Samsung DexLa presentación ayer del Samsung S8, aparte del consabido goteo de especificaciones e imágenes, dejó un detalle muy interesante: la propuesta de ubicar el smartphone en una cuna o docking station, llamada Dex, que le sirva tanto para cargarse, como para conectarse a un conjunto de pantalla, teclado y ratón y utilizarlo como ordenador de sobremesa.

En principio, nada apunta a que la idea de Samsung para convertir a su smartphone en el alma de un ordenador de sobremesa vaya a convertirse en un movimiento que tome cuerpo de adopción masiva, pero indudablemente, sí refleja una cuestión: los smartphones que utilizamos hoy en día ya no son simplemente “teléfonos móviles” sino ordenadores de bolsillo, están ganando en prestaciones y memoria hasta el punto de que son ya muchísimo más potentes que el ordenador que la NASA fabricó para comenzar a enviar hombres a la luna (y no deja de resultar curioso imaginarse a todos aquellos científicos haciendo su cuenta atrás y conectados todos ellos… al smartphone que llevamos hoy en el bolsillo :-) y para el uso habitual que una gran cantidad de usuarios dan a su ordenador, tal como utilizar un navegador o manejar algunos programas de ofimática, tienen prestaciones más que suficientes, incluso posiblemente holgadas.

Motorola Atrix lapdockLa propuesta no es en absoluto novedosa: hace ya algunos años, en 2011, Motorola puso en el mercado el Atrix, un smartphone de gama alta que añadía la posibilidad de engancharlo a una carcasa o lapdock y utilizarlo como un laptop completo, con su pantalla, su teclado y su trackpad, que un conocido mío llegó a utilizar sin demasiadas incidencias durante prácticamente dos cursos de su carrera de ingeniería. Ahora, tras la “muerte natural” de aquel smartphone, el lapdock en cuestión almacena polvo abandonada en un cajón de mi casa (los verdaderos geeks nunca tiramos nuestros gadgets) a la espera de que un día me levante con ganas de soldar y me ponga a conectarla a alguno de mis Raspberry Pi que vuelva a darle vida a lo que ahora es un triste e inanimado cuerpo sin cerebro.

Apple patent applicationLa misma Apple aplicó hace poco para el registro de una patente muy similar: una fina carcasa “sin cerebro” en la que se insertaría un smartphone para que funcionase como un ordenador portátil. La idea es, efectivamente, muy parecida a las anteriores, y evoca claramente la estrategia habitual de la compañía: tomar un concepto que lleva inventado varios años pero que no ha recibido especial atención, y reinventarlo para dotarlo de popularidad.

En cierto sentido, la tendencia se encuadra también en movimientos ya conocidos y probados como el del Surface de Microsoft o el iPad Pro de Apple, que tratan de construir un ordenador portátil a partir de un dispositivo como el tablet.

La posibilidad de utilizar el smartphone como dispositivo prácticamente único, capaz de servir como ordenador en el bolsillo para tareas que llevamos a cabo cuando estamos en movimiento pero que se inserta en una docking station de algún tipo para usarlo como ordenador completo podría resultar seguramente muy atractiva, si no supusiese una pérdida de prestaciones o una incomodidad significativa, dentro del mundo de la informática corporativa, que podría simplificarse y abaratarse de manera sensible y, además, encajar dentro de las modernas tendencias de desvinculación del trabajador con un espacio físico concreto en el que está su ordenador, en el que pega sus post-it y en el que pone las fotos de sus niños.

¿Tiene sentido la sustitución del ordenador con un dispositivo como el smartphone? ¿Estamos, con el incremento progresivo de las prestaciones del smartphone, ante una idea de convergencia cuyo tiempo está llegando?

 

Trump's tweet on SamsungMi columna en El Español de esta semana se titula “Marcas, política y cócteles peligrosos“, y hace referencia al nuevo escenario que algunos políticos como Donald Trump están definiendo, en el que rompen claramente la frontera habitualmente definida entre liderazgo político y cuestiones comerciales para pasar a emitir de manera habitual mensajes que citan marcas, que las critican o que alaban sus decisiones.

Para una marca, en el actual clima de fortísima polarización y radicalización que estamos viviendo, verse citada públicamente por un político de forma positiva o negativa supone un fuerte cambio con respecto a las situaciones habituales que conocemos en la teoría del marketing. Que Samsung anuncie la construcción de una fábrica en los Estados Unidos es seguramente bueno para la marca en ese mercado, y ese efecto positivo y marcado por la confianza en ese mercado es algo que pocos dudarían. Pero que Donald Trump los congratule públicamente por ello en un tweet con un alcance inmediato y directo a varias decenas de millones de personas, e indirecto a muchísimas más, es algo que, seguramente, puede generar más dudas. ¿Genera el tweet de Donald Trump una mejor imagen para la marca? ¿Podría tener un efecto de incremento de las ventas entre sus muchos seguidores? ¿O tal vez un abandono de la marca por parte de sus también muchos detractores? ¿Habla Donald Trump con la compañía antes de citarla, o simplemente lo hace sin preguntar ante la convicción de que puede intentar vender esa decisión como un supuesto éxito de sus políticas?

