Netexplo 2018Un año más estoy en París para asistir al Netexplo Innovation Forum, el evento anual que reúne a profesores de innovación de todo el mundo en la sede de UNESCO para analizar las tendencias y tratar de entender hacia donde nos dirigimos.

El observatorio de Netexplo funciona en forma de radar: los profesores que colaboramos con la iniciativa pedimos a nuestros alumnos de todo el mundo que localicen proyectos innovadores, por lo general con menos de dos años de antigüedad, que pueden ser desde startups a trabajos en departamentos universitarios, iniciativas en compañías consolidadas, etc. y los envíen para un primer filtrado, del que resulta una lista de preseleccionados sobre la que votamos. Finalmente, diez proyectos son expuestos en el foro en París, donde los asistentes votan en función de aquellos que les parecen más interesantes.

Este año venía con una agradable sorpresa: existe siempre una sana competencia entre los distintos profesores por ver quién consigue situar más proyectos en las fases finales, y este año, los ganadores han sido los alumnos de mi curso de Innovación en el International MBA de IE Business School. En la fase final, dos de los diez proyectos seleccionados, Wysker y Cataki, provenían de la selección hecha por mis alumnos, y el segundo de ellos, además, resultó finalmente ganador en la votación llevada a cabo entre los asistentes. En una entrada posterior los analizaré con algo de detalle. El detalle es meramente honorífico no es especialmente importante, tiendo a pensar que la cuestión es básicamente probabilística (este año enseñaba a dos grupos, y la composición de mi alumnado era enormemente diversa, con participantes literalmente de todo el mundo), pero siempre es agradable pensar que en una amplísima selección de alumnos de escuelas de negocios de todo el mundo, aquellos a los que tú enseñas y con los que trabajas para intentar transmitirles ideas y conceptos sobre innovación han sido capaces de contribuir de manera significativa. Thank you, class!

En mi participación este año me pidieron que diese mis impresiones en el escenario sobre 360ed, un proyecto precioso de edtech mediante el uso de realidad virtual y aumentada en Birmania, cuya fundadora, Hla Hla Win, graduada en Harvard, ha conseguido ensamblar un proyecto muy completo en un entorno tan aparentemente poco propicio como su país, en el que incluye no solo la participación de niños con terminales Android y visores de cartón, sino también un importante y fundamental capítulo de formación a profesores y de desarrollo de materiales.

Además, el las reuniones del Advisory Committee, en el que participo desde hace tres años, continuamos las conversaciones del pasado año sobre inteligencia artificial y machine learning, de las que ha surgido un libro, Thoughts on AI, en el que soy autor de un capítulo y del que proporcionaré algo más de información en cuanto esté disponible para su descarga.

Ahora, me voy a Les Échos para una sesión de resumen del evento. Pronto, más.

 

Photos in media (Feb. 2018)

Esta semana he tenido una cierta presencia en medios por dos temas no relacionados entre sí y que, dado que esta página no solo la tengo para analizar la actualidad tecnológica, sino también un poco como “mi querido diario”, me gustaría comentar brevemente.

El primero de ellos fue la publicación de una lista en Business Insider, “Los 25 españoles del mundo de la tecnología que deberías seguir en Twitter“, amablemente convertida en lista de Twitter por Juan Andrés Muñoz para facilitar su seguimiento a quien lo desee. Un detalle de Business Insider que no esperaba, pero que no deja de tener su punto, porque mi uso de Twitter a lo largo de los años ha evolucionado sensiblemente, y desde hace bastante tiempo, lo utilizo únicamente para publicar mi entrada diaria en español y en inglés y para compartir alguna noticia publicada por terceros que considero interesante.

Si Business Insider considera que soy uno de los 25 españoles que deberías seguir, por mí encantado, porque el uso de Twitter que mantengo es precisamente eso, un intento de compartir información sobre lo que creo que es interesante en el mundo de la tecnología. Twitter supone para mí una fuente considerable de tráfico, en torno al 10% en mi página en español y bastante más en mi página en inglés, y que una publicación lo destaque, y mencione además que tengo “un tono muy didáctico y divulgativo”, considerando que me dedico a la enseñanza, quiere decir que no lo estoy haciendo del todo mal :-) Recuerdo a los posibles interesados que si alguien quiere una visión más completa de mi selección de noticias tecnológicas del día escogida con cierta regularidad, puede seguirme en este tablero de Pinterest o en mi revista de Flipboard, en las que no incluyo lo que escribo, sino únicamente lo que leo.

El segundo fue la noticia de la constitución del Consejo Asesor para la Innovación en la Justicia, una iniciativa del Ministerio de Justicia creado mediante orden ministerial como grupo de trabajo de los previstos en la ley 40.3 de la ley 6/1997. Sus funciones, según el documento oficial que detalla su creación, incluyen la identificación de necesidades, obstáculos, y oportunidades para la transformación de la Administración de Justicia, la generación de ideas para el desarrollo de políticas e iniciativas innovadoras en el sector legal, la promoción de la cultura de la innovación en el sector Justicia, la identificación de retos para las políticas de innovación en Justicia, la anticipación de tendencias emergentes y su uso en Justicia, la sugerencia de reformas legales necesarias para adaptar el ordenamiento jurídico a las nuevas exigencias planteadas por la sociedad, la propuesta de fórmulas de colaboración del sector público con el sector privado y la sociedad civil en el desarrollo de la digitalización de la Justicia, y la sugerencia de iniciativas que sirvan para impulsar la convivencia entre el Derecho y la tecnología. A petición del ministro, podría igualmente pronunciarse sobre medidas o planes que esté impulsando el Departamento, proyectos normativos, o directrices y decisiones relevantes.

La participación en el Consejo Asesor para la Innovación en la Justicia no conlleva ningún tipo de remuneración. Para mí, que el gobierno de mi país considere que puedo, a título estrictamente individual y no como representante de ninguna empresa, cargo o institución, tener algo que aportar supone toda una satisfacción: participaría en cualquier caso, independientemente del color político del gobierno que me lo pidiese. La primera reunión dejó discusiones interesantes y, sobre todo, un planteamiento operativo, abierto, poco burocrático, y con sensación de poder sacar cualquier tema o comentar cualquier idea con plena libertad. A medida que vaya avanzando la iniciativa, iré comentando mis impresiones al respecto.

 

Happy holidays from IEComo ya es tradición en esta página desde hace un buen montón de años, aprovecho la felicitación del IE para desearos a todos unas muy felices fiestas y un fantástico 2018.

Este 2017 ha sido una verdadera locura: por un lado, estoy en un momento profesional genial, disfruto muchísimo de lo que hago y, además, me da la oportunidad de trabajar directamente con la persona que más quiero en el mundo. Por otro, la actividad, se ha vuelto por momentos frenética: mi último trimestre ha sido posiblemente el de más actividad entre cursos abiertos, conferencias y otros compromisos desde hace muchísimos años, y estoy completamente seguro de que eso se ha tenido que notar en muchas cosas: perdón por los mensajes que he dejado sin contestar, por las propuestas que he tenido que declinar y por las cosas que he dejado a medias o menos revisadas de lo que debería…

Simplemente, hay momentos en los que la cosa no da más de sí, y sinceramente, prefiero vivir pensando en cómo diablos encontrar una hora nº 25 en el día para seguir haciendo cosas a que se me pasen los días aburrido o con la sensación de estar a la espera de algo, y eso me genera una patología que me impide articular correctamente la palabra “no”. Además, mi actividad de conferencias, seguramente derivada en parte de la actividad de mi página en inglés, que supera ya los 30,000 seguidores en Medium y los casi 85,000 en LinkedIn, se ha internacionalizado bastante, y eso conlleva desplazamientos más complicados que a veces se vuelven difíciles de encajar en una agenda que ya de por sí estaba bastante torturada. Con sinceridad total: no esperaba que mi página en inglés funcionase así. Puedo entender que mi página en español tenga cierta popularidad porque no me callo ni debajo del agua y porque cuando empecé, había pocas páginas sobre estos temas, pero en inglés hay muchas y muy buenas, y creí que pasarían años antes de alcanzar un nivel que realmente dejase algún fruto. Muchas gracias a los que me leéis y comentáis en uno y otro idioma, y al IE por insistirme y por apoyarme a la hora de desarrollarla.

De 2018 espero muchísimo, y os lo iré contando en pequeñas dosis, aunque sea simplemente para que no penséis que estoy completamente loco. De nuevo, muchísimas gracias a todos por estar ahí, por ayudarme a generar tantas ideas y tantas conversaciones sobre estos temas que me siguen apasionando, y os deseo a todos unas felices fiestas y un maravilloso 2018!

 

Perfil Enrique Dans - One MagazinePues no sé si seré, como dicen en ONE Magazine, “el profesor al que todos los ejecutivos quieren seguir”, pero si alguien me está siguiendo, que lo haga a su propio riesgo, porque yo, sinceramente, no sé a dónde voy!! Y de hecho, en estos temas de los que hablamos aquí habitualmente, lamento comunicaros que dudo mucho que alguien lo sepa! Eso sí, por explorar y darle a la manivela de hacer análisis, que no quede, que para eso estamos los profesores!

No tenía ni idea de que había alguien trabajando en esta reseña, me la he encontrado de sorpresa a través del clipping diario del IE, y… qué diablos, les ha quedado la mar de bonito, una de esas páginas que están fenomenal para enseñar a mis padres y que presuman con sus amigos!

A ver si me acuerdo de mirar hacia atrás cuando camine por la calle! :-)

 

Leading Digital Transformation - Prince Mohammad Bin Salman CollegeLa semana pasada tuve la oportunidad de pasar unos días impartiendo un curso en la Prince Mohammad Bin Salman College (MBSC) of Business & Entrepreneurship a treinta y cinco altos directivos de empresas del país, en la King Abdullah Economic City (KAEC) en Arabia Saudí. El título del curso era Leading digital transformation (pdf).

No es habitual que imparta cursos fuera de IE Business School, en ocasiones anteriores he preferido declinar invitaciones para hacerlo porque me parecía lo adecuado cuando tu propia institución te reduce el compromiso de sesiones anuales en función del desarrollo de otras actividades, pero en esta ocasión, la oportunidad me parecía única y culturalmente interesantísima: el país está experimentando una fortísima transformación de la mano de personas jóvenes educadas en el exterior y con una fuerte exposición a la red, y existen proyectos tan ambiciosos y llenos de posibilidades como la construcción de ciudades nuevas completamente desde cero, con la idea de convertirlas en polos de actividad económica, en el contexto de la llamada Vision 2030, un ambicioso plan para reducir la dependencia del petróleo y transformarlo en una economía diversificada y fuerte en sectores como salud, educación, infraestructuras, construcción, ocio y turismo. 

La institución que me invitaba, MBSC, es de hecho una de las primeras en las que las clases, altamente participativas, mezclan sin problemas hombres y mujeres, en el entorno de una ciudad en construcción en la que las costumbres se han relajado de manera sensible para hacerla mucho más abierta, sin policía religiosa, sin obligación de llevar permanentemente la abaya, etc. Cambios que aún pueden ser vistos como tímidos detalles desde una perspectiva occidental en un país en el que las mujeres aún no pueden conducir (algo de lo que se lleva hablando muchísimo tiempo y que todo indica que llegará pronto), pero que hay que entender en su correspondiente contexto y como parte de un proceso inequívoco de transformación. Lento, sí, pero en la dirección adecuada.

Coincidiendo con mi estancia allí, el director de Facebook AI Research, Yann LeCun, tomó la decisión de declinar públicamente a través de Facebook una invitación similar a la mía para impartir un curso en la King Abdullah University of Science and Technology (KAUST) debido a consideraciones de índole religiosa sobre la consideración del ateísmo en el país. Mi decisión, teniendo en cuenta que ya antes de dicha situación tenía una parte de mi presentación en la que citaba ampliamente a LeCun, fue la de precisamente utilizar su carta para alimentar una reflexión y discusión en clase sobre la importancia de la transformación y la velocidad de la misma. Hace no mucho tiempo, discusiones de este tipo en un formato participativo y abierto habrían resultado prácticamente imposibles en un aula en este país. La carta de LeCun ofrecía una oportunidad única para discutir sobre ello en el momento adecuado, y mi impresión es que LeCun, persona extremadamente inteligente, sabía que su negativa, en el contexto de unas instituciones educativas saudíes que intentan a toda costa modernizar el país, levantaría alarmas que podrían generar ese tipo de reflexiones interesantes. En mi caso, siempre he pensado que es positivo estar allá donde se producen cambios que uno estima que discurren en la dirección adecuada, así que preferí aprovechar la oportunidad de la invitación para intentar aproximarme a la realidad del país. Decididamente, la única manera de entender Arabia Saudí y el mundo árabe en general es viéndolo desde dentro.

Arabia Saudí es uno de los países más avanzados de la zona en uso y difusión de herramientas de social media, y la transformación que eso está generando se aprecia a todos los niveles. De hecho, el recientemente nombrado ministro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, Abdullah Alswaha, anteriormente director de Cisco, emprendedor en el ámbito digital y que se define en su LinkedIn como “on a mission to digitize a nation”dedicó un vídeo a nuestro curso, en el que menciona varios de los aspectos relevantes en el contexto de la transformación digital para el país y resalta claramente su importancia. 

No todos los días se encuentra uno mencionado por un ministro :-) Sin duda, quedan aún muchas cosas por hacer y muchos cambios por llegar en Arabia Saudí, pero ver un país alinearse claramente en torno a una visión que incluye la transformación digital, que te invita a hablar del tema y que le otorga prácticamente el estatus de asunto de estado ha sido una experiencia culturalmente muy rica y extremadamente interesante.