IMAGE: Der TagesspiegelEn julio del pasado año, a raíz de una demanda del Knight First Amendment Institute contra Donald Trump por bloquear a numerosos ciudadanos en su cuenta de Twitter, nos preguntábamos si un presidente podía, en efecto, llevar a cabo esa acción de exclusión cuando había convertido su cuenta personal en un un foro público y una voz oficial del presidente, utilizada para discutir asuntos importantes para los ciudadanos. Si interpretamos que, como todo parecía indicarlo, ese uso era efectivamente así, los ciudadanos no deberían poder ser excluidos de él a pesar de haber expresado previamente su desacuerdo, puesto que el bloqueo podría ser interpretado como una forma de eliminar voces críticas con la gestión del presidente, y por tanto, una amenaza a la libertad de expresión.

Ayer, una juez norteamericana, Naomi Reice Buchwald, dictaminó, efectivamente, que el presidente de los Estados Unidos no puede bloquear a ciudadanos en su cuenta de Twitter. Tras un riguroso estudio de lo que conlleva el hecho de bloquear en Twitter, la juez afirmó que el presidente estaría en su derecho de silenciar a sus críticos si lo desea, lo que evitaría que viese sus respuestas, pero no puede bloquearlos, dado que esa acción no solo impide que vean sus actualizaciones (un impedimento relativo, dado que basta con entrar en Twitter sin hacer login para evitarlo), sino también, que puedan referirse a él utilizando su cuenta en sus actualizaciones.

¿Qué va a ocurrir ahora? Presumiblemente, nada. Lo más probable es que el presidente apele a instancias superiores y se limite a ignorar la sentencia, como de hecho ya hace con su propio servicio de seguridad cuando le solicita que le permita inspeccionar su smartphone – precisamente el que utiliza para escribir en Twitter – para intentar garantizar la seguridad del dispositivo. Lo que estamos viendo es, ni más ni menos, que las consecuencias de elegir para uno de los cargos más importantes y con más responsabilidad del mundo a un político con la mentalidad de un auténtico niño, un matón de colegio completamente irresponsable, caprichoso, malcriado e iletrado, capaz de jugar incluso con la idea de apretar el botón nuclear. Lo más adecuado que he visto sobre él es esta propuesta para reproducir sus actualizaciones de Twitter en letra de niño pequeño escrita con un lápiz rojo.

En efecto, hablamos de un presidente que genera pérdidas millonarias a compañías con decisiones tomadas sin ningún tipo de justificación seria, que presiona al servicio nacional de correos para que le suba las tarifas a las compañías que le caen mal, o que se acuesta con quien se le encapricha y paga después para que no digan nada. Su uso de las redes sociales no es más que un síntoma más de una tremenda disfuncionalidad. Definitivamente, lo menos presidencial y presidenciable que los Estados Unidos han podido ver o imaginar en toda su historia, un permanente y gravísimo daño inflingido por el populismo a la democracia y, sin duda, un descrédito enorme para su país a todos los niveles.

 

Twitter account suspended (IMAGE: Kent Bye, CC BY)Twitter anuncia cambios en su algoritmo destinados a limitar la visibilidad de mensajes considerados ofensivos y de cuentas calificadas como trolls, un movimiento basado en miles de señales de comportamiento que intentarán deducir qué mensajes o cuentas merecen un tratamiento excluyente y los confinarán a espacios de acceso más limitado y de acceso menos habitual dentro de la red social. Facebook, por su parte, afirma haber eliminado 583 millones de cuentas falsas y 865 millones de actualizaciones, la mayor parte spam, en los primeros tres meses de 2018.

Según las aseguradoras de automóvil, hasta un 90% de las reclamaciones que reciben son fraudulentas, pero son generadas por alrededor de un 3% de los conductores. En todas las industrias existen patrones de este tipo: usuarios que incurren en un comportamiento claramente abusivo, y que generan perjuicios de diversos tipos para otro usuarios que se comportan de acuerdo con las reglas. En las redes sociales pasa exactamente lo mismo: un pequeño porcentaje de usuarios no solo no se comportan de la manera esperada, sino que además, pretenden abusar del sistema utilizándolo para fines que, en caso de ser llevados a cabo de manera habitual o masiva, convertirían la actividad en esa red en completamente insostenible. Los spammers, los trolls o los comportamientos abusivos generan perjuicios de muchos tipos, pero las redes sociales, tradicionalmente, han tratado de balancear cuestiones como la libertad de expresión de una manera tan garantista, que este tipo de comportamientos no han sido nunca adecuadamente desincentivados. Además, existen otros factores, como la dificultad de control: en muchos casos, los que incurren en este tipo de comportamientos y son sancionados con la expulsión o el cierre de la cuenta por ello, simplemente se dan la vuelta y abren otra cuenta sin ningún tipo de impedimento con la que continuar esa misma actividad, y así sucesivamente.