El lunes pasado, Mariano Rajoy recomendó, en uno de los tweets escritos directamente por él y firmado con sus iniciales, un libro titulado “1785 motivos por los que hasta un noruego querría ser español“. La recomendación fue, en este caso, completamente espontánea, no solicitada e inesperada. Las respuestas al tweet, sin embargo, muestran una fortísima polarización, y tienden a reflejar una fuerte negatividad. La editorial del libro contestó rápidamente, pero… ¿debemos seguir suponiendo, como se decía habitualmente, que “no existe la mala publicidad“, un aforismo inspirado en la frase de Oscar Wilde, “Hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti”?

Para un directivo de marketing, reaccionar ante este tipo de menciones supone un reto. Mostrarse excesivamente empático, por ejemplo, con un político que genera una polarización fuerte, puede implicar alienar a la base de votantes que no lo soportan, a cambio de un ruido mediático que podría pasar rápidamente y que únicamente redundará en mayores ventas si la base de votantes que le da su apoyo tiene un encaje sociodemográfico razonable con el producto o servicio correspondiente. Dar una apariencia oportunista puede generar connotaciones negativas, pero también puede ser negativo dejar de aprovechar una posible oportunidad para obtener visibilidad. Para las marcas, la etapa actual en la que algunos políticos saltan barreras y pierden el miedo a interferir en el escenario empresarial supone un escenario nuevo en el que es preciso escribir nuevas reglas. Si bien algunas marcas llevan ya décadas animándose a participar de manera significativa en la escena política con su publicidad o con declaraciones de diversos tipos, y algunas lo consideran incluso una parte esencial de su responsabilidad social corporativa, hablamos de planteamientos que provienen de una estrategia analizada y meditada por la compañía, no de “fuegos” que surgen cuando un político pone de golpe a la compañía bajo los focos de la actualidad a golpe de tweet.

Cada día más, mostrar unos principios éticos claros y coherentes, o valorar con precaución la proximidad a determinados líderes políticos se convierte en una habilidad importante: no basta con tener buenos productos o servicios, sino que además, necesitas plantear un ideario determinado y cuidar tus compañías. Un fuerte giro al concepto de liderazgo: llevar a cabo ese tipo de tareas de posicionamiento o de balance sin contar con una presencia e interlocución potente a nivel de redes sociales puede resultar un verdadero problema. Todo un nuevo escenario.

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “When marketing and politics collide

 

The underwater store es un flipante desarrollo de la agencia FP7 para Sony con el objeto de lanzar nuevos modelos de su linea Experia de móviles. Cuando la guerra sobre los móviles sumergibles estaba abierta con Samsung, Sony decidió escoger el campo de batalla: el océano.

Para ello Sony decidió aprovechar el lanzamiento para hacer un evento mixto de tres días enfocado a Vips (grandes cuentas o stakeholders), prensa, influencers y ganadores de una promo online y en punto de venta. Una práctica muy habitual sobre todo cuando se trata de grandes inversiones (como ésta) o cuando se trata de activar derechos limitados (por ejemplo sobre patrocinios).

The underwater store by Sony

The underwater store by Sony

La experiencia constaba de dos fases, una en el hotel donde te impartían un breve curso de submarinismo (muy similar al bautismo que se imparte en piscinas) que permitía a la marca un contacto mas amplio, extendiendo la experiencia y, sobre todo, el conocimiento de sus  participantes.

The underwater store: training time

The underwater store: training time

Tras este breve cursillo que te acreditaba como “bautizado” en submarinismo se te ofrecía la posibilidad de conocer The underwater store, ubicada a 4 metros de profundidad y cuyo acceso era únicamente buceando. The underwater store se basa en un principio bastante sencillo, es, en esencia, una semiesfera llena de aire, una burbuja sumergida que permite al usuario acceder desde abajo y respirar con normalidad en su interior.

Si lo recordáis Samsung comenzó desarrollando el underwater selfie, una acción en la que invitaba a los viandantes a sumergirse en el canal y ganar un Samsung solo por hacerse un selfie bajo el agua.

