Logan Paul (IMAGE: © Luigi Novi / Wikimedia Commons)El caso de Logan Paul, el último youtuber protagonista de un escándalo por conductas consideradas impropias, me lleva a lanzar algunas ideas sobre los procesos de autorregulación de los ecosistemas definidos por la tecnología.

Logan Paul es un clásico fruto de una generación que ha visto el vídeo y las plataformas sociales como parte de su entorno desde muy jóvenes: a los diez años, comenzó a crear vídeos en Zoosh, un canal de YouTube, pero saltó a la fama con Vine, aquellos vídeos de seis segundos en bucle que Twitter adquirió en 2012, pero cerró en 2016 tras ser incapaz de fidelizar a la comunidad de creadores con los incentivos adecuados para que se quedasen en el servicio.

Logan Paul, como la mayoría de los creadores en Vine, volvió a YouTube con un canal propio, y a lo largo del tiempo, ha llegado a acumular varios millones de seguidores, la mayoría muy jóvenes, que disfrutan con vídeos en los que, mayoritariamente, hace bromas en muchos casos pesadas o de mal gusto. Es precisamente esa búsqueda de la notoriedad la que le ha ido llevando a actitudes cada vez más transgresoras, un fenómeno que hemos visto en otros países, y del que España tampoco se ha librado. En el caso de Logan Paul, la polémica saltó cuando, en un viaje a Japón, entró en el llamado “bosque de los suicidios” y filmó a una víctima, sobre la que hizo además varios comentarios, pero podría haberle ocurrido mucho antes: en ese mismo viaje, se dedicó a utilizar el clásico candor japonés para gastar pesadas y molestas bromas a numerosos transeúntes, comportándose como un auténtico imbécil.

La retirada del vídeo del suicida y las disculpas de su autor no han podido evitar su caída en desgracia: ayer, YouTube anunció la eliminación de Logan Paul de su programa de publicidad preferente, y la cancelación de los futuros desarrollos de series que tenía acordadas para YouTube Red.

La historia se repite ya muchas veces: un ecosistema que presiona a personas habitualmente muy jóvenes y con un escaso desarrollo de su sentido común para explorar contenidos cada vez más transgresores, en busca de esos suscriptores, de esa notoriedad y de esos ingresos publicitarios. Las sanciones de YouTube, en una posición de obvio conflicto de intereses puesto que se beneficia en gran medida de esos ingresos, podrían ir dando lentamente sus frutos, pero se convierten en realidad en una sucesión de anécdotas desagradables que dejan, además, un reguero de víctimas.

El fenómeno lo vemos habitualmente en todos los ecosistemas definidos por la tecnología: el correo electrónico pasó de ser una maravillosa herramienta de comunicación a convertirse en una pesadilla de spam insoportable: si examinamos la historia, comprobaremos que la legislación del tema contribuyó entre poco y nada a la solución del problema, que únicamente pasó a ser más llevadero con el desarrollo de las tecnologías adecuadas de filtrado basadas en inteligencia artificial. La publicidad online ha ido creciendo para convertirse en cada vez más intrusiva e insoportable, y está por ver que las restricciones legales sirvan para evitar esa espiral negativa: desde mi punto de vista, quien más ha contribuido a la solución del problema han sido compañías como la alemana Eyeo con el desarrollo de bloqueadores cada vez mejores, o las medidas técnicas tomadas por Apple.

¿Deberíamos legislar la creación y difusión de contenidos como los de Logan Paul y otros youtubers? Me inclino a pensar que la solución, de nuevo, se basa más en una mejora de las tecnologías y de los sistemas de detección automatizados, en una atención más pronta a los sistemas de alerta de los usuarios o a aplicar la legislación que ya existe en ese sentido, evitando que las plataformas de vídeo en la red se conviertan en lugares al margen de unas leyes que llevan mucho tiempo aplicándose a, por ejemplo, la televisión. Para ello, por supuesto, es indispensable una apuesta de las plataformas como YouTube por esa autorregulación, una demostración del desarrollo de estrategias sostenibles a largo plazo, frente a la posibilidad de ganar dinero más rápidamente gracias al crecimientos basados en un ecosistema que estimula el comportamiento malsano. Las sanciones legales pueden llegar en los casos en los que se infrinjan las leyes que llevan años aplicándose a otros canales y que constituyen el fruto de un consenso social obtenido durante décadas, pero ir más allá y pretender sobre-legislar en virtud de un supuesto hecho diferencial de internet o de una caída de las barreras de entrada supone, por lo general, un error.

