IMAGE: Sajapong Rhienmora - 123RFUna compañía china de machine learning aplicada al reconocimiento de voz y textos, iFlyTek, poco conocida fuera del país, alcanza los quinientos millones de usuarios y es utilizada a diario por millones de personas en sus transacciones cotidianas, en todo aquello que tenga que ver con traducciones, transcripciones de voz a texto, etc.

Contrariamente a lo que podría parecer, hablar de quinientos millones de usuarios no es simplemente una forma de presumir del tamaño de la compañía, de su éxito o de su nivel de adopción: dado que hablamos de una compañía de machine learning, dedicada a educar a algoritmos para una serie de funciones que tienen que ver con el ámbito del procesamiento del lenguaje, hablamos en realidad de una compañía con una ventaja competitiva brutal, verdaderamente difícil de superar: es capaz de generar y trabajar con muchísimos más datos que prácticamente cualquiera de sus competidores. En machine learning, tener acceso a un flujo de datos bueno, consistente y con un elevado volumen puede ser completamente decisiva a la hora de definirse como un líder en un campo determinado. Simplemente, tus algoritmos cuentan con muchísimo más material sobre el que trabajar, con el que entrenarse, y los resultados y la calidad del producto puede mejorar de forma mucho más rápida. En machine learning, los grandes números no son una complicación, sino una enorme fuente de ventaja.

Ayer, participé en un curso in-company en una gran compañía, en la que me comentaban que su subsidiaria en China se había convertido claramente en uno de los más importantes generadores de tendencias. Para aquella compañía, hablar con los directivos que habían pasado tiempo en el país se había convertido en una manera de reconocer tendencias, de evaluar la importancia de determinadas cuestiones, de valorar los distintos elementos del escenario tecnológico. Vivir un tiempo en una sociedad en la que herramientas como el smartphone o la mensajería instantánea son utilizados constantemente y para todo por una parte enormemente significativa de la población, y no ya para su función supuestamente primigenia, sino para muchísimas otras, como pagar o identificarse, genera una sensación de fast forward que, sin duda, tiene un importante valor empresarial. Entender las tendencias de consumo, el desplazamiento de buena parte del comercio al canal online, los efectos de la logística avanzada o los desarrollos más punteros en interacción con el cliente es algo que permite entender muchas cosas, y con un valor indudable si gracias a ello aprendes a valorarlo antes que tus competidores. En China se comienza a hablar ya de una supuesta “muerte del smartphone“, cuando un buen número de las funciones para las que hoy necesitamos el terminal y una aplicación sean sustituidas por elementos biométricos que llevamos en todo momento encima porque forman parte de nosotros – con todos los efectos que ello puede conllevar sobre cuestiones como el control, la vigilancia o la privacidad.

La próxima semana tengo una intervención en un evento ante jóvenes emprendedores chinos. Se trata de un evento periódico, que se repite cada cierto tiempo. Hace algunos años, no tantos, recuerdo cómo ese evento consistía, básicamente, en que unos cuántos profesores explicásemos a aquellos emprendedores chinos “cómo de moderno” era el mundo occidental. Ahora, francamente… no tengo claro qué contarles, y decididamente, el mensaje de fondo no va a ser en absoluto ese. El acceso a su enorme mercado, en base en gran medida gracias a un comportamiento profundamente autárquico, a un pragmatismo brutal y a unas reglas de juego claramente sesgadas, ha convertido al mercado chino en un escaparate de tendencias en el que muchas compañías comienzan a buscar claves, y a las compañías que triunfan en el mercado chino en potenciales líderes si consiguen dar el salto fuera de su país. La tecnología china ya no copia, o no solo: ahora también lidera. Y no es casualidad, sino parte de una estrategia cuidadosamente anticipada y preparada.

Los números son, sin duda, una gran ventaja. En los tiempos que corren, cuando dependemos de ellos para educar a algoritmos, claramente más aún: se puede convertir, bien utilizado, en toda una formidable ventaja competitiva. Y China lo sabe.

 

Hacer Link Building es una de las tareas que debemos  abordar en cualquier estrategia SEO. Los enlaces son y serán uno de los indicadores que cualquier motor de búsqueda utiliza para ordenar sus índices y mostrar los resultados de búsqueda.

