IMAGE: Maridav - 123RFUna contestación de Elon Musk a través de Twitter al propietario de un Tesla que pedía opciones para modernizar su vehículo con el fin de poder incorporar al mismo algunos de los nuevos desarrollos pone de manifiesto el cada vez más acuciante dilema entre adquirir productos basados en tecnología – cada vez más, la práctica totalidad de los productos – frente a alquilarlos, a pagar una cuota por disponer del derecho a utilizarlos.

La contestación de Musk es absolutamente clara y categórica: la velocidad de innovación es absolutamente clave para la compañía, sus vehículos van a ofrecer actualizaciones importantes cada 12 ó 18 meses, y aplicar los recursos necesarios para poder ofrecer opciones de actualización a vehículos vendidos anteriormente implicaría que el ritmo de innovación cayese drásticamente. Por tanto, según Musk, un Tesla, a pesar de su elevado precio, es un vehículo que está destinado a quedarse obsoleto – o al menos, a no poder incorporar los últimos desarrollos creados por la compañía – en cuestión de un año o año y medio desde la fecha de su adquisición, y si alguien no lo ve así y esa situación le va a suponer algún tipo de frustración, es posiblemente mejor que adquiera un vehículo de otra marca. Muchos opinan que el futuro consiste en que los automóviles terminen siendo vendidos a operadores de flotas capaces de amortizarlos con un uso continuo, en lugar de ser adquiridos por usuarios finales cuyas necesidades de transporte ocupan generalmente menos del 5% del tiempo de uso del vehículo y tan solo una fracción de su capacidad: si la evolución tecnológica nos lleva a plantearnos el transporte como un servicio en lugar de como un producto, las decisiones de renovación del parque pasarían a ser una variable financiera en manos del operador, que puede plantearse otros canales para dar salida a los vehículos parcialmente amortizados, o simplemente proceder a su reciclado.

El planteamiento es aparentemente similar al de los productos ofrecidos por otra de las compañías de Musk, Solar City: las instalaciones de generación de energía solar. Cambiar el tejado de una vivienda es una opción que supone una inversión relativamente elevada que debe amortizarse mediante el ahorro generado por la propia instalación a lo largo del tiempo. Pero los equipos de generación de energía solar están sujetos a una ley de Swanson que implica que su precio disminuye aproximadamente a la mitad cada diez años al tiempo que se incrementa su eficiencia, lo que implica que quien invierte en una instalación de este tipo podría encontrarse con un nivel de obsolescencia que recomendase su reemplazo al cabo de los años. Con las baterías y acumuladores ocurre un problema similar: su vida útil se mide en ciclos de carga, lo que la convierte en limitada. Algunas compañías, con el fin de reducir el impacto inicial del coste de los materiales y de la instalación, ofrecen alternativas como la de que sea la compañía la que alquila el espacio en el tejado de la casa o las baterías y explota la electricidad producida, de manera que el propietario del inmueble paga únicamente una cuota en la que se incorpora su ahorro energético. En esas condiciones, es la compañía la que decide en qué momento el diferencial de eficiencia recomienda proceder al reemplazo de las instalaciones, al tiempo que plantea otras opciones para cuando las condiciones climáticas no permiten generar suficiente energía. Un negocio fundamentalmente financiero, que trata de hacer accesible la energía solar a más usuarios.

¿Veremos ese tipo de fórmulas y opciones en gamas de productos cada vez más amplias? Llevándolo a otro nivel de gasto inferior, resulta interesante ver como Apple, por ejemplo, dispone en algunos países de un iPhone Upgrade Program en el que ofrece a los usuarios convertir la posesión de un iPhone en un leasing en el que pagan una cantidad mensual, pero reciben un terminal nuevo cada vez que la marca lo pone en el mercado. ¿Nos aboca el rápido progreso tecnológico a un futuro en el que, con el fin de protegernos de la obsolescencia, tenderemos a alquilar en lugar de comprar?

 

La España de las dos velocidades tecnológicas - Espai70

Jesús del Ramo, de Espai70, me contactó el pasado junio y se vino desde Valencia para hacerme una entrevista de temática amplia en mi despacho, en la que hablar sobre la evolución tecnológica entrando en cuestiones como el machine learning y sus consecuencias, la evolución de la privacidad, la innovación y su relación con la política y con España, la adaptación de la educación… todas esas cosas sobre las que suelo hablar habitualmente aquí y que me ayudáis a ir depurando con vuestros comentarios, grabadas en un formato que fue prácticamente una conversación distendida y agradable – aunque en la edición final hayan desaparecido las preguntas.