En la práctica, las medidas acometidas por Twitter pueden tener las mejores intenciones, pero son una solución muy limitada que oculta la realidad: lo que hay que hacer con el usuario que abusa del sistema y lo utiliza para insultar, hacer spam o acosar a un tercero no es limitar su visibilidad, sino lisa y llanamente, expulsarlo, y además, utilizar todos los medios tecnológicos al alcance de la compañía para evitar que vuelva a abrir otra cuenta. La expulsión sumaria es la única manera real de desincentivar determinados comportamientos que, de hecho, deberíamos calificar como de antisociales, y que por tanto, no deberían tener cabida en una red social. Diariamente denuncio a Twitter cuentas que violan claramente sus políticas de uso, unas políticas claramente expresadas en sus términos de servicio, para llevar a cabo spam: la compañía no hace ABSOLUTAMENTE NADA con esas cuentas. No toma acción de ningún tipo más que permitirme que las bloquee, lo que, obviamente, puede ser una solución limitada para mi problema, pero en modo alguno funciona como solución general. Toda la historia de Twitter responde al mismo problema: un camino alfombrado de buenas intenciones, de medias tintas, y de ausencia real de medidas efectivas.

Dentro de la responsabilidad de administrar una red social está el deber de poner en práctica sus términos de servicio. De nada sirve poner en esos términos de servicio que se sancionará con la expulsión a un usuario que incurra en spam o que utilice la red para acosar o insultar a un tercero, si en la práctica no vamos a  hacer absolutamente nada cuando esos casos se producen. Nada hace más daño a un sistema que las reglas que no se cumplen, o que se convierten en auténticas parodias. La paradoja de las redes sociales es clarísima: es perfectamente probable que su experiencia de uso y su propuesta de valor mejorase de manera muy clara simplemente excluyendo al 3% de usuarios que incurre en prácticas abusivas y antisociales, que las utiliza para hacer spam, que abre múltiples cuentas o que se dedica a insultar en ellas. Una política de expulsión efectiva, que de verdad cerrase esas cuentas y generase dificultades a quienes intentasen volver a abrir una cuenta desde el mismo dispositivo caracterizado mediante técnicas de digital fingerprinting o mediante otro tipo de análisis sería susceptible de generar un gran efecto positivo. Sin embargo, llevadas en muchos casos por la codicia de poder presentar un crecimiento o unas métricas de actividad más elevadas, las redes sociales tienden a retrasar o ignorar ese tipo de políticas, provocando un efecto nocivo que reduce la propuesta de valor para el resto de usuarios.

¿Es realmente tan difícil plantear unas reglas y cumplirlas? Hace mucho tiempo que soy de la opinión de que la inmensa mayoría de los problemas derivados de las redes sociales se solucionarían con una aplicación fehaciente de sus términos de uso y, básicamente, con mano dura. En entornos sociales, las reglas deben ser aplicadas de manera estricta si se quiere ofrecer una experiencia libre de abusos, y el pequeño porcentaje de usuarios dispuestos a abusar de esas reglas son, en la práctica, responsables del 90% de los problemas que se generan. Fuera de la red, la mayoría de las normas lógicas de convivencia se aplican de manera inmediata y sin temblarle el pulso a nadie, algo que vemos como completamente natural. ¿A qué estamos esperando para aplicar en la red reglas que cualquiera vería completamente natural que se aplicasen fuera de la red?

 

Twitter password bugTwitter se destapó ayer, en pleno World Password Day, con un tweet, un mensaje de correo electrónico y una entrada en el blog corporativo de su CTO, Parag Agrawal, para recomendar a sus 330 millones de usuarios que cambiasen la contraseña que utilizan en el servicio, contraseña que, además, preferentemente, deberían abstenerse de utilizar en ningún otro sitio. La razón es un bug – un error de programación bastante impresentable, todo hay que decirlo – que, en el proceso de gestión de las contraseñas de los usuarios, que debe llevarse a cabo en todo momento con ellas completamente cifradas y no deberían poder ser vistas por nadie en la compañía, generaba inadvertidamente un listado con una copia de las contraseñas sin cifrar de cada usuario en un fichero de texto plano.