Pero también es cierto que un link building mal realizado puede perjudicarnos más de lo que nos ayuda. Las penalizaciones de Penguin y una arquitectura desorganizada son las consecuencias más obvias a las que nos enfrentamos si nuestra estrategia de enlaces no la realiza un profesional.

Es por ello que, a pesar de que todos conocemos la importancia de un perfil de enlaces sano y equilibrado, muchos webmaster y SEOs principiantes siguen resistiéndose a abordar acciones de linkbuilding.

Hoy tengo la suerte de contar con un gran compañero de profesión: Daniel Bocardo, para que te muestre todos los aspectos que tienes que tener en cuenta para llevar a cabo una estrategia de enlaces muy ‘PRO’. Así que, sin más preámbulos te dejo con Daniel:


El Link Building, al igual que cualquier acción o técnica del ámbito del marketing digital, puede llegar a ser profesional o no profesional, y los resultados de las mismas acciones dependen de que sea de una manera u otra.

Mi objetivo y responsabilidad como consultor SEO y como blogger es ser transparente y mostrar a los usuarios y clientes qué es profesional y qué funciona.

Es por ello, que este artículo te expongo cuáles son los elementos, acciones y factores que determinan que una campaña de Link Building sea profesional.

Con ello conseguirás aumentar las posibilidades de éxito y disminuirás el riesgo a una posible penalización por parte de Google.

Pero empecemos por el principio.

¿Por qué es necesario el Link Building?

¿por qué es necesario el link building? - Cómo hacer link building profesional

 

Varios elementos son los responsables de que el Link Building sea tan necesario hoy en día para una estrategia de visibilidad orgánica o ventas online.

Entre los más importantes se encuentran los siguientes:

  • El Link Building es uno de los factores más importantes en SEO. A pesar de que el SEO ha evolucionado de manera significativa desde sus inicios, el Link Building junto con el SEO On page, el tráfico de distintos canales y la experiencia de usuario, sigue siendo uno de los factores más importantes del posicionamiento web orgánico en buscadores.
  • El hecho de que una empresa no realice acciones de Link Building en su proyecto digital no significa que sus competidores directos no lo hagan. Si dejamos de crecer orgánicamente en los buscadores y además nuestros competidores siguen invirtiendo y creciendo, la brecha entre ellos y nuestro proyecto será cada día más grande e insalvable.
  • Uno de los puntos fundamentales del Link Building y que no todos los profesionales SEO tienen en cuenta es el tráfico referente, que no es otra cosa que el tráfico web que proviene de otros sitios que refieren a nuestra web. El aumento del tráfico referente no sólo ayuda a generar ventas y a aumentar la visibilidad de una marca, sino que también es beneficioso para aumentar posiciones en los motores de búsqueda debido a la mejora del comportamiento del usuario.

El miedo a ser penalizado por Google

Es un hecho que Google va detrás de éstas técnicas antinaturales, pero creedme cuando afirmo que el 90 % de los proyectos digitales rentables usan este tipo de técnicas para aumentar sus ganancias y visibilidad de marca.

El riesgo a que nuestro amigo el “pingüino” esté al acecho y logre detectar una estrategia de Link Building y, por ende, nos penalice algorítmicamente es una realidad, pero el riesgo es algo que todo negocio debe de asumir. La clave está en minimizarlo al máximo con una estrategia de Link Building ganadora y segura.

Tipología del mercado

Tipología del mercado del link building - Cómo hacer link building profesional

En SEO, como en todo tipo de negocios, hay diferentes tipos de mercado y debemos extrapolar esto a nuestras campañas de Link Building, ya que conseguir enlaces externos o backlinks hacia nuestra web de otros sitios con temáticas muy diferentes puede traernos resultados negativos.

Se trata de aparentar naturalidad, y si lo piensas tiene todo el sentido del mundo. ¿Es natural que nos enlace un blog que hable sobre viajes cuando nuestra web es de muebles de cocinas? Pues ciertamente no.

Debemos de segmentar muy bien en nuestra estrategia de Link Building y tener muy en cuenta la tipología de nuestro mercado.

Necesidad de Inversión

En Link Building, como en todo, no hay una fórmula mágica que nos ayude a conseguir los mejores resultados posibles. Todo se basa en trabajo, esfuerzo y experiencia. Pero hay ciertos atajos, y estos atajos no son otra cosa que el modelaje.

