No es fácil. Llevar una empresa digo. Y más cuando te tienes que afrontar a contradicciones a diario. Hay muchas “sabidurías” de que puedes leer a diario en este y en otros blogs o escuchar en ponencias. Muchas de ellas se contradicen.

contradicciónDerechos de foto de Fotolia

Hoy quiero hablar de una de ellas a las que me afronto a diario. De hecho una conversación de hace 5 minutos ha sido la inspiración para este post.

Una solución a mano es mejor que la solución perfecta

He utilizado esta frase muchas veces. Bueno mejor dicho “robado” porque no es mía.

“Si sacas por primera vez tu producto al mercado y no te da un poco de vergüenza es que has tardado demasiado tiempo en lanzar.”

Sobre todo en el mundo estartapil se le da mucha prioridad a la velocidad.

“Los rápidos adelantan a los grandes.”

Otra de esas sabidurías comunes que van dentro del mismo bote.

La conclusión para un emprendedor principiante podría ser en ocasiones que es mejor lanzar rápido aunque sea todavía demasiado temprano. El peligro está en no conocer bien los matices y la falta de experiencia. Asimilar esta filosofía 1:1 sin más es peligroso.

A veces hay que invertir tiempo para ganar tiempo

“Invertir tiempo, para ganar tiempo”. Los métodos de gestión de tiempo ya no sirven porque se basan únicamente en acelerar la finalización de tareas en vez de filtrar aquellas que consumen recursos de forma innecesaria.

La gestión de procesos es algo que tiene una importancia vital cuando quiere hacer crecer un negocio. Es algo bastante descuidado en la mayoría de las start-ups.

Haciendo caso a los defensores de este punto de vista un emprendedor de una start-up corre el riesgo de ser demasiado perfeccionista. A veces incluso esta forma de actuar puede ser la adecuada. Por lo menos a mi hermano con su negocio de vaqueros XXL para hombres le ha funcionado invertir casi 2 años de desarrollo en el producto.

Resumen: ni una cosa ni otra. Al final la respuesta muchas veces es gris. No siempre vas a acertar, sobre al principio probablemente vas a tomar justo la decisión equivocada. Pero no te preocupes. La experiencia ayuda. Con el tiempo irás acertando más. Pero tenlo claro una cosa. Ni uno ni el otro tienen el 100% de la razón.

Hay gente que paga 40.000 euros por hacer un MBA en alguna escuela de negocio reconocida. No lo hacen tanto por la formación (aunque también) sino más bien por los contactos que pueden conseguir para su red.

contactos redDerechos de foto de Fotolia

Luego están aquellas empresas que contratan trabajadores menos por sus conocimientos o experiencia ni tampoco por temas de actitud. Les ofrecen un puesto de trabajo porque quieren tener acceso a su agenda profesional y/o personal.

Si los contactos tienen tanto valor. ¿Por qué no montar un marketplace para vender estos contactos?

Vamos a ver. Esto no es una idea que se puede implementar de manera sencilla. Sin duda hay que superar algún obstáculo.

  • Aspectos legales. A día de hoy no creo que sea legal cobrar dinero por pasar datos de contacto de otra persona.
  • Aspectos éticos. Seguramente habrá algún que otro que le molestará que te beneficies dando sus datos a cambio de dinero.

Pero a pesar de todas estas barreras importantes. ¿Y si fuese posible sacarle rendimiento a tu activo como hub humano?

No tengo la solución pero te lanzo la idea. Igual plataformas tipo LinkedIn incluso podrían llegar a implementarlo en algún momento ofreciendo a sus usuarios una forma adicional de monetización. Si quieres participar tendrías que aceptar que tus contactos puedan poner a la venta tus datos de la misma forma.

Igual también se podría añadir algún tipo de filtro. Antes de compartir tus datos de contacto tendrías que realizar la aprobación porque te interesa la propuesta que te pasa la persona que quiere conectar contigo. De esta forma igual se pueden superar los obstáculos que sin duda existen.

