No me entiendas mal. Ser pequeño no tiene absolutamente nada malo. De hecho mis negocios nunca han pasado del estatus de micropyme ya que ninguno de ellos ha crecido lo suficiente como para convertirse en algo más grande. Aprecio mucho la flexibilidad que tienes como empresa pequeña. Esta agilidad la pierdes típicamente con mayor tamaño.

tomar en serioDerechos de foto de Adobe Stock

Hasta aquí todo bien. Luego hay cosas que no van tan bien cuando eres pequeño. Y ahora mismo no te estoy hablando de inercia ni nada por el estilo. Se trata de una cosa mucho más sencilla: que te tomen en serio.

Entonces. ¿Cómo puedo compensarlo?

Aquí van un par de consejos rápidos.

  1. No contactes tú directamente como gerente de la empresa. Si eres el único en tu “equipo” di que llamas de parte de la empresa x. En negocios más establecidos este tipo de tareas no las realiza directamente el gerente.
  2. Elige mercado donde eres el más grande. “Somos la tienda online más grande de La Rioja”. Eso podría ser un ejemplo. Somos el negocio con mayor crecimiento de Murcia. Al final según como cortes siempre eres el mejor/ más grande/ más bonito en algo. No tengas miedo en venderte.
  3. Sé optimista. Sin mentir, está claro. Sabemos que los planes nunca salen pero menciona tus cifras previstas de crecimiento y facturación. No deben verte únicamente como lo que eres ahora sino el potencial que tienes dentro de ti.

Cuando quieres trabajar con una empresa grande, siendo pequeño no te van a dedicar mucho tiempo ya que no creen que puedan ganar mucho dinero contigo. Siempre hay excepciones como cuando p.ej. desarrollas una nueva tecnología que únicamente tú posees, etc. Pero son tal como lo dice el término. Excepciones. La regla es la de no tomarte en serio.

Así que a partir de ahora ya sabes cómo venderte mejor para que vean en ti el potencial que tú ya sabes que tienes… ;)

Comments are closed.