IMAGE: Scanrail - 123RFApple imita el reciente movimiento de Amazon con JP Morgan y Berkshire Hathaway de crear servicios de salud para sus empleados, y anuncia el lanzamiento de clínicas propias en exclusiva para sus trabajadores, con el ánimo de proporcionarles “la mejor experiencia del mundo en el cuidado de la salud“.

El movimiento evidencia los enormes problemas de la sanidad norteamericana: si no trabajas para una compañía que pague tu seguro de salud, estás en un permanente riesgo de no poder afrontar los gastos que puede suponer cualquier enfermedad que suponga un tratamiento complejo o una hospitalización prolongada, una situación que genera una gran ansiedad a muchas personas. Conscientes de ello, los gigantes tecnológicos, obsesionados con la importancia de atraer y retener talento como forma de asegurar el éxito empresarial, han decidido tomar el toro por los cuernos y proponer sus propias soluciones, que convierten a sus trabajadores en una élite que vivirá al margen de ese tipo de problemas.

Más allá de no tener preocupaciones con respecto al cuidado de su salud, lo que Apple o Amazon parecen pretender puede tener más que ver, a poco que apliquen una filosofía coherente con sus principios, con el desarrollo de un genuino modelo de salud preventiva, con una manera de cambiar el enfoque que tenemos del cuidado de la salud. Las grandes compañías tecnológicas constituyen ya auténticos imperios, poseen espacio para decenas de miles de empleados en las mejores zonas de las ciudades, y ofrecen enormes ventajas, por ejemplo, a la hora de encontrar sitios donde vivir, con ofertas como adelantar el pago de alquileres para así tener mejores probabilidades con propietarios de viviendas. Cada día más, trabajar para una de estas compañías supone pertenecer a una élite, no solo en términos de sueldo, sino también en el de otros muchos detalles que hacen la vida del trabajador más sencilla.

Todos entendemos que el cuidado de la salud tiene mucho que mejorar: durante gran parte de la historia de la humanidad, la salud solo se ha protegido mediante intervenciones puntuales en el momento en que surgían los problemas. El planteamiento de una salud verdaderamente preventiva podría incluir muchos de los hábitos de monitorización que muchos de los trabajadores de estas compañías ya tienen, y coincidir con algunos de sus objetivos de futuro: Amazon es conocida por desarrollar servicios en función de sus necesidades que posteriormente abre a terceros para así lograr amortizarlos adecuadamente, y Apple lleva tiempo trabajando en dispositivos con un enfoque socio-sanitario, desde el mismísimo iPhone al Apple Watch, y otros aún no comercializados y presuntamente destinados a cuestiones como la medición no intrusiva de la glucemia. Ayer, aprovechando mi presencia en el MWC, aproveché pasa saludar a Ádám Csörghe, de WIWE, una compañía que fabrica un pequeño dispositivo del tamaño de una tarjeta de crédito que permite obtener un electrocardiograma completo de manera sencilla: cada día más, el cuidado de la salud se plantea como un trabajo de monitorización mediante dispositivos cada vez más baratos y sencillos, pero atender a esa monitorización y generación continua de datos es algo que, como ya comenté anteriormente en un artículo de Forbes, únicamente puede plantearse cuando el objetivo es de verdad cuidar de la salud de las personas, aunque ello implique ganar menos dinero o cambiar el perfil de los facultativos y profesionales de la salud.  Integrar este tipo de dispositivos en un sistema de monitorización de salud para sus empleados podría ser el embrión para ofrecer este tipo de servicios a aquellos interesados en pagar por ellos, mientras ofreces de paso a tus empleados formar parte de una élite que no necesita preocuparse de algo tan importante como el cuidado de su salud o el de sus familias.

Son muchas las compañías que deberían pensar en este tipo de cuestiones: que muchas empresas tecnológicas destaquen por su rentabilidad o por su capacidad de atraer y retener talento no es fruto de la casualidad, sino de una cuidada y trabajada mentalidad que pone a sus empleados en el centro y se preocupa de ellos incluso en las peores circunstancias. Una póliza de seguro de salud pagada por una compañía ya es de por sí un importante beneficio en cualquier país, pero si además, ese cuidado de la salud está gestionado por la propia compañía y se plantea como un servicio destinado a hacer más fácil la vida del empleado o a mejorar su salud, los beneficios son potencialmente mucho más elevados, y cuestiones como la privacidad pueden, presuntamente, pasar a un segundo plano. Por supuesto, este tipo de posibilidades podrían jugar un papel importantísimo a la hora de hacer que una persona mejore su productividad o se sienta más inclinada a preferir esa compañía frente a otras posibles ofertas.