Según la compañía, nada indica que ese fichero haya podido ser accedido o copiado por nadie, pero dado que su mera existencia supone una violación flagrante de las prácticas de seguridad y podrían hipotéticamente haber sido vistas por alguien, la recomendación es cambiar la contraseña afectada y no utilizarla en ningún otro sitio.

Los comentarios al error de Twitter permiten hacerse una idea del desastroso estado de la seguridad para la mayoría de los usuarios: lo primero que hay que explicar, por supuesto, es la práctica habitual de la industria, sin entrar ya en el tan manido tema de cómo debería ser una contraseña segura porque, en realidad, hoy en día, la única contraseña segura es la que no sabes ni has sabido nunca ni tú mismo. En efecto, una contraseña de un usuario en un servicio determinado no debe ser vista nunca por absolutamente nadie en la compañía que proporciona ese servicio. Funciones de hashing como la utilizada en Twitter, bcrypt, se utilizan precisamente para que esto sea así en todo momento: un fichero con nombres de usuario y sus contraseñas en texto legible no debería existir nunca ni estar al alcance de absolutamente nadie en ningún momento.

Pero más allá de esta precaución, que ni el que opera el servicio tenga acceso a tu contraseña, deberías, en realidad, ir un paso más allá. Deberías olvidar todas tus contraseñas. Jamás hagas caso de consejos ignorantes e irresponsables como el que dio Nutella que afirman que deberías utilizar como contraseña “una palabra que ya esté en tu corazón”. No, en absoluto: lo que debes hacer es precisamente lo contrario, utilizar una palabra que no sea tal, que no sea memorizable ni por un espía especialmente entrenado para ello, que no exista, y que no conozcas. Olvídate de todo lo que sabías sobre supuestos protocolos de creación de contraseñas, y cámbialas todas, una por una, por las que te proponga un buen gestor de contraseñas. Yo sigo utilizando LastPass con un muy razonable nivel de satisfacción, pero hay otros, como 1PasswordNoMorePass y otros, y su uso no puede ser más sencillo. Hace falta algo de disciplina, por supuesto, pero tiene todo el sentido del mundo: a mí no me podrían sacar una contraseña ni torturándome con cigarrillos encendidos… sencillamente, porque ni las sé, ni las quiero saber. Todas mis contraseñas son secuencias ininteligibles de muchos caracteres que mezclan letras en mayúsculas y minúsculas, números y signos, y que no podría ni en el mejor de mis sueños aspirar a memorizar. Y no solo porque no sea seguro hacerlo, sino porque, además, tengo muchas cosas mejores en las que emplear mi memoria. Sí, LastPass ha sido hackeado en varias ocasiones porque, lógicamente, es un gran objetivo para cualquiera que quiera presumir de haber hackeado algo, pero no pasa nada: quien accede a un sistema así se lleva supuestamente un listado de contraseñas de todos tus sitios… pero, como debe ser, están perfectamente cifradas, de manera que, cuando ocurre, no tienes ni que cambiarlas. Y todavía si hubiese algún problema, tiene 2FA, autenticación mediante doble factor, algo que también deberías estar utilizando en aquellos servicios que sean verdaderamente importantes. 

El caso de la última alarma de Twitter tienes que verlo tan solo como un amable recordatorio de lo que tendrías que estar haciendo y posiblemente no hagas en términos de seguridad con tus contraseñas. No es paranoia: es pura y simplemente sentido común.  Si eres aún de los que sigue utilizando esas contraseñas mnemotécnicas, esas reglas peregrinas de sustitución o esas palabras “que están en tu corazón”… vete pensando en dejar de hacerlo, porque eres una receta para el desastre. Si en tu compañía tienes usuarios así, haz algo al respecto, porque pasa exactamente lo mismo: son una potencial fuente de problemas de seguridad que pueden llegar a salirte bastante caros. Ese idiota que pone como contraseña la palabra “contraseña”, “123456” y basuras similares, o que la apunta en un post-it en la pantalla ya no es simplemente un ignorante, es un verdadero peligro para tu negocio. Con esas prácticas, ya no se trata de si vas a tener algún problema, sino de cuándo vas a tenerlo. No sigas utilizando internet como si estuvieras en los ’90, por dios.

