WalmartLa noticia del lanzamiento de una nueva tarifa plana de logística en dos días por parte del gigante de la distribución norteamericana Walmart me inspiró para escribir mi columna de esta semana en El Español, titulada “El nuevo estándar“.

La nueva tarifa, en efecto, es una reacción desesperada de la compañía ante la popularidad de Amazon Prime, la tarifa plana de Amazon. Walmart posiciona la suya con un precio de $49 frente a los $99 de Amazon esperando que la reducción resulte disuasoria y haga que muchos hogares opten por la suya, cuando en realidad, la enorme popularidad de la de la compañía de Jeff Bezos se debe más a factores integrados en una estrategia envolvente de contenidos y en una mejor continua que simplemente a una cuestión de precio.

Amazon Prime ofrece logística gratuita en dos días, y esa es precisamente la oferta que Walmart ha pretendido atacar con una reducción del precio a la mitad. Sin embargo, los hogares que pagan por Amazon Prime obtienen también en el lote el acceso gratuito a música, películas, series de televisión y libros (de un catálogo de más de un millón de títulos), además de ofertas de diversos tipos, y sobre todo, son testigos de un esfuerzo constante de la compañía por mejorar: en un número progresivamente mayor de zonas, el reparto tiene lugar en el mismo día, y en algunas, incluso en un margen de una hora desde el momento en que el cliente hace clic en la página. Para cualquier padre o madre que puede hipotéticamente plantearse la decisión de dejar de pagar Amazon Prime para pasar a ahorrarse cincuenta dólares con Walmart, hacerlo es arriesgarse a un auténtico motín familiar, además de pasar a tener que preocuparse de un buen montón de temas vinculados con los contenidos que con Amazon ya venían incluidos.

El éxito de Amazon Prime está siendo enorme en hogares de alto poder adquisitivo: más del 70% de los que ingresan más de $112,000 optan por pagar los $99. Y una vez pagados, pasan invariablemente a comprar muchísimas más cosas en Amazon, casi el doble, lo que de facto supone que hay secciones enteras de sus supermercados de toda la vida por las que, sencillamente, dejan de pasar.

¿Cómo enfocar la competencia con una compañía que no siente la presión de los resultados – aunque los ingresos y beneficios defrauden a los analistas, la acción continúa subiendo, hasta el punto de haberse revalorizado más de un 40,000% desde su salida a bolsa – y que innova a tal velocidad que se plantea repartir en una hora, o hacerlo mediante drones? Los problemas recientemente planteados por la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, como reacción a la llegada a la capital francesa de la logística en una hora de la compañía, tienen muy poco que ver con las preocupaciones por el medio ambiente, y mucho más con el proteccionismo, el intento de proteger al comercio local de un competidor que ha redefinido los estándares del comercio. Y las circunstancias que estamos viendo pasar a Walmart, un competidor desmesuradamente grande y potente, los vamos a ver pronto reeditados en España con competidores locales y multinacionales en cuanto Amazon decida lanzar su Amazon Fresh, y si no, al tiempo…

 

Comments are closed.