Si quieres explorar el futuro de la salud, ya no tienes que mirar en planes gubernamentales o en aseguradoras que intentan maximizar su rentabilidad a base de escaquear coberturas para sus clientes, sino en compañías que de verdad pretenden cuidar de la salud de sus trabajadores como objetivo fundamental. Un realineamiento de objetivos que beneficia tanto a compañía como a trabajadores, y que nos lleva a todos a plantearnos cómo de privilegiados seríamos si nuestras compañías fuesen capaces de ofrecernos algo así.

 

IMAGE: Nito500 - 123RFUna nota de prensa publicada ayer encendía todas las alarmas en la industria de la salud norteamericana: tres grandes empresas, Amazon, JPMorgan Chase y Berkshire Hathaway, con un total de más de un millón de empleados, planteaban una iniciativa conjunta para mejorar el cuidado de la salud de sus empleados y familiares, incrementar su satisfacción y tranquilidad en este sentido, y reducir los costes implicados.

La noticia, que explica algunos movimientos anteriores de Amazon en este sentido, se plantea como la disrupción del cuidado de la salud, y provocaba una caída en bolsa inmediata de todas las compañías relacionadas con el ámbito de los seguros de salud: el principal cambio planteado por la iniciativa es el de intentar obtener costes más razonables actuando como una empresa sin ánimo de lucro, cuyo fin no es ganar dinero sino plantear un servicio mejor, que elimine la ansiedad y los problemas que genera la situación actual a los trabajadores. En este cambio se encuentra la principal diferencia: pasar de una situación en la que todo se supedita a mantener el margen operativo de las compañías, a una en la que la principal motivación es preservar la salud del trabajador y su capacidad para generar valor a la compañía. ¿Qué consecuencias podría tener algo así de cara a la privacidad o a la sostenibilidad de la relación entre un trabajador y una compañía dispuesta a intentar proporcionarle no solo servicios que cuiden de su salud, sino también de su tranquilidad? ¿Tiene sentido que sea la compañía para la que trabajas la que se preocupe del cuidado de tu salud y la de tu familia? ¿Aceptaríamos compartir nuestra información médica, habitualmente sometida a los máximos niveles de privacidad, con nuestra compañía si eso pudiese redundar en un cuidado de la salud más eficiente y mejor planteado?

Los costes relacionados con el cuidado de la salud son una de las principales preocupaciones de los trabajadores en los Estados Unidos. Una industria que genera un gasto equivalente al 17.9% del PIB, que eleva su gasto de manera continua (4.3% en 2016 hasta alcanzar los $3.3 billones, o $10,348 por persona), y que provoca una enorme ansiedad: ante cualquier enfermedad mínimamente grave que pueda requerir una hospitalización, un procedimiento quirúrgico o una medicación determinada, los norteamericanos entran en modo pánico, se dirigen a unas aseguradoras convertidas prácticamente en imprescindibles para todo aquel que puede plantearse pagarlas, y tratan de entender qué porcentaje del tratamiento va a ser cubierta por la compañía y hasta qué punto pueden hacer frente a lo que no está incluido. El intento de Donald Trump de eliminar la reforma planteada por Obama de cara a disminuir el coste de los seguros médicos e incrementar el porcentaje de la población asegurada no hace sino generar más incertidumbre al respecto. 

¿Qué pueden plantear estas compañías en este sentido? Las ideas que se apuntan en el anuncio tienen que ver con el uso de la tecnología para proveer un cuidado de la salud simplificado, de alta calidad, transparente y a un coste razonable, lo que parece sugerir un enfoque más hacia la monitorización y la prevención que podría abrir oportunidades para competidores en el segmento healthtech. Según algunos analistas, la solución planteada por las tres compañías, sin embargo, no es tan radical como podría parecer, y se dirige más a trabajar con las partes existentes de la cadena de valor de la industria que funcionan y reemplazar o mejorar las que no lo hacen. Las ideas son múltiples: ofrecer diagnósticos en casa a través de Amazon Echo, utilizar los recursos de Whole Foods para soporte nutricional, dietas personalizadas o cuidados primarios, dispensar medicinas y tratamientos a través de la logística de Amazon, o simplemente utilizar dispositivos posiblemente con menor nivel de precisión pero ampliamente disponibles (y tradicionalmente rechazados por los prestadores de salud tradicionales) como una forma de mejorar la prevención. Con un simple dispositivo del tamaño de una tarjeta de crédito puedo obtener un electrocardiograma completo y notablemente preciso tantas veces como quiera a lo largo del día, una prueba diagnóstica por la que una aseguradora pretendería facturarme un coste considerable, y lo mismo ocurre cada vez más con mediciones como la temperatura, la presión arterial, el nivel de azúcar en sangre o la medición de la actividad física. En todo lo que supone la creciente digitalización de la medicina en base a herramientas cada vez más simples y ampliamente disponibles, los competidores tradicionales han sido notablemente lentos e ineficientes. ¿Podría el enfoque de una compañía tecnológica plantear mejoras en ese sentido? 