Pues nada. Ya me comentarás cuando lo pongas en marcha… ;)

Ganar algo de dinero es fácil. Igual que salir a correr cuando tengas tiempo o incluso correr una maratón entera. Esto es más complicado sin duda y no hay que quitar el mérito pero no hay ni que ser joven ni tener un peso ideal para lograrlo.

crecer negocioDerechos de foto de Fotolia

Los primeros ingresos en un proyecto online tarde o temprano llegan. Cualquiera con un poco de ambición, paciencia y ganas de aprender es capaz de ganarse un par de eurillos “de la nada”. Tienes toda la información disponible online para conseguirlo. No hay ninguna magia detrás.

La magia realmente surge cuando eres capaz de hacer crecer un proyecto. Es aquí donde la gran mayoría falla y donde no hay mucha información disponible en la red. Supongo que esta gente tiene mejores cosas que hacer que compartir su conocimiento gratis en la red. También puede ser que hacer crecer un negocio tiene que ver con muchas cosas “aburridas” que no molan tanto como hacer SEO o Facebook Ads.

  1. Tiene que ver con definir bien tus procesos internos, tener protocolos, redactar manuales, etc.
  2. Tener un dominio avanzado de finanzas para evitar sorpresas en el flujo de caja cuando vas creciendo.
  3. Contratar personal en el momento adecuado y formarles para que seas capaz de crear una estructura que eleva tu negocio al próximo escalón.
  4. Controlar los gastos a tope y para ello tener un control interno en proyectos de algunas métricas esenciales.

Es por ello que la gran mayoría de emprendedores no supera los 100 euros en un proyecto online. Incluso si llegan a ganar 1.000 euros o más al mes no suelen ser duraderos porque siempre atrae más lo nuevo que hacer crecer algo existente (cosa que en teoría es más fácil). Es el síndrome del Shiny Objects del que el 99% de los emprendedores “sufrimos”.

Conclusión: la primera venta y/o ingreso en cualquier tipo de actividad merece celebrarla. Me acuerdo todavía de mi primer clic en Google Adsense que generó unos 0,16€ dándome una ilusión enorme, ganas de abrir una botella de champan y cantar “¡ya falta poco para que seamos ricos!”. Al final todo es un poco más complicado. La magia surge cuando eres capaz de montar algo duradero. Cuando no únicamente una persona se beneficia de los ingresos sino que existan personas que de forma directa o indirecta también vivan de ello.

El 90% de los negocios cierra antes del quinto año. Con Quondos acabamos de cumplir el cuarto aniversario. Con Beguerrilla apenas llevo uno. A ver si conseguimos aguantar hasta el quinto y más allá. Ya os iré contando…

Stay tuned.

Llevo años leyendo y redactando guías. Últimamente un poco menos porque la verdad es que dedicándole únicamente 45 minutos al día al blog no consigues crear un buen tutorial desde cero.

guíaDerechos de foto de Fotolia

El contenido en español sobre marketing es muy bueno

Llevo todavía más tiempo montando proyectos online. Empecé de forma intuitiva hace más de 12 años porque todo ese contenido que encuentras cada 3 segundos en Twitter en su momento no existía en tal abundancia ni calidad. Esto es al mismo tiempo es bueno y malo.

Lo bueno es que (en teoría) hay mucha más información disponible hoy sobre la temática que hace 10 años y además va creciendo a diario. A pesar de siempre tener el complejo de inferioridad al resto de Europa o Estados Unidos creo que el contenido en castellano está a la altura o incluso sobrepasa todo lo disponible sin coste en otros idiomas. En el mundo hispanohablante hay mucha gente (muy buena) con muchas ganas de compartir su conocimiento con el mundo.

La falsa ilusión de las guías y cómo tratarlas

Las guías o mega-guías como son muy populares a día de hoy te venden una receta o más bien un itinerario exacto para lograr un objetivo. No te hablo sobre un tutorial que te habla sobre como montar un WordPress porque ahí la cosa incluso te puede ir bastante bien. Me refiero más bien a aquellas que te hablan sobre montar un negocio de éxito o incluso mejor todavía, cómo ganar dinero online mientras duermes.

