Flipkart logo

Flipkart es, sin duda, uno de esos casos de éxito locales en comercio electrónico: dos ex-alumnos del Indian Institute of Technology en Delhi,  Sachin Bansal y Binny Bansal, sin relación familiar a pesar de la coincidencia de apellido, que consiguen, adaptándose bien a un descomunal mercado en el que muchas de las oportunidades que dieron lugar al boom del comercio electrónico en todo el mundo tardaron algo más en llegar, convertirse en el actor número uno en el subcontinente y llevar a sus fundadores a la lista Forbes.

Para muchos indios, Flipkart es sinónimo de comprar en la red, y lo ha sido así durante mucho tiempo. Sin embargo, aunque tu mercado local se llame India y sea inimaginablemente grande, Flipkart parecía destinado a sufrir cuando Amazon, en febrero de 2012, comenzó a aventurarse en el mercado indio, primero con Junglee.com, una página de comparación de precios, y posteriormente, en junio de 2013, con el lanzamiento de su propia página. En la actualidad, aunque Flipkart mantenía su primera posición, muchos indios tendían a considerar que la experiencia de compra era mejor en Amazon, y ambos mantienen una fuerte competencia en recursos, producto a producto y precio a precio, que parece estar tendiendo a erosionar más la posición de la local que la de la norteamericana, con una estrategia mucho más orientada a la sostenibilidad, a la apertura de India a los mercados exteriores, y al largo plazo.

Flipkart, sin embargo, muestra una enorme fortaleza: cuando eres líder y tienes detrás un mercado potencial como el indio, captar inversores en rondas de financiación no resulta tan complejo, y conseguir inversores de referencia como la japonesa Softbank se convierte en una posibilidad real.

¿Por qué es tan importante Flipkart? Sencillamente, porque es la llave no solo para la entrada en el mercado indio, sino también para hacerlo con beneficios. Quien se lleve Flipkart no solo se lleva una compañía exitosa y una marca enormemente popular, sino que además, fagocita a un competidor agresivo con potencial para mantener a otros inmersos en duras guerras de precios. Por eso, acaba de ser la protagonista de una intensa guerra de ofertas entre Amazon y Walmart, que ha mantenido en vela a todo el ecosistema emprendedor indio en vela, y que finalmente parece haber ganado esta última. El caso de Walmart en India resulta bastante claro: aunque entró en el mercado hace más de una década, su presencia en el país ha estado limitada a tan solo una veintena de tiendas en el entorno B2B, fundamentalmente debido a la aplicación de políticas restrictivas del gobierno y al desarrollo de una joint-venture fallida. La compañía lleva desde el año 2014 afirmando que tiene pensado considerar el comercio electrónico como forma de expandir su presencia en el país, pero hasta ahora, no había emprendido ninguna iniciativa en ese sentido. Ahora, con la adquisición de una posición de control del 70% en Flipkart, las cosas podrían cambiar… siempre y cuando, lógicamente, se subsanen los obstáculos regulatorios (hablamos de un país con un enorme tejido de pequeño comercio local que, sin duda, se verá afectado por esa concentración de mercado) y se gestione adecuadamente.

La competencia entre Amazon y Walmart tiene muchos tintes épicos. Para Amazon, obtener el control de Flipkart era quedarse definitivamente con el mercado. Para Walmart, una oportunidad más parecida a un “ser o no ser”. Aunque en el mercado indio haya sido el supermercado tradicional el que haya terminado haciéndose con Flipkart, Amazon la superó como minorista más valioso por capitalización bursátil de los Estados Unidos en el año 2015, y es actualmente, tras la adquisición de Whole Foods en junio de 2017, el segundo generador de empleo del país, justamente detrás de Walmart, además de ser la tercera empresa más valiosa del mundo y la primera por facturación entre las llamadas “compañías de internet”. Anteriormente, Walmart había adquirido Jet.com, la compañía fundada por Marc Lore, anteriormente fundador de Diapers.com, en un intento de desarrollar su parte online. El mercado indio es importante por su magnitud y potencial, y justificaba una guerra de ofertas tan fuerte como la que ha tenido lugar. Ahora, el “pasaje a la India” de Walmart se convierte en una aventura de 15,000 millones de dólares en busca del éxito de una compañía que ha tardado años en asimilar que el mundo online era la siguiente y única frontera, pero que ahora parece estar dispuesta a avanzar en él sea como sea. Veremos cómo están las cuotas de mercado en el comercio electrónico en India dentro de un par de años.

 

Comments are closed.

