Souq.com logoLa noticia surgió el pasado día 23: algunas fuentes lanzaban la noticia de la adquisición de Souq.com, la página de comercio electrónico líder en los países árabes, por parte de Amazon, que a principio de este año había rechazado adquirirla. En esta ocasión, el precio, 650 millones de dólares por una compañía que algunos valoran en torno a los mil millones, parecía satisfacer a ambas partes, y la transacción se daba por prácticamente hecha.

Hoy, sin embargo, surge la sorpresa: Emaar Malls, la propietaria de algunos de los centros comerciales más grandes de Dubai, anuncia su interés por adquirir Souq.com y eleva la oferta a 800 millones de dólares. Souq.com, co-fundada y dirigida por Ronaldo Mouchawar, había encomendado la búsqueda de un comprador para una participación significativa en la compañía a Goldman Sachs el pasado año.

¿Qué refleja este súbito interés en hacerse con un competidor significativo en el comercio electrónico? Para Amazon, básicamente, un “más de lo mismo”: las operaciones de la compañía en la región han estado creciendo significativamente en los últimos tiempos, pero la adquisición de Souq.com, un competidor local exitoso, representarían un atajo para lograr el dominio de una manera mucho mas rápida, con todo lo que ello conlleva, en una zona en la que no faltan contendientes con capacidad de expansión, desde la india Flipkart hasta Noon.com, lanzada por el fondo soberano saudí y por Emaar Malls.

Para Emaar Malls, la adquisición supondría una entrada fuerte en el comercio electrónico que se uniría al lanzamiento de Noon.com, y que le permitiría pasar a ser un competidor relevante en un ámbito que podría complementar su posición en comercio tradicional, o incluso intentar la búsqueda de sinergias entre compra online y la red de tiendas físicas. El caso de Souq.com, que además de ser una plataforma de comercio electrónico, cuenta con iniciativas importantes en el ámbito de la logística y de los medios de pago, representa una oportunidad muy importante para una compañía que hasta ahora no contaba prácticamente con experiencia en ese ámbito.

Por otro lado, todo indica que Amazon trabaja cada día más en la combinación de su plataforma online con localizaciones físicas destinadas a una amplia variedad de temas, desde la exploración de los supermercados sin cajeros mediante Amazon Go, hasta patentes registradas para sistemas de logística futuristas que podrían tener muy buen encaje para su puesta en marcha en el entorno de los países árabes (donde los shopping malls representan ya una parte muy implantada de la vida social y cultural, y donde la posibilidad del uso de drones cuenta claramente con más adeptos y menos restricciones), además de conceptos para la fusión de tiendas físicas con puntos de recogida o la apertura de tiendas físicas para determinadas categorías de producto.

Todo indica que no estamos viviendo la lucha entre el comercio tradicional y el electrónico, sino más bien una evolución hacia una progresiva fusión de los mismos en un todo, en un conglomerado de opciones que incluyen caminos mixtos de diversos tipos. Cada vez más competidores exploran posibilidades como la adquisición en la red unida a la posibilidad de recogida o devolución en tiendas físicas, una tendencia que cada vez más se extiende a más categorías. Visto así, Souq.com podría representar ese paso para un retailer tradicional interesado en hacerse con una posición sólida en el entorno online, o una expansión de capacidad para un competidor online interesado en ir avanzando y explorando cada vez más el entorno físico. En cualquier caso, convergencia. Veremos cómo termina la jugada.

 

Souq.com logoLa noticia surgió el pasado día 23: algunas fuentes lanzaban la noticia de la adquisición de Souq.com, la página de comercio electrónico líder en los países árabes, por parte de Amazon, que a principio de este año había rechazado adquirirla. En esta ocasión, el precio, 650 millones de dólares por una compañía que algunos valoran en torno a los mil millones, parecía satisfacer a ambas partes, y la transacción se daba por prácticamente hecha.

Hoy, sin embargo, surge la sorpresa: Emaar Malls, la propietaria de algunos de los centros comerciales más grandes de Dubai, anuncia su interés por adquirir Souq.com y eleva la oferta a 800 millones de dólares. Souq.com, co-fundada y dirigida por Ronaldo Mouchawar, había encomendado la búsqueda de un comprador para una participación significativa en la compañía a Goldman Sachs el pasado año.