El caso de Logan Paul, como anteriormente el de PewDiePie y el de muchos otros en otros países son parte de un proceso, de un sarampión por el que, desgraciadamente, hay que pasar. Simplemente, tratar de pasarlo de la manera más rápida e indolora posible: en cuanto detectemos que un comportamiento se está generalizando, tratar de ponerle freno, sacrificando para ello los posibles ingresos que podrían obtenerse de su explotación. La interacción entre las plataformas correspondientes, en muchos casos interesadas en una solución tardía que les permita rentabilizar el fenómeno, y las asociaciones ciudadanas, de derechos civiles, los anunciantes u otros actores son fundamentales, como lo es la aplicación pronta y decidida de las leyes que ya existían a tal efecto. Pero sobre-legislar, legislar en caliente o dar puñetazos legislativos encima de la mesa suele dar lugar a soluciones de brocha gorda, a errores, a restricciones absurdas o a leyes imposibles de cumplir. Todo requiere su tiempo: el desarrollo de protocolos de uso, también.

 

Felix Kjellberg, creador del canal pewdiepie encabezó por segundo año consecutivo la lista de los youtubers mejor pagados de 2016 con 15 millones de dólares ganados al año, de acuerdo con la lista de la revista estadounidense Forbes.

El listado incluye a las 12 estrellas de internet de 10 canales de la plataforma de videos en línea YouTube, quienes en conjunto ganaron 70.5 millones de dólares.

El conteo mide las ganancias antes de restar los honorarios de administración y los impuestos , basadas en datos de la consultora Nielsen, de la página web IMDBy otras fuentes, así como entrevistas con agentes, gerentes, abogados, miembros de la industria y otras estrellas de la plataforma digital.

Aquí puedes ver el listado:

The post Los youtubers mejor pagados de 2016 (Video) appeared first on Revista Merca2.0.

España.- En los últimos tiempos, las marcas, para sus campañas de marketing, están apostando por una figura con mucha fuerza en Internet: los youtubers y es que las diferentes firmas que cuentan con ellos para sus campañas, saben que el éxito de la misma entre la población más joven está más que asegurado. A esta moda de lanzar campañas de marketing con youtubers se ha sumado ahora la cadena de restauración 100 Montaditos.

Para esta nueva campaña tan digital, 100 Montaditos ha querido contar con los youtubers iLeoVlogs, xFarganx, Lolita La Pastelera y Arround the Corner. Con ellos, lo que la firma quiere es posicionarse a favor de los Millennials y los nativos digitales, que, básicamente, se podría decir que es el principal target de la compañía.

Lo que estos youtubers hacen en esta campaña es mostrar al mundo cómo fue su experiencia al comenzar en la profesión, cómo es ser youtuber actualmente y cómo ven el futuro de la misma. Y es que lo cierto es que a los youtubers, muchas veces, les resulta complicado explicar su profesión a otras personas, por lo que esta es una excelente oportunidad que les ofrece 100 Montaditos.

La campaña, se podrá ver en las diferentes redes sociales que tiene 100 Montaditos así como en la página web de la marca. Esta no es la primera vez que 100 Montaditos se propone el conquistar a los Millennials y es que hace unos meses, lanzó una campaña bajo el hasta #Eresunpringao y con un vídeo que obtuvo bastante éxito en redes sociales.

The post La nueva campaña de 100 Montaditos está protagonizada por youtubers appeared first on Revista Merca2.0.