 

Angry Twitter bird (IMAGE CREDIT: Unknown)

Seguramente lo más interesante que puedes leer hoy si te interesa el tema de las redes sociales desde un punto de vista de difusión de la innovación es este artículo largo en Fast Company titulado “‘Did We Create This Monster?’ How Twitter Turned Toxic, en el que se narra magistralmente un proceso que conozco perfectamente, porque viví directamente desde un nivel de contacto relativamente privilegiado con la compañía e incluso con episodios problemáticos que me afectaban personalmente y que la compañía nunca supo resolver adecuadamente: cómo una plataforma creada para que las personas compartiesen mensajes cortos se convirtió en el horrible desastre tóxico, incómodo y peligroso que vemos hoy, en el que intentar mantener la propuesta de valor de la red para el usuario se convierte poco menos que en una carrera de obstáculos.

En las discusiones iniciales con fundadores de Twitter me llamó la atención la importancia y el compromiso que tenían con la protección de la libertad de expresión. En una herramienta creada casi por casualidad en el seno de una compañía que ni siquiera se dedicaba a ello, resultaba curioso ese nivel de concienciación. En realidad, esa defensa a ultranza del concepto, que podía resultar enormemente atractiva para cualquiera que tomase contacto con la compañía, se ha revelado como una actitud completamente primaria irresponsable, similar a la de unos padres que intenten educar a un hijo sin ningún tipo de restricción, dándole siempre todo lo que el niño pida.

El siguiente párrafo es parte de una secuencia de mensajes que crucé con uno de los fundadores de Twitter nada menos que en el año 2008, cuando me encontré siendo víctima de una situación de acoso y bullying a través de su red:

It is sad to see you consider the account a parody. By doing so, I truly believe you are stretching the concept of parody to its very limits (…) It is exactly the same thing as being harassed by a bully in school: these people writing complaints are the boys standing around the bully watching him harassing the other guy, laughing their ass off and doing nothing. It is cruel and it is wrong. It is not a parody, its plain cruelty, and is something that everyone, including my daughter and my family, can see. Quite frankly, if I had invented something like Twitter and saw it used to cause so much harm, pain and sorrow, I wouldn’t feel at ease with myself. When I originally asked you for advice, I was expecting Twittter to react by deleting the account. Doing what you did obviously made things much worse: you turned the bully into some sort of hero. I respectfully ask you again to reconsider the deletion of the page and define clearly the concept of parody: any lawyer would tell you the parody ends when it meets permanent, long lasting harassment, and this is exactly what this guy is doing to me. 

Aquel episodio de 2008, con una Twitter recién elevada a la popularidad, fue para mí profundamente doloroso: puedes caer mal a alguien – es algo que le puede pasar a cualquiera y cuya probabilidad se incrementa según se eleva el nivel de visibilidad de una persona – pero que un grupo de individuos a los que les caes mal se dediquen a insultarte y a lanzarte dardos envenenados en público, mientras otras personas, incluyendo a algunos que considerabas amigos tuyos, les ríen las gracias y celebran lo ingeniosos que son como si no hubiera un ser humano al otro lado me pareció profundamente asqueroso, algo que no podía justificarse de ninguna manera aplicando la libertad de expresión, porque esa libertad, como todas, tenía necesariamente que tener límites. Con aquel episodio aprendí mucho, y ha condicionado muchas de las cosas que hago o, sobre todo, que dejo de hacer en la red.

Como vemos, el problema no ha cambiado. Millones de personas han sufrido en Twitter problemas similares al mío, muchísimos de ellos sin duda mucho más graves y dolorosos. Hoy esa cuenta que me acosaba ha eliminado sus contenidos porque, por alguna razón, sus creadores juzgaron que era mejor hacerlo así, pero no porque Twitter hiciera nada para evitar el acoso: si hoy quisieran, por las mismas razones que entonces, volver a crearla, seguramente Twitter ofrecería la misma respuesta. Sí, de acuerdo: la mayoría de las personas que conozco y yo mismo valoramos enormemente la libertad de expresión… pero eso no quiere decir que pueda ejercitarse sin freno ni límite alguno, y si lo intentas gestionar así, el resultado lleva, desgraciada e inequívocamente, a lo que Twitter es hoy. En muchos sentidos, esta entrada puede interpretarse casi como una continuación de la de ayer sobre las redes sociales y la naturaleza humana: del mismo modo que no podemos dar a un niño absolutamente todo lo que pide, porque carece de freno y de control para saber si eso es bueno o no, y si lo hacemos terminaremos seguramente con un niño con innumerables problemas, una plataforma social tiene exactamente el mismo desarrollo: o restringimos determinados comportamientos, o nos encontraremos con una red social insana, no escalable y llena de problemas de difícil solución.

