Hace casi 7 años se lanzó Google+. La red social (o capa como ellos lo llamaban) con más rápido crecimiento de la historia. En cuestión de 24 horas ya tenían tantos usuarios para lo que empresas como Twitter habían tardado meses y años.

mañanaDerechos de foto de Adobe Stock

Tener razón puede tardar 6 años

Desde el momento cero tenía claro una cosa. No me iba a crear una cuenta en la vida. La gente se reía de mí cuando decía que iban a cerrar. Esto son las razones por las que Google+ no era nunca para mí.

  1. Google+ nunca se lanzó por los motivos adecuados. Siempre fue algo funcional, más que emocional. Estaba claro que Google buscaba tener todavía más datos sobre nosotros y que eso era lo único que se pretendía.
  2. Ya estaba en Twitter. En esos momentos estaba muy centrado en esta red social. Aquí figura mi audiencia. Para que dividir mis esfuerzos y empezar desde cero con algo que no sé cómo será dentro de x-meses o años.
  3. El SEO me daba igual. El posicionamiento en buscadores a cambio de muchas otras personas del sector no es algo que me atraiga o me apasione. Me da más un subidón un Me Gusta que meter una palabra clave en el top 10. No significa que no le dé importancia, simplemente no es donde considero que tenga mi punto fuerte.

Siempre me gusta jugar a largo plazo. A corto plazo seguramente hubiera captado más visitas, hubiera llegado a más personas, hubiera mejorado el SEO, etc. pero a día de hoy lo hubiera perdido casi todo. Tuve claro que abrir un perfil en Google+ es crear un activo que el día de mañana iba a perder en valor o incluso desaparecer. ¿Para qué perder el tiempo?

La clave es tener paciencia

Está claro que si no tienes paciencia no tiene nada. En el mundo de los negocios no debes ver un mayor coste como tal sino como una inversión para recibir mayores ingresos en el futuro. Es ser cómo un Warren Buffet (por lo menos a nivel de mentalidad) pero en tu propio campo.

  • Hacer devoluciones de producto sin hacer muchas preguntas (aprende de Amazon, es porque mucha gente compra ahí ciegamente).
  • Darle la razón a un cliente aunque no la tenga (a veces pierdes más que ganas insistiendo en tenerla).
  • Apostar por pequeñas cosas todos los días sin esperar grandes resultados a corto plazo. En breve llevaré 8 años con el blog sin saber lo que me espera o el beneficio que voy a sacar a lo largo de la vida.

Aparte de paciencia es superar la inseguridad. Si todo el mundo se abre una cuenta en Snapchat. ¿Yo también debería hacerlo? ¡No deberías si no encaja en tu plan a largo plazo!

Tu comportamiento y tus decisiones siempre deben estar orientados por el largo plazo. En caso de duda hazte esta pregunta. ¿Me beneficia o no a largo plazo? Yo me suelo hacer esta pregunta a diario. He cambiado mucho el chip al respecto lo que me ayuda tomar mejores decisiones que me permiten crear más valor hacia el futuro.

Pensar en el largo plazo te hará ganar. Siempre. Te seguiré contando.

Stay tuned.

Pasar de 19.000 euros de facturación en diciembre de años pasado a más de 50.000 euro en 2018 son sin duda palabras mayores. Tampoco sé si voy a poder conseguirlo pero tampoco quiero ponérmelo demasiado fácil.

triplicarDerechos de foto de Adobe Stock

Es increíblemente complicado tener un equilibrio entre diferentes canales de venta. En mi casi estoy empujando ahora muchísimo la tienda online por lo que Amazon ha estado sufriendo un poco. A nivel de inventario todavía no llego a 40.000 euros (valor de venta) por lo que todavía quedan muchos envíos pendientes para tener al menos la posibilidad teórica de esos 50.000 euros en diciembre que será sin duda el mes más fuerte del año.

Aumentar el número de listings

Está claro que si quieres alcanzar cierta facturación y haces uso de FBA debes tener al menos el valor equivalente en inventario en los centros logísticos de Amazon. Aparte de enviar inventario como locos seguiremos aumentando el número de listings. El objetivo tiene que ser llegar y/o superar la cifra mágica de 1.000. Ahora mismo estamos cerca de los 700 por lo que todavía queda un poco de camino por delante.

