Los ‘millennials’ no son los ‘cracks’ de las redes: sus padres les superan - The ConversationLa recientemente inaugurada versión española de la conocida página The Conversation me pidió permiso para publicar una versión abreviada y menos académica de un artículo mío anteriormente publicado en Telos, que han titulado como “Los ‘millennials’ no son los ‘cracks’ de las redes: sus padres les superan“.

El título es simplemente una generalización de una conclusión, y por tanto, no necesariamente correcto en todos los casos, pero sí refleja una realidad interesante: que aquellos supuestos “nativos digitales” que surgieron del hecho de crecer en un escenario en el que la tecnología jugaba un papel prácticamente omnipresente han desarrollado, en la práctica, patrones de uso profundamente repetitivos, simplistas y limitados, que no redundan en prácticamente ninguna ventaja a la hora de plantear un desarrollo de habilidades verdaderamente útil, y sí, en muchos casos, situaciones de hartazgo que contrastan con ese supuesto cliché de “la generación mejor preparada de la historia”.

El decepcionante resultado se debe, simplemente, al hecho de haber asumido erróneamente que esas supuestas capacidades se debían de alguna manera a algún tipo de proceso evolutivo, que obviamente era inexistente, y no haber ejercido un papel que permitiese a esos jóvenes plantearse una incorporación de las tecnologías en procesos que realmente tuvieran sentido. El escenario que esa generación se ha encontrado es el de unos padres que pensaban – o querían creer – que sus hijos estaban más preparados y sabían más que ellos, algo únicamente fruto de apreciaciones incompletas o del mero desinterés por aprender, unido al de unas instituciones educativas que tampoco han integrado esas tecnologías en sus procesos, convirtiéndolas en algo anecdótico, únicamente vinculado al ocio, y sin una trascendencia real que permitiese dotarlas de importancia. Hemos dado a una generación una tecnología potentísima capaz de hacer cosas enormemente útiles y sofisticadas, pero hem0s renunciado a educarlos en su uso, con lo que la han terminado utilizando mayoritariamente para filmarse mientras jugaban a videojuegos y a para compartir vídeos de gatitos.

¿Sirvió para algo esa hiperabundancia tecnológica? Sin duda, no todo es negativo o limitado. Han escrito y leído más que ninguna generación anterior, y sus habilidades para la expresión escrita son muy superiores a las de sus mayores, aunque algunos piensen que “solo leían o escribían tonterías”. Si logran superar patrones de desilusión y hartazgo, se encontrarán con una afinidad mayor y una plasticidad mental útil a la hora de incorporar nuevas herramientas, y una facilidad superior para la adopción y el uso. Poner esas capacidades en valor depende, como todo, de la voluntad que exista y de las oportunidades que se presenten en ese sentido. El escenario futuro podría plantear alguna esperanza si continuamos por la vía de integrar la tecnología en cada vez más procesos educativos: desde plantear colegios y escuelas en los que la tecnología tenga un papel horizontal y vinculado al desarrollo del conocimiento y del sentido crítico, hasta incidir en el aprendizaje de herramientas como la programación a edades cada vez más tempranas, en lugar de pretender que la tecnología es de alguna manera “nociva” y hay que, de alguna manera, aislar el proceso educativo de su influencia por cuestiones como las distracciones o la dificultad para concentrarse, que se solucionan simplemente con más educación, en lugar de intentando construir compartimentos absurda y artificialmente estancos en los que la tecnología no entra por decreto.

 

Dans, E., "Jóvenes y redes sociales: más complejo de lo que parece". Telos, n. 107, p. 95 (2017)En el número 107 de la revista Telos, editada por la Fundación Telefonica y disponible en abierto en su página web tanto en formato texto como en pdf, me publican un artículo titulado “Jóvenes y redes sociales: más complejo de lo que parece” (pdf), como parte de un dossier central titulado “Jóvenes y redes sociales”.