¿Qué refleja este súbito interés en hacerse con un competidor significativo en el comercio electrónico? Para Amazon, básicamente, un “más de lo mismo”: las operaciones de la compañía en la región han estado creciendo significativamente en los últimos tiempos, pero la adquisición de Souq.com, un competidor local exitoso, representarían un atajo para lograr el dominio de una manera mucho mas rápida, con todo lo que ello conlleva, en una zona en la que no faltan contendientes con capacidad de expansión, desde la india Flipkart hasta Noon.com, lanzada por el fondo soberano saudí y por Emaar Malls.

Para Emaar Malls, la adquisición supondría una entrada fuerte en el comercio electrónico que se uniría al lanzamiento de Noon.com, y que le permitiría pasar a ser un competidor relevante en un ámbito que podría complementar su posición en comercio tradicional, o incluso intentar la búsqueda de sinergias entre compra online y la red de tiendas físicas. El caso de Souq.com, que además de ser una plataforma de comercio electrónico, cuenta con iniciativas importantes en el ámbito de la logística y de los medios de pago, representa una oportunidad muy importante para una compañía que hasta ahora no contaba prácticamente con experiencia en ese ámbito.

Por otro lado, todo indica que Amazon trabaja cada día más en la combinación de su plataforma online con localizaciones físicas destinadas a una amplia variedad de temas, desde la exploración de los supermercados sin cajeros mediante Amazon Go, hasta patentes registradas para sistemas de logística futuristas que podrían tener muy buen encaje para su puesta en marcha en el entorno de los países árabes (donde los shopping malls representan ya una parte muy implantada de la vida social y cultural, y donde la posibilidad del uso de drones cuenta claramente con más adeptos y menos restricciones), además de conceptos para la fusión de tiendas físicas con puntos de recogida o la apertura de tiendas físicas para determinadas categorías de producto.

Todo indica que no estamos viviendo la lucha entre el comercio tradicional y el electrónico, sino más bien una evolución hacia una progresiva fusión de los mismos en un todo, en un conglomerado de opciones que incluyen caminos mixtos de diversos tipos. Cada vez más competidores exploran posibilidades como la adquisición en la red unida a la posibilidad de recogida o devolución en tiendas físicas, una tendencia que cada vez más se extiende a más categorías. Visto así, Souq.com podría representar ese paso para un retailer tradicional interesado en hacerse con una posición sólida en el entorno online, o una expansión de capacidad para un competidor online interesado en ir avanzando y explorando cada vez más el entorno físico. En cualquier caso, convergencia. Veremos cómo termina la jugada.

 

IMAGE: Kurhan - 123RF

La ronda de financiación de 189 millones de dólares de FreshDirect, líder en distribución online de productos frescos en Nueva York con reparto, además, en New Jersey, Pennsylvania, Connecticut, and Delaware, lleva a muchos a plantearse cómo funcionarán nuestros hábitos de compra en el futuro cercano.

La operación, destinada específicamente a expandir las operaciones de la compañía en otros mercados, se une a la reciente adquisición de Jet.com por parte de Walmart y al fortísimo empuje de Amazon Fresh, y se adecua como un guante a las preferencias de todo un segmento de la población que ya supera sin problemas la idea de que determinados productos es mejor escogerlos uno mismo: una generación de personas que no solo ya han tenido buenas experiencias, sino que otorgan su confianza al comercio electrónico porque han sido educados en una generación de compañías online que prefieren devolver el dinero en caso de insatisfacción con políticas de “no questions asked”. El nivel de conocimiento de determinados productos, además, lleva a una cesión de confianza o a una especialización: algunos de mis amigos no serían seguramente capaces de escoger con seguridad y confianza un determinado corte de carne o una pieza de fruta con unas características determinadas, lo que les lleva a confiar en la información que reciben de quien se la vende sea online o en persona, pero otros ya únicamente compran vinos en la red porque lo consideran una mejor experiencia, con mayor profundidad de gama, más información y mejores precios.

El cambio de hábitos responde claramente a un desplazamiento en nuestra manera de entender la vida. Las generaciones actuales, típicamente, adoran ir de compras por lo que tiene de experiencia, pero odian hacer la compra porque lo consideran aburrido, repetitivo y carente de todo atractivo. Comprar por el placer de ver cosas nuevas, probárselas o tenerlas en la mano, frente a comprar como medio para tener en casa aquello que necesitamos para la vida cotidiana.

