IMAGE: Freestocks - CC0 licenseVarios artículos inciden en la enorme inquietud que ha generado en los estudios de Hollywood, entre las productoras de cine y televisión y, en general, entre los actores tradicionales de la industria la reciente oleada de acuerdos multimillonarios de Netflix con estrellas como Shonda Rhymes, Ryan Murphy o el matrimonio Obama para la producción de contenidos y su explotación a través de la plataforma. Frente al dinamismo de Netflix, la industria tradicional de los contenidos se encuentra atrapada por un mecanismo de producción anquilosado, que depende enormemente de las secuelas, precuelas y remakes de producciones que anteriormente demostraron algo de éxito, y en la que los ingresos o la popularidad que genera cada producción depende aparentemente de factores casi aleatorios o desconocidos.

La gran realidad del momento es que Netflix, alimentado por una corriente incesante de éxitos mundiales y con una entrada constante de dinero fresco procedente de las cuotas de sus ciento veinticinco millones de suscriptores, puede comprar absolutamente cualquier cosa y atraer a quien buenamente considere interesante atraer. La valoración de la compañía ha crecido más de un 70% desde el pasado enero, y de hecho, ha superado a Disney como compañía de medios más valiosa del mercado. La valoración actual de Netflix, 164,000 millones de dólares, contrasta con los 152,000 de Disney, con algunas diferencias fundamentales: la primera tiene en plantilla algo menos de cinco mil empleados frente a los casi doscientos mil de la segunda, y además, parece haber encontrado el secreto del éxito permanente para la inmensa mayoría de sus producciones.

En octubre de 2015, justo antes de la entrada de Netflix en el mercado español, escribí un position paper con las expectativas que dicha entrada podía generar, y apunté a “un primer año de toma de posiciones moderado, seguido de una expansión intensa y de un crecimiento progresivo a medida que incrementa su oferta gracias a la recuperación de los contratos de sus series más conocidas y al desarrollo de su oferta de producción propia”. A la luz de los datos, mi optimismo inicial se ha visto incluso superado por los resultados, y ello se debe, fundamentalmente, al hecho de introducir en el análisis un factor fundamental: la supremacía de los modelos basados en la analítica de datos.

Para el viejo Hollywood y para las productoras de contenidos tradicionales, el éxito es una variable escurridiza y difícil de entender. El mix entre temática, estilo, argumento, estrellas, directores y demás factores que afectan a la aceptación del producto en el mercado ha sido analizado durante décadas sin resultados demasiado concluyentes, o que simplemente afirman que “a más, mejor”: fuera de la obviedad de que acumular talento y argumentos o temáticas probadas en una producción supone un éxito, poco más se sabe, y los éxitos ocasionales inesperados en producciones de bajo presupuesto o que generan sorpresa se tratan como eso, como excepciones derivadas de algún tipo de capricho de los mercados. A lo largo de muchas décadas de historia, la industria de los contenidos no ha sabido hacer mucho más que eso, y la predicción del éxito es cosa de algunos cotizados expertos trabajando con metodologías parecidas a la alquimia.

Frente a eso, llega Netflix y aplica algo mejor: la analítica. Cada usuario de Netflix deja en la compañía no solo sus sustanciosas cuotas mensuales, sino también algo mucho más valioso: una gran cantidad de información detallada sobre sus gustos, sus hábitos y sus intereses. Con todos esos datos, Netflix es capaz de elaborar un cuidadoso análisis que permite no solo elaborar un algoritmo de recomendación en el que los usuarios confían porque tiende a acertar de manera muy habitual, sino además, toda una maquinaria de predicción de la demanda. Cuando Netflix cierra un acuerdo con Shonda Rhymes, Ryan Murphy o el matrimonio Obama no lo hace siguiendo algún tipo de inspiración, sexto sentido o instinto: lo hace siguiendo un modelo de datos que le dice que esa combinación de talento junto con una serie de argumentos esperables en función de su trayectoria y sobre los que Netflix podría, además, influir, tiene un porcentaje determinado de probabilidad de éxito. De hecho, no solo sabe qué probabilidad de éxito tiene, sino prácticamente quienes de sus clientes van a ver esa producción, y hasta con qué cadencia. Una capacidad de análisis que la industria tradicional, a pesar de los avances que ha supuesto la actividad de compañías como Rentrak (desde 2016, parte de ComScore) que intentan aproximarse a esas metodologías, se limita habitualmente a trabajar con datos agregados de distintas plataformas y con un nivel de información sociodemográfica mucho más básico.

La industria de los contenidos está siendo sometida a un tratamiento que vamos a ver en todas las demás: para ser exitosos, los modelos de negocio en la actualidad deben ser capaces de apalancarse en una generación de datos lo más detallada posible – y además, como bien sabemos en pleno momento de la entrada en vigor de GDPR, percibidos como razonablemente respetuosos con la privacidad – que sean capaces de alimentar modelos de datos sofisticados, algoritmos de machine learning adecuadamente entrenados que permitan entender el negocio: predicciones, expectativas, excepciones y todo tipo de información que permita gestionar de una manera cada vez más cuantitativa, más exacta, más científica. Las series de Netflix no están ahí porque un productor haya tenido una inspiración divina o un momento de lucidez, sino porque un modelo de datos afirma que van a funcionar. Netflix, en ese sentido, es claramente un modelo analítico del siglo XXI frente a los modelos trasnochados y basados en la intuición de las productoras de contenidos del siglo XX. Y en consecuencia, llegan unos resultados sostenidos a lo largo del tiempo que, para quien entienda el poder de la analítica, de los algoritmos y del machine learning… tienen poco de sorprendentes.

