Es el punto de partida. No se puede repetir lo suficiente.

Es la diferencia entre tener un poster de una chica en tu habitación a tener una novia. Si ya piensas a pasar de idea a empresa de éxito sería como a estar casado con la mujer de tus sueños. Ya te digo, hay un mundo entre esas dos etapas.

Quondos Portada

Ni más ni menos. No te emociones, el trabajo duro lo tienes todavía por delante.

Si realmente te quieres tomar el tema en serio te recomiendo empezar a ponerte las pilas. En Quondos hemos puesto la suscripción mensual a precio de Netflix. Si eres estudiante, te queremos poner las cosas fáciles. Pincha aquí. Ahora te toca a ti.

Soy gran fan de rutinas y aún más si se pueden convertir en procesos prácticamente automatizados. En el contexto de start-ups también se habla mucho de escalabilidad. Si no tienes el potencial de hockey stick, básicamente no vas a “molar” nunca a los inversores de start-ups.

consejosDerechos de foto de Adobe Stock

Muchas de estas empresas emergentes que se quieren convertir en el próximo […] confunden escalabilidad de negocio con automatización de procesos. Una cosa no es consecuencia de la otra y hay que tener cuidado cuando se aplica el tema.

Te daré un ejemplo de un caso reciente que he tenido.

Hago uso de una plataforma de pagos que utilizo. Un cliente canceló su pedido por lo que tuve que devolverle el dinero. La plataforma de pago ya me había ingresado el pago pero ahora faltaba la contrapartida del cliente. Es como si Paypal me hubiera ingresado dinero de un pedido cancelado que ellos al mismo tiempo han abonado al cliente.

Evidentemente tengo que encargarme de pagarle a mi proveedor de pagos. En vez de pedírmelo por mail personalizado o teléfono entré en un bucle de mails automatizados. En el último ya se me amenazaba con cortar el servicio si no les abonaba el dinero que evidentemente estoy dispuesto de hacer. Había un tema contable que quería tener resuelto antes de hacer la transferencia. La automatización impidió una buena comunicación en este caso.

Ahora entiéndeme. Si eres Amazon actúas de esta forma. Si hay un fallo en el proceso entra en vigor este otro proceso. Si eres una start-up y cada cliente cuenta (y además tampoco tienes tantos) deberías tener un poco más de mano izquierda.

No apliques a saco lo que tal vez pone en los libros. Los primeros clientes son los más importantes. Igual algo de ineficiencia al final del día incluso te aporta más de lo que pierdes. Pues nada, dale una vuelta… ;)

Siempre tiene que haber un equilibrio entre lo importante y lo urgente. Pero luego están aquellos días donde te sale faena por todas las partes. El nivel de ansiedad aumenta a niveles desconocidos. Te enfrentas a urgencias por todas las partes y te bloqueas.

prioridadesDerechos de foto de Adobe Stock 

Ahora bien. ¿Cómo suelo salir de esta situación? Intento calmarme, es obvio, pero necesario. Hay que pensar en la semana que viene donde el tema estará resuelto. No de forma milagrosa pero paso a paso. Así que empiezo.

  1. Gestionar incidencias que tienen implicaciones legales.

Lo más importante es hacer las cosas de forma correcta. Ningún dinero del mundo justifica ir a la cárcel en el peor de los casos. No te fíes únicamente de asesores y abogados. En asuntos graves asegúrate por varias partes.

  1. Atacar todo lo que tenga un impacto en el flujo de caja a corto plazo.

Lo que antes te hace morir como empresa es la liquidez o mejor dicho la falta de la misma. Todo lo demás no es relevante.

  1. Asuntos de trabajadores que requieren tu ayuda.

Sobre todo si son temas que preocupan a los que trabajan para ti. El activo más importante que tienes son tu gente. Incluso por encima de tus clientes.

Los clientes son complicados de conseguir pero son más fácilmente reemplazables que un buen equipo. O eso es por lo menos es mi experiencia. Cuídalos y trátalos lo mejor posible.

