Amazon freshAmazon lanza su servicio Amazon Fresh en el Reino Unido, y la gran distribución de todos aquellos países en los que la compañía mantiene una presencia relevante ponen sus ojos en la experiencia para tratar de entender hasta qué punto el lanzamiento podría llegar a afectarles. Por el momento, se trata de una prueba limitada a 69 códigos postales londinenses desde un almacén alquilado que previamente era utilizado por Tesco y en asociación con la cuarta cadena de supermercados del país, Morrisons, pero lo normal sería pensar que la compañía seguirá una estrategia de expansión similar a la que ha mantenido en los Estados Unidos, con aperturas en nuevas ciudades a medida que estima que el mercado genera unas expectativas adecuadas.

La gran distribución en el Reino Unido no estaba ya de por sí en su mejor momento. Las cuatro grandes cadenas de supermercadosTesco, Asda, Sainsbury’s y Morrisons, que concentran un 73.2% de cuota de mercado, llevan algún tiempo viendo como esta participación se erosiona progresivamente con el crecimiento de los líderes del hard discount Aldi y Lidl,y se disponen ahora a evaluar los resultados del experimento del gigante norteamericano del comercio electrónico

¿Cuánto afecta la apertura de un servicio como Amazon Fresh a la gran distribución? De entrada, en ninguno de los mercados en los que la compañía ya opera ( Seattle, Los Angeles, San Francisco, California, San Diego, Brooklyn, Nueva York y Filadelfia) hemos visto cadenas de distribución cerrando sus puertas, pero seguramente, sí se habrán visto afectadas en su volumen de facturación a medida que algunos segmentos de clientes encuentran interesante la propuesta de la compañía. Un servicio basado en el ya conocido Amazon Prime, la tarifa plana de logística de la compañía, que resulta enormemente exitosa en hogares de elevado poder adquisitivo, y que da lugar a incrementos de fidelidad y del gasto medio verdaderamente brillantes. En el caso del Reino Unido, en donde la suscripción a Amazon Prime cuesta 79 libras, el extra que conlleva extenderlo para Amazon Fresh supone 6.99 libras al mes, un gasto que no parece excesivo en cuanto lo diluimos entre unos cuantos envíos. La logística es, sin duda, uno de los puntos fuertes de la compañía: envíos en ventanas realmente cortas de una o dos horas según la zona, y planes para expandirla con todo tipo de posibilidades que, aunque aún sigan siendo vistas como relativamente futuristas, terminarán sin duda convirtiéndose en realidad en no mucho tiempo. Si unimos este tipo de cuestiones a detalles como los Amazon Dash Buttons, que se expanden con gran velocidad entre los distintos fabricantes y suponen una manera de incrementar la comodidad y la lealtad de los usuarios por sus productos favoritos, tenemos una propuesta que nos acerca a la idea de lo que debería tener la distribución del futuro, un conjunto de características y prestaciones que los competidores actuales aún no parecen tener.

¿Cómo evolucionará la industria de la gran distribución ante un competidor como Amazon Fresh? ¿Qué tipo de movimientos veremos en España y cuándo? Por el momento, solo una cosa está clara: los competidores españoles deberían estar muy atentos a la evolución del mercado británico tras la entrada de Amazon Fresh…