Llevo 12 años emprendiendo y hace más de 10 años gestionando pequeños equipos en start-ups. En mis inicios me gustaba leer libros sobre cómo partir desde cero. Una de las cosas que te cuentan una y otra vez es esta: tienes que fichar a los mejores.

reclutarDerechos de foto de Adobe Stock

El problema que tiene querer fichar a los mejores

¿De sentido común, no? Pues hay un pequeño problema que va con esto.

Si quieres fichar a los mejores necesitas tener una propuesta atractiva. Ahora bien. Eres una start-up. Por definición tu propuesta de valor hacia potenciales trabajadores es esta.

  1. No tengo pasta. Por lo tanto te voy a pagar poco. Menos de lo vales en todo caso.
  2. No sé si mi idea funciona. Puede que en menos de un año tengo que echarte a la calle. O antes si la cosa va muy mal.

¿No suena demasiado atractivo, no? Estamos de acuerdo.

Los fundadores de start-ups te lo venden de forma diferente pero al final es lo mismo que acabo de decir.

La realidad por lo tanto no te permite fichar a los mejores. Por lo que tienes que buscar a los “más adecuados”. ¿En qué se diferencia este grupo de los supuestamente mejores? ¿Qué es lo que buscas?

Por qué los “más adecuados” son una perfecta opción

Tienen mayor flexibilidad y tienen capacidad de asumir un mayor nivel de riesgo. Igual todavía no están del todo al nivel de los mejores pero tienen la ambición y el potencial de lograrlo. Con otras palabras. Los que tienes que hacer es captar talento.

En comparación con “los mejores” suelen ser más jóvenes y tienen menos experiencia. Esto último en una start-up ayuda pero lo que yo personalmente valoro 10 veces más es la actitud de la persona. Típicamente no le suelo dar mucha importancia al currículum. Quiero ver lo que transmite la persona.

Es como si un equipo de fútbol apostase por la cantera o por hacer fichajes. A corto plazo los fichajes te pueden generar resultados aunque tampoco es una garantía. A medio y largo plazo estrategia “cantera” puede ser mucho más rentable.

En start-ups en realidad no es que puedas elegir. Olvídate de fichajes estrella. Apuesta por el talento. Son los que te serán fieles, trabajarán duro y al principio por poco. Eso sí, valora el esfuerzo con el paso del tiempo. Esto es un dar y tomar. Todos tienen que salir ganando. Si una de las partes tiene la sensación que no está sacando lo que está invirtiendo la jugada no te va a funcionar. O por lo menos eso es lo que visto en los últimos 10 años… ;)

Comments are closed.