España.- Los youtubers se han convertido, prácticamente, en tan solo unos años, en una de las figuras más relevantes en Internet, llegando a conseguir miles de millones de seguidores a lo largo y ancho del mundo. Estas celebridades del universo de Internet llegan a conseguir millones de dólares de ingresos y se han convertido en algunas de las personas más ricas de todo el mundo. Por ejemplo, los 3 youtubers más ricos del panorama internacional (según datos ofrecidos por el portal web Statista) son: Michelle Phan, con unos ingresos de 50 millones de dólares; PewDiePie, con 18 millones de dólares y Smosh, con 11,8 millones de dólares. A nivel nacional, El Rubius, es el youtuber español con más prestigio y, ahora, incluso la revista Time se ha hecho eco de su éxito.

Rubén Doblas Gundersen (conocido como “El Rubius”) ha sido incluido por dicha revista como uno de los nuevos líderes mundiales, llegándole a llamar el “conquistador online”. Y es que este joven español cuenta ya con casi 21 millones de suscriptores en su canal en Youtube, muchos más Lady Gaga y Beyonce juntas, todo un récord para un desconocido muchacho.

Pero, ¿qué es lo que hace El Rubius para que haya conseguido esta fama? Básicamente, él se pone ante la cámara y habla sobre cualquier tipo de temática. Tal es el éxito de sus vídeos que ya son algunas las firmas que han querido tenerlo en sus campañas publicitarias, como, por ejemplo, Fanta, en el que él se convierte en el protagonista de su último comercial.

En cuanto a seguidores, la revista norteamericana destaca que, principalmente, estos son varones de 14 a 22 años de edad, y las mujeres representan un 30%. Y, por último, en cuanto a la localización, sus seguidores se encuentran repartidos, principalmente, entre España, Argentina y México.

Lo cierto es que los youtubers se han convertido en los nuevos líderes de los jóvenes y es que, son miles los que se fijan en todo lo que hacen estas figuras mediáticas de Internet y que quieren convertirse también en algo igual que ellos. Pero, como todo en la vida, youtubers hay muchísimos y son pocos los que llegan a triunfar. Y a ti, ¿qué te parece El Rubius? ¿Has visto algún vídeo de él?.

The post El Rubius, considerado un “conquistador online” según la revista Time appeared first on Revista Merca2.0.

Madrid (España).- Los youtubers se han convertido en los mayores influencers en la actualidad para las marcas. Y es que el público conecta a la perfección con estas personas que cuelgan vídeos en sus canales de Youtube y que logran seducir a millones de espectadores. Ahora, Madrid, la capital de España se va a convertir también en la capital de los youtubers y todo gracias al festival Samsung MADFUN.

Este es un festival de ocio digital protagonizado por las grandes estrellas de Youtube y se prevé que asistan al mismo más de 20 mil jóvenes. Y, ¿dónde se desarrollará el mismo? Pues en la Caja Mágica de Madrid.

En este escenario, durante los días 21 y 22 de octubre se verán a grandes youtubers como El Rubius (que es el que más seguidores tiene en España; en concreto, 21 millones), Patry Jordan (número 1 de la belleza, la moda y el fitness en español), Yellow Mellow, Elvisa, Mangel, Loulogio y Celopan, entre muchos ostros.

Estos youtubers van a dejar por una lado las redes sociales durante estos días y se situarán en un escenario delante de miles de fans. Todos aquellos que se decidan a asistir a este festival, podrán acceder tanto al Estadio en el que estará el escenario principal como a los alrededores del estadio en los que habrá espacios de ocio, restauración, entretenimiento y descanso.

Lo que queda claro con un evento de este tipo es que la de youtuber se ha convertido en una profesión de moda y con la que muchos jóvenes Millennials están haciendo caja. Por eso, no es de extrañar que las grandes marcas, cada vez más, elijan a este tipo de influencers para sus estrategias de marketing.

The post Madrid se va a convertir en la capital de los “youtubers” appeared first on Revista Merca2.0.