No me canso en decirlo. Lo que le funciona a uno no tiene que hacerlo de la misma manera necesariamente para ti. No digo que las guías no aporten valor en general sino más bien que su utilidad a nivel particular no está siempre dada. Si una persona con marca personal te explica cómo montar un blog de éxito no lo vas a poder replicar para tu tienda online de la misma manera. Esto no funciona así. Cada negocio es un mundo y hay que tratarlo tal cual.

Las personas que han montado negocios de éxito no han aplicado ninguna fórmula mágica que habían leído en algún blog. No es el cómo lo haces sino más bien el por qué motivos.

Inspírate con biografías de emprendedores

Tras 12 años emprendiendo mi conclusión es que no hay un camino exacto. Si te fijas en esta gente te das cuenta que es más bien un mix de obsesión y ambición que les ha llevado a lo más alto. Para ser emprendedor y vivir de ello no tienes que ser el mejor pero tienes que tener muy claro lo que quieres hacer. Cuando no hay dudas, se encuentran soluciones. Si solo emprendes para ver qué tal puede que no tengas lo que se necesita.

Cuando lees las biografías de Elon Musk, Jeff Bezos, Sam Walton (fundador de Wal Mart) y otros te das cuenta que para ellos emprender es cómo respirar. Al final sobreviven y lo logran porque no tienen otra opción si quieren seguir con vida.

Igual no puedes aplicar todo lo que hace esta gente a tu propio negocio pero si puedes inspirarte para encontrar y/o confirmar tu camino por haber tomado la decisión de emprender.

Las guías tómatelas como una referencia. No hace daño leerse algunas sobre todo las más técnicas (p.ej. Facebook Ads, WordPress, Photoshop, etc.) pero hay que tener claro lo que no son: una receta exacta que cualquiera puede cocinar en casa para replicar éxitos pasados.

Pues eso. Dicho está.

Preparando la charla me di cuenta de que a pesar de ser proyectos muy diferentes tienen una cosa en común. Todos han apostado por un nicho concreto buscando un factor diferencial de todo lo existente. Al final tienes dos opciones. O bien eres el más barato o eres diferente. Esto son los proyectos de estudio.

diferenciaciónDerechos de foto de Fotolia

  1. Qvadis apostó por la moda masculina XXL para hombres que están insatisfechos con la relación precio-calidad de vaqueros en el mercado. Se han acercado a este target de forma desenfada conectando con la audiencia a través de estos contenidos que se publican en redes. Al final no se apoyaron únicamente en el canal online porque esto les hubiera impedido triunfar al 100%. Al final fue el offline que les ha ayudado superar la barrera de los 100.000 euros en menos de medio año.
  2. Tristán con su curso de subastas inmobiliarias siempre se ha mostrado de forma autentica dejando en cada momento claro lo que pensaba sin miedo de incluso crear polémica. Esto claramente no le gusta a todo el mundo pero es una forma perfecta para segmentar a tus clientes potenciales. Facturar 300.000 euros en poco más de una semana demuestra que no se ha equivocado.
  3. Quondos desde los inicios ha apostado por una formación práctica e entretenida. Es lo que hoy día se llama edutainment aunque sinceramente ni Alex ni yo éramos conscientes de la existencia del concepto. Pequeños detalles como las caricaturas reforzaron la imagen de ser diferente. Han tenido tal impacto que incluso 4 años más tarde la gente nos reconoce por las mismas. Lo que iba a ser un pequeño proyecto entre dos amigos se ha convertido en una pequeña empresa.

Si te interesa obtener más detalles sobre estos casos (y otros dos más aunque con menos facturación), te recomiendo apuntarte a unos de los eventos a continuación. Son totalmente gratuitos.

Google Campus Madrid, 6 de junio 2017 a las 12 horas

Asistencia gratuita hasta que se complete el aforo.

Seminario online, 31 de mayo 2017 a las 18 horas (hora Madrid, España)

Participar sin coste en el webinar, plazas limitadas.

Pues eso, ya queda menos. Nos vemos online o en Madrid directamente si te parece bien… ;)