En estos últimos 13 años emprendiendo he vivido un poco de todo a nivel de socios. He tenido negocios donde he estado solo y luego otros con. La experiencia de media siempre ha sido buena aunque en general siempre hubo alti-bajos como en cualquier relación donde aprecias la otra persona.

socio negocioDerechos de foto de Adobe Stock

Esto ya debería formar parte de tu checklist.

Tu potencial socio te debe caer bien

Si todo va como previsto vais a pasar mucho tiempo junto para hacer crecer el negocio. Si eliges a alguien porque crees que sus recursos, contactos, conocimientos, etc. aportan gran valor pero no te cae bien, mal vas. Tarde o temprano vas a tener un problema. Lo vas a tener incluso si sois amigos de toda la vida, lo que nos lleva al próximo punto.

Piénsatelo dos o tres veces asociarte con un familiar y/o amigo

Cuando montas un negocio, llegará el punto donde las cosas se pondrán feas. Las expectativas nunca se cumplen y es ahora cuando vuestra relación se pondrá a la prueba. No es lo mismo salir de copas que llevar un negocio conjuntamente. Habrá tensiones, hay relaciones que no sobreviven.

Hay un win-win para ambos a medio y largo plazo

Cuando piensas en el posible retorno de un negocio no debes tener en cuenta únicamente tu perspectiva. Es clave que tu socio tenga el mismo beneficio. Si la situación desde el principio no está equilibrada no es que puede haber problemas, es que los tendrás seguro. Incluso si piensas que no tienes ningún problema en asumir una mayor carga porque tienes tantas ganas de sacar adelante el proyecto, cambiarás de opinión más adelante. A mí me ha ocurrido. El equilibrio continúo es importante.

Definir bien los roles de cada uno

Esto nos lleva al próximo punto. ¿Qué es lo que aporta cada uno y en qué cantidad? Ya sean horas de trabajo o bien dinero. Ambos tienen que sentirse cómodo y si en algún momento se percibe que uno de ambos está asumiendo una mayor carga es hora de recalibrar la situación.

Redactar un pacto de socios

Y mira que nunca lo he hecho pero creo que es importante. Al principio todo es perfecto pero más adelante habrá conflictos. En el peor de los casos es lo mejor para todos es haber dejado las cosas también por escrito en forma de un contrato. Cuando las cosas pintan todavía bien hay que pensar en lo peor.

Solo siempre irás más rápido

Hay un dicho en África que posiblemente conocerás. “Solo irás más rápido pero acompañado, llegarás más lejos”. Puede ser cierto pero la realidad en los negocios es está. A veces ir solo es mejor que estar mal acompañado. Debes ser estricto contigo mismo cuando repases esté breve checklist que tampoco es para nada completo.

Hay gente que dice que tener un socio es peor que estar casado. Cuando las cosas van mal, claro. Mis experiencias de media con socios han sido muy buenas. Ten claro en lo que te metes antes de meterte. Eso sería de forma resumida mi principal consejo.

Cambiar el rollo del papel de váter. Eso es una de las tareas que identifiqué en su momento en este post. Probablemente no son tan glamurosas como te las esperabas pero en realidad tienes que tener una cosa clara. Si realmente quieres crear un negocio desde cero y hacerlo crecer de forma sostenible a largo plazo tú debes ser la persona menos relevante.

manos barroDerechos de foto de Adobe Stock

En el mundo como en la vida no hay blanco y negro. Cuando te cuentan que tienes que saber delegar no digo que no sea cierto. Pero todo, repito absolutamente todo viene con matices. Esto puede implicar que en vez de que te hagan el café a ti se lo hagas tú al equipo. Puede ser tanto una pequeña motivación pero también puede ser que el programador al que se lo estás haciendo está teniendo una racha y tiene más sentido que no se levante de la silla.

El trabajo fundamental de un gerente consiste en quitarle obstáculos a su equipo. Es el “facilitador” de las cosas.

“No te preocupes, que yo me encargo”.

Una cosa tienes que tener claro. Cuando hay que delegar se delega. Cuando hay que meter las manos en el barro también. No es tan sencillo encontrar el equilibrio perfecto. Poco a poco irás optimizando tu recurso más importante: tu tiempo.