 

Hollywood reportó a mediados de año una caída de 15 por ciento en sus ingresos en comparación con el año pasado, una tendencia que marca que los consumidores de este mercado se están volviendo cada vez más selectivos.

En el proceso varios actores y actrices han dejado de ser rentables para los gustos de los consumidores de cine, ya que las nuevas generaciones no sienten la misma afinidad que sectores de otras edades sí.

En México, durante 2008 los ingresos generados por taquilla en el cine ascendían a 7 mil 117 millones de pesos y en 2015 creció a los 13 mil 790 millones de pesos, de acuerdo con Rentrak.

Te presentamos la lista de los actores que menos ingresos recaudan en la industria del cine de Hollywood:

The post Los actores menos rentables de Hollywood (Video) appeared first on Revista Merca2.0.

Pirelli presentó su famoso calendario bajo el mando del fotógrafo alemán Peter Lindbergh muestra sin maquillaje a 15 actrices de Hollywood.

El calendario Pirelli nació en 1964 como un símbolo del erotismo, marcado por la presencia de la belleza occidental y los estereotipos de la atracción sexual, una tendencia que ha comenzado a dejar a un lado.

Es la tercera vez que Lindbergh se pone al frente del calendario de la firma de neumáticos, tras hacerlo en 1996 y 2002, y este año siguió la línea impartida la edición pasada por la estadounidense Anne Leibovitz, evitando los desnudos y apostando por una fotografía más pudorosa.

La edición 2017 cuenta con la participación de 15 actrices de Hollywood: Nicole Kidman,Uma Thurman, Helen Mirren, Robin Wright, Rooney Mara, Jessica Chastain, Julianne Moore, Kate Winslet, Charlotte Rampling, Penélope Cruz, Lupita Nyong’o, Alicia Vikander, Léa Seydoux, Anastasia Ignatova y Zhang Ziyi.

El calendario está matizado por la falta de desnudos, una fotografía en blanco negro -como es tradicional en Lindbergh- y modelos sin maquillaje, este año se apostó por una imagen más “emocional y real”, según el propio Lindbergh.

“En una época en que a las mujeres se las representa en los medios como embajadoras de la belleza y la perfección, era importante recordar que existe una belleza diferente, más real y auténtica, no manipulada por la publicidad ni por nada”, sostuvo el fotógrafo.

A petición de Pirelli, Lindbergh se centró en una fotografía “no sobre cuerpos perfectos”, pero sí capaz de “desnudar el alma de las personas, dejándolas así más desnudas que un desnudo”.

Para Mirren, ganadora de un Óscar y un Globo de Oro, alejarse de los tradicionales desnudos es “un cambio cultural y una apertura social”, que da un “nuevo comienzo” a la fotografía.

“Es increíble que pueda mostrarse a la mujer sin maquillaje porque es ahí donde está su verdadera belleza”, dijo, por su parte, Kidman, también laureada con un Óscar.

Las 40 fotos que conforman el calendario se hicieron entre mayo y junio de este año en Berlín, Los Ángeles, Nueva York, Londres y la playa francesa de Le Touquet.

The post El calendario Pirelli 2017 mostrará 'la desnudez' de un rostro sin maquillaje appeared first on Revista Merca2.0.

Fidel Castro, líder de la Revolución cubana y expresidente de esa nación falleció este viernes a los 90 años.

Castro dirigió la caída de la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba en 1959. Hizo de Cuba el primer país comunista del hemisferio occidental. Trajo reformas sociales a Cuba pero fue fue criticado por las violaciones de los derechos humanos y la libertad de expresión.

“Con profundo dolor comparezco para informar a nuestro pueblo (…) que hoy 25 de noviembre de 2016 a las 10:29 de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz”, dijo el presidente cubano Raúl Castro, vestido de verde olivo, en un mensaje que leyó y fue divulgado por los medios estatales.

Pero el también llamado “Comandante de la Revolución Cubana” estuvo cercano a las marcas, provocando que resaltaran aún más por su línea política comunista y por su decisión de evitar la publicidad en la Isla.

1- Hace referencia a Walt Disney para resaltar la ignorancia de la niñez mexicana

El expresidente cubano declaró en 1998 que consideraba que México se había alejado de América Latina, y que había disminuido su política exterior hacia el tercer mundo porque su interés era pertenecer al “club de los países ricos”. Y en tono irónico, destacó que el paí­s estaba invadido por la cultura de Estados Unidos y que los niños mexicanos conocían más a Mickey Mouse que a sus héroes nacionales.dolares mickey mouse

Esta declaración provocó una ruptura diplomática entre el gobierno mexicano y el cubano debido al tono en el que hizo la declaración.

