Uno de los problemas recurrentes en cualquier negocio que tengo es quedarse fuera de plazo. Esto se expresa de las dos formas siguientes:

plazoDerechos de foto de Adobe Stock

  1. Fecha de entrega de un producto.
  2. Cumplimiento de una tarea.

Las principales razones suelen ser estas.

  • El cumplimiento del plazo involucra a un tercero que no controlas.
  • Estás siendo demasiado optimista en el cumplimiento del plazo.

Los afectados suelen ser típicamente clientes o bien compañeros de trabajo. Lo peor de todo esto que no genera satisfacción cuando se cumple pero puede generar mucho malestar en caso de incumplimiento.

Lo bueno es que el tema tiene fácil solución. Te diré lo que haría yo:

Decir un plazo más amplio. ¿Básico, no? Pues casi nadie lo hace. Si estimas que puedes tardar un día di que serán dos. Si un tercero te promete entregar en una semana di que tardará 1,5 o 2. Ampliaría la estimación entre un 50-100% para no pillarte los dedos.

De esa forma consigues algo mejor.

Muchas veces vas a cumplir adelantando el plazo estimado. En este caso vas a lograr incluso que la otra parte esté más contenta por el hecho de haber superado las expectativas.

Es un pequeño cambio con gran impacto. Piénsalo o mejor todavía, aplícalo… ;)

Comments are closed.