Ahora mismo salen cada semana 3-4 envíos a Amazon. Posiblemente tendremos que seguir aumentando esta cifra a 5-6 para ir por buen camino.

Aumentar precios en Black Friday y más allá

He puesto Black Friday en el título pero lo haremos en general. Si comparo los datos de ventas de un año a otro lo que ha cambiado no son tanto las unidades vendidas sino más bien el precio media de venta. Antes estábamos por debajo de 10 euros y ahora ya supera los 13.

También es cierto que en Black Friday todo se vende. La “peña” da por hecho que en Amazon en esa fecha todo está a medio precio por lo que pierde la cabeza y no compara nada. No participo en las ofertas de Amazon porque únicamente me estoy quitando margen. ¡Voy a vender igual pero a mejor precio!

Aumentar presupuesto en Amazon Ads

Otro tema que ha funcionado de forma maravillosa el año pasado han sido los Amazon Ads. Por desgracia este tema ha recibido más visibilidad por lo que habrá más competencia en estas fechas. Aun así merecerá la pena hacerlo y quitarse un poco de margen para aumentar facturación.

El comercio electrónico al principio sobre todo consiste en pillar volumen. Con el tamaño vienen efectos de escala como mejores precios, ventas cruzadas o efectos de escala a nivel de costes fijos.

Cómo has podido ver mis 3 técnicas “secretas” no tienen nada maravillosa. Simplemente trabajo duro. Es lo que hay. Si no te gusta, no montes un negocio… Ya te iré contando.

Stay tuned.

 

Una y otra vez cuando me veo obligado a pasar por atención al cliente de algún negocio tengo una sensación recurrente. Tengo la sensación que estoy molestando.

atención clienteDerechos de foto de Adobe Stock

Tener personas y/o tareas asignadas a la atención al cliente para muchos negocios es un coste o más bien una carga. Saben que no tienen otra alternativa por que lo hacen. Durante la pre-venta y venta la mayoría todavía sabe mantener las formas y ser amables porque todavía no han logrado el objetivo final. Esta forma de comportamiento es cómo ligar una noche, traerte a alguien a casa y luego ni ofrecer un desayuno de despedida. Es la post-venta donde muchísimas empresas, personas y organizaciones en general fallan escrupulosamente.

La perspectiva equivocada de los negocios

Al final todo se resume de forma bastante sencilla: falta de empatía. En otra ocasión hablé de la necesidad de convertirse en el cliente para poder venderle. Es ponerse en su piel. Antes de reaccionar hay que pensar. ¿Por qué dice esto? ¿Por qué se queja sobre esto? ¿Qué haría yo en la misma situación?

Falta de empatía es una cara de la moneda. Falta de querer asumir la responsabilidad es la otra. Si el cliente se ve obligado y/o lo considera necesario pasar por atención al cliente el “culpable” eres tú como negocio. No has creado un ámbito, una estructura, un servicio, etc. que reduzca incidencias, quejas, consultas, etc. Sí, lo sé. Ya lo he dicho “la gente es idiota” pero eso al final ya lo sabías. No has anticipado todo lo que esto conlleva y por lo tanto no te quejes si ahora estás sufriendo las consecuencias.

Cómo se debería solucionar

La perspectiva es el problema y la solución. La atención al cliente es una oportunidad para generar más ingresos pensando en términos de Customer Lifetime Value:

  • Para cerrar una venta y convertirla en una recurrente. Piensa en el largo plazo por lo que no actúes a corto.
  • Para fomentar el boca a boca porque la gente ha tenido una buena experiencia contigo. Cada cliente contento es un altavoz para tu negocio.

Al final se trata de anticipar todo lo que ya está ocurriendo y lo que podría suceder en un futuro. Deberías pensar en estos temas.

  • Definir una política de devolución generosa de tus productos.
  • Crear y desarrollar continuamente la sección de preguntas frecuentes.
  • Implementar procesos que evitan y solucionan casos de atención al cliente.
  • Generar sinergias en el contacto directo con el cliente para averiguar cómo te ha conocido, feedback sobre producto, si te recomendaría, etc.

