IMAGE: Jahcottontail - 123RF

Amazon está explorando fórmulas para la entrega de mercancías e el interior de los hogares mediante el acceso con cerraduras inteligentes, así como en las entregas en el maletero de vehículos. Se une con ello a Walmart, que lo anunció anteriormente en combinación con el fabricante de cerraduras inteligentes August.

Esa repentina obsesión por mejorar las condiciones de la entrega de envíos tiene una razón perfectamente clara: el crecimiento de un tipo de delito, el llamado porch pirating, en paralelo con el incremento del comercio electrónico. A medida que más personas solicitan entregas de objetos adquiridos a través de la red a domicilio, y que un cierto número de esas entregas son llevadas a cabo en porches y accesos a viviendas cuando los usuarios no están en casa, ha ido incrementándose la incidencia de un nuevo tipo de delincuencia de bajo nivel, tan sencilla como acercarse a la puerta de una casa, robar los paquetes y salir corriendo. Algunas cifras evalúan en unos once millones de clientes o en un 31% de compradores los que han podido sufrir robos de este tipo, un problema que comienza a originar importantes pérdidas económicas y al que se teme especialmente con la llegada de las navidades, uno de los momentos más activos del año para el comercio electrónico.

Para evitarlo, además de los citados métodos para llevar a cabo entregas en el interior de la vivienda o en el maletero de un vehículo equipado con sistemas que permiten su apertura remota, la policía está llevando a cabo la monitorización de algunos paquetes señuelo para capturar a los ladrones, al tiempo que surge toda una industria que comercializa soluciones que van desde bolsas blindadas con candado que dificultan el acceso y complican la comisión del delito, hasta buzones cerrados de gran tamaño para permitir el almacenamiento de paquetes, pasando por soluciones intermedias como hacer una fotografía en el momento de la entrega para probar al cliente que fue llevada a cabo, la instalación de cámaras exteriores disuasorias, o incluso elaborados esquemas de venganza.

Es, sin duda, algo habitual, conocido ya por los estudiosos de la ecología: el desarrollo de nuevos ecosistemas conlleva la aparición de nuevos nichos que pueden ser aprovechados por nuevas especies. En este caso, el incremento en el número de entregas de paquetes a domicilio que son dejados en la puerta sin vigilancia hacen que un delito antes de muy escasa incidencia y con poca importancia – que te robasen el periódico del día o la botella de leche del día que te habían dejado en la puerta – pase a tener una frecuencia mayor y a generar pérdidas potencialmente superiores, llevando lo que era un simple delito de oportunidad a convertirse en un comportamiento presuntamente especializado, y provocando una reacción en las partes implicadas.

Sabes que un hábito como el comercio electrónico se ha generalizado en la sociedad cuando ves la especialización de comportamientos delictivos para intentar aprovecharse de ello, e incluso surgen términos nuevos para definirlo. Porch pirates… la logística, obligada a sofisticarse para poder lidiar con comportamientos delictivos emergentes vinculados a un cambio de hábitos en la sociedad.

 

IMAGE: Julia's Art - 123RFWalmart lanza en pruebas un servicio, en combinación con las cerraduras inteligentes de August, que permitiría a los repartidores de sus pedidos acceder a las viviendas de sus clientes para dejar su compra dentro de la casa en lugar de en el exterior o en casa de un vecino, e incluso podría permitir que esos repartidores metiesen en la nevera o en el congelador los productos que así lo demandasen. El usuario podría combinar, además, otro tipo de dispositivos de creciente popularidad dentro de lo que se ha dado en llamar el smart home para poder controlar que el repartidor lleva a cabo la tarea correctamente, tales como las cámaras de monitorización de Nest u otras, dispositivos de comunicación bidireccionales como Canary, etc.

El producto parece un caso claro de ese tipo de cuestiones que inicialmente pueden parecer una buena idea, pero cuyo paso por el tamiz de la realidad puede generar todo tipo de problemas. La premisa inicial es claramente correcta: un mundo en el que cada vez adquirimos más productos a través de la web para que sean entregados en nuestro hogares termina por generar situaciones de incomodidad logística, en las que el cálculo de las ventanas de entrega acaba generando un verdadero “encaje de bolillos” para cuadrarlas con los momentos en los que hay alguien en el domicilio para llevar a cabo la recepción. Hemos pasado de recibir un mensajero de vez en cuando de manera excepcional, a recibirlos en ocasiones varias veces a la semana o varias veces al día. He escuchado a amigos referirse a la situación de estar en casa esperando por una entrega como que están “en arresto domiciliario”, sin poder salir y pendientes de la puerta. Situaciones como el recurrir a los vecinos, al portero, al envío al lugar de trabajo o a soluciones similares comienzan a convertirse en relativamente habituales.