¿Puede una iniciativa así suponer una mejora para los empleados de estas compañías y sus familiares? Sin duda, el simple hecho de plantear una situación en la que el objetivo no son los beneficios sino únicamente la sostenibilidad económica de la iniciativa – porque los beneficios se obtienen de una mayor tranquilidad y una mejor salud de los trabajadores – ya aporta un componente importante. En la situación actual, las compañías aseguradoras gestionan una cartera de recursos médicos a los que ofrecen un pago menor a cambio de mayor volumen, y cobran al asegurado un precio calculado en función de características como la edad, el sexo, los hábitos de vida, etc. La esencia del negocio, esa coordinación de recursos, podría ser sin duda llevada a cabo de una manera más eficiente si la finalidad es incrementar la satisfacción del trabajador frente a obtener un beneficio. Sin duda, esto incrementaría la capacidad de estas compañías para atraer y retener talento, y sería muy posiblemente una iniciativa a imitar por compañías similares. Desde un punto de vista económico, hablamos de una integración y desintermediación: en lugar de negociar un seguro de salud para tus empleados con una aseguradora, plantearte ser tú mismo la aseguradora, absorbiendo su margen y disminuyendo sus ineficiencias.

Al sector salud, sin duda, le hacen falta muchas reformas. Plantearlas de esta manera crearía un segmento de trabajadores privilegiados, con acceso al cuidado de la salud en unas condiciones indudablemente ventajosas, pero podría alinearse bien con la idea de tener trabajadores más productivos, más sanos y más comprometidos con unas compañías que perciben como importantes a la hora de gestionar algo tan delicado como su salud y la de sus familias. Según la ambición de este movimiento, podemos estar hablando simplemente de beneficios marginales para un colectivo privilegiado, o del inicio de la disrupción en el cuidado de la salud.

 

La burbuja de los 'wearables', de tu muñeca al cajón del olvido - El Diario.es

Jose Antonio Luna, de El Diario.es, me llamó hace unos días para hablar sobre wearables, y ayer me citó en su artículo titulado “La burbuja de los wearables, de tu muñeca al cajón del olvido” (pdf).

Sin duda, como ocurre con todo fenómeno relativamente reciente, las expectativas de muchos usuarios pueden estar sobredimensionadas, y pensar poco menos que con ponerse un dispositivo en la muñeca, van a perder peso y se van a poner en forma de manera automática. Lógicamente, esto no ocurre: el wearable, no hace falta que lo escriba, es una forma de obtener referencias válidas para cuantificar esfuerzo, ejercicio, actividad o, si se utiliza correctamente como parte de un plan completo para mejorar la forma física, de la ingesta. El wearable solo nos proporciona información, lo que hagamos con esa información o hasta qué punto dejemos que condicione nuestra vida es totalmente cosa nuestra.

¿Existe abandono en los wearables? Sí, y por razones múltiples. Por un lado el ya citado efecto de expectativas incumplidas: “pensé que adelgazaría o me pondría en forma solo con ponérmelo en la muñeca, y aquí no pasa nada”. En segundo lugar, el efecto de meta conseguida: “me puse esto para adelgazar, ya he adelgazado, ahora me lo quito”. Si la meta establecida para el uso del wearable es cortoplacista, perder tantos kilos, su uso también podría llegar a serlo. En realidad, el uso del wearable debería corresponderse con un cambio de hábitos, con un compromiso con actitudes más saludables, con una ingesta más controlada o con un nivel de ejercicio determinado, que es lo que realmente puede aspirarse a mantener gracias a la información que el dispositivo proporciona. Y en tercer lugar, una cuestión de durabilidad: muchos wearables, a pesar de estar destinados a un uso prácticamente constante, están fabricados con materiales de calidad muy relativa, y eso lleva a que empiecen a tener un aspecto poco atractivo al cabo de pocos meses de uso. En muchos casos, el abandono en el cajón proviene precisamente de eso, de un gadget con aspecto viejo que es sometido a la decisión del abandono frente a la de adquirir otro.