Flipkart logo

Flipkart es, sin duda, uno de esos casos de éxito locales en comercio electrónico: dos ex-alumnos del Indian Institute of Technology en Delhi,  Sachin Bansal y Binny Bansal, sin relación familiar a pesar de la coincidencia de apellido, que consiguen, adaptándose bien a un descomunal mercado en el que muchas de las oportunidades que dieron lugar al boom del comercio electrónico en todo el mundo tardaron algo más en llegar, convertirse en el actor número uno en el subcontinente y llevar a sus fundadores a la lista Forbes.

Para muchos indios, Flipkart es sinónimo de comprar en la red, y lo ha sido así durante mucho tiempo. Sin embargo, aunque tu mercado local se llame India y sea inimaginablemente grande, Flipkart parecía destinado a sufrir cuando Amazon, en febrero de 2012, comenzó a aventurarse en el mercado indio, primero con Junglee.com, una página de comparación de precios, y posteriormente, en junio de 2013, con el lanzamiento de su propia página. En la actualidad, aunque Flipkart mantenía su primera posición, muchos indios tendían a considerar que la experiencia de compra era mejor en Amazon, y ambos mantienen una fuerte competencia en recursos, producto a producto y precio a precio, que parece estar tendiendo a erosionar más la posición de la local que la de la norteamericana, con una estrategia mucho más orientada a la sostenibilidad, a la apertura de India a los mercados exteriores, y al largo plazo.

Flipkart, sin embargo, muestra una enorme fortaleza: cuando eres líder y tienes detrás un mercado potencial como el indio, captar inversores en rondas de financiación no resulta tan complejo, y conseguir inversores de referencia como la japonesa Softbank se convierte en una posibilidad real.

¿Por qué es tan importante Flipkart? Sencillamente, porque es la llave no solo para la entrada en el mercado indio, sino también para hacerlo con beneficios. Quien se lleve Flipkart no solo se lleva una compañía exitosa y una marca enormemente popular, sino que además, fagocita a un competidor agresivo con potencial para mantener a otros inmersos en duras guerras de precios. Por eso, acaba de ser la protagonista de una intensa guerra de ofertas entre Amazon y Walmart, que ha mantenido en vela a todo el ecosistema emprendedor indio en vela, y que finalmente parece haber ganado esta última. El caso de Walmart en India resulta bastante claro: aunque entró en el mercado hace más de una década, su presencia en el país ha estado limitada a tan solo una veintena de tiendas en el entorno B2B, fundamentalmente debido a la aplicación de políticas restrictivas del gobierno y al desarrollo de una joint-venture fallida. La compañía lleva desde el año 2014 afirmando que tiene pensado considerar el comercio electrónico como forma de expandir su presencia en el país, pero hasta ahora, no había emprendido ninguna iniciativa en ese sentido. Ahora, con la adquisición de una posición de control del 70% en Flipkart, las cosas podrían cambiar… siempre y cuando, lógicamente, se subsanen los obstáculos regulatorios (hablamos de un país con un enorme tejido de pequeño comercio local que, sin duda, se verá afectado por esa concentración de mercado) y se gestione adecuadamente.

La competencia entre Amazon y Walmart tiene muchos tintes épicos. Para Amazon, obtener el control de Flipkart era quedarse definitivamente con el mercado. Para Walmart, una oportunidad más parecida a un “ser o no ser”. Aunque en el mercado indio haya sido el supermercado tradicional el que haya terminado haciéndose con Flipkart, Amazon la superó como minorista más valioso por capitalización bursátil de los Estados Unidos en el año 2015, y es actualmente, tras la adquisición de Whole Foods en junio de 2017, el segundo generador de empleo del país, justamente detrás de Walmart, además de ser la tercera empresa más valiosa del mundo y la primera por facturación entre las llamadas “compañías de internet”. Anteriormente, Walmart había adquirido Jet.com, la compañía fundada por Marc Lore, anteriormente fundador de Diapers.com, en un intento de desarrollar su parte online. El mercado indio es importante por su magnitud y potencial, y justificaba una guerra de ofertas tan fuerte como la que ha tenido lugar. Ahora, el “pasaje a la India” de Walmart se convierte en una aventura de 15,000 millones de dólares en busca del éxito de una compañía que ha tardado años en asimilar que el mundo online era la siguiente y única frontera, pero que ahora parece estar dispuesta a avanzar en él sea como sea. Veremos cómo están las cuotas de mercado en el comercio electrónico en India dentro de un par de años.

 

Comments are closed.