IMAGE: Teguhjatipras - CC0 Creative CommonsCada vez más noticias apuntan a la popularización y ubicuidad de las tecnologías de reconocimiento facial, en una variedad de ámbitos cada vez mayor. Desde ciudades de todo el mundo erizadas de cámaras, hasta el extremo de control social de las ciudades chinas, en las que en las que no puedes hacer nada sin que tus pasos, las personas con las que estás o los sitios por los que pasas sean almacenados en una base de datos que monitoriza tus costumbres, tus compañías o tu crédito social, pases por delante de una cámara o por delante de las gafas de un policía.

Pero más allá de las calles de nuestras ciudades, las cámaras y el reconocimiento facial empiezan a ser, cada vez más, utilizadas en otros ámbitos. La última polémica ha saltado a partir de las escuelas norteamericanas que intentan prevenir posibles episodios de violencia, probablemente de manera infructuosa dado que los protagonistas suelen ser alumnos del propio centro con acceso autorizado a sus instalaciones: sociedades de defensa de los derechos civiles como ACLU se han posicionado abiertamente en contra de este tipo de sistemas, que consideran inaceptables en un entorno escolar por ser invasivas y con numerosos errores que tienden a afectar especialmente a mujeres y a personas de color.

En las escuelas chinas, un entorno violencia completamente inexistente, no utilizan esta tecnología con ese motivo, sino con uno completamente diferente: monitorizar el rendimiento y la atención de los estudiantes. En varias escuelas piloto, los estudiantes saben que si sus expresiones muestran aburrimiento o si se duermen, sus clases están llenas de cámaras capaces no solo de tomar una prueba gráfica de ello, sino de interpretarlo y etiquetarlo además con los algoritmos adecuados. En algunos ámbitos se especula incluso con la posibilidad de llegar algo más allá, y probar la eficiencia de otra familia de tecnologías, las de vigilancia emocional, ya en uso en el ejército chino y en varias compañías privadas, que sitúan sensores inalámbricos en gorras o sombreros y son capaces, mediante una lectura de las ondas cerebrales, de optimizar cuestiones como las pausas en el trabajo, la reasignación de tareas o la localización física dentro de las instalaciones, y prometen a cambio importantes incrementos de eficiencia.

¿Estamos yendo hacia un futuro de monitorización permanente mediante tecnologías de este tipo? Algunos abiertamente afirman que las tecnologías de reconocimiento facial están aquí para quedarse, y que lo mejor que podríamos hacer es, sencillamente, aceptarlo como un elemento más de las sociedades del futuro. Actitudes tecno-fatalistas de este tipo asumen que incentivos de adopción como los generados por el miedo o por los posibles incrementos de productividad son tan poderosos, que la sociedad no puede dejar de plantearse dejar a un lado sus temores y resistencias, y proceder a la implantación, oficializando la aceptación por la vía de los hechos. En realidad, hablamos de una tecnología por la que nadie va a preguntar a los ciudadanos, y de decisiones de adopción que dependerán, en último término, de gobiernos, autoridades municipales o departamentos de educación. La resistencia pasiva mediante elementos como gafassombreros u otros elementos parece fútil, lo que podría determinar un futuro de adopción con más bien escasas resistencias.

¿Qué hacer si, en efecto, este tipo de tecnologías se disponen, de manera irremediable, a formar una parte integrante de nuestro futuro? ¿Debemos, como instituciones educativas, aceptarlo como tal y proceder a su implantación? Si ese es el caso, entiendo que es fundamental llevar a cabo una reflexión sobre cuál va a ser su papel. En IE Business School, por ejemplo, coincidiendo con el desarrollo de nuestra WoW Room, un aula interactiva con 45 metros cuadrados de pantallas en las que los estudiantes participan en remoto, probamos un algoritmo de engagement, que permite al profesor diagnosticar qué alumnos están prestando atención y cuales están aburridos o distraídos. Los resultados iniciales de su uso, aunque podríamos pensar que algunas resistencias podrían desaarecer con la costumbre y el uso habitual, apuntaron a que los alumnos no se sentían cómodos conociendo la existencia de una herramienta así que pudiese, eventualmente, afectar a sus calificaciones, así que resolvimos utilizarla fundamentalmente como una alerta en tiempo real al profesor: si mientras das tu clase, ves que el número de alumnos aburridos o distraídos se incrementa en algún momento, es que ese contenido, esa parte de la discusión o ese elemento que estás utilizando no está funcionando, y deberías pasarlo más rápidamente o solucionar esa falta de atractivo del contenido de alguna manera.

