con cada vez más compañías construyendo sus propias instalaciones de generación de energía para asegurarse un abastecimiento limpio y barato, y con una energía solar ya más barata que el carbón, las medidas planteadas por políticos abiertamente corruptos como los de Wyoming o los de España van a resultar cada día más anacrónicas e indefendibles: lo que puede plantearse como una defensa de la rentabilidad de las compañías tradicionales y de su inversión en infraestructuras, dará paso cada vez más a instalaciones distribuidas, en las que comunidades de vecinos y urbanizaciones comenzarán a plantearse sustituir las cubiertas de sus viviendas, llevar a cabo una contabilidad de la energía consumida mediante sistemas basados en blockchain, y protegerse del posible desabastecimiento en caso de climatología adversa mediante baterías cada vez más eficientes y mediante redes cada vez más amplias. Una sola vivienda puede tener problemas a la hora de plantearse la desconexión de la red principal, pero una comunidad entera genera un efecto de compensación que puede aportar mucha más estabilidad al sistema, y que crea espacios para compañías más innovadoras que vean oportunidades en explotar esas células de generación distribuida. El mercado de la energía está a punto de experimentar la mayor disrupción de su historia, y las compañías tradicionales que no quieran explorarlo y posicionarse en ese entorno se arriesgan a sufrir enormemente en términos de competitividad.

No prestar atención a esos cambios y perpetuar los esquemas ineficientes que nos han traído hasta aquí es cada día más insostenible y, sobre todo, más irresponsable. La revolución de la energía está siendo contemplada ya por muchos como la próxima gran frontera, y está, desde un punto de vista tecnológico, ya a la vuelta de la esquina. Con el precio de la energía por las nubes en España en estas fechas, es el momento de traer este tema a la mesa de discusión.

 

IMAGE: Vaclav Volrab - 123RF

Mi columna de esta semana en El Español se titula “Renovables y visión de futuro“, y es el resultado de comprobar la tremenda paradoja entre los anuncios e inversiones llevados a cabo por empresas tecnológicas como Google, Apple, Facebook o Amazon para poner en marcha sus políticas de abastecimiento de energías renovables, y la realidad aún tristemente mayoritaria de una industria eléctrica tradicional o de países como España que se mantienen anclados en la generación sucia mediante combustibles fósiles a pesar de la progresiva ganancia en eficiencia de las renovables.

Monstruos del consumo energético que tienen que abastecer de energía de manera fiable gigantescos centros de datos consiguen asegurar que su energía proviene de fuentes renovables en porcentajes sorprendentes, y planifican un futuro en el que la totalidad de su consumo provendrá del viento o del sol. Google es ya la compañía que más energía renovable adquiere en el mundo, detalla uno a uno todos sus contratos, y apunta a que la totalidad de su consumo provenga pronto de fuentes renovables. Apple ya obtuvo un 93% de su consumo de estas fuentes en el año 2105, incluyendo la totalidad de la energía consumida por sus centros de datos. Facebook se acerca ya a la mitad de su consumo, Salesforce adquiere más energía renovable que la que consumen sus centros de datos, mientras Amazon, además de construir el parque eólico más grande del mundo, anuncia igualmente su compromiso para un abastecimiento íntegro de fuentes renovables. El empeño en construir o propiciar la construcción de granjas eólicas o solares por parte de estas compañías es tan relevante, que parece que producir energía fuese ya una parte central de su negocio, que fuesen empresas eléctricas en lugar de dedicarse a otros menesteres.

Las búsqueda de energía de fuentes renovables por parte de estas empresas es tan ávida, que las empresas eléctricas tradicionales no consiguen acceso a la producción de las granjas solares o eólicas recientemente creadas en los Estados Unidos, porque la totalidad de su producción está comprometida mediante contratos a largo plazo con empresas tecnológicas que han sabido entender el fenómeno a tiempo. Basta con que surja un número suficiente de compañías con esta actitud, para que resulte rentable construir granjas solares y eólicas en cada rincón, y mucho más si las características de determinados territorios, en función de sus condiciones naturales, lo propician. En el caso de una gran parte de España, que no haya paneles solares encima de cada tejado es un absoluto contrasentido, y que se haya intentado evitar mediante restricciones artificiales es una irresponsabilidad política de primera magnitud.

¿Qué han visto estas compañías en las energías renovables? ¿Simplemente una forma de maquillar sus memorias corporativas y “parecer buenos”? No parece muy lógico pensar que sea así, que todas estas grandes empresas hayan sido víctimas de algún tipo de epidemia de buenismo corporativo y de obsesión por la responsabilidad social. En realidad, se trata sencillamente de entender el progreso de la generación mediante métodos renovables, y cómo la progresiva ganancia en eficiencia hace ya posible imaginar un futuro en el que las energías limpias conformen un gran porcentaje de la generación total. No, no son simplemente buenos deseos: es que frente a la rancia actitud de “no puede ser y además es imposible” de muchas compañías eléctricas tradicionales, ha surgido la evidencia de que la aplicación de mejoras de eficiencia a los procesos de generación de energía eólica o solar hacen que esas perspectivas sean hoy en día muchísimo más realistas.

¿Para cuando una mentalidad en la totalidad de los ciudadanos o en los políticos mínimamente parecida a la que tienen estas compañías? ¿Cuándo dejaremos de intentar impedir el progreso mediante absurdos impuestos al sol y medidas abiertamente corruptas que plantean desincentivos a la generación limpia? ¿Cuántos años más de tópicos falsos de “es buenismo”, “no es suficiente” o “no es rentable si no se subvenciona” cuando la evidencia se acumula en las cuentas de resultados de cada vez más compañías? ¿Cuánto queda para que en lugar de empeñarnos en hacer lo más barato y rentable a corto plazo, exijamos que se haga lo más lógico y responsable?