La comparación me parece, cuanto más la pienso, completamente adecuada: podemos tener ideales maravillosos que nos lleven a pensar que es bueno no restringir lo que nuestro hijo quiere en cada momento, darle siempre lo que pida. Pero desgraciadamente, la educación, como proceso, implica necesariamente restricción. Conlleva hacer entender al niño que aunque, aunque en su ignorante egoísmo, desee mucho una cosa, puede haber múltiples razones que hagan que no deba obtenerla. La educación basada en la concesión constante de todo lo que el niño pide es un maldito desastre que genera seres humanos infelices cuando se topan con la realidad de la vida en sociedad y sus muchas – y necesarias – restricciones.

En las plataformas sociales pasa exactamente lo mismo: cuando la fase de popularización alcanza un momento determinado, o se restringen de manera inequívoca y decidida determinadas actitudes, o acabarás teniendo un estercolero social que reflejará inequívocamente lo peor del ser humano. Ese proceso, del mismo modo que en los niños lo conocemos como educación, en las plataformas sociales se llama management. Y lo que es peor: habrás llegado a ese resultado pretendiendo llevar al límite un principio en el que creías profundamente, como la libertad de expresión, del mismo modo que unos padres terminarán teniendo un monstruo de niño maleducado por haber pretendido algo tan aparentemente positivo y razonablemente deseable como el darle todo lo que quería. El problema de Twitter se llama, sencillamente, mismanagement: en pos de un ideal aparentemente elevado y deseable, han dado lugar a una criatura que hace a muchos de sus usuarios profundamente infelices y les obliga a enfrentarse con lo peor de la naturaleza humana.

Pensemos en los directivos que han pasado por Twitter como en esos padres de niños insoportables que molestan a todos los usuarios de un restaurante chillando de manera inhumana o actuando como completos salvajes antisociales, mientras sus padres nos piden comprensión “porque son niños”: sí, ya… ellos son niños, y vosotros sois unos impresentables que no sabéis educarlos, y a quienes seguramente deberían restringirles legalmente la capacidad de tenerlos por el bien de toda la sociedad. Exactamente igual, una serie de personas exitosas en el ámbito de las empresas tecnológicas elevaron una serie de ideales por muchos compartidos, como la libertad de expresión, y se dedicaron a hacer crecer a su plataforma sin restricción alguna, “porque creemos en eso”. Ese, ni más ni menos, es el relato de lo sucedido con Twitter. Ahora, cuando el niño ya no es tan niño, lo de proporcionarle la educación que no se le proporcionó en su momento se está probando mucho más complejo, una tarea sin duda dolorosa, que implica renuncias y en la que no existen garantía alguna de llegar a buen puerto. Simplemente, mismanagement, con todo lo que ello conlleva: buenos deseos llevados al límite y no teniendo en cuenta aspectos como la naturaleza humana o la escalabilidad de determinados comportamientos. La sociedad tiene reglas no porque seamos unos dictadores, sino porque son necesarias para la convivencia. Los niños necesitan aprender esas reglas porque son necesarios para llevar una vida en sociedad. Y a las plataformas sociales y sus usuarios… les pasa exactamente lo mismo. A las pruebas me remito.

 

Buy Instagram followersAl hilo del último escándalo de Facebook y de las medidas de la compañía para intentar mejorar su reputación, me parece muy interesante esta editorial en The New York Times, titulada Facebook is not the problem. Lax privacy rules are, en la que se plantea que el problema no está tanto en las redes sociales como tales, sino en el uso que hacemos de ellas, y en concreto, en la falta de un consenso claro y bien definido sobre el concepto de privacidad.

El concepto de laxitud me provoca una reflexión que he hecho ya en otras ocasiones, a medida que vamos presenciando el ciclo de vida de más y más redes o aplicaciones sociales a lo largo del tiempo: que el problema no está en las redes como tales, sino en el tipo de uso que se hace de ellas, particularmente a partir de su fase de popularización. En muchos sentidos, parece que es imposible para una red o aplicación social crecer en número de usuarios sin perder de manera drástica su esencia, sin convertirse en un enorme montón de basura utilitarista, mayormente falsa y artificial.