Tenemos que modelar a nuestros competidores directos ganadores. Es decir, a nuestros competidores más directos y con más éxito en el mercado.

En primer lugar, debemos detectarlos. En segundo lugar, tenemos que analizar su perfil de enlaces o backlink profile, y su estrategia de Link Building. Por último, modelar e incluso superar lo que ellos están haciendo.

No conozco una fórmula más segura, eficaz y rápida de obtener resultados en este campo del marketing digital. Pero todo tiene un coste, y cada mercado, dependiendo de la fuerza de los competidores, requiere una inversión en mayor o menor medida (independientemente de su rentabilidad o ROI).

Perfil de enlaces del dominio y autoridad web

Perfil de enlaces y autoridad web - Cómo hacer link building profesional

Una vez detectados nuestros competidores, nos toca analizar sus perfiles de enlaces junto al de nuestro proyecto digital o al de nuestra empresa o cliente.

Para ello, debemos de tener en cuenta varios elementos:

Elementos de autoridad web

Aunque muchos no lo sepan, el PageRank de Google sigue existiendo, y no sólo eso, sino que además de seguir existiendo está más evolucionado que nunca, y cuenta con parámetros establecidos que lo hace más fuerte, inteligente y eficaz. El problema es que Google dejó de publicar sus actualizaciones hace ya mucho tiempo.

Debido a ello, tenemos que basarnos en otras herramientas que simulan la autoridad orgánica de la que dota Google a cada una de las páginas webs que existen en sus índices.

Veamos cuáles son esas herramientas y cuáles sus patrones:ç

DA (Domain Authority) y PA (Page Authority)

Es el más conocido de todos después del famoso PageRank de Google. El equipo de la empresa SEO MOZ, desarrollo este algoritmo que simula al PageRank de Google para paliar la falta de actualización del pagerank por parte del todo poderoso algoritmo.

Dos elementos distinguen este algoritmo de MOZ; el DA o Domain Authority, que es el valor global de autoridad orgánica del dominio en general; y el PA o page authority, que es la autoridad orgánica de cada una de las URLs de una página web.

TF (Trust Flow) y CF (Citation Flow)

Otro de los patrones que debemos tener en cuenta a la hora de analizar un perfil de enlaces entrantes o backlink profile de cualquier web, es el TF y CF de la herramienta Majestic SEO, una de las herramientas SEO más potentes del mercado.

Por su parte, el TF es la calidad de los enlaces entrantes, es decir, la eficacia de estos numerados del 1 al 100. Por el contrario, el CF es la cantidad, es decir, una base algorítmica determinada en un valor del 1 al 100 según su volumen total.

UR (URL Rating) y DR (Domain Rating)

Ahora nos volcamos por completo en otra de las herramientas SEO más potentes del mercado y en su base algorítmica que intenta simular el famoso PageRank de Google.

Se trata de Ahref y su algoritmo, el UR y el DR.

Al igual que el PA y el DA, el UR (URL Rating) otorga una autoridad orgánica del 1 al 10 a cada una de las URLs de un sitio web; por su parte el DR (Domain Rating) otorga una autoridad orgánica global al dominio.

Referencias de Dominio

Una vez determinado todos los parámetros de autoridad orgánica, tendremos que valorar otros patrones del backlink profile. En esta ocasión debemos de valorar el número total de referencias de dominio.

El número total de referencias de dominio son todos los sitios web que nos han enlazado, o en caso de que estemos analizando a nuestros competidores, es el número de sitios web que han enlazado al dominio de los mismos.

Ojo. No hay que confundir las referencias de dominios con el número de enlaces. Una web puede enlazarnos en varias ocasiones.

Ejemplo: www.estaeslawebquetenlaza.com ha tirado 5 enlaces desde 5 URLs diferentes. Por lo tanto, tendremos una referencia de dominio y 5 enlaces entrantes desde ese site.

Número total de enlaces entrantes o Backlinks

Ahora sí. El siguiente patrón que debemos de analizar respecto a nuestro perfil de enlaces y al de nuestros competidores es el número total de backlinks.

