Ha empezado con una tienda online y ahora ya ha montado también 7 tiendas físicas. En su primer mes ya estaba facturando 7.000 euros. En su noveno ya facturaba 120.000 euros (en ese mismo mes, ojo). ¡Una pasada! Hoy he estado reunido con él pidiéndole el favor de pedirle algunos consejos ya que el dispone de mucha experiencia sobre todo en el ámbito de montar tiendas físicas. Es buen amigo de un amigo así que el acceso era más fácil.

coachDerechos de foto de Adobe Stock

Ventajas que le veo a este tipo de coaching empresarial

De paso me dejó caer que hacía de forma puntual si le gustaba el negocio sesiones de coaching. Me sorprendió ya que no era algo que me esperaba por parte de emprendedor. Lo primero lo que se me pasó por la cabeza fue. ¿Y si yo le puedo convencer de ser mi coach? No lo he hecho nunca. He estado más bien en el otro lado formando a personas estando en el otro lado. Posiblemente es hora de cambiar de banda.

  • Aprendo de alguien que ha hecho 1:1 lo que tengo previsto hacer yo. Combinar negocios online y offline. Mejor imposible y principal argumento.
  • Puedo descubrir formas para hacer cosas de forma diferente. Hoy mismo me desmontó algo que pensaba que era una buena idea mostrándome una mucha mejor alternativa.
  • Hay infinitos temas que no controla tanto. Financiación es una de ellas. ¿Cuáles son las métricas que hay que controlar en un negocio? Esto son únicamente dos dudas. Luego hay preguntas que ni me hago por desconocimiento de las posibilidades.
  • Ahorro de tiempo y acortar tiempo de aprendizaje. Llegar antes al objetivo. Creo que puede ser tan complicado y tan sencillo. Típicamente no tengo a nadie que pueda preguntar. Es la soledad típica del emprendedor. Por fin alguien al que le puedes “llorar”… ;)

Desventajas de un coaching empresarial

El coaching no es un concepto que me haya atraído nunca demasiado. No tengo claro si la relación de precio-calidad es adecuada cuando recibes consejos de alguien que no ha hecho lo que estás haciendo tú. Hablo desde el desconocimiento, claro y siempre me puedo equivocar. Una excepción sería para mi Tony Robbins. Pero eso tío ya es otro calibre. O por lo menos eso parece.

  • Inviertes tiempo y dinero. Nada sale gratis. Al final alguien está sacrificando su tiempo por ti y eso le tiene que merecer la pena. Pasar un buen rato está bien pero “la pela es la pela”.
  • Te fías demasiado de lo que te dicen. Nadie tiene una fórmula mágica que hace funcionar cualquier negocio. Por lo tanto hay que cuestionar siempre absolutamente todo. Es cómodo una vez no tener que hacerlo. Ahí también está el peligro.
  • Se aprovechan de ti para copiarte la idea. Esto es más bien el miedo típico de emprendedor novato. No es que haya ningún caso de estos pero la verdad es que es bastante raro. Lo pongo más bien como curiosidad y no porque tenga realmente este miedo… ;)

Hace poco ni me lo hubiera planteado. Ahora voy a buscar una forma de colaborar con esta persona. De una forma o de otra.

Con lo poco que he hablado con él ya me he dado cuenta que me falta ambición. Puede que no tenga suficiente hambre. Igual estoy bien con lo que no tengo. No lo sé pero con suerte lo descubriré. Ya te contaré.

Stay tuned.

Comments are closed.