¿Quiere decir esto que los wearables son una burbuja o una moda pasajera? Sinceramente, lo dudo muchísimo. Mi impresión es que los wearables están aquí para quedarse, que su desarrollo supone una frontera para los fabricantes por la necesidad de empaquetar, en un dispositivo cómodo, cada vez más sensores, batería y prestaciones, con el reto además de hacerlos independientes de un smartphone que en muchas ocasiones, no resulta cómodo llevar encima cuando hacemos ejercicio. La calidad obtenida en la medición de la actividad por la mayoría de los wearables es ya muy superior a la que se obtiene mediante aplicaciones en el propio smartphone, y aunque no sea perfecta ni esté exenta de errores, esos errores suelen distribuirse de manera normal, lo que posibilita un control bastante fino. Con un enfoque adecuado, los wearables poseen una propuesta de valor muy interesante, y lo lógico es pensar que nos dirijamos a un escenario de mayor segregación de funciones del smartphone hacia otros wearables: sensores no intrusivos de medición de glucosa, analíticas con dispositivos de diversos tipos que hoy se llevan a cabo únicamente cuando nos encontramos mal y que podrían pasar a ser cotidianas, contraste con nuestros datos genéticos, etc. hasta llegar a un escenario de salud preventiva cada vez más completo y gestionado mediante los correspondientes algoritmos, que hoy vemos como intrusivo o incluso preocupante, pero que sin duda, será la próxima – y no muy lejana – frontera en la gestión de la salud. En ese escenario, sensores sencillos que llevamos encima en todo momento jugarán, sin duda, un papel fundamental.

Como en tantas otras cosas, en el escenario de los wearables estamos aún dando los primeros pasos. Ni creo que el abandono sea algo significativo a largo plazo, ni mucho menos que estemos hablando de algún tipo de burbuja. Dentro de unos años, veremos si más personas llevan o no más cosas en sus muñecas o en otras partes de su cuerpo – parches, tatuajes, o incluso implantes – y volveremos a hablar de este tema.

 

IMAGE: Rangizzz - 123RFLa discusión entre demócratas y republicanos al hilo de los sucesivos intentos de anulación de Obamacare en los Estados Unidos han puesto de actualidad la discusión sobre el futuro del cuidado de la salud. En un país como los Estados Unidos, que históricamente ha carecido de un sistema universal de cuidado de la salud, la Patient Protection and Affordable Care Act, conocida como Obamacare, supuso un impedimento para las posibilidades de las aseguradoras de salud de discriminar a los pacientes en función de sus condiciones preexistentes, de introducir techos de gasto anuales o totales, de expulsar o denegar la renovación de la póliza a personas que contraían determinadas enfermedades, o de incrementar de manera abusiva las franquicias, entre otras posibilidades.

Con el avance de las técnicas asociadas al machine learning, las posibilidades de las aseguradoras de salud de desarrollar sistemas algorítmicos capaces de predecir el coste asociado con el cuidado de la salud de un paciente específico se incrementan de manera notable. Si el uso de este tipo de sistemas no se pone bajo un nivel adecuado de control que impida el abuso, las compañías privadas podrían utilizar de este tipo de sistemas para maximizar sus beneficios a costa de la expulsión o la limitación del gasto en pacientes con mayores probabilidades de incurrir en tratamientos de coste elevado.

Por otro lado, todo apunta a que el futuro de la salud se basa, fundamentalmente, en la gestión de modelos preventivos, apoyados en la entrada de nuevos competidores como Apple o Amazon, la disponibilidad progresiva de nuevos dispositivos y pruebas diagnósticas, el desarrollo del diagnóstico genético a nuevos niveles y el sinfín de wearables y dispositivos afines inicialmente dedicados al fitness o al bienestar, pero con cada vez mayor interés en el mercado de la salud preventiva.

Indudablemente, nos dirigimos hacia un futuro en el que no recurriremos al sistema de salud únicamente cuando notemos los síntomas de una enfermedad, sino en el que un conjunto de dispositivos y prácticas nos permitirán monitorizarla de manera constante. En ese tipo de entorno, garantizar que la compañía encargada de velar por mi salud no utiliza mis datos para denegarme la póliza en función de mi probabilidad de contraer enfermedades que originen un nivel de gasto elevado se convierte en fundamental: no hacer nada equivale a sostener un sistema que se enriquece a partir de una cartera de clientes sanos, mientras expulsa a los más necesitados de cuidados con el fin de maximizar sus beneficios.