La publicaron, ya convenientemente editada y acompañada por algunas ilustraciones, hace unos pocos días. Dura en torno a unos nueve minutos, y la han titulado “La España de las dos velocidades tecnológicas“.

The frontiers issue - WiredVale la pena leer el artículo que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, escribió como editor invitado para Wired, titulado Now is the greatest time to be alive, publicado el pasado día 12. Un clarísimo compendio de los retos a los que nos enfrentamos como humanidad: específicamente, el presidente citó el cambio climático, la desigualdad económica, la ciberseguridad, el terrorismo y la violencia, y, por la vertiente de la salud, el cáncer, el Alzheimer y la resistencia a los antibióticos.

Básicamente, el planteamiento de Barack Obama es el de “we need today’s big thinkers thinking big”, una petición del tipo “no preguntes qué puede hacer el gobierno por Silicon Valley, plantéate lo que puede hacer Silicon Valley por el gobierno”. Como comentó hace dos días en una conferencia, el gobierno no puede funcionar como una startup, fundamentalmente porque la democracia es algo muy complejo, con enormes requerimientos, y flexibilizarlos o ponerlos en segundo plano no sería bueno para nadie.

Pues bien: la primera entrega de reflexiones con respecto a la petición de Barack Obama está servida, y viene de la mano de personajes como Tim O’Reilly, Chris DixonMark Zuckerberg, Yasmin Green, Mary Barra y Satya Nadella. Los planteamientos son francamente interesantes, y reflejan un horizonte de preocupaciones y desarrollos tecnológicos muy alejado del que habitualmente tratamos y tenemos en la cabeza cuando pensamos en Silicon Valley, en electrónica de consumo, en apps o en el último gadget lanzado. Una perspectiva muy necesaria, muy inspiradora y profundamente recomendable.

 

Workplace by FacebookTras más de dos años en beta, Facebook lanza finalmente en abierto Workplace for Facebook, la adaptación de todas las herramientas de Facebook (perfiles personales, grupos, mensajería instantánea, vídeo, etc.) a entornos profesionales. La red social se enfrenta a un mercado relativamente inexplorado para ella, en el que podemos encontrarnos desde las viejas y mayoritariamente oxidadas intranets, hasta herramientas como Yammer de Microsoft, un unicornio como Slack, o próximos despliegues de herramientas como la que prepara LinkedIn.

La propuesta de Facebook es un pago por usuario activo que comienza en los $3 para compañías de hasta mil usuarios, desciende hasta $1 para las de más de diez mil, y es gratuito para organizaciones sin ánimo de lucro o educativas.

Las compañías que decidan adoptarlo tendrán que superar la idea de la conveniencia de compartir información con una compañía tan aparentemente voraz y ávida por ella como Facebook, y aquellos viejos miedos que achacaban a las redes sociales la idea de pérdida de tiempo: finalmente, una herramienta desarrollada con la misma base que Facebook será ese sistema nervioso que transmitirá información de la compañía y servirá de soporte a esa tan importante comunicación interna que durante años se ha convertido en un auténtico reto para muchos.

La gran verdad es que hace mucho tiempo que los entornos corporativos hace mucho tiempo que pasaron a tener herramientas que, conceptualmente y desde el punto de vista de posibilidades, estaban muy por debajo de lo que podíamos hacer en nuestro ámbito personal. Las viejas intranets, que en realidad en muy pocos casos llegaron a funcionar, se convirtieron en simples tablones de anuncios a los que la mayoría no acudía nunca o lo hacía únicamente para ver información muy puntual. El despliegue de herramientas en el entorno Microsoft, basado en una suite en permanente cambio con adquisiciones y adaptaciones que finalmente parece quedar conformado como Skype for Business y Yammer, parece haber generado una pléyade de compañías mayoritariamente insatisfechas con sus prestaciones y sujetas a procesos de comunicación interna escasamente activos, mientras el ahora líder de la industria es una compañía tan joven como Slack, creada por un Stewart Butterfield que aspira a desarrollarla hasta el final sin venderla a nadie tras la espantosa experiencia que tuvo con la venta de Flickr a Yahoo! y que va por buen camino tras varias rondas de financiación que sitúan su valor en torno a los 4,000 millones de dólares. En el medio, jugadores tan interesantes en este ámbito como LinkedIn, que anunció a principios de 2015 un producto para conectar a los trabajadores de una compañía, pero de la que todavía no hemos visto ninguna propuesta concreta.