¿Cómo nos afectaría el uso de cámaras, sistemas de monitorización de ondas cerebrales o algoritmos de ese tipo en entornos de trabajo? En una situación como la actual, cabe esperar que serían utilizados para el control exhaustivo o incluso para sanciones o exclusión de aquellos que son evaluados negativamente. Sin embargo, cabe pensar en otro tipo de entornos con muchos más matices: un trabajador aburrido o distraído no necesariamente implica un trabajador no productivo, sino que puede indicar muchas otras circunstancias. Entornos sometidos a un control de este tipo ya existen, como hace una semana comentaba David Bonilla en una de sus newsletters: en compañías como Crossover, un supervisor evalúa constantemente cada período de trabajo de diez minutos de sus subordinados en función de herramientas de monitorización como WorkSmart, que recopilan estadísticas sobre las aplicaciones y sitios web que tienes abiertos, el timepo que pasas en ellos, tus pulsaciones de teclado y movimientos de ratón y que, cada 10 minutos, aleatoriamente y sin previo aviso, toma una foto desde la cámara del portátil y guarda una captura de lo que tengas en pantalla. Más de 1,500 personas en 80 países colaboran con esta compañía sometidos a la monitorización de esta herramienta, en las que la compañía paga únicamente el tiempo que considera de dedicación plena, no las pausas ni los momentos de distracción.

En escenarios de futuro en los que el trabajo cambia su naturaleza y se convierte en algo voluntario, vocacional o que no forma parte de una obligación necesaria para la subsistencia gracias al desarrollo de sistemas de renta básica incondicional, este tipo de herramientas podrían facilitar sistemas de compensación basados en criterios que optimicen la productividad: si el análisis de un trabajador revela que está somnoliento o distraído, envíalo a dormir o a hacer otra cosa hasta que muestre un incremento en sus capacidades productivas, y optimiza su rendimiento. ¿Aceptable, o una auténtica pesadilla distópica? ¿Nos aboca el futuro necesariamente a un escenario en el que el uso de tecnologías de reconocimiento facial, expresiones o incluso análisis de ondas cerebrales nos ubique en entornos de vigilancia y monitorización permanente? ¿Debe la formación incorporar ese tipo de tecnologías para facilitar una familiarización con ellas y un uso adecuado y conforme a unos estándares éticos? ¿Debemos las instituciones educativas a todos los niveles intentar preparar a nuestros alumnos para unos escenarios futuros que parecen cada vez más reales, más tangibles y más inevitables? ¿O debemos ignorarlos como si esa adopción tecnológica no estuviese teniendo lugar? ¿Existen alternativas?

 

IMAGE: Loulia Bolchakova - 123RFUn artículo en The Guardian, Big Brother isn’t just watching: workplace surveillance can track your every move, permite observar cómo está evolucionando la vigilancia de los trabajadores en los Estados Unidos, en donde la discusión sobre la vigilancia en entornos laborales no se ha visto afectada por la sentencia del caso Bărbulescu v. Rumanía que afirma que “las instrucciones del empresario no pueden reducir a cero la vida social privada en el lugar de trabajo”.

El artículo describe un panorama completamente agobiante definido no solo por la vigilancia durante las horas de trabajo o por el control de las comunicaciones de todo tipo, sino incluso por sistemas como patrones de navegación online, lectores de teclado, monitorización de mensajería instantánea, redes sociales, etc. La auténtica disfuncionalidad de los entornos profesionales, en los que el nivel de vigilancia se eleva hasta el más absoluto de los absurdos en manos de directivos controladores hasta el límite del absurdo, patéticos aprendices de los peores tiempos de la Stasi.

Compañías que vigilan a sus empleados hasta el punto de conectar la cámara de sus ordenadores cada diez minutos, revisando sus comunicaciones o utilizando métricas como el número de correos electrónicos enviados, el número de teclas pulsadas o las horas delante de la pantalla como indicadores de productividad, amparándose en requisitos legales como la necesidad de controlar las comunicaciones en empresas financieras para evitar casos de uso de información privilegiada, o en otras industrias para controlar el cumplimiento de requisitos regulatorios (compliance). Como ocurre siempre en este tipo de casos, la vigilancia diseñada para evitar un comportamiento ilegal disuade inmediatamente al interesado en llevarlo a cabo, que pasa a optar por otros canales o metodologías, y se convierte en una manera de vigilar de manera completamente injustificada a todos los demás. Metodologías de control que deberían limitarse a un examen excepcional en caso de sospecha, convertidas en objeto de control habitual exhaustivo y agobiante, en formas absurdas de pretender reducir la actividad profesional a la labor de un autómata.

El artículo de The Guardian examina productos de compañías como Crossover, InterGuard, Wiretap, Teramind, Digital Reasoning, Qumram, Fama y otras similares que, con la excusa de promover entornos profesionales más seguros, más controlados o con menores riesgos pueden ser utilizadas para generar unos niveles de vigilancia y monitorización que deberían ser considerados como absolutamente inaceptables, y que atacan la misma esencia de la dignidad humana. En efecto, la tecnología nos ofrece posibilidades inigualables para hacer determinadas cosas, pero… ¿es bueno realmente hacerlas y llevar esas posibilidades hasta su límite? Una lectura interesante que permite entrever un conjunto de tendencias preocupantes, que afortunadamente tienen más limitaciones regulatorias en entornos europeos, pero que no sería extraño ver planteadas en el contexto de determinadas culturas empresariales.

Si como directivo piensas que la tecnología es una herramienta para generar ambientes de vigilancia y control total, tienes un serio problema psicológico. Nada, ni la compliance, ni los riesgos de seguridad ni la productividad justifica que sometas a tus trabajadores a entornos de ese tipo. Por muchas posibilidades que ofrezca la tecnología, los entornos de trabajo del futuro tienen necesariamente que evolucionar de otra manera.

 

IMAGE: Loulia Bolchakova - 123RFUn artículo en The Guardian, Big Brother isn’t just watching: workplace surveillance can track your every move, permite observar cómo está evolucionando la vigilancia de los trabajadores en los Estados Unidos, en donde la discusión sobre la vigilancia en entornos laborales no se ha visto afectada por la sentencia del caso Bărbulescu v. Rumanía que afirma que “las instrucciones del empresario no pueden reducir a cero la vida social privada en el lugar de trabajo”.

El artículo describe un panorama completamente agobiante definido no solo por la vigilancia durante las horas de trabajo o por el control de las comunicaciones de todo tipo, sino incluso por sistemas como patrones de navegación online, lectores de teclado, monitorización de mensajería instantánea, redes sociales, etc. La auténtica disfuncionalidad de los entornos profesionales, en los que el nivel de vigilancia se eleva hasta el más absoluto de los absurdos en manos de directivos controladores hasta el límite del absurdo, patéticos aprendices de los peores tiempos de la Stasi.

Compañías que vigilan a sus empleados hasta el punto de conectar la cámara de sus ordenadores cada diez minutos, revisando sus comunicaciones o utilizando métricas como el número de correos electrónicos enviados, el número de teclas pulsadas o las horas delante de la pantalla como indicadores de productividad, amparándose en requisitos legales como la necesidad de controlar las comunicaciones en empresas financieras para evitar casos de uso de información privilegiada, o en otras industrias para controlar el cumplimiento de requisitos regulatorios (compliance). Como ocurre siempre en este tipo de casos, la vigilancia diseñada para evitar un comportamiento ilegal disuade inmediatamente al interesado en llevarlo a cabo, que pasa a optar por otros canales o metodologías, y se convierte en una manera de vigilar de manera completamente injustificada a todos los demás. Metodologías de control que deberían limitarse a un examen excepcional en caso de sospecha, convertidas en objeto de control habitual exhaustivo y agobiante, en formas absurdas de pretender reducir la actividad profesional a la labor de un autómata.

El artículo de The Guardian examina productos de compañías como Crossover, InterGuard, Wiretap, Teramind, Digital Reasoning, Qumram, Fama y otras similares que, con la excusa de promover entornos profesionales más seguros, más controlados o con menores riesgos pueden ser utilizadas para generar unos niveles de vigilancia y monitorización que deberían ser considerados como absolutamente inaceptables, y que atacan la misma esencia de la dignidad humana. En efecto, la tecnología nos ofrece posibilidades inigualables para hacer determinadas cosas, pero… ¿es bueno realmente hacerlas y llevar esas posibilidades hasta su límite? Una lectura interesante que permite entrever un conjunto de tendencias preocupantes, que afortunadamente tienen más limitaciones regulatorias en entornos europeos, pero que no sería extraño ver planteadas en el contexto de determinadas culturas empresariales.

Si como directivo piensas que la tecnología es una herramienta para generar ambientes de vigilancia y control total, tienes un serio problema psicológico. Nada, ni la compliance, ni los riesgos de seguridad ni la productividad justifica que sometas a tus trabajadores a entornos de ese tipo. Por muchas posibilidades que ofrezca la tecnología, los entornos de trabajo del futuro tienen necesariamente que evolucionar de otra manera.

 

IMAGE: Arcady31 - 123RFEn muy poco tiempo, estamos empezando a ver algunas noticias que apuntan al uso de un indicador, la concentración de glucosa libre en sangre o glucemia, métrica completamente familiar y conocida para todos aquellos que padecen o tienen cerca a alguien afectado por algún tipo de diabetes, como parámetro utilizado para evaluar la actividad de personas perfectamente sanas.

En algunas compañías, particularmente en el a veces un tanto distópico entorno de Silicon Valley, los empleados monitorizan activamente su glucemia sin tener ningun problema de diabetes con el fin de evaluar su rendimiento o su actividad, controla su ingesta de alimentos o mantener la obesidad bajo control.

El tema tiene, por supuesto, mucho sentido: como bien saben los diabéticos que llevan a cabo un control exhaustivo, la glucemia es un indicador muy adecuado no solo para saber cuando necesitan insulina o ingerir alimento, sino en general, para evaluar la actividad. Existen correlaciones perfectamente observables entre nivel de actividad o de percepción de cansancio y niveles de azúcar en sangre. El problema, obviamente, es que como parámetro a controlar, la glucemia no parecía especialmente amigable, dado que en la mayoría de los casos, exigía una extracción, aunque fuese minúscula, de sangre, lo que conllevaba un proceso invasivo e incómodo. Por mucho que te digan que puedes controlarte mejor, la idea de andar pinchándose un dedo para extraer una gota de sangre varias veces a lo largo del día no suena atractiva para prácticamente nadie que no necesite hacerlo por una cuestión perentoria de salud.

La semana pasada circularon algunas noticias acerca de Tim Cook, CEO de Apple, al que se ha visto con un dispositivo en su muñeca que lleva a cabo mediciones de glucemia de manera continua y no invasiva. La idea de Apple de convertirse en un aliado para el desarrollo de sistemas de monitorización de la salud de manera preventiva, sus múltiples alianzas con hospitales y aseguradoras y su interés por tener un impacto en el mundo de la salud podrían indicar el desarrollo de algún dispositivo que, efectivamente, permitiese al usuario evaluar de manera cómoda sus niveles de azúcar en sangre, para así tomar decisiones sobre cuando parar para picotear algo, cuándo se es más productivo, o en general, cómo gestionar un parámetro que tiene mucho que ver con los niveles de energía que sentimos o nuestra capacidad de llevar a cabo muchas actividades. Dentro del movimiento conocido como quantified self, la glucemia podría ser, tal vez, el próximo parámetro a monitorizar.

¿Estamos ante un escenario en el que un parámetro utilizado hasta el momento casi únicamente en el tratamiento de una enfermedad, se convierte en algo que resulta interesante monitorizar de manera continua, mediante los correspondientes sensores y apps? El caso anterior fue, claramente, la frecuencia cardíaca. Aunque no sea aún mayoritario, es ya relativamente habitual ver a personas que evalúan su estado de salud o la calidad de su sueño en función de su ritmo cardíaco basal, durante la noche, en algo que en su momento definí como “cardioconsciencia“. ¿Estamos a punto de ver el nacimiento o la popularización de la glucemia como indicador habitual a monitorizar, más allá del ámbito del tratamiento de la diabetes? ¿Tendríais, como usuarios, interés en algún tipo de desarrollos relacionados con algo así?

 

Apple HealthKit logoUna de las principales aseguradoras de salud norteamericanas, Aetna, se convierte en la primera compañía en anunciar que subvencionará wearables y otros dispositivos a sus clientes con el fin de que monitoricen su salud y puedan obtener mejores servicios.

La aseguradora iniciará un programa que incluye únicamente dispositivos Apple y que se extenderá a sus más de cincuenta mil empleados comenzando en enero de 2017 y, progresivamente, a clientes tanto individuales como corporativos. La compañía tiene más de veintitrés millones de clientes en los Estados Unidos, lo que la convertirá potencialmente en un auténtico filón para la marca de la manzana.

El hecho de que sea precisamente Aetna, una aseguradora que recientemente anunció que restringiría dramáticamente su participación en los marketplaces públicos de seguros de salud creados gracias a la aplicación de la Patient Protection and Affordable Care Act – conocida habitualmente como Obamacare – alegando pérdidas importantes, podría indicar un reposicionamiento de la compañía para tratar de centrarse en clientes con un mayor poder adquisitivo que podrían ser más sensibles a pagar un premium por una propuesta de gestión proactiva de su salud.

El programa cubrirá una parte significativa del coste de los dispositivos, comenzando por el Apple Watch, ofrecerá financiar el resto del coste incluyéndolo en el recibo mensual, e incluirá apps específicas diseñadas por la compañía para los dispositivos. Comenzará ofreciéndose a determinados clientes corporativos e individuales, y se extenderá gradualmente al resto de la base de usuarios.

La idea es ayudar a sus clientes a gestionar su estado de salud y bienestar mediante la información facilitada por los dispositivos, mejorar el diagnóstico y la prescripción de medicamentos, tratar de incrementar la adherencia a los tratamientos mediante recordatorios, poner a su disposición aplicaciones para interaccionar más fácilmente con la compañía y pedir, por ejemplo, recetas de medicamentos, volantes para tratamientos o consultas de sus facturas, o desarrollar de planes de salud y bienestar personalizados y supervisados.

El pasado julio, Fitbit anunció un programa, Fitbit Group Health, destinado a ofrecer ese mismo tipo de servicios a colectividades como compañías, aseguradoras, programas de control del peso e investigación clínica. Sin embargo, Aetna es la primera aseguradora de salud que lo anuncia a gran escala y que lo incluye como una parte de sus pólizas. Sin duda, un cambio en la gestión de la salud que pretende llevar a cabo acciones con una naturaleza más proactiva que reactiva: en el actual estado de la tecnología, disponer de lecturas regulares de datos cuantitativos como la actividad física, la frecuencia cardíaca, el nivel estimado de estrés u otras métricas que puedan obtenerse mediante las correspondientes apps y el uso de los sensores de los dispositivos es algo que, sin duda, puede tener un gran efecto en el control de la salud, y no tiene demasiado sentido esperar a que surja un problema para intentar gestionarlo si, mediante una monitorización adecuada, puede ser satisfactoriamente prevenido. Lo novedoso, en realidad, no es que ese control pueda llevarse a cabo de manera satisfactoria, sino que una aseguradora lo considere suficientemente interesante como para convertirse en un actor fundamental en la popularización de ese tipo de dispositivos, cubriendo incluso una parte del coste de los mismos, y atribuyéndoles, supuestamente, una rentabilidad determinada. En ese sentido, tratar de homogenizar las lecturas homologando únicamente los dispositivos de una marca determinada puede tener todo el sentido de cara a reducir la complejidad y maximizar el desarrollo y la eficiencia de los algoritmos derivados. Que la marca sea Apple, creadora de programas como ResearchKit, no deja de tener cierta lógica.

Estoy seguro de que muchas compañías de la industria estarán muy atentas a los resultados de este programa. Los que llevamos tiempo practicando la monitorización de manera completamente intuitiva sabemos de las capacidades que ofrece de cara a estimar nuestro estado de salud. Una gestión más profesionalizada de esos datos y de otros adicionales puede, sin duda, marcar un antes y un después en la forma en la que muchas personas gestionan y toman conciencia de su estado de salud.