Me explico. Al cerebro humano le cuesta 60 veces más procesar una imagen que la misma información en texto. Esto explica entre otras cosas la popularidad del vídeo.

al granoDerechos de foto de Adobe Stock

Cuando recibo un mail de 2 o 3 párrafos de alguien desconocido la reacción natural es dejarlo de lado para echarle un vistazo en otro momento. Si no es algo que me haya marcado como importante para revisar, puede que me olvide del correo y que se quede en el olvido.

Mira, yo haría esto.

  1. Personaliza al máximo: ni se te ocurra poner un “Hola” sin más. Eso ya puedes dar por hecho que no vas a recibir respuesta.
  2. Utiliza AIDA: atención (attention), interés (interest), deseo (desire) y acción (action). Aquí te lo explica Isabel Romero en el blog de Metricool.
  3. No pierdas el control de la próxima acción. ¿A lo que me refiero? Muy sencillo. En vez de esperar que te respondan anuncia tu próxima toma de contacto. Así obligas una reacción y/o puedes tranquilamente volver a contactar ya que lo has avisado.
  4. No redactes, diseña tu mail. Lo entenderás mejor con este post. Las personas ya no leen, sino escanean. Por lo tanto hay que hacer el correo lo más visual posible. Añade de forma puntual negrita, párrafos, listas, etc.

Así que por favor. Los mails tienen que ir al grano. Imagínate que estás escribiendo un tuit. Como los de antes, de 140 caracteres digo. Cuando más sencillo y más usable, mayores probabilidades tienes de obtener una respuesta. Que sea favorable ya es otra cosa pero un “no” rápido también sirve. Así por lo menos no vas perdiendo tu tiempo… ;)

Comments are closed.