Sin duda alguna The underwater store ha ganado, por ahora, esta guerra aunque promete enconarse con la irrupción de Apple y el rumor de que su próximo iPhone 8 sería, al igual que los anteriores, sumergible.

De una u otra forma un buen ejemplo de experiencia amplificada a varios targets y un buen ejemplo de creatividad en experiencial.

Lo vi en Because, una de mis referencias obligadas.

The post The underwater store: la guerra se libra bajo el mar appeared first on metablog.

Este viernes la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, perdió el poder luego de que el Parlamento aprobó su desafuero para investigarla por acusaciones de tráfico de influencias. Hay decenas de compañías involucradas incluyendo Samsung. Te decimos de qué se trata este escándalo.


Esta semana, los principales directivos de las compañías más poderosas de Corea del Sur fueron interrogados por las autoridades en una investigación sin precedente sobre tráfico de influencias. Entre las empresas están Samsung y Lotte Groups.

De acuerdo con CNBC, Samsung donó 17 millones de dólares a dos fundaciones que apoyaban las políticas de la presidenta Park Geun-hye. La investigación es saber si fueron presionados o si lo hicieron para obtener beneficios a cambio.

En total fueron 53 empresas las que donaron casi 71 millones de dólares a las fundaciones Mir Foundation y K-Sports manejadas por Choi-Soon-sil, persona cercana a la presidenta. El hecho fue revelado por el canal de televisión Chosun y el periódico Hankyoreh y comenzaron las sospechas de que había extorsión hacia las compañías.

Este viernes el Parlamento sudcoreano votó a favor del desafuero e investigación a la presidenta Park Geun-Hye y está dio un discurso donde se disculpó por el “casos nacional” que ha provocado y aprovechó el momento para hablar de la amenaza nuclear que crece con su vecino Corea del Norte.

El primer ministro Hwankg Kyo-ahn será el presidente interino hasta por 180 días mientras se investiga a Park Geun-hye.

¿Qué sigue? De acuerdo con el WSJ, este asunto podría provocar un mayor control y nuevas regulaciones sobre el Chaebol, el nombre con el que se le conoce al modelo empresarial sudcoreano en el que las grandes compañías como Samsung, Huyndai o LG tienen un gran poder económico e influencia política.

En el caso de Samsung, el vicepresidente Lee Jae-yong es acusado de solicitar favores en la aprobación de dos compañías afiliadas que le otorgó un control sobre la empresa. Jae-yong niega las acusaciones.

Esta fue la reacción de los manifestantes que están en contra de Park.

The post Las marcas involucradas en el escándalo de la presidenta de Corea del Sur appeared first on Revista Merca2.0.

España.- Tras el escándalo de los Samsung Galaxy Note 7 y sus continuas explosiones, lo cierto es que la firma coreana Samsung ha visto cómo sus ingresos han disminuido en el último trimestre, llegando a situarse en los 41,6 billones de dólares, una cifra muy inferior a la que presentaba la compañía en el mismo período del trimestre anterior y que era de 51,68 billones de dólares (según datos ofrecidos por el portal web Statista). Así que para lograr captar una mayor cuota de mercado, Samsung ha lanzado una edición especial de su Samsung Galaxy S7 edge, a la cual le han puesto el nombre de SMARTgirl.

Pero, ¿de qué se trata esta edición especial de Samsung?. Es una edición especial de su Samsung Galaxy S7 edge en color rosa metalizado y una funda con cristales de Swarovski y cuya embajadora de marca es Paula Echevarría, la cual ya ha protagonizado el comercial promocional de esta campaña.

Según el vicepresidente corporativo de Samsung España, Celestino García, la unión de estas dos marcas sirve para “reconocer los valores de la mujer actual con una edición limitada de nuestro smartphone premium Samsung Galaxy S7 edge. Elegancia y rendimiento se dan la mano en esta nueva edición del smartphone, que confiamos será uno de los objetos de deseo estas navidades entre el público femenino”.

Sin duda alguna, la elección de Paula Echevarría no es nada casual ya que es una it girl del panorama español. Ella, ha dicho respecto a este nuevo producto que “las SMARTgirls cuidamos los detalles y siempre añadimos un punto de elegancia y sofisticación a nuestra vida ¡y a nuestro smartphone!”. De él ha dicho que “será el accesorio perfecto para completar mis looks navideños”.

Aunque Paula Echevarría es la embajadora del producto, no es el único rostro femenino popular que ha participado en el proyecto ya que la cantante Edurne y las actrices Miriam Giovanelli y Blanca Suárez también forman parte de él.

The post Un Samsung rosa y con cristales de Swarovski, la apuesta de la firma para Navidad appeared first on Revista Merca2.0.