La distribución no muere, pero se modifica radicalmente: de la funcionalidad y la búsqueda implacable del precio más barato, pasamos a una desintermediación radical salvo en los casos en los que se puede plantear la compra como una experiencia apetecible, como algo intrínsecamente deseable. La parte de la compra que abastece nuestra cocina, por ejemplo, desde la leche a los cereales pasando por todos los productos empaquetados, está mucho mejor llegando en una caja de cartón sin esfuerzo por nuestra parte que forzándonos a pasearnos y cargar el carrito por la sección correspondiente del supermercado. El baño, seguramente mucho más… pero esto no es incompatible con que, en determinados momentos, nos pueda apetecer ir a una tienda para oler productos, tocarlos, verlos y escoger el que queremos para esa comida, cena, receta o momento especial. El mismo consumidor que se deja cientos de euros comprando a golpe de clic todas las semanas en un supermercado online se puede plantear detenerse un rato en una tienda de especias o de productos para el baño para dejarse aconsejar por un dependiente experto y escoger una opción determinada, aunque obviamente, no es algo que se haga todos los días.

Las compañías que no sean capaces de entender esto, que no faciliten lo más posible aquellos elementos de fricción que no aportan ningún valor añadido, irán viendo como su cuota de mercado se reduce como parte de un fenómeno generacional. No hablamos de una moda, sino de un cambio de hábitos con toda la lógica del mundo. En aquello que no nos aporta ningún placer especial y nos vemos obligados a actuar como parte de una cadena logística sin valor, terminamos prefiriendo la funcionalidad. El papel de un cliente en la distribución tradicional se reduce, en el escenario tecnológico actual, a conducir o caminar hasta el supermercado, pasear miserablemente por sus pasillos arrastrando un carrito, vaciarlo en la cinta transportadora para embolsarlo y volverlo a llenar dos metros más allá, cargarlo en el maletero del coche, y volverlo a descargar al llegar a casa. Tareas, nos pongamos como nos pongamos, totalmente carentes de atractivo. Las razones por las que algunos se mantienen alejados de la compra online no son el atractivo de la oferta offline, sino cuestiones como la falta de confianza, la creencia de que el precio será más caro, u otros tópicos similares. Visto así, el desplazamiento de esas compras a un canal de distribución que llegue directamente al domicilio es únicamente una cuestión de tiempo.

Si no has vivido en la costa este de los Estados Unidos, es posible que FreshDirect te resulte un completo desconocido. Pero cuando ves pasar una ronda de financiación de 189 millones de dólares y, previamente, operaciones de adquisición, crecimiento y desarrollo cada vez más consolidadas en esa misma área de actividad, deberías plantearte que, muy posiblemente, algo esté cambiando.

 

Jet.com - Walmart?Hablamos de Jet.com hace algo más de un año, debido a la enorme cobertura mediática que estaba teniendo la iniciativa de supermercado online creada por Marc Lore tras finalizar su acuerdo de non-compete con Amazon tras la venta de Diapers.com. Antes de vender ni un dólar, el proyecto ya acumulaba 220 millones en financiación y una valoración de 600 millones de dólares gracias fundamentalmente a la reputación de su creador.

Desde entonces, el proyecto ha ido evolucionando: ha eliminado el concepto de club de compra al que había que pagar por pertenencia, ha tenido problemas con otros distribuidores a los que enlazaba desde su página con la promesa de comisiones a los usuarios que hiciesen clic, y ha quemado más de 500 millones de dólares en su primer año, con lo que ha tenido que acudir a rondas adicionales de financiación para no quedarse sin cash, ahora a una valoración de 1,550 millones. En declaraciones del propio Marc Lore, el supermercado ya no aspira a destronar a Amazon, sino a hacerse con un puesto razonable en un negocio, el de la distribución, que nunca ha sido un “todo al ganador”.

Ahora, están surgiendo rumores que hablan de una posible adquisición de Jet.com por parte del gigante de la distribución norteamericana Walmart, que como la inmensa mayoría de los supermercados tradicionales, no parece terminar de encontrar su sitio en la red sin perder para ello cantidades significativas de dinero en cada transacción. La valoración de la que se habla, $3,000 millones, duplica la recientemente utilizada en la última ronda de financiación, y es un precio muy elevado por una compañía que aún no ha probado nada en su funcionamiento – en diciembre de 2015 vendió escasamente 33 millones, en mayo de 2016 lo triplicó para llegar a los 90, pero aún son cifras de facturación muy bajas para la industria – y que está gastándose más de 20 millones al mes solo en publicidad para atraer compradores a su página.