De nuevo, debemos diferenciar entre las referencias de dominio y los enlaces entrantes.

Anchor text

Los anchors text o textos anclas no son otra cosa que el texto o las palabras que incluyen el enlace.

Pongamos un ejemplo: Recibimos hacia nuestra web de muebles de cocina un enlace de un bloguero que ha escrito un artículo sobre “Top moda en muebles de cocina”, y en cierta parte del post este bloguero ha “decidido” enlazar a nuestro e-commerce utilizando el anchor text: “la mejor tienda online de muebles de cocina”.

La idea aquí es hacer ver qué es un anchor text.

Debemos registrar y analizar los anchors text por porcentaje de nuestros competidores y de nuestro perfil de enlaces externos.

Otros elementos a analizar

Existen algunos elementos más que debemos de analizar del backlink profile de nuestra web y de la web de nuestros competidores directos ganadores. Entre ellos:

  • Porcentaje DoFollow/NoFollow: Los enlaces dofollow son los que transmiten autoridad orgánica; y los nofollows los que no.
  • Temática: Como hemos comentado en un apartado anterior, debemos de tener muy en cuenta los porcentajes de temática de los enlaces entrantes de nuestra web y el de nuestros competidores.
  • Terminación de dominios o TLDs: Porcentajes de referencias de dominios .com; .es; .edu; .gov; etc.

Una vez hemos recopilado toda esta información, tanto de nuestro perfil de enlaces entrantes como del backlink profile de nuestros competidores directos ganadores, debemos organizarla y modelarla. Es decir, debemos ganar las mismas referencias de dominio, los mismos enlaces entrantes totales, de las mismas temáticas, con una relación de autoridad orgánica similar, con una relación dofollow/nofollow similar, etc.

El modelaje es el camino más rápido y eficaz hacia el éxito.

Otras recomendaciones

Ahora voy darte un breve listado resumen con otras de las recomendaciones para llevar a cabo campañas de link building profesionales:

  • Aparenta naturalidad: Hay que intentar por todos los medios que los enlaces que consigamos sean totalmente naturales.
  • Crecimiento exponencial: Nada de crecer abruptamente. El crecimiento también debe ser natural y exponencial.
  • Nutre a tu web con tráfico de otros canales: No sólo se trata de Link Building. Si nutres a tu web con tráfico de otros canales como el directo, el canal social, email marketing (con ayuda de herramientas de email marketing), tráfico de pago y otros, estarás dando naturalidad al crecimiento orgánico de tu web.
  • Segmentar la estrategia: No se trata de conseguir todo de golpe, segmentar la estrategia de Link Building en etapas temporales suele ser clave.

Espero que todos hayamos aprendido mucho y que a partir de ahora lleves a cabo estrategias de Link Building profesionales, eficaces y seguras.

Si quieres aprender más sobre Link Building te recomiendo este artículo.

Un saludo y hasta la próxima.

- Un artículo original de El Blog de Jesús Pernas

A la hora de conseguir ventas con Facebook Ads influyen muchos factores. Típicamente no funciona lanzar una campaña de conversión, cruzar los dedos y rezar para conversiones. En este post ya he tocado algunos. Añadiría también la fase en la que te encuentras en el embudo de venta de Facebook Ads.

ejemplo Facebook Ad

Puedes repasar esos contenidos si estás empezando con este mundillo. Hoy me centraré en los banners explicándote algunos pequeños detalles que todavía no he mencionado en mi post reciente con las 3 técnicas guerrilleras para captar más clientes con los Facebook Ads.

Ya te hablé del truco con el bocadillo para aumentar la visibilidad del conjunto banner y texto. Ahora bien. Si quieres vender un producto tienes que dar un paso más.

La mayoría de los anunciantes suele poner su oferta en forma de imagen dentro del anuncio. Es lo que a priori más sentido tiene. Con excepción de productos emocionales que ya generan interacción de por sí mismo esto no es suficiente.

Lo ideal es encontrar un segundo punto de gancho. Esto se puede realizar a través de una de las imágenes recurrentes del marketing: niños, mascotas, sexo opuesto, paisajes y ancianos.

Si te fijas muchos anuncios “tradicionales” suelen acompañar su producto de esta manera. Hay cosas que no cambian porque la psicología humana no evoluciona tan rápido. Reaccionamos a los mismos estímulos porque nuestro inconsciente nos controla en muchas situaciones.