2- Su amistad con Diego Maradona

Durante los tiempos en el que el líder político disfrutó de su Revolución Cubana presumió su amistad con uno de los deportistas más influyentes de todos los tiempos, Diego Armando Maradona.

El emblemático futbolista argentino visitó Cuba por primera vez en 1987 y en ese momento estableció una relación con el líder comunista. El histórico 10 de la escuadra albiceleste realizó varias visitas a la Isla, en las que le regaló varias camisetas a Castro como con la que debutó con Newell’s Old Boys.

En 2005, Maradona entrevistó a Fidel Castro para una de las emisiones de su programa estelar “La Noche del 10” en la televisión argentina.

3- Sus equipamientos deportivos Adidas

El expresidente cubano apareció varias veces con uniformes Adidas, el primero fue con los colores de la bandera cubana en el que aparece en muchas fotografías, este acontecimeinto provocó que el diario The New York Times se pusiera en contacto con la marca alemana para preguntar por su relación con el dictador.

“No es algo positivo ni negativo”, explicó el director de relaciones públicas de la empresa. “Somos una marca deportiva, hacemos productos para atletas, no para líderes”, finalizó.

Luego de salir de su operación en agosto de 2006, esta fue la primera imagen del exllíder cubano.
Luego de salir de su operación en agosto de 2006, esta fue la primera imagen del exllíder cubano.

La relación se debió a que el Instituto Nacional de Deportes Educación Física y Recreación (INDER) hizo una alianza con Adidas para que vistiera al equipo olímpico cubano en 2006. El exlíder tuvo varios uniformes de esa marca hasta 2012..

Su primera aparición con la prenda se produjo en las imágenes que el gobierno cubano facilitó tras su operación. Para muchos causaba sorpresa que el mandatario comunista cambió su uniforme militar para usar ropa de una empresa como Adidas.

4- Su peculiar relación con Hollywood

En 1946, Castro participó como extra en al menos dos películas de la compañía Metro Goldwyn Mayer dirigidas por George Sidney: “Escuela de sirenas”, protagonizada por Esther Williams, y “Vacaciones en México”, según dio a conocer a finales de los 90 una investigación del crítico uruguayo Álvaro Sanjurjo. Aunque la escena de esta película es más difícil de ver, porque fue eliminada en la versión vídeo.

Ya como figura política, Fidel Castro perimitió que Oliver Stone trabajara en sus documentales “Comandante” y “Looking for Fidel”, fruto de más de 30 horas de grabaciones efectuadas durante tres días de acceso privilegiado a su día a día y de entrevistas que incidían en su faceta humana.

Castro y Stone repasan fechas históricas clave, desde el triunfo de la revolución a la invasión de Bahía de Cochinos, pero también abordan la vida sexual del gobernante cubano, su salud o los cuidados de su barba.

The post 4 momentos en los que Fidel Castro hizo referencia a la mercadotecnia appeared first on Revista Merca2.0.

Pixar Animation Studios anunció este miércoles las nuevas fechas de estreno para Toy Story 4 (21 de junio de 2019) y Los Increíbles 2 (15 de junio de 2018), de acuerdo con un comunicado de la productora.

Los lanzamientos fueron actualizados, ya que en octubre de 2015 , Disney/Pixar había dado fechas para los estrenos de las producciones. Los Increíbles 2 llegaría a las salas de cine el 21 de junio de 2019 y Toy Story 4, el 15 de junio de 2018.

No se sabe el motivo por el cual la película de los juguetes se ha vuelto a retrasar. Sin embargo lo que se sabe es que John Lasseter, director de Toy Story uno y dos, dirigirá la cuarta entrega de película, misma que abrirá un nuevo capítulo en la vida de Woody, Buzz Lightyear y el resto de la pandilla de juguetes.

Hasta el momento, reportes de medios de espectáculos señalan que la historia estará enfocada en un romance más que en una comedia como las entregas anteriores.

Disney se ha convertido en un promotor del marketing de nostalgia y está buscando acercarse directamente a las sensaciones de los consumidores.

Según Euromonitor, los consumidores están dispuestos a gastar grandes cantidades de dinero en productos que les ayuden a recrear sentimientos de calidez y seguridad que pudieron haber tenido en tiempos más felices. Esta premisa es especialmente cierta en periodos de incertidumbre política y económica.

Disney cuenta con un atractivo modelo de negocios, ya controla varias franqxuicias y las propiedades intelectuales más valiosas de la industria del entretenimiento, que abarcan desde nombres como: Mickey Mouse, Marvel, ESPN y Star Wars.

Además, tiene los recursos financieros y el talento humano necesarios para capitalizar estos activos y transformarlos en exitosos títulos cinematográficos y de entretenimiento. Sus producciones generan atractivas oportunidades adicionales de monetización en áreas como programas de televisión, mercadotecnia, shows en vivo, música y juegos de video, entre muchas otras alternativas.

 

 

The post Disney da nuevas fechas de estreno para Toy Story 4 y Los Increíbles 2 appeared first on Revista Merca2.0.