Sin embargo, la transacción para Walmart podría tener sentido. La compañía tiene delante a un emprendedor al que ya hace algunos años intentó comprar Diapers.com por $600 millones, para encontrarse con que Amazon terminaba llevándoselo a cambio de una oferta menor, $540 millones, tras maniobrar agresivamente con los precios de su categoría de producto. Para Walmart, la posible adquisición de Jet.com tiene, por tanto, algo de segunda oportunidad, y no deja de suponer la posibilidad de incorporar a un equipo con experiencia en venta online, a un pure player que podría posiblemente mejorar su oferta apalancándose en el volumen de su empresa matriz. Después de varios años intentándolo, Walmart ha conseguido vender 14,000 millones a través de la red, comparados con los casi cien millones de ventas de Amazon (excluyendo AWS). Hoy, la posibilidad de que Walmart, con un crecimiento negativo en su división online, llegue en algún momento a alcanzar a una Amazon que crece al 30% y es responsable ella sola de la mitad del crecimiento del comercio electrónico en los Estados Unidos, resulta completamente impensable.

La posibilidad de adquirir Jet.com y, sobre todo, de atar a su fundador para que permanezca en la compañía podría resultar atractiva para un gigante que parece incapaz de trasladar a la red su supremacía fuera de ella, y que ve que con Jet.com adquiriría activos tecnológicos que muy posiblemente le costaría mucho tiempo y dinero desarrollar por sí misma. La evolución de la posible transacción va a ser sin duda seguida con cuidado por muchos gigantes de la distribución en otros países, que están en su mayoría pasando por una experiencia similar a la de Walmart: lanzándose al negocio online por necesidad, pero sin tener claro cómo financiar toda esa parte del negocio y de las operaciones que antes hacían los clientes completamente gratis, y que ahora alguien tiene que pagar. Que podamos adquirir nuestra cesta de la compra a través de la red en un supermercado tradicional no es importante, lo verdaderamente importante es si esa operación es rentable para ese supermercado, o si simplemente la financian porque no les queda más remedio y porque el volumen total de transacciones online es aún escaso. El negocio online es muy distinto al tradicional, dominarlo exige otro tipo de expertise, y hacerse con un competidor que cuenta con él puede ser una opción razonable, pero como siempre con las adquisiciones, todo dependerá de cómo se haga de bien la integración posterior…

 

Internacional.- El mundo de las compras, el denominado shopping, es algo que está cambiando constantemente, debido, sobre todo a la tecnología y a los nuevos gustos de los consumidores, que, ahora, más que buscar un producto, buscan vivir experiencias.

Así que Mindshare, en su estudio “Culture Venture” ha recogido las diez tendencias que se están produciendo en la sociedad sobre la forma en la que se realizan, actualmente, las compras. Estas son las tendencias que Mindshare ha publicado en su estudio.

  1. Compra a primera vista: aquí entran en juego la tentación por comprar algo con un diseño o imagen atractivos.
  2. Compra de sensaciones: y es que los clientes, ahora, más que comprar un producto o servicio, buscan adquirir una experiencia.
  3. Productos hechos a medida: en la actualidad, los clientes lo que buscan es la personalización del proceso de compra hasta el final del mismo.
  4. Mercado inteligente: en estos momentos, las compras son más fáciles de hacer gracias a las últimas tecnologías del mercado.
  5. El cliente juega para ganar: es decir, el cliente lo que busca es compras estimulantes y divertidas.
  6. El consumo, en la actualidad, es rápido, efímero y se hace sobre la marcha.
  7. Ahora, los clientes se decantan mucho por las compras locales, las cuales se convierten ya en algo global.
  8. La compra es auténtica: es decir, las elecciones se basan en la confianza y están libres de culpabilidad.
  9. En estos momentos, las compras sociales han sufrido un espectacular auge y es que las nuevas tecnologías permiten a todo el mundo estar en contacto y construir comunidades sobre sus intereses.
  10. Ventas perturbadoras: en estos momentos, el comercio alternativo transforma el mundo de las compras. Ahora, se lleva el comercio informal y alternativo.

Y tú, ¿estás de acuerdo en estas nuevas tendencias que se están produciendo en el shopping?.


The post 10 nuevas tendencias del shopping que te pueden servir para tus estrategias de marketing appeared first on Revista Merca2.0.