El caso de Instagram, durante mucho tiempo considerada “la niña bonita de las aplicaciones sociales”, la que había sido capaz de desarrollar un modelo de publicidad más sano y menos intrusivo, o a la que algunos veían incluso capaz de solucionar muchos de los defectos que se achacaban a la propia Facebook. En sus orígenes, Instagram responde a un modelo clarísimo: una app creada por entusiastas de la fotografía, que diseñan unos filtros muy buenos (nada parecido a lo que había antes, que consistían básicamente en burdas formas de elevar todos los parámetros hasta límites absurdos que generaban resultados en muchos casos casi grotescos), que el usuario aplicaba, veía mejorar su foto y, de manera natural, quería compartir el resultado. La transición del modelo de uso y, sobre todo, la adopción por parte de un público más joven generó algunos cambios: la fotografía, en muchos casos, se convirtió en un pretexto para la interacción: un joven, en muchos casos, podía hacer una fotografía a una simple pared o un simple selfie sin ningún interés particular, porque el interés estaba no tanto en la imagen, sino en el hilo de comentarios que surgía posteriormente.

El problema surge cuando, a raíz de su fuerte crecimiento, Instagram pasa a una fase de fortísima instrumentalización. No he tenido todavía oportunidad de conocer a Kevin Systrom, co-fundador de Instagram, pero dudo que se encuentre cómodo con el resultado de esa fase. En un espacio de tiempo relativamente corto, Instagram se mercantilizó hasta el límite, y sobre todo, perdió todo atisbo de autenticidad. Las herramientas parasitarias excedían de manera burda lo que la propia Instagram ofrecía como business tools, como si un uso corporativo no pudiese ser compatible con un entorno socialmente genuino. La compra de followers se convirtió en moneda común, del mismo modo que lo hicieron los esquemas de follow/unfollow o el uso de bots y herramientas abiertamente parasitarias como Instagress o Archie para obtener más seguidores. Instagram se convirtió en un entorno tóxico en el que todo estaba justificado con tal de llegar a la página inicial: collective accounts, comment pods, círculos de supuestos influencers que no eran, en realidad, más que simples mercenarios… cuando Instagram quiso reaccionar a semejante instrumentalización, a tanta basura absurda, se había convertido en una caricatura de sí misma, en un ecosistema completamente viciado e irrespirable que generaba auténticos monstruos, una parodia de lo que debería ser un entorno social sano. Los cierres de Instagress o de Archie, forzados por la propia Instagram a partir de escándalo iniciado por la “salida del armario social” de la instagrammer  Essena O’Neill, no arreglaron la cuestión: simplemente, aparecieron otras herramientas similares, que determinaron que el trabajo de Instagram de localizar esos bots se convirtiese en casi detectivesco, en un contexto en el que la función de la red social ya se había pervertido, y muchos ya no concebían la idea de estar en ella sin inflacionar sus desmesurados egos a base de bots y herramientas similares.

La caída de Instagram en este proceso, que muy posiblemente haya reportado a la compañía cuantiosos beneficios gracias a su crecimiento, pero ha tenido un coste incalculable en términos de credibilidad, ha tenido muchos elementos comunes con casos anteriores como el de Twitter, en el que la compañía se mostró incapaz de contener determinados fenómenos que terminaron por convertirse en fundamentales en su percepción y propuesta de valor. Entre tener una red interesantísima para mantenerse informado, y un entorno completamente tóxico y falseado a base de bots y parásitos similares va una distancia, en en mundo de lo social, muy pequeña. Es tan sencillo como lo que permites que se desarrolle o no sobre tu plataforma. La frontera entre permitir un uso razonable que fomente la creación de contenidos, y convertirse en un “vale todo” donde todo es falso y podrido es muy fina, y no ha habido, por el momento, redes sociales que la hayan sabido manejar bien. En el caso de Instagram, sin una acción clara y contundente que elimine todos los fake followers, castigue a quienes los usen y elimine a los reincidentes, o penalice todo intento por subvertir el correcto funcionamiento de la plataforma, no habrá ninguna posibilidad de salir de la dinámica actual, de un proceso que yo denomino “corrupción social”, equivalente a un cáncer, a una podredumbre. Y el problema, una vez más, no vendrá de las acciones de Instagram, sino de su inacción: de su incapacidad por prevenir y entender el funcionamiento de la naturaleza humana. Una fuerza que, sin límites ni restricciones, es capaz de destruir y convertir en completamente insostenible cualquier propuesta de valor.