El miedo es una realidad a la hora de emprender. Lo que viene junto con la aventura de montar una empresa es el hecho de asumir un riesgo. Esto implica que las cosas pueden ir bien o mal. Esto puede tener una o varias consecuencias:

miedo emprender 2Derechos de foto de Adobe Stock

  1. Reputación dañada del emprendedor por haber fracasado.
  2. Endeudamiento del emprendedor y/o pérdida de recursos financieros propios.
  3. Problemas legales por juicios, impagos, demandas, etc. por no haberse asesorado bien durante el emprendimiento.

Estos tres puntos son una realidad. Es decir existen y pueden suceder. No se pueden evitar a toda costa por mucha precaución que uno quiera tomar.

Si quieres superar estos miedos tienes que tener una cosa clara.

  1. El miedo es bueno mientras que te haga estar más alerta. Todos los emprendedores tenemos miedo durante casi todo el tiempo.
  2. Todo tiene solución. La peor pesadilla (enfermedades aparte) suelen tener arreglo. O eso o bien se quedan en el olvido.
  3. Piensa en ti cuando tengas 80 años. No querrás tener que mirar atrás para darte cuenta de todas las cosas que no hiciste por miedo.

Si mentalmente estás sano y eres suficientemente humilde siempre tendrás miedo. Por muy bueno que seas. Al final esto lo haces para ti. Por tu propia felicidad. Sé honesto, no hagas daño a nadie y trabaja duro. Aunque luego las cosas no salgan bien a la primera no podrás echarte en cara nada.

Recuerda esta frase que les gusta mucho a los que corren maratones.

“El dolor es pasajero, la gloria es para siempre”.

Al final el miedo a fracasar nunca desaparece. Es bueno que sea así. Tienes que aprender a vivir con él haciéndote más fuerte.

Stay tuned.

Comments are closed.