Gmail Smart Compose (IMAGE: Google)Si ayer no dedicaste un par de horas durante la tarde a ver la conferencia de apertura del Google I/O, hiciste mal. Este tipo de conferencias, teóricamente para desarrolladores, son cada día más en sus sesiones inaugurales un muy buen escaparate de lo que la tecnología nos trae y de las posibilidades que tendremos en nuestras manos en muy poco tiempo – quizá algo más si lo que esperas es tenerlo disponible en tu idioma y este es distinto del inglés, pero pronto en cualquier caso.

Entre los “prodigios” que Google nos presentó, de la mano de un Sundar Pichai que iba dando paso a distintos especialistas de producto, puede verse claramente que el camino que la compañía inició hace ahora unos dos años, con mensajes como “nuestra inteligencia artificial es más inteligente que la de nuestros competidores” porque “llevamos más tiempo“, “poner AI en todas partes” o “repensarnos como una compañía machine learning first” no eran en absoluto un brindis al sol. Las palabras AI, inteligencia artificial o machine learning fueron una repetición constante asociada a absolutamente todo, en cada producto, en cada prestación, en cada momento. El cambio es tan profundo, tan obsesivo, que ahora hasta Google Research ha sido rebautizada como Google AI: toda la investigación que se hace en la compañía tiene que ver con la incorporación de machine learning e inteligencia artificial. En todo y para todo.

Entre las novedades presentadas, un asistente de escritura de mensajes para Gmail. La idea de que un asistente sea quien te escribe los mensajes proponiéndote frases completas a medida que escribes lleva años sonando tentadora, y en algunos casos limitados, es posible que hasta la hayamos experimentado ya: cuando contesto uno de los entre dos y tres correos electrónicos que recibo cada semana interesándose por la posibilidad de introducir publicidad o posts patrocinados en esta página, propuesta a la que siempre respondo cordialmente pero en idénticos términos negativos, he comprobado que puedo componer un mensaje completo (unas dos líneas de texto) simplemente utilizando el teclado predictivo, que me va sugiriendo, una detrás de otra, las palabras que he utilizado en ocasiones anteriores. Pero claro, una cosa es una respuesta estándar a un tema repetitivo, y otra cosa lo que pudimos ver ayer: el mensaje que ilustra estas líneas está compuesto en más de un 90% por un algoritmo, con el humano simplemente iniciando algunas de las frases con un par de letras. Dentro de las sugerencias que el usuario acepta hay de todo: desde salutaciones y despedidas cordiales, hasta propuestas sobre qué llevar a una cena, pasando por fechas, horas o direcciones. Presenciar la secuencia tiene algo de inquietante: no solo es que la máquina sepa cómo sueles dirigirte a esa persona, sino que entiende perfectamente cosas como de qué va el mensaje en función de una palabra en su asunto, sabe qué ingredientes tiene una cena con ese elemento principal, calcula qué día puedes cenar con esas persona, sugiere una hora adecuada, y hasta le da tu dirección!

En realidad, tiendo a pensar que lo que me resulta inquietante – o me genera, por qué no decirlo, un cierto rechazo – es el hecho de que el ejemplo escogido sea un mensaje a una amiga proponiéndole una cena. No sé vosotros, pero cuando imagino la automatización de tareas, tiendo a verla asociada con tareas de trabajo, con cuestiones formales, funcionales, relativamente carentes de emoción. La idea de escribir a un amigo no entra dentro de ese conjunto: a los amigos les escribo de otra manera, con otra mentalidad… es, para mí, una tarea que seguramente, aunque pudiese, no querría automatizar. Igualmente en recíproco: no me gustaría pensar que mis amigos me escriben o contestan mis mensajes de manera automatizada, aunque es evidente que hay cuestiones, como la felicitación anual de mi cumpleaños, que dependen prácticamente de forma exclusiva de los recordatorios que Facebook, LinkedIn y otras redes lanzan a todos los que me tienen como parte de su red.

Otro caso particularmente interesante y, en muchos sentidos, futurista, es la posibilidad de hacer que el asistente de Google haga llamadas por ti a personas de carne y hueso para, por ejemplo, reservar una cita para cortarte el pelo o en un restaurante. Las conversaciones que Sundar Pichai utilizó como ejemplo de Google Duplex provienen del análisis y entrenamiento del algoritmo con miles de horas de conversaciones anónimas, y se desarrollaron de manera aterradoramente perfecta, con el asistente no solo expresándose como una persona en todos los sentidos, con una entonación completamente humana indiscernible de una persona real e incluso con uso de partículas de asentimiento o espera, o tomando decisiones sobre la marcha en situaciones de incertidumbre. Las personas reales que había al otro lado, una empleada de una peluquería y una de un restaurante con un dominio del inglés más bien escaso, no tuvieron oportunidad alguna de imaginarse que no estaban hablando con una persona.

En este caso, la situación resulta algo más aceptable, aunque algunos la sigan considerando “inquietante”: una llamada de ese tipo, para pedir una cita, es algo que consideramos mecánico, donde buscamos la eficiencia, y de hecho seguramente muchas personas ya preferimos hacerlo fríamente online en lugar de mediante el teléfono cuando tenemos oportunidad. Es, al menos para mí, un caso claramente distinto del anterior, del mensaje a un amigo. Pero sin duda, una tecnología así, en cuanto esté razonablemente desplegada y popularizada, va a cambiar las relaciones sociales: que millones de personas empiecen a utilizar de manera habitual un asistente para ese tipo de tareas llevará a que personas al otro lado del hilo empiecen a asumir que hablan con un asistente, y probablemente cambien su forma de expresarse buscando una mayor eficiencia y prescindiendo de determinadas normas clásicas de educación, o que incluso pasen a utilizar otro asistente para que “converse” con el nuestro.

Estamos ante uno de esos “momentos de la verdad” que últimamente vemos parece que a menudo: Google ya no solo demuestra sin paliativos que su tecnología conversacional, su AI y su machine learning está por encima de las de otras compañías de su entorno – algo que podemos comprobar en cualquier momento con un iPhone en la mano si le hacemos la misma pregunta precedida por un “Oye, Siri” frente a un “OK, Google” y comparamos la calidad de las respuestas – sino que, además, ha presentado opciones realistas de uso, tecnologías razonablemente maduras que soportan casos de uso extremadamente versátiles, situaciones cotidianas de todo tipo, coyunturas que cabe pensar que muchas compañías utilizarán para proponer ya no un servicio más barato, sino posiblemente, un servicio mejor, más predecible o con menos errores. Automatización que ya no significa “actuar de forma automática”, sino “resolver un problema complejo”, con máquinas que se han entrenado previamente para ello con miles de situaciones similares, que tienen siempre la respuesta perfecta, la palabra precisa, la decisión ideal.

¿Queremos asistentes para automatizar tareas que consideramos mecánicas o aburridas? Sin duda, sí. ¿Los queremos para automatizar nuestras relaciones con nuestros amigos, para solucionar esas eternas conversaciones de WhatsApp intentando quedar un día o en un sitio? Ahí ya empiezo a tener mis dudas… seguramente valoraría herramientas para algunas cosas, pero creo que prefiero seguir teniendo cierta seguridad de que estoy hablando con mi amigo, no con el asistente digital de mi amigo. Pero tal vez en unos años ya no sea así, y hayamos desarrollado todo un nuevo conjunto de protocolos sociales para esas ocasiones. Si no viste Google I/O, de verdad, dedícale un rato. Vale la pena. Si te inquieta algo de lo que veas, considéralo normal. Pero sobre todo, asume que este tipo de cosas ya han llegado, ya están disponibles, ya se pueden utilizar, ya no es ciencia-ficción, y te las vas a encontrar más pronto que tarde… quién sabe, si en el mensaje de un amigo que te invita a cenar!

 

Comments are closed.