¿Cómo desarrollar mecanismos de control sobre las aseguradoras que garanticen un comportamiento ético, al tiempo que permitimos que restrinjan, por ejemplo, comportamientos voluntarios del paciente que sean susceptibles de generar un gasto más elevado? ¿Cómo tratar ya no simplemente a un paciente que fuma, sino a uno que de manera voluntaria se niega a monitorizar determinados aspectos de su salud o a someterse a determinadas pruebas rutinarias, lo que podría conllevar que el tratamiento de una eventual afección resultase mucho más complejo al ser diagnosticado en una fase más avanzada? El diseño de un sistema de control de las aseguradoras que permita, por otro lado, ejercer también un cierto nivel de incentivo o desincentivo de determinados comportamientos en los pacientes supone un reto importante, que por otro lado, hace referencia ya a un entorno que está ya prácticamente entre nosotros: con los datos que una aseguradora de salud puede obtener sobre un usuario simplemente a través del uso de los servicios médicos a lo largo del tiempo, pueden llevarse a cabo ajustes del importe de la póliza destinados a expulsar de facto a ese paciente en función de una previsión de siniestralidad, y todo ello en un entorno en el que los importes de las pólizas suelen ser completamente arbitrarias y carentes de mecanismos de control o de transparencia. Si una compañía aseguradora puede, básicamente, poner a mi póliza el coste que buenamente quiera sin prácticamente control alguno, ¿cómo evitar el abuso y los comportamientos no éticos ante algoritmos cada vez más potentes, mejor entrenados y capaces de predecir el nivel de gasto en el que puede incurrir un paciente? ¿Cómo evitar el abuso en un entorno en el que, por definición, una de las partes va a tener cada vez más y mejor información, tanto agregada como individualizada, sobre la otra?

 

IMAGE: Natalia Merzlyakova - 123RFUn artículo de CNN titulado What happens when automation comes for highly paid doctors comenta el reciente crecimiento de la tendencia hacia el desarrollo y utilización de sistemas de diagnóstico de imagen – radiografías, tomografías, resonancias magnéticas, ultrasonidos, etc. tradicionalmente interpretados por un médico, un especialista o un radiólogo – para su interpretación mediante sistemas que procesan el diagnóstico mediante visión computerizada y algoritmos de machine learning, entrenados a partir del extenso archivo recopilado a lo largo de muchos años de práctica.

El uso de herramientas de diagnóstico mediante imagen ha ido creciendo a lo largo del tiempo, y además de ser profusamente utilizado, supone un elemento muy importante del coste: donde antes un médico tenía que procesar manualmente unas pocas imágenes, ahora es perfectamente habitual que en una sola prueba se obtengan cientos o incluso miles de imágenes en finas capas, en procesos que pueden llegar a ser profundamente aburridos y que incrementan la probabilidad de error debido al cansancio o la pérdida de atención.

¿Puede un algoritmo ser capaz de reconocer en una imagen elementos de diagnóstico? Sin duda. ¿Puede, además, llegar a hacerlo mejor que un profesional especialmente entrenado para ello? Todo indica que, a medida que esos algoritmos son entrenados con más y más imágenes y sus posteriores resultados diagnósticos, esa posibilidad se convierte en una realidad, y que muy probablemente estemos ante mecanismos en los que la probabilidad de pasar por alto un indicio con trascendencia diagnóstica en una imagen sea significativamente menor que en el caso de que ese diagnóstico sea llevado a cabo por un humano.

Precisamente sobre este tema estuve hablando en el pasado Netexplo con Pooja Rao, co-fundadora de la startup india Qure.ai, que fue una de las compañías que obtuvieron galardón y la que me pidieron que entrevistase en el escenario. Pooja contaba con la experiencia perfecta para comentar el tema: además de ser médico de formación, había co-fundado una compañía dedicada al diagnóstico de imagen mediante machine learning, y trabajaba precisamente con médicos a los que trataba de convencer para que contribuyesen al entrenamiento de los algoritmos ofrecidos por su compañía, con un argumento claro: la posibilidad de poder obtener mejores diagnósticos, más seguros, más consistentes y con menos posibilidades de pasar por alto elementos clave.

Una imagen de diagnóstico médico es un fichero digitalizable o, cada vez más, directamente digital. Convertir esas secuencias de píxeles en elementos capaces de ser procesados algorítmicamente es algo que cae perfectamente dentro de las posibilidades del machine learning, en un ámbito, el de la imagen, en el que ya se han obtenido numerosos progresos. Que lleguemos a un momento en el que el análisis de una imagen se lleve a cabo directamente tras su obtención, o incluso durante la misma – