Open Banking APIx

En octubre de 2015, el Parlamento Europeo adoptó una versión revisada de la Payment Services Directive, PSD2, destinada a promover el uso y desarrollo de servicios de pagos innovadores y móviles a través de la apertura de los servicios bancarios. Contrariamente a lo que suele ocurrir con las directivas comunitarias, que suelen dejar un amplio espacio a los países miembros para su implementación, PSD2 no lo hace: es sumamente estricta en su hoja de ruta, y ahora es cuando empezamos a ver sus primeros frutos.

El Reino Unido fue uno de los países que, de una manera más clara, vio en PSD2 una mayor fuente de oportunidades. Con numerosas compañías en vanguardia del fintech desde sus inicios, las autoridades del país vieron la posibilidad de utilizar la regulación como una fuente de dinamismo para el mercado: en agosto de 2016, la Competitions and Market Authority (CMA) del Reino Unido publicó una directiva en la que requería a los nueve bancos más grandes del Reino Unido que permitieran que las startups con licencia accedieran directamente a sus datos si el usuario así lo requería, hasta el nivel de transacciones en cuenta, y estableció la fecha del 13 de enero de 2018 como límite para su aplicación, convirtiéndose así en el primer país en llevar a la práctica este concepto. De hecho, el interés del país es suficientemente importante como para mantener sus planes de manera completamente independiente al desarrollo del Brexit.

Podemos ver explicaciones sobre Open Banking en diversos formatos, desde manejables infografías, hasta completos artículos al respecto o informes de consultoras. Lo que tenemos que saber, básicamente, es que la nueva directiva cambia el modelo de actuación de la banca tradicional y la obliga a presentar sus datos en forma de APIs (interfaces de programación de aplicaciones) estandarizadas y accesibles para cualquier actor aprobado para ello que lo demande en virtud de una petición de sus clientes. Como tal, Open Banking no es una aplicación, ni un servicio como tal, sino una forma de facilitar el intercambio de datos a requerimiento del usuario. proporcionando a este un nivel completo de control sobre esos datos: los bancos dejan de tener esa gestión como un derecho exclusivo, y se ven obligados a incorporar APIs para permitir que cualquier actor autorizado como tal pueda acceder a los datos de sus usuarios. A partir de aquí, lo que queramos.

¿Qué ha ocurrido a partir del día 13 con la llegada de la fecha límite y la aplicación de Open Banking en el Reino Unido? De buenas a primeras, prácticamente nada. El regulador ha emitido cartas a los principales bancos con instrucciones al respecto, algunos han pedido prórrogas para terminar de adaptarse, y por el momento, no se ha visto mucho más. Sin embargo, aunque los comienzos sean lentos, haya pocas noticias al respecto, muchos usuarios no tengan ni idea de qué estamos hablando, y las compañías que quieran participar deban registrarse y ser homologadas para ello, un proceso no especialmente sencillo, estamos hablando del mayor cambio que hemos presenciado en la actividad bancaria desde prácticamente el inicio de los tiempos, y de algo que dará lugar a un ecosistema completamente diferente.

De entrada, la idea es dar entrada en la gestión de nuestro dinero y nuestra actividad económica a un número de actores mucho más elevado siempre que cumplan unos requisitos determinados y que exista un control del usuario. Esto puede ser una vía de entrada, obviamente, para muchas nuevas compañías dentro del mundo fintech, pero también para los grandes actores del mundo online, como Google o Facebook, con todo lo que ello conlleva. Con las nuevas reglas, cualquier entidad aprobada podrá no solo gestionar pagos o transacciones sin necesidad de llegar a acuerdos con los bancos o sin hacer scrapping de los datos del usuario a partir de su usuario y contraseña, como ocurría hasta el momento. La fase inicial tiene un ámbito limitado e incorpora únicamente datos de la cuenta corriente: las tarjetas de crédito y otras cuentas de pagos serán agregadas a lo largo de los próximos dos años, en una fase compleja en la que se prevén problemas de diversos tipos, mala prensa, artículos interesados hablando de terribles peligros, bancos tradicionales intentando convencernos de que “eso ya lo hacían ellos”, o incluso posibles ofuscaciones interesadas para intentar evitar la percepción de una transición sencilla.

Pese a la escasa publicidad y la aún relativamente baja incidencia de la llegada de la fecha límite, no nos confundamos: estamos ante la innovación que dará forma al nuevo ecosistema bancario, a la posibilidad de que confiemos en otros actores innovadores o en software inteligente para administrar nuestro dinero. Si los bancos tradicionales quieren ser algo más que simples contenedores comoditizados, tendrán que mejorar su propuesta de valor y, sobre todo, convertirse en atractivos para unos clientes que, a día de hoy, por lo general, no los tienen en la mejor de sus estimas. A todos los efectos, en banca, estamos comenzando una nueva era.