Para que te quede un poco más claro te he puesto la imagen de portada de arriba como un ejemplo. La idea es combinar tu producto con una imagen recurrente del marketing. En nichos muy específicos ese estimulo puede ser también otra cosa: un coche, una escena de un deporte, una comida, una escena de una película, etc.

Apple iPhone familyEl evento de presentación de producto de Apple de ayer 12 de septiembre en el recién estrenado Steve Jobs Theater es un caso de libro de la llamada product family engineering, ingeniería de familia de productos o PFE, con matices verdaderamente complejos, casi maquiavélicos.

La compañía, como es ya habitual año tras año, anunció el lanzamiento de una amplia gama de productos: nuevos sistemas operativos, nuevo modelo de Apple Watch, otro de Apple TV y, finalmente, su producto estrella del que depende un porcentaje importantísimo de su facturación: el iPhone. Podríamos detenernos a analizar cualquiera de ellas o a comentar hasta qué punto un producto que muchos pretenden calificar como un supuesto fracaso, el Apple Watch, es ya el reloj más vendido en el mundo y con un impresionante 97% de satisfacción de sus usuarios, pero lo que realmente me llamó más la atención fue la parte final, la presentación de los diferentes modelos de iPhone.

Bajo la nueva configuración, la familia de productos de iPhone queda compuesta por nada menos que ocho modelos, con una gama de precios que va desde los $349 hasta los $999 en los Estados Unidos, entre los 419€ y los 1,159€ en España (más caro si quieres más almacenamiento, y aún más caro si quieres Apple Care, recomendable para un aparato de ese coste) pero, sobre todo, con una peculiaridad: la parte de la familia de productos que hasta ayer suponía el tope de la gama se ha convertido, en un solo movimiento, en lo que ahora es la gama media, y ha aparecido un modelo, el iPhone X – nótese que todos los directivos de la compañía se referían al modelo con el numeral romano, ten, en lugar de utilizando la letra X – que se convierte definitivamente en el modelo más alto, y que al seguir la tendencia bezel-less, sin bordes, consigue el mágico truco de tener una pantalla más grande en un terminal más pequeño. La maniobra de Apple es clara: justificar saltarse el número nueve por el hecho de que el nuevo producto, el diez, es el que conmemora el décimo aniversario del lanzamiento del iPhone original.

¿Qué connotaciones competitivas tiene un movimiento así? La nomenclatura de los modelos, por supuesto, es una cuestión absolutamente arbitraria y en manos de la marca. Cada compañía es dueña de cambiarla, de comenzar series nuevas o de alterar sus costumbres cuando le venga en gana. Sin embargo, en este caso, el movimiento parece claramente competitivo: de repente, el cliente potencial pasa a evaluar en comparación un Samsung 8, el modelo insignia del mayor fabricante de terminales del mundo, no contra el modelo correspondiente de Apple, sino contra lo que se ha convertido en la gama media de Apple, el iPhone 8, sabiendo que cuenta además con una opción adicional, el iPhone X, si quiere unas especificaciones o, simplemente, una percepción más “elevada”. Ese efecto psicológico de comparación, además, tiene lugar independientemente de lo que digan las comparativas, y en virtud de elementos que, de hecho, intentan salirse de esa comparación atributo a atributo. Es muy difícil competir con Apple cuando te planteas la competencia atributo por atributo, porque si algo hace bien la marca es plantearse el producto como un todo, como algo que vale la pena aunque tengas que renunciar expresamente a algunas cosas. Apple se sigue diferenciando porque mientras otros presentan el terminal de hoy, Apple pretende que psicológicamente entendamos que presenta el de hoy… y el de mañana.

