IMAGE: Nerthuz - 123RFMi columna de esta semana en El Español se titula “Petróleo y lógica aplastante” (pdf), y habla del principio del apocalipsis del petróleo a manos de la electricidad, al hilo de la decisión de Volvo de poner fecha al fin de la fabricación de motores basados de manera exclusiva en la combustión interna, que será pronto imitada por otros fabricantes de automóviles. El anuncio no puede ser aún considerado como una medida drástica: algunos modelos actuales de Volvo utilizan aún los motores híbridos como prácticamente una excusa, como una manera de ofrecer escasos treinta o cuarenta kilómetros de autonomía en condiciones reales, para poder así optar a una etiqueta verde que les permita circular por carriles de alta ocupación o estacionar gratis en zonas azules o verdes, pero sin duda, es positivo, y marca el comienzo de una andadura hacia un futuro exclusivamente eléctrico.

Los escándalos de Volkswagen, vistos con perspectiva y considerados ya ejemplos de libro de lo que jamás se debería hacer en términos de ética o de responsabilidad social corporativa, marcan el final de una época, el ejemplo al que nadie quiere ya parecerse. A todos los efectos, el motor diesel se ha convertido en un problema a erradicar, en un error histórico e irresponsable, y solo es cuestión de tiempo que el emitir humo por un tubo de escape pase a ser visto como algo moralmente reprobable o incluso algo prohibido o ilegal.

Al tiempo que Volvo pone fecha al principio del fin de los motores de combustión interna, Tesla lanza su Model 3, la segunda parte de su plan estratégico consistente en ir bajando las barreras de entrada a sus vehículos co precios cada vez más razonables, y Finlandia anuncia el fin del uso de combustibles fósiles en calefacción en el año 2020. Incluso los símbolos de la conducción deportiva y de la diversión al volante como Porsche pasan a equipar motores híbridos debido no tanto al ahorro de combustible, sino a las consecuencias de la entrega inmediata de potencia del motor eléctrico, que los dotan de mejores prestaciones.

El mundo se mueve en una dirección clara e inequívoca, y profesores como Tony Seba se posicionan como visionarios anunciando el apocalipsis para la industria del petróleo a partir del momento cercano en el que los vehículos eléctricos, mucho más sencillos y con menos mantenimiento al tener unas veinte piezas móviles por las más de dos mil de los tradicionales, pasen a ser más baratos que los de combustión interna, y operados además en régimen de servicio en lugar de como posesión ineficiente. Su informe, Rethinking transportation 2020-2030 (pdf, 14.7MB) es de los que vale la pena leer con cierto detenimiento. El futuro no ha llegado todavía, falta trasladar al mercado algunas bajadas de precio en los vehículos eléctricos obtenidas de su producción masiva, falta ajustar detalles como el absurdo e irracional planteamiento de las operaciones de leasing que llevan a cabo algunas compañías considerando que el valor residual de los vehículos eléctricos es cero y dando lugar a una elevación artificial de las cuotas, pero se trata de ajustes que están en camino. Pronto, el vehículo eléctrico tendrá una lógica aplastante.

Hace poco tuve la oportunidad de conducir un vehículo eléctrico durante un par de semanas, una experiencia sobre la que escribiré en breve. Mi experiencia coincidió con algunos viajes antes y después de ese período, lo que hizo que, en la práctica, transcurriese más de un mes sin que tuviese que pasarme por una gasolinera a repostar combustible. La sensación al tener que volver a ella ayer fue incómoda, como de vuelta al siglo pasado, uno de esos momentos en los que te das cuenta de hasta qué punto hábitos arraigados o establecidos se convierten en incómodos y sin sentido a medida que la tecnología evoluciona. No, el petróleo no va a desaparecer de la noche a la mañana, veremos sin duda una larga transición, pero el objetivo ya aparece claramente marcado en el horizonte. Y capitalizar ese futuro pasa a tener cada día más sentido desde un punto de vista de lógica empresarial.

 

Comments are closed.