Las herramientas son importantes, sí. Pero mi impresión tras ver muchos casos de despliegue de herramientas es que las buenas experiencias en comunicación interna tienen mucho más que ver con la cultura corporativa que con las herramientas como tal. La idea de utilizar una interfaz y unas herramientas tan conocidas como las de Facebook para desplegar mecanismos de comunicación interna puede ser interesante, pero no funcionará si una compañía tiene jerarquías muy marcadas o, en general, formas de entender el trabajo propias de cuando la comunicación interna no tenía ninguna importancia. Obviamente, tratar de desarrollar procesos de comunicación interna sobre una herramienta con aspecto del siglo pasado puede resultar más difícil que hacerlo sobre una herramienta atractiva y con una interfaz familiar, pero si detrás del despliegue no existe una verdadera cultura que valore la comunicación interna, no conozco ninguna herramienta capaz de hacer magia.

Slack es una de las herramientas más flexibles que conozco: permite integrar prácticamente cualquier cosa, es sencilla, de interfaz agradable, tiene un modelo freemium extraordinariamente abierto que permite un nivel de uso muy ambicioso con el producto gratuito, y ha hecho un trabajo muy bueno dándose a conocer sin ningún tipo de campaña ni inversión en publicidad. El precio de Slack para quienes quieren toda la funcionalidad sin límites es más elevado que el de Workplace, entre $6.67 y $12.50 por usuario. Quienes recomiendan Slack lo hacen porque la han visto funcionando, porque han entendido que la clave está en una API capaz de conectar cualquier cosa (documentos compartidos, sistemas de ticketing, alertas, noticias, foros, etc. con una función de búsqueda muy buena y eficiente… pero también un canal de chistes, o cualquier otra cosa), pero en general, lo han hecho en compañías que, de no haber tenido esa herramienta, se habrían comunicado con señales de humo si hubiese sido necesario. Las herramientas son importantes y pueden facilitar las cosas, pero la comunicación interna se asienta fundamentalmente sobre una cultura.

De aspecto, Slack me da una impresión mucho más plástica y maleable que Workplace, aunque la red de Facebook cuenta desde su lanzamiento con un programa de partners para tratar de crear ese importantísimo ecosistema de herramientas que funcionen dentro de la red corporativa. Por el momento, Workplace cuenta con un ramillete de compañías conocidas de diversas industrias que han probado el sistema (Booking.com, Campbell’s, Club Med, Danone, Mercado Libre, TBWA, Telekom Austria o Telenor entre otras, además de organizaciones como Save the Children u Oxfam), con una recepción probablemente dubitativa en función de la mala reputación de Facebook en el entorno corporativo y de los recelos sobre la privacidad de la información interna, con una legión de usuarios familiarizados con la interfaz, y con otra más joven que, aunque la consideren cavernícola, nunca han llegado en realidad a abandonarla totalmente. Por supuesto, una cosa es utilizar Facebook para tu comunicación y socialización personal, y otra alimentar Workplace con fines profesionales. Pero en cualquier caso, en entornos cada vez mas virtuales y menos vinculados a la localización física o a la conversación en el pasillo, bienvenidas sean herramientas que puedan mejorar esa importantísima comunicación interna…

 

Jamie Oliver and paella Mi columna de El Español de esta semana se titula “Paella es paella“, y utiliza el ejemplo de las airadas reacciones de muchos al tweet del gran Jamie Oliver para ilustrar las reacciones a la innovación, a la variación sobre conceptos previos o a la experimentación.

Que un gran chef internacional, no solo reconocido sino además dotado de una importante conciencia social que le ha llevado a ayudar a personas sin recursos para trabajar en la hostelería, o a embarcarse en ambiciosas campañas contra la obesidad infantil en Estados Unidos o, actualmente, en Canadá, decida hacer su propio y personal homenaje a la paella, y reciba por ello todo tipo de improperios, descalificaciones y ofensas da como para elaborar unas cuantas teorías sobre el tema. The Guardian ha concluido que los españoles somos incapaces de ponernos de acuerdo hasta para formar gobierno o para parar la corrupción, pero lo hacemos para atacar a alguien por reinterpretar la paella.

