Deutsche Telekom MagentaMobil XLMarcos Sierra, de VozPópuli, me llamó para hablar sobre el futuro de las telecomunicaciones móviles y la evolución hacia tarifas planas, al hilo del lanzamiento en Alemania hace pocos días de MagentaMobil XL, un plan de datos de Deutsche Telekom con datos realmente ilimitados, más allá de la tendencia de muchas operadoras de denominar comercialmente “tarifa plana” a planes que, en su letra pequeña, realmente no lo son. Hoy, Marcos incluye algunos de mis comentarios en su noticia titulada “Alemania da el paso hacia la tarifa plana de datos ilimitada, ¿qué pasa con España?” (pdf). De hecho, no es la prim era vez que hablo con Marcos sobre esos temas, no hace mucho hablamos de ello al respecto del vídeo en 8K.

El debate en torno a la tarifa plana en datos móviles es profundamente cansino. Las operadoras asegurando que no puede ser y que además es imposible, mientras la experiencia acumulada, la evolución tecnológica, la dinámica competitiva y el desarrollo de nuevos hábitos se empeñan en demostrar que es completamente inevitable. Con la llegada de 5G y el incremento de ancho de banda y velocidad que representa, las tarifas planas pasarán a ser la norma absoluta, como por otro lado no puede ser de otra manera: ¿podría alguien plantearse ecosistemas de conectividad como los descritos en torno a la internet de las cosas o al vehículo autónomo, si existiese la posibilidad de que la conexión “se terminase” o se ralentizase artificialmente debido a la existencia de un determinado límite establecido arbitrariamente? La idea resulta absurda e implanteable.

En realidad, las operadoras tienen parte de razón cuando plantean que, en muchos casos, sus tarifas ya son planas: a día de hoy, muchos usuarios no consumen la totalidad de los datos que tienen disponibles, aunque también hay muchos a los que no les llegan y terminan el período de tarificación navegando a paso de tortuga. Todo depende, obviamente, del nivel de uso y del desarrollo de hábitos: hay aplicaciones que consumen muchos datos y que algunos usuarios utilizan de manera constante, y necesidades que hace poco no nos lo parecían pero que se configuran como tales a partir de una moda o una circunstancia determinada. La gran verdad que es preciso entender es que los límites que las operadoras afirman tener tienen una vida muy corta, gracias fundamentalmente al progreso de la tecnología ofreciendo cada vez mayor ancho de banda y velocidades más rápidas, y a la necesidad de competir con otras operadoras. En términos prácticos, la tarifa plana será básicamente un desarrollo de una oferta comercial definida de esa manera, con alguna letra pequeña para evitar un uso abusivo, y con un posicionamiento de poder ser el primer operador que lo hace. En el futuro, este tipo de argumentos desaparecerán, y las operadoras que sigan planteando límites a la conexión estarán simplemente haciendo caja gracias a la ignorancia o la pereza de sus usuarios. Lo que hoy a muchos les parece algo innecesariamente ilimitado porque no alcanzan los límites de su tarifa actual, pronto resultará insuficiente para determinados usos. Y la tarifa plana, por otro lado, se plantea, a efectos psicológicos, como la única manera de evitar el desincentivo psicológico provocado no tanto por un precio caro o barato de la conexión, sino por la incertidumbre, por la dificultad de poder prever cuánto terminaremos pagando si no la tenemos.

Todo en el escenario de las telecomunicaciones evoluciona hacia la tarifa plana, y no hay más que acumular experiencia de algunos años para verlo: cuando se lanzó, el 3G parecía algo increíble… hoy, cuando tu pantalla muestra que estás conectado en 3G, casi no puedes hacer nada porque tienes la impresión de que tu conexión se arrastra penosamente. No cabe duda: todo es relativo. Y en el mundo de las telecomunicaciones, la única verdad absoluta es que las operadoras intentarán explotar economías de la escasez hasta que la evidencia y la dinámica competitiva demuestren que vivimos en una economía de la abundancia, y que plantearlo en términos de escasez es algo que la lógica ya no soporta.

 

Comments are closed.