En el artículo trato de ordenar las que para mí son algunas de las referencias imprescindibles en este tema, y revisar algunos de los mitos que, con el tiempo y la perspectiva, van probándose como completamente falsos, por muy convincentes que pudiesen sonar en su momento. No solo que los nativos digitales no existen y que son un concepto peligroso y engañoso que puede llevar a no prestar atención a su educación y hábitos, o a hacer una auténtica dejación de funciones educativas, sino también a esa supuesta y sobrevalorada cultura propia y rasgos identitarios de una generación que, en realidad, resultan asombrosamente parejos a los pre-existentes y no parecen aportar prácticamente nada en términos de innovación o en códigos comunicativos mínimamente originales. No, no es que no entendamos a los youtubers porque nos pillan muy mayores… es que en realidad, y salvo escasísimas excepciones, no hay gran cosa que entender, y su simplicidad nos pasma y nos deja pensando que tiene que haber algo más en ese fenómeno.

En realidad, la mayor cantidad de adaptación, innovación y desarrollo de hábitos en los que se ha basado la estrategia de la gran mayoría de las herramientas y redes sociales que conocemos no ha tomado como referencia el uso que llevaban a cabo esas generaciones jóvenes, sino el de una generación que ahora oscila más bien entre los treinta y los cincuenta años. La identificación de muchas de esas herramientas con las generaciones más jóvenes es, salvo muy escasas excepciones, un mito. Aquí dejo una cita:

“En la práctica, el estudio de los hábitos de los jóvenes en las redes sociales en las primeras décadas del siglo XXI parece mostrar conclusiones muy distintas a las que se habían anticipado originalmente: una generación anodina, carente de cualquier tipo de rasgos identitarios específicos, y centrada en una simplicidad que les lleva a tratar prácticamente cualquier herramienta como si fuese un chat o una mensajería instantánea.”

Es lo que ocurre cuando una generación crece en presencia de una serie de herramientas nuevas, pero el sistema educativo renuncia completamente a incorporarlas a su formación, pretende generar espacios estancos en los que la tecnología no entre, y adopta como propio el mito del nativo digital.

 

 

Los millennials pudientes usuarios de internet están fuertemente vinculados a las marcas, mucho más que aquellos con menores ingresos. De hecho, un 60 por ciento de este grupo a nivel mundial asegura que se define por las marcas que compran, lo que opina solo el 44 por ciento de los no pudientes.

Los millennials pudientes de este estudio son el 25 por ciento de quienes tienen mayores ingresos en su grupo, en cada país. Y de estos, según el estudio de BBC Advertising, un 70 por ciento señala que sus marcas favoritas son parte integral de su vida. Una opinión que comparte un 51 por ciento de los no pudientes.

En el caso de los pudientes, este grupo también fue mucho más proclive que los no pudientes, acerca de ser conscientes sobre las marcas, con un 68 por ciento y un 48 por ciento, respectivamente.

Además, los millennials pudientes esperan que las marcas que les gustan, continúen siendo parte integral de su vida, 60 por ciento, lo mismo que espera un 48 por ciento de los no pudientes.

No se solo sobre las marcas, tienen fuertes sentimientos los millennials pudientes, pues también se preocupan y mucho por su imagen personal y los productos. Y la tendencia se repite, esta situación es más evidente entre los pudientes que los no pudientes. Por ejemplo, un 79 por ciento de los participantes pudientes aseguran preocuparse por su apariencia, mientras que un 68 por ciento hace lo propio. Además, los millennials pudientes eran más proclives a probar nuevos productos (77 por ciento) que los no pudientes(63 por ciento) y más dado a comprar versiones premium de un producto (69 por ciento) versus los no pudientes (50 por ciento).

Pero no todo son marcas para los millennials, pues según otro estudio de The Ad Council y Crowdtap, más del 40 por ciento de este grupo en Estados Unidos, asegura haber donado a caridad o a una organización sin fines de lucro en los últimos doce meses, mientras que un tercio ha hecho voluntariado para una organización local.