¿Tiene sentido indignarse y lanzar insultos a alguien por utilizar una palabra, paella, para denominar una creación que, aunque no sea fiel a la receta original, sí la toma como base? ¿Qué temen los autodenominados “puristas” que lo hacen? ¿Acaso creen que, si no salen en defensa de su sacrosanto término, la identidad del mismo terminará por diluirse entre un maremagno de recetas – para ellos abominables simplemente por ser diferentes – y podría perderse para siempre? ¿Qué hay detrás de ese intolerante “que haga lo que quiera pero que no lo llame paella”? Le llamo lo que me da la gana, ¿o acaso la palabra es tuya? 

¿Qué hace que un país donde existen tantas interpretaciones de paella como habitantes, y que maltrata a los turistas con espantosas “paellas” (esas sí que no merecen ese nombre) recién descongeladas en las terrazas de los bares de muchas zonas, se levante en armas contra alguien por ponerle chorizo a la suya? El término no está sujeto a ningún tipo de protección, no está vinculado en exclusiva a ninguna regla ni territorio como ocurre con las denominaciones de origen, y pretender establecer algún tipo de supuesto Consejo Regulador de la Paella que dicte qué recetas pueden recibir el nombre y cuáles no me parece, lisa y llanamente, una estupidez.

Parece una tontería o un detalle sin importancia, pero ese tipo de purismo, ese “la palabra es mía y que no la utilice nadie más porque le insulto”, ese “no me toques las tradiciones” y aquel rancio “qué vas a saber tú de paella si naciste en (introdúzcase aquí cualquier lugar alejado más de cincuenta kilómetros del levante español)” podemos ver muchas de las actitudes que conocemos con respecto a otras innovaciones. No, el purismo y la defensa agresiva de la tradición nunca tiene sentido. No, lo siento, te pongas como te pongas, la tradición no es “mancillada” porque Jamie Oliver le ponga chorizo a una paella. Esa, sencillamente, no es la aproximación correcta. Si fuiste de los que se lanzó a las redes sociales a despotricar contra la paella de Jamie Oliver, creo sinceramente que deberías replantearte tus cerriles actitudes. Mi paella está riquísima según todos mis amigos (a lo mejor por eso de que son amigos, no lo sé), tiene incluso menos ingredientes que la tradicional, y yo, puristas, me desayuno un par de ellos todos los días con el café…

Si quieres hacer algo positivo, consigue invitar a Jamie Oliver a alguno de los maravillosos restaurantes al borde de la playa en El Saler, por ejemplo. Llévatelo a la cocina, explícale todos los cómo y los porqués de cada cosa, los secretos del recipiente, las distintas variedades del arroz, los ingredientes, el origen histórico que definió la paella como “plato de arroz hecho con lo que tengo a mano” (que incluía en su momento hasta la rata de agua, ahora protegida, que abundaba en los arrozales), los secretos del punto del arroz, el delicioso socarrat… y que con todo lo aprendido, vuelva a inspirarse las veces que quiera, pero desde la perspectiva del fuego amigo, sin miedo de ofender a nadie. Jamie Oliver es un tipo muy especial: sabe convertir en mediático todo lo que toca, es capaz de plantear el uso de sus habilidades para causas importantes y con sentido, y hace gala de una sensibilidad social tan impresionante como su deliciosa adicción a la capsaicina. Mucho mejor tenerlo como amigo que como enemigo. Mucho mejor que piense que en España hay personas que aprecian sus creaciones y están dispuestos a contribuir a ellas, que el que nos vea como una turba enfebrecida y vociferante contra quienes “ofenden” nuestras tradiciones. Esa segunda aproximación, de hecho, es una ESTUPIDEZ, así con mayúsculas.

Las tradiciones se engrandecen cuando permitimos que sirvan como puntos de partida, como bases de construcción, como contribución a otras creaciones. Nada se gana con el inmovilismo, el purismo y la exclusión. Ni en cocina, ni en ninguna otra disciplina.