IMAGE: Laurence Ledanois - Pixabay (CC0 Creative Commons)La progresiva colonización de la parte alta de la gama automovilística, durante algún tiempo monopolizada por Tesla, por parte de compañías como Jaguar o Porsche comienza a poner de manifiesto un fenómeno interesantísimo: los nuevos planteamientos que pueden hacerse los diseñadores una vez que las restricciones que provenían de la complejidad, el peso o los requerimientos de seguridad de los motores de gasolina dan paso a nuevas especificaciones como motores más sencillos, más pequeños y que liberan mucho más espacio para otros usos.

El caso de Tesla, que sorprende a todos los que tienen un primer contacto con sus vehículos al ver, por ejemplo, la amplitud de sus dos maleteros, sus impresionantes prestaciones o el silencio durante su conducción, eleva el listón para otros fabricantes de alta gama: sería absurdo que Jaguar o Porsche se planteasen lanzar al mercado vehículos con prestaciones sensiblemente inferiores en términos de aceleración o de autonomía, dos variables que Tesla ha conseguido situar en niveles que muchos nunca habían esperado ver. En efecto, tanto el Jaguar I-Pace como el Porsche Mission E, con sus 4.8 y 3.5 segundos de aceleración de cero a cien y sus 480 y 500 km de autonomía respectivamente, se plantean como rivales razonablemente dignos en sus categorías para los Tesla Model X (3.1 segundos y 565 km) o Model S (2.7 segundos y 594 km) – no tanto para el Tesla Roadster, aún no comercializado, con sus esperados 2.1 segundos y 1000 km de autonomía – y ponen de manifiesto que los míticos fabricantes del segmento alto del mercado se han tomado en serio el vehículo eléctrico.

Sin embargo, en ambos casos hablamos de vehículos fabricados con planteamientos que aún recuerdan muchas de las restricciones de diseño de los automóviles con motor de explosión: de hecho, están esencialmente diseñados o bien con chasis diseñados para un vehículo de ese tipo, como en el caso del Jaguar, o bien para “seguir pareciendo un Porsche” en el caso del fabricante alemán. Fabricar un vehículo eléctrico no es, como empezamos a ver, simplemente tomar el chasis de uno con motor de explosión y ponerle un enchufe: implica mucho más si se quiere ser razonablemente competitivo. Mientras tanto, Tesla, a pesar de que no se separa tampoco tanto de esos planteamientos de diseño y mantiene líneas razonablemente clásicas, sí incorpora algunas características diferenciales: sus vehículos, por ejemplo, pueden actualizarse mediante software enviado en una actualización nocturna hasta tal punto, que incluso llegan a despistar a sus propietarios. Recientemente, una actualización de software mejoró el rendimiento de los frenos del Model 3 hasta el punto de reducir su distancia de frenada en seis metros, un cambio que provocó que Consumer Reports cambiase su posición y pasase a recomendar un vehículo al que antes había acusado de decepcionante en ese parámetro. Un cambio de ese tipo es algo que los usuarios pueden sentir en el comportamiento del coche: te levantas por la mañana, y algunas de las características de conducción de tu coche, ese que llevas tiempo conduciendo y tendías a conocer su comportamiento, han cambiado.

¿Qué ocurre cuando incorporamos ese tipo de cuestiones en el diseño de los automóviles? Motores más pequeños y eficientes implican, por ejemplo, que pueden situarse mucho más próximos a las ruedas lo que evita la necesidad de reservar espacio para masivos túneles de transmisión, al tiempo que crear espacios para las baterías se mantiene como una necesidad razonablemente flexible, porque pueden ser utilizadas, dentro de unas ciertas consideraciones de seguridad, para equilibrar los balances de peso del vehículo. Los planteamientos de habitáculo o maletero cambian bruscamente: se dispone de más espacio, y eso puede implicar que numerosas restricciones en el diseño interior y exterior del vehículo pueden alterarse en consecuencia para aprovecharlo. Hasta las necesidades de refrigeración y circulación de aire cambian de propósito, pasan de enfriar el radiador o el motor a enfriar fundamentalmente las zonas en las que se ubican las baterías, y permiten plantearse diseños con distintas imposiciones a la estética. En el Jaguar I-Pace, por ejemplo, la parrilla delantera es únicamente una cuestión estética y de mantenimiento de la personalidad de la marca.

Por otro lado, la idea de un vehículo conectado, o incluso que incorpore elementos que no están activados y se ponen en funcionamiento más adelante mediante actualizaciones de software, convierten el vehículo en un producto diferente, que no “se cierra” en el momento de la adquisición, y obliga a las compañías a plantearse una relación con el cliente que puede ser diferente. El paso de plantear el vehículo como servicio en lugar de como producto, que determinará la venta no al cliente final sino a gestores de flota que lo operan, supone el último paso en este continuo, y obviamente, demandará otro tipo de cambios y planteamientos en la relación.

Otros elementos de la cadena de valor también cambian de manera evidente: la simplicidad del motor eléctrico implica unas necesidades de mantenimiento mucho menores, lo que lleva a que la necesidad de talleres y redes de concesionarios se reduzca. El usuario ya no tiene problemas, dentro de unos límites razonables, en irse a ver su vehículo a donde la marca le diga, en exposiciones que pueden situarse en cualquier sitio: centros comerciales, localizaciones céntricas o, como ocurre en Monterrey, en el hotel en el que estoy durmiendo esta noche, que cuenta con un espacio alquilado como oficina de ventas de Tesla y un sitio en el garaje donde ver sus vehículos. Si tu coche necesita mantenimiento, la marca quiere mantener una relación directa con sus usuarios, lo que implica que se niega frontalmente a introducir a un tercer – el concesionario – en ese interfaz, y prefiere enviarte un mecánico o incluso un taller rodante, o recoger tu vehículo y llevarlo a donde sea necesario. Para cuestiones como la carrocería, cualquier taller sirve, en el caso de Tesla, con la única restricción de que pueda trabajar con aluminio. Para Tesla, la red de distribución no es una limitación, y sí puede serlo, en cambio, la red de estaciones de carga, un planteamiento que las marcas de automóviles no estaban acostumbradas a hacerse.

En los próximos años, a medida que la industria vaya liberándose de las muchas restricciones que planteaban las características de los motores de explosión, veremos sin duda planteamientos sorprendentes. Esto implicará aquellos fabricantes que interpreten que el vehículo eléctrico no es simplemente un modelo más para completar su gama, sino todo un nuevo proyecto independiente, obtendrán una ventaja en el desarrollo de expertise y en aproximaciones más frescas que puede terminar resultando significativa cuando, finalmente, se produzca la discontinuidad que convertirá al motor de explosión en un producto en declive, sea por restricciones legales o por su imposibilidad para ser competitivo en el mercado, un cambio que algunos sitúan en menos de ocho o diez años.

La mayor parte de las personas con las que suelo hablar en la industria de la automoción, salvo escasas excepciones, tienden o bien a ignorar estos cambios y su velocidad, o directamente a negarlos y tildarlos de imposibles. Para muchos, el planteamiento es tan imposible metafísicamente como que el cambio que trae el motor eléctrico es meter en un vehículo dos motores, el de explosión co el que se sienten cómodos y uno eléctrico para “usos menores”, y pretender que ese vehículo así creado sea eficiente, competitivo o tenga algún tipo de sentido desde un punto de vista ecológico. Cuando tantos elementos familiares que siempre has considerado fundamentales en tu industria amenazan con cambiar a la vez, la única respuesta que se ve como plausible es negar la evidencia y afirmar que una serie de fuerzas invisibles contrarias a la lógica pero aún así indiscutibles normalizarán de alguna manera la situación. Y la respuesta es que no, que ninguna fuerza invisible va a detener estos cambios, y que solo aquellas marcas que sean capaces de entenderlos, interpretarlos e incorporarlos serán capaces de ser competitivas en el futuro.

 

IMAGE - LadyAnn - 123RFAlgunos anuncios recientes permiten vislumbrar claramente el futuro de una tecnología, el vehículo eléctrico, que muchos discutían en base a argumentos que, sencillamente, ya no se sostienen.

Por un lado, los dos países más poblados del mundo, China e India, con más de mil trescientos millones de habitantes cada uno, anuncian las transformaciones más ambiciosas del mundo en este sentido: India, forzada en parte por la contaminación de sus ciudades y por sus compromisos en los acuerdos de reducción de emisiones, llevará a cabo una transformación total de su parque automovilístico para hacerlo completamente eléctrico en el año 2030. China, el mercado automovilístico más grande del mundo y también preocupado por sus elevadísimos niveles de contaminación, prohibirá completamente la venta de vehículos propulsados por combustibles fósiles, con fechas a determinar pero que apuntan también al año 2030. Además, China planea la construcción de 167,000 estaciones de carga eléctrica a lo largo de todo su territorio.

Otros países más conservadores en ese sentido, como Francia, apuntan a esa prohibición de las ventas para el año 2040. Pero indudablemente, más allá de las fechas, estamos hablando de una tendencia clara, que no solo se refleja en acciones gubernamentales. Uber, por ejemplo, anuncia que la totalidad de su flota de vehículos de transporte de pasajeros en Londres serán eléctricos en el 2025, cumpliendo con las limitaciones regulatorias marcadas por el ayuntamiento de la ciudad. Marcas de vehículos como Jaguar Land Rover, BMW o Porsche siguen la iniciativa de Volvo y anuncian más modelos eléctricos o la electrificación total de su línea en plazos que se mueven entre 2020 y 2025, o superan retos y percepciones tecnológicas con modelos capaces de mejorar las prestaciones y la experiencia de conducción de sus comparables de gasolina. Los motores eléctricos son más sencillos, duran más y están sujetos a más economías de escala en su producción. Las predicciones de Tony Seba van cumpliéndose paso a paso.

El precio medio de los vehículos eléctricos se elevó en el año 2016, pero su eficiencia y coste por kilómetro descendió, lo que los convierte cada vez más en una opción razonable, capaz de responder a las necesidades de cada vez más conductores. Por otro lado, nuevos estudios demuestran la responsabilidad de los motores diesel en unas cinco mil muertes anuales por trastornos respiratorios en Europa, dejando claro que la apuesta por ese tipo de motores fue equivocada y que es preciso corregirla lo antes posible. Cada vez más ciudades plantean paquetes de medidas restrictivas para la circulación en cuanto los indicadores de polución superan los límites legalmente establecidos, algo que ocurre con cada vez más frecuencia en función, simplemente, de la evolución de las circunstancias de la temperie, y convierten al vehículo eléctrico en la opción perfecta para poder moverse o aparcar sin limitaciones. Los atributos y percepción social de los vehículos evolucionan: lo verdaderamente cool ya no es tener el deportivo más potente o más grande, sino tener un vehículo que no echa humo.

Si estás pensando en cambiar de coche, plantéate hacia dónde van los tiempos, y si algunos pequeños cambios de hábitos o de costumbres, como alquilar un vehículo cuando quieres hacer un viaje, no podrían hacer no solo que ahorrases dinero, sino además, que dejases de ser parte de uno de los problemas más preocupantes de la humanidad y pasases a ser parte de su solución.

 

Durante su presentación en la apertura de la Computex, el evento de computación más importante de China, Microsoft mostró algunos de los nuevos productos en los que está trabajando y que lanzará al mercado en el corto plazo.

Uno de los proyectos presentados por el vicepresidente de la división OEM, Nick Parker, fueron las primeras imágenes públicas de una laptop “2 en 1” que presume contar con un look de Porsche Design.

Pese a que la computadora portátil aún no está listo, Microsoft ya inició su estrategia de marketing para posicionarla en top of mind de los consumidores, destacando que su nuevo dispositivo cuenta con un diseño moderno y, según algunos especialistas, buscaría competirle a la MacBook de Apple.

Puede ser cierta esta tesis, por algo la incluyeron en la presentación de Cmputex y hablaron de sus características: funcionará con Windows 10, Cortana, y un procesador de Intel, una pantalla touch de 13.3 pulgadas giratoria (para la función de tablet). Además será compatible con Windows Hello e incluirá sensores biométricos.

El mercado de las Laptops ha tenido un descenso en los últimos años pero tal parece que las principales marcas no están dispuestas a dejarlo morir. Se estima que durante 2015 las ventas de este tipo de equipos superaron los 102 mil millones de dólares a nivel global, de acuerdo con datos de Statista.

Recientemente Dell presentó su primera laptop 2 en 1 de 17 pulgadas, su objetivo es posicionarla entre las mejores del mundo y competir con las MacBook. Por su parte, Acer también lanzó su modelo Switch Alpha, una portátil de 12 pulgadas que también funciona como tablet.

Una que llamó la atención fue la ZenBook 3 de Asus, que se destaca por ser más delgada y de un peso menor al de la MacBook. Otras marcas que presentaron antes sus modelos fueron Sony, HP y Lenovo.

En cuanto a la laptop de Microsoft, cabe destacar que Porsche Design Group es una empresa alemana perteneciente al grupo fabricante de los autos deportivos de lujo, y que no es su primera colaboración en el mundo de la tecnología de gadgets, en 2014 trabajo con Blackberry en un smartphone pero no le fue bien.

The post ¿Una laptop diseñada por Porsche? appeared first on Revista Merca2.0.

Hace poco lo hacía Kit Kat en Japón para divertir a los estudiantes que se preparan para entrar a la universidad y ahora Porsche se ha decidido por una estrategia similar para presentar su nueva versión del modelo 911. Todo ello a través del que anuncian como el “primer anuncio impreso interactivo del mundo con holograma”.

Claro está que el principio ha sido el mismo y es que desde las revistas Fast Company en las que se incluye el anuncio impreso se han distribuido 50.000 prismas de plástico que luego al ser llevado al smatrtphone o tablet logran el holograma partiendo del video especial proyectado desde el site de Porsche.

La marca también ha distribuido otros 100.000 prismas a través de correo directo con la intención de brindar a la audiencia una sensación de “intriga y curiosidad” según ha señalado Marshall Ross, CCO de la agencia Cramer-Krasselt encargada de esta acción para Porsche.

Este es el video de la acción de Kit Kat, previa a la de Porsche

The post Porsche lanza su nuevo modelo 911 con ayuda de un holograma appeared first on Revista Merca2.0.

Alemania.- Ayer, hablábamos de cómo Mercedes-Benz felicitaba a su principal competidor, BMW por su 100 aniversario, aunque, eso sí, lo hacía a su forma y lanzándole un dardo envenenado recordándole a la firma BMW que aunque llevan 100 años en el mercado, ellos llevan 30 años más, los cuales fueron muy aburridos porque eran los líderes del mercado y no tenían ningún tipo de competencia.

Todo ello, lo hizo Mercedes-Benz a través del siguiente mensaje en prensa: “Los 30 años anteriores fueron un poco aburridos”. Pero, la celebración del 100 aniversario de BMW está dando mucho de sí y es que ahora, otra firma automovilística se ha sumado a las felicitaciones, aunque también a su manera. Pero, ¿qué firma ha entrado en el juego de felicitar a BMW?.

Pues, la firma en cuestión es otra automovilística, Porsche, la cual ha querido emular a Mercedes-Benz con una publicidad gráfica que se ha insertado en numerosos periódicos alemanes, de gran tirada entre el público de este país.

porsche bmw

En la imagen, que puedes ver a continuación, se puede ver un vehículo de Porsche junto a uno de BMW, y debajo aparece el siguiente mensaje: “El futuro nos depara grandes retos. Nos enfrenaremos a ellos con el placer de la conducción”, un mensaje con el que, directamente se alude al claim de BMW “¿Te gusta conducir?”.

En la actualidad, BMW se ha convertido en un gran competidor para las principales firmas del sector, ya que tras duros momentos, ahora está viviendo una de sus mejores épocas, contando con más 116 mil empleados en todo el mundo y un volumen de negocio que se sitúa en torno a los 80.000 millones de euros. Y, para celebrar su 100 aniversario, la empresa ha presentado un prototipo de vehículo autónomo con el que seguro va a revolucionar el sector, ya que el BMWi8 ha logrado captar todas las miradas.

The post Porsche imita a Mercedes-Benz en su felicitación a BMW appeared first on Revista Merca2.0.