IMAGE: Lightwise - 123RFLas percepciones sobre la innovación son, en ocasiones, tan importantes como la innovación en sí. Coincidiendo con la noticia de la salida de los Estados Unidos de los primeros diez puestos del ranking de innovación de Bloomberg por primera vez en su historia, consecuencia lógica de elegir a un imbécil cortoplacista e iletrado como presidente, el mismo personaje, dentro de su absurda “vuelta al carbón”, impone un arancel del 30% a los paneles solares importados, provocando un daño y un retraso irreparable al desarrollo de la generación distribuida de energías renovables en su país.

Pero no todo el perjuicio a la innovación en los Estados Unidos provienen del mismo idiota: también existe un problema de actitudes, de sobreprotección. En tecnologías tan prometedoras y con tanto impacto potencial en el futuro como la edición genética, China, carente de barreras regulatorias para su aplicación, se ha convertido en el primer país en desarrollar pruebas con humanos: lleva utilizando la tecnología para tratar a pacientes con cáncer ya desde el año 2015, con todo lo que ello conlleva de desarrollo de experiencia y expertise. No, China no ha desarrollado CRISPR, ese mérito corresponde, fundamentalmente, a investigadores norteamericanos en instituciones norteamericanas. Sin embargo, si es el país al que corresponde el mérito de haber logrado pasar más rápido de CRISPR como concepto y como investigación pura, a contextos reales y específicos de investigación aplicada. Si un emprendedor, a día de hoy, quisiese desarrollar aplicaciones innovadoras para esa tecnología, seguramente establecería su compañía en China, no en los Estados Unidos o en Europa.

Si utilizamos el mismo ranking de Bloomberg, China ocupa la posición 19, aún alejada de los puestos de cabeza. Sin embargo, lleva varios años moviéndose en el sentido inverso a los Estados Unidos: este último año ha escalado dos puestos, sobre todo gracias al fuerte incremento de graduados universitarios en carreras de ciencias e ingeniería, y al desarrollo de una importante industria creada en gran medida por personas que emigraron a otros países, se formaron y trabajaron en ellos, y volvieron posteriormente a China, dentro de un plan perfectamente diseñado y financiado tanto por su gobierno como por empresas. Cada vez más, en ámbitos como las tecnologías sociales y móviles, la innovación ocurre en China. Cuando una compañía quiere exponer a sus directivos a un entorno diverso e innovador, los envía allí.

Durante muchos años, lo que una persona con suficientes recursos económicos se planteaba en el caso de una enfermedad complicada como un cáncer era someterse a tratamiento en una clínica norteamericana. La sanidad en los Estados Unidos es tremendamente cara y elitista, pero también estaba considerada como la más avanzada. Ahora, si una persona se ve afectada por un cáncer complicado, es más que posible que tenga más posibilidades de recibir un tratamiento exitoso si se plantea acudir a una clínica china. A nivel individual, este tipo de decisiones son obviamente importantes, en ocasiones una cuestión de vida o muerte. Pero a nivel de percepción colectiva, generan además corrientes de pensamiento que pueden llegar a tener una importancia muy superior. Cuando una parte cada vez más significativa de la investigación en cuestiones punteras se desarrolla en un país mientras en otros se ve retrasada constantemente por problemas regulatorios, el talento, que no se mueve precisamente por percepciones ligeras sino por un análisis generalmente serio y detallado, empieza a ver claro a dónde acudir para formarse o para trabajar.

El primer año de la administración Trump ha sido un desastre para la innovación. El presidente no solo no tiene ni idea de tecnología e innovación, sino que carece además de ningún tipo de interés: simplemente, no se ha acercado a esos conceptos para nada, ni siquiera para mencionarlos. Ha provocado un brain drain no solo en su administración, sino a todos los niveles, perjudicando la llegada de talento a través de la inmigración o dificultando la llegada de estudiantes brillantes: un descenso del 7% en un año frente al incremento de más de un 25% de la vecina Canadá. Las grandes compañías tecnológicas se apresuran a abrir centros de investigación en otros países con actitudes más abiertas para intentar mantener así su capacidad de atraer talento investigador.

Los Estados Unidos ya no son un país al que ir a educarse, al que ir a buscar trabajo, o ni siquiera al que ir a curarse cuando se está enfermo: son un país en recesión en su imagen y percepción internacional, independientemente de si crecen o decrecen en términos económicos. Las consecuencias de elegir al candidato equivocado.

 

Comments are closed.