Muchísimos temas se solucionarían sin más si pensásemos siempre en el largo plazo. Es complicado porque las necesidades surgen a corto y siempre lo de hoy está más presente que lo que sucede mañana.

Una buena atención al cliente va más allá de la venta. Si quieres que tu negocio siga y prospere dentro de 5 años será mejor que empieces a cambiar el chip ya.

Un yo-negocio es una forma de ganarse la vida generando ingresos gracias a una marca personal establecida. Ejemplos serían vender cursos, libros, menciones en perfiles sociales, etc.

yo-negociosDerechos de foto de Adobe Stock

Quondos ha sido uno de los primeros ejemplos dentro del sector del marketing online de cómo montar un yo-negocio basando en las marcas personales de Alex y de la mía propia. Por lo tanto una de las principales metas fue convertir Quondos en el actor principal para que funcione sin que nosotros estemos continuamente encima. Creo que después de 5 años podemos decir que eso se ha logrado. O por lo menos al 80%… ;)

Las grandes ventajas de un yo-negocio

Para montar un yo-negocio tienes que tener una alta auto-estima. Con esto ya cumples el 50% de los criterios. Lo digo en serio. Hoy en día van a marcarte rápidamente como “vendehúmos” por muy bueno que seas así que será mejor que tengas una confianza en ti mismo suficientemente elevada para superar todas las críticas que te van a llover. Esto empieza mal, lo sé. ¿Iba a hablar de ventajas, no?

A pesar de que no crea en los negocios pasivos, esto es algo que más o menos se acerca a la teoría. Te necesitas a ti mismo y poco más. Bueno un poco sí.

  1. Conocimiento específico de un sector, nicho, campo concreto y tener cierto talento para transmitirlo.
  2. Capacidad de crear contenidos en texto, vídeo y/o audio.
  3. Acceso y/o conocimiento para crear una tienda online que permita la venta de productos y servicios relacionados con yo-negocios.

Los yo-negocios requieren mucho auto-bombo. Tienes que crear una comunidad alrededor de ti que quiere ser entretenida y formada. Tienes que tener una capacidad infinita de creación de contenido gratuito. Únicamente si compartes cosas sin coste vas a poder encontrar a algunos que estarán dispuestos a pagarte por algo más premium (p.ej. un curso, e-book, evento o parecido).

Las grandes desventajas de los yo-negocios

Los yo-negocios en pocas ocasiones son perfectamente escalables. Esto no significa que no puedan ser increíblemente rentables. Mira p.ej. a Tony Robbins. Es un Life Coach que ha conseguido montar un yo-imperio que le ha hecho ganar cientos o incluso miles de millones de dólares. Eso está muy bien si no te importa estar viajando todo el año, estar siempre presente en redes sociales y ser siempre el centro de atención.

Si eso es tu “rollo” los yo-negocios son perfectos para ti.

Una desventaja posiblemente más subjetiva que veo es que muchos de los yo-negocios venden algo que no es o digamos que en mis ojos se queda corto. Entre los productos y servicios del mundo del marketing online que es el que conozco, podríamos ver esto:

“Te enseño a montar un negocio online” cuando lo máximo que ha llegado a facturar esta persona son 1.000 euros al mes (que no está mal ojo).

“Te enseño a montar un blog que vende” que suele enseñar como montar un blog personal pero que pocas veces sirve para tiendas online u otros no yo-negocios.

Gracias al hecho de haber montado una start-up hace 11 años (que fracasó) llegué a tener curiosamente una buena reputación. Bueno, el hecho de tener este blog también ayudó. En los últimos años me he ido despidiendo cada vez más de las redes sociales (ahora mismo estoy siendo otra vez un poco más activo) por una sensación de que no me merecía toda esa atención. Mi reputación está por encima de mis logros y hay un hueco importante (“gap” como dirían los anglosajones) que tengo que rellenar.

Mi misión personal es montar un negocio que esté por encima de mi reputación. Quiero operar en toda Europa, pagar decenas o cientos de nóminas, tener tiendas físicas en varios países, etc. Es un camino largo. Estamos hablando de una labor de 5-10 años y más. Dinero no me motiva. Para ello hubiera sido más fácil seguir por la vía de los yo-negocios. No me interesa acumular riquezas, no me reta, no es lo que me aporta felicidad. Me gustan los retos. Es lo que me llena, es lo que me apasiona. Ya te iré contando.

Stay tuned.

El ser humano es una construcción frágil. Se cansa, funciona en general mal bajo presión, se resiste a cambios (necesarios), enferma, es emocional, etc. Desde el punto de vista de ingeniería podrías decir que posiblemente no hemos pasado todavía de una versión inicial en prototipo.

equipos start-upDerechos de foto de Adobe Stock

Por otra parte también tiene “funcionalidades” sorprendentes. Puede dar muy buenos resultados trabajando en grupos, se levanta cuando le dan una paliza, ayuda desinteresadamente, empatiza con los demás, etc.

La complejidad de gestionar equipos en una start-up

Por muchos “defectos” que podamos encontrar, vamos a encontrar más virtudes que las compensan. En cada persona existen ambos lados. Es como el Yin y el Yang. Hay un equilibrio invisible. El reto de cualquier fundador de una start-up es activar las “funcionalidades” en los momentos adecuados con la intensidad que requiere cada situación.

Falta de experiencia del fundador

Uno de los principales problemas en mi caso fue la falta de experiencia. Tenía 28 años y gestionaba a 40 personas. Como mucho tuve anteriormente un becario compartido a media jornada a mi cargo. Te afrontas a una situación completamente nueva que no sabes manejar. Esto no se aprende en los libros o leyendo posts ni viendo vídeos en Youtube. La experiencia rellena los huecos que nunca acaban de existir.

Falta de empatía del fundador

Otro problema grave es la falta de empatía del fundador de su equipo. Lo “gracioso” en mi caso es que al principio mi interpretación fue justo la inversa. Me cabreaba por la falta de empatía que tenía mi equipo con mi situación. Tuve que aprender que sus asuntos son tan importantes como los míos. En un caso se puede tratar de cuando tomar las vacaciones y en el otro de cuantos días de caja le quedan a la empresa. No es el problema de los trabajadores encontrar financiación para la start-up. Es la tuya, tú has elegido esa responsabilidad ahora no esperes que ellos la compartan contigo.

Cosas que he aprendido en 13 años sobre gestionar equipos

Lo dicho. Personas no son mi especialidad aunque lo deberían ser. Es un tema que posiblemente no voy a parar de aprender nunca. Es fascinante y frustrante al mismo tiempo. La regla es que no hay regla y que las cosas nunca serán sencillas a partir del momento cuando aparte de ti allá más personas trabajando en tu start-up.

Las cosas nunca se harán como tú quieras

Cuando delegas tienes que aceptar una cosa. Las cosas nunca, repite conmigo, nunca se van a hacer al 100% cómo a ti te gustaría. Siempre habrá al menos un matiz que hubieras hecho diferente o que no te ha dejado contento al 125%. Cada persona es diferente. Nadie es como tú. Es imposible, no busques más, tú ya existes.

Tus objetivos no son los de tu equipo

Nadie nunca verá tu empresa como la ves tú. Nadie estará dispuesto por mucho que le pagues hacer el sacrificio que estás dispuesto de hacer tú. Por mucho que lo intentes tus objetivos nunca serán los mismos que los de tu equipo. Lo que buscas es un emprendedor pero esos ya están todos fichados por sus propias start-ups porque fichar para un tercero no es una opción para ellos.

Después de tantos años he llegado a una conclusión. Por mucho que tu equipo trabajo y por muy buenos resultados que te den, no vas a estar nunca del todo satisfecho. Y eso no tiene que ser algo puramente malo. El emprendedor siempre lleva dentro de sí un estado natural de descontento. El hecho de no conformarse nunca con un estatus quo hace que las cosas avancen. Es lo que el emprendedor exige de si mismo cada día. Es lo que en consecuencia también espera de su equipo. Una evolución hacia mejora continúa. Siempre más y nunca menos.