¿Sustituirán las máquinas a los abogados? - Abogacía EspañolaLa revista Abogacía Española, editada por el Consejo General de la Abogacía, me pidió un artículo para su número 108 acerca de las posibilidades de inteligencia artificial como la tecnología más puntera del momento, y los retos que supondrá (y ya supone) para la abogacía en particular y para la Justicia en general. El tema me resulta interesante como todos los procesos de disrupción tecnológica, pero más ahora dado mi compromiso como vocal en el Consejo Asesor para la Innovación en la Justicia. El resultado lo han titulado “¿Sustituirán las máquinas a los abogados?” (el enlace está en Flash, aquí añado en pdf la portada de la revista y la página de mi artículo), y está encuadrado en un especial con varios artículos interesantes sobre el tema. 

Resulta fuera de toda duda que muchas de las tareas que hoy lleva a cabo un abogado serán desempeñadas en el futuro por algún tipo de aplicación de la inteligencia artificial. Los avances comerciales en ese sentido de compañías como IBM con ROSS, el asistente de búsquedas en la jurisprudencia para bufetes de abogados que muchos despachos ya han incorporado con aparentemente muy buenos resultados, tiene en principio y por diseño una aplicación mucho más directa y una mayor propuesta de valor en el ámbito del derecho anglosajón o common law, pero la compañía, interesada en abrir otros mercados, ya está llegando a acuerdos de desarrollo para promover su mejora y su aplicación al derecho continental. En principio, ROSS se plantea como un asistente para el abogado, el papel del denominado paralegal en la tradición legal norteamericana, pero indudablemente, puede suponer no solo importantes incrementos de productividad gracias a recortes en el número de horas invertidas por los abogados, sino también la posibilidad de mejorar de manera sensible la calidad de los enfoques y estrategias utilizadas.

Como en todos los ámbitos, el desarrollo tecnológico termina por generar tareas que, por su mayor eficiencia, dejan de llevarse a cabo de forma manual por un humano. Del mismo modo que en pocas generaciones, los radiólogos y especialistas en diagnóstico mediante imágenes médicas dejarán de mirar esas placas para evitar pasar por alto posibles elementos que un algoritmo sí será capaz de identificar y, eventualmente y a lo largo de generaciones, perderán la habilidad de diagnosticar manualmente, parece claro que en el futuro, pocos abogados llevarán a cabo búsquedas en la jurisprudencia de manera manual o las encargarán a un asistente, por miedo a perderse enfoques potencialmente relevantes que no escaparían a los implacables y metódicos algoritmos. Igualmente, es de esperar que una parte de la justicia evolucione para convertirse en algorítmica, que muchos delitos no lleguen siquiera a ser vistos por un humano salvo que sean objeto de recurso, que sea un algoritmo el que determina cuestiones como la posibilidad de reincidencia de un delincuente, y que ese tipo de cuestiones contribuya a solucionar en parte el colapso que sufren la mayoría de los sistemas judiciales. Cuestiones como el dilema de la caja negra o la ventaja competitiva que obtengan los que utilicen este tipo de sistemas frente a los que no lo hagan tendrán, además, que ser objeto de discusión a todos los niveles, pero tendrán que serlo desde una óptica abierta y no restrictiva si no se quiere perder el tren del progreso tecnológico y tardar más en alcanzar las ventajas que su uso pueda traer consigo.

Al abogado, sin duda, le va a tocar relacionarse con la inteligencia artificial, y eso generará todo tipo de cambios, incluidos, como no y por la parte que me toca, en el tipo de formación que es preciso impartir a quienes estén preparándose profesionalmente para trabajar en este ámbito. Pero plantear la inteligencia artificial en términos de sustitución es un error peligroso, que genera miedos, desconfianza y posiblemente, procesos de adopción más lentos. De ahí el párrafo final de mi artículo:

El mayor peligro de la tecnología no es que te deje sin trabajo, sino que te convierta en obsoleto, en inadaptado frente a los que la utilizan. No nos planteemos si la tecnología nos va a dejar o no sin trabajo: planteémonos cómo podemos mejorar nuestro trabajo con ella. Y de paso, cómo podemos mejorar la sociedad.

 

Comments are closed.