¿Sutil? ¿Maniobra psicológica? Ya lo discutiremos cuando tengamos las primeras cifras de ventas. Con el iPhone X, la marca vuelve a situarse en apariencia como la que marca el camino, la que apuesta por opciones que otros aún no han intentado, la que afirma que ha conseguido que de verdad funcione la identificación facial (aunque fallase en la demo), o la que posiciona sus terminales como los más avanzados en todo lo relacionado con machine learning. La jugada puede ser arriesgada de cara a las cifras de ventas de un iPhone 8 o del iPhone 8 Plus convertido en una opción supuestamente “barata” (¡!!!!!), pero dudo mucho que lo sea con respecto al modelo más alto de la gama. La caída en el valor de las acciones de Apple de ayer, de hecho, se debe simplemente a una cuestión contable: las ventas del iPhone X, que no estará disponible hasta octubre y no será entregado hasta el 3 de noviembre, no serán contabilizadas en este año fiscal, sino en el siguiente.

¿Justifica el iPhone X el dinero que cuesta? Esa no es la pregunta. ¿Vale la pena pagar ese dinero por un smartphone? Cuando la decisión de adquirir un smartphone ya es digna de la misma atención que la que implicaba hace no muchos años adquirir un ordenador – son ya muchos los smartphones con precios más elevados que laptops con buenas prestaciones – y lo utilizamos durante mucho más tiempo, la idea de que adquirimos un “teléfono” se vuelve absurda: adquirimos un potente ordenador de bolsillo, una herramienta que vamos a utilizar durante uno o dos años y durante prácticamente todo el día, con la que llevaremos a cabo funciones de todo tipo. ¿Está el mercado dispuesto a pagar más de mil dólares por ello? No tengo ninguna duda. ¿Por las razones adecuadas? No lo sé. Tengo la total seguridad de que muchos adquirirán el nuevo Apple Watch no por sus funciones adicionales, sino porque tiene un punto rojo en el botón que lo diferencia de los modelos anteriores. No tengo ninguna duda de que muchísimas personas que creen sacar partido a su smartphone podrían hacer todo lo que hacen con terminales muchísimo más baratos. Pero de nuevo, esa no es la cuestión. Apple sigue siendo esa marca que vive de dar a sus incondicionales razones para pasarse por una tienda todos los años, para plantearse que quieren seguir sintiéndose parte de un club diferente, y que habitualmente, además, tienden a estar enormemente satisfechos con su elección. Contra eso, poco se puede decir. La marca que más rentabilidad es capaz de extraer a cada venta y a cada cliente, la que es capaz de posicionar sus productos no como simples productos sino como auténticos objetos de deseo, lo que la convierte desde hace tiempo en la compañía más valiosa del mercado. Y lo mejor que se puede decir de la presentación de ayer es precisamente eso: que fue coherente con esa filosofía.

 

LinkedIn nunca ha sido una plataforma que me haya despertado un especial interés. Lo mío siempre ha sido Twitter. Facebook tampoco me atrae. Ahí lo tengo pero más bien porque lo necesito para hacer Facebook Ads. No por otra cosa. Con el tiempo me he cansado mucho lo de exponerse tanto. Es cierto, me ha servido mucho en el pasado tanto para Quondos como para Beguerrilla pero hubo un precio que pagar.

Publicar en LinkedIn

Hasta hace poco había dejado de estar activo en redes sociales. Ahora la cosa ha cambiado. He decidido de darle una oportunidad a LinkedIn. Esto son mis razones.

  1. Mayor impacto con menos visibilidad. Tengo un perfil concreto de personas a las que quiero llegar con Beguerrilla y Quondos. Mi hipótesis es haciendo menos ruido pero llegar de forma más precisa a mi audiencia.
  2. Probar algo nuevo. ¿Por qué no? Hay que cambiar cosas para lograr resultados diferentes. O eso dicen. Ya serán mejor o peor pero lograremos algo desconocido saliendo del trote del pasado. Es una especie de “innovación” en las rutinas semanales.
  3. Sacar doble provecho de contenidos ya publicados en el blog. Los contenidos que ya llevan años, meses o semanas publicadas en el blog pueden llegar a tener una segunda vida en LinkedIn. No publico para llevar gente al blog. Solo quiero que lean mis contenidos.
  4. Por qué me apetece. Por qué estoy en una fase de mi vida donde paso de hacer cosas que no me hagan ilusión y que me motiven. Mientras que me pueda permitir el lujo haré lo que quiera y cómo quiera hacerlo independientemente de lo que puedan pensar terceros.

Empezaré con 3-5 publicaciones cada semana. Luego ya veremos si mi pequeño experimento sigue adelante o no. Ya os iré contando.

Stay tuned.