 

 

The post A los millennials pudientes les importan las marcas... y mucho appeared first on Revista Merca2.0.

Los millennials usan con frecuencia sus dispositivos móviles para pagar por productos y servicios, pero la preocupación por identificar el fraude y de la seguridad, puede estar afectando el crecimiento de estas transacciones, como revela una investigación realizada por Mitek en agosto de este año.

Los resultados del análisis, se observa que aun cuando muchos millennials en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido realizan este tipo de transacciones a través del móvil, bien a diario o un par de veces por semana, existen otros que solo lo hacen una vez al mes o apenas un par de veces al año.

El estudio, en el que se han consultado 3.010 usuarios de smartphone de 18 a 34 años,, ha encontrado que existen diferencias entre los millennials, a la hora de usar sus dispositivos para estas operaciones. De esta forma, un 15 por ciento asegura que lo hace varias veces al día, mientras que el 10 por ciento lo lleva a cabo una vez por jornada.

El mayor porcentaje, 29 por ciento, lo lleva a cabo un par de veces a la semana, seguido de un 20 por ciento que realiza transacciones de compra a través de sus dispositivos móviles apenas una o dos veces al mes.

Los que menos frecuencia muestran son el grupo de 6 por ciento que lo hace cerca de una vez por mes y del 9 por ciento que lleva a cabo estas operaciones un par de veces al año. Aunque también destaca el grupo de 10 por ciento, que asegura no realizar nunca, desde sus dispositivos móviles, estas transacciones.

Aun cuando una vasta mayoría de los millennials han asumido esta modalidad, son notables las preocupaciones relacionadas con este tema, por ejemplo, un 42 por ciento de los usuarios millennial de smartphone aseguran que las dudas sobre la seguridad de sus datos, eran una barrera para llevar a cabo transacciones a via mobile, una cifra similar (40 por ciento) a la de quienes señalaron estar preocupados por el robo de identidad.

A ello se suma el que un 20 por ciento considera que los pasos en estos procesos, son demasiados, además de un 19 por ciento que considera que la experiencia a través de esta vía no es suficientemente buena como lo es el comprar en persona.

 

The post ¿Con cuánta frecuencia los millennials realizan transacciones móviles? appeared first on Revista Merca2.0.

Para 2017, los millennials serán el grupo de consumidores más grande a nivel mundial, pues el 50 por ciento del consumo será realizado por ellos.

De ahí, la importancia de esa generación como consumidores de cualquier industria, incluso en la de bebidas y en aspectos como el embalaje.

De acuerdo con René Anguiano, director de Comunicación Corporativa de Tetra Pak México, los millennials son un grupo de consumo mucho más activo que el promedio y están en constante movimiento:

Van a continuar siendo un segmento de consumidores con un poder adquisitivo creciente, dispuestos a pagar por características muy específicas

El directivo destacó:

UNO. Las alternativas saludables. Los jugos ciento por ciento destacan para ellos, ya que más del 60 por ciento de los consumidores prefieren productos que beneficien su salud.
DOS. La mezcla de sabores. Apuestan por la experiencia en las mezclas de sabores que se pueden percibir en anaquel y no sólo en los puestos de jugos.
TRES. Todo lo natural. Las marcas que se colocan sin aditivos ni conservadores.

reneanguianotp

Recientemente se dio un repunte en ventas de jugos, néctares y bebidas de frutas sin gas, crecieron 9 por ciento de junio 2015 al mismo periodo de ese año. Mientras que los jugos cien por ciento, crecieron 11 por ciento, en valor creció 14 por ciento.

35 por ciento de los consumidores aseguran que pagarán más por productos con estas características

Es decir, el empoderamiento de los millennials crecerá el próximo año en diversos mercados, al punto que seguirán siendo uno de los segmentos poblacionales más importantes para las marcas.

The post Entrevista: 3 características en las bebidas, por las que apuestan los millennials, según René Anguiano, de Tetra Pak appeared first on Revista Merca2.0.