Indudablemente, la tecnología puede convertirse en una manera de aliviar ese tipo de situaciones. Una cerradura inteligente puede, en efecto, dar acceso una sola vez a un repartidor que llega con un pedido, y las instrucciones sobre dónde dejarlo o sobre si guardar algo en la nevera o en el congelador pueden especificarse en el momento de encargar la logística. Sin embargo, la idea de permitir que un extraño entre en tu casa puede resultar incómoda para muchos mientras no se convierta en algo muy habitual y aceptado, y en caso de querer controlar sus acciones mediante una cámara, la situación se complica aún más. De nuevo, una cámara como los últimos modelos de Nest, Canary u otras permite no solo ver desde un smartphone u ordenador la zona a la que apunta, sino también mantener un diálogo bidireccional con quien esté en su campo de visión, pero imaginarnos ese momento, técnicamente factible, en el día a día y en manos de personas normales de carne y hueso, no de ingenieros de sistemas, puede que no resulte tan sencillo, y que situaciones aparentemente sencillas terminen por resultar desde simples fuentes de anécdotas, hasta auténticos problemas.

¿Funcionará? ¿Se normalizará que los repartidores de pedidos puedan acceder a nuestras casas mediante una cerradura inteligente y dejarnos el pedido en la nevera o el congelador si los productos lo requieren? Que un gigante de la distribución lo plantee como una manera de enfrentarse al creciente dominio de Amazon nos podría dar una pista de ello, aunque en caso de funcionar y de llegar a convertirse en elemento diferencial, podría sin duda ser rápidamente imitado o mejorado. Por el momento, Walmart ha optado por hacer su prueba piloto en la zona más techie del planeta, Silicon Valley, mediante un sistema de opt-in que asegure que los usuarios sepan que están prestándose como voluntarios para un experimento, y sin definir todavía el coste adicional que representará para el usuario, en caso de que se decida que así sea. Hace un par de meses, Jet.com planteó un sistema similar mediante un acuerdo con Latch, un sistema de cerraduras sin llave para edificios de apartamentos relativamente popular en Nueva York, ofreciendo la instalación gratuita del sistema a unos mil edificios con el fin de poner a prueba la experiencia de los usuarios, en un movimiento que lógicamente resultaba interesante tanto para incrementar la popularidad del supermercado online recientemente adquirido por Walmart, como para la visibilidad del fabricante de cerraduras, pero no he visto aún ningún resultado publicado sobre la experiencia.

¿Abriríais la puerta de vuestra casa vacía a un repartidor para que os dejase un pedido?

 

Amazon compra WholeFoods porque atacar a Walmart le sale gratis de Denken Über

Hace dos días el rumor era que Amazon compraba Slack por $9.000 millones, hace dos días el CEO de WholeFoods decía que “We need to get better, and we’re doing that. But these guys just want to sell us, because they think they can make forty or fifty percent in a short period of time.” y hoy Amazon anunciaba la compra de WholeFoods por $14.000 millones en efectivo mientras todos mirábamos para Jeff Bezos y su Tweet “denme ideas para ayudar al mundo”… no puedo parar de reírme.

Tres pensamientos sueltos sobre esta compra que, sinceramente, ya se había rumoreado y no lo había creído:

  • Amazon quiere NECESITA ser Walmart antes que Walmart sea Amazon: si, este titulo era el original pero no era muy original y hasta lo usó TechCrunch. Ambas empresas están en rumbo de choque hace tiempo; Walmart comprando Jet.com Reclip.it, Bonobos, Shoebuy era meterse en el mercado de Amazon de lleno y con la ventaja que tenía una red logística propia con base a menos de 20km de todo USA (en serio) mientras que hoy Amazon entra en el negocio del retail en serio, con 500 espacios en zonas de gastos altos y concentración de gente que le ayuda todavía más a expandir su logística…
  • Amazon puede hacerlo y le sale gratis… mejor dicho, compran una empresa por $13.700 millones, su capitalización sube $15.000 millones. Y como bono, la de Walmart cae un 6% y otros competidores cae hasta un 25%… lo que muestra que el mercado no califica de la misma manera a unos y a otros ni le pide a Amazon que muestre un margen real de negocio, solo le pide expansión a toda costa antes que Walmart se vuelva Amazon.
  • Amazon necesita entender el mundo de los “frescos”. Hoy Amazon domina tecnología, logística, pagos, centros urbanos. Comprar WholeFoods y ver como operan (mientras tratan de hacerlo lo más eficiente posible en sus procesos) le va a dar conocimiento en el mercado físico que no tiene, en el mercado de comprar de “bananas que se pudren si no las vendes rápido” que HOY no tiene y donde Walmart lo destroza.

Es interesante que ninguna de estas razones por si mismas valen los $14,000 millones que gastaron, que es 12 veces lo que costó @twitch pero cuando uno las une y ve la voracidad de Amazon se da cuenta que la adquisición tiene sentido al 100%

El futuro del mundo online no puede obviar el mundo offline ni una competencia legacy que con algo de tiempo y cambios en el management puede acercarse, el ejemplo más claro de esto es Reed Hastings cuando dijo su frase “The goal is to become HBO faster than HBO can become us.” Reed Hastings, 2013.

¿Único problema que puede plantear esta compra? el choque de culturas. Los que dicen “que lindo sería trabajar en Amazon” no tienen idea de lo competitiva que es su cultura y la de WholeFoods no lo es; pero Amazon se caracteriza por dejar que sus adquisiciones tengan una vida tranquila y relativamente alejada de las presiones de Seattle… solo hace falta ver si esto se mantiene en una adquisición que va al core de su negocio.

“Tu margen es mi oportunidad” Jeff Bezos y su carrera de armas de Denken Über

En 2004 Jeff Bezos decía This focus on free cash flow isn’t new for Amazon.com. We made it clear in our 1997 letter to shareholders—our first as a public company—that when “forced to choose between optimizing GAAP accounting and maximizing the present value of future cash flows, we’ll take the cash flows” y con este foco se convirtieron en el estándar de facto para comparar precios online… nadie que compre online deja de revisar al menos el precio del producto en Amazon aún sin saber que, dinámicamente, este precio es capaz de cambiar 20 veces en un sólo día y tener una variación superior al 10%

Ups, sorpresa, el margen de la competencia es su oportunidad pero eso no significa que sea el precio más barato existente; de hecho si uno toma en cuenta variables como el costo de la suscripción a Prime, el costo de envíos y otras cosas quizás… descubra que Amazon no es el más barato producto por producto.

De hecho la competencia entre retailers por conocer los precios de la competencia y modificar los precios propios está tan automatizada y algoritmizada que Amazon pidió una patente para un sistema de encriptación de precios para que sólo puedan ser vistos por humanos y no por bots…

Amazon BOTS inteligencia artificial en precios

Hay una nota realmente buena en Reuters sobre la carrera de armas que hay entre los retailers globales analizando precios de todos los productos en catálogo de cada uno de sus competidores en rangos de tiempo que no sobrepasan los 20 minutos para no ser más caros ni por 0.50$ con tecnología increíble de crawling e insights. [Amazon trounces rivals in battle of the shopping ‘bots’]

Ahora, lo interesante de eso es como Amazon puede jugar con los márgenes de ganancia ya que casi no las genera y el mercado se lo premia, mientras la competencia debe mostrar ganancias o su capitalización de mercado sufre ¿imaginan a Walmart mostrando décimas de 1% de ganancia para ganar mercado y que su acción no se auto-destruya?

Y mientras los consumidores aprovechan esta guerra de precios (que repito, no es lineal y muchas veces usan esos algoritmos para aumentar márgenes) la cadena de proveedores está empezando a sentir la presión de una forma realmente extra [Amazon and Walmart are in an all-out price war that is terrifying America’s biggest brands] y que, sinceramente, no sé cuan sostenible es en el largo plazo.

Siendo honestos, CPG es una competencia pura y dura de precios pero en otros productos la gente está dispuesta a pagar más por la “experiencia sin fricción” de estos gigantes y ahí es donde ellos ganan mercado sobre el resto.

Creo que el corolario a “Tu margen es mi oportunidad” debería ser “mientras el mercado me permita enfocarme en el crecimiento a largo plazo, porque sino no puedo sostenerlo” más que el nuevo “Profits are what you get when you run out of ideas.” – Bezos

Para este año se prevé que las ventas en el sector retail a nivel global tendrán un crecimiento de 3.2 por ciento, parece poco, pero se mantendrá estable hasta 2018, año en que se proyecta un crecimiento del 3.4 por ciento, de acuerdo con datos proyectados por Statista.

Walmart reina en el sector retail y es la más grande en la Unión Americana, con ingresos de 482 mil 130 millones de dólares. Probablemente su fundador, Sam Walton, no se imaginó en lo que se convertiría, allá por 1962. Actualmente la dirige Douglas McMillon.

En 1958, Jerónimo Arango tuvo la idea de vender productos de todo tipo en un mismo sitio a precios bajos y en grandes cantidades. Así surgió Central de Ropa, que más tarde se llamaría Aurrera (término vasco que significa “adelante”).

Redes sociales
Facebook: 33,110,520
Twitter: @Walmart
YouTube: www.youtube.com/user/Walmart
Instagram: www.instagram.com/walmart/

En 1993 comenzó la conversión de tiendas Aurrera en Walmart. El año siguiente Vips y Suburbia se incorporan a al asociación.

La compañía apuesta por el social marketing con Fundación Walmart de México, creada en 2003 como la organización no lucrativa que canaliza el apoyo comunitario de la empresa.

De hecho, la compañía tiene ingresos de 482 mil 130 millones de dólares en Estados Unidos, de acuerdo con la revista Fortune.

Recientemente lanzó su campaña navideña:

Marca: Walmart
Campaña: Freak Out
Año: 2016
Agencia: Saatchi & Saatchi, New York, USA

Fuente: Walmart / YouTube

The post ¿Qué hay detrás de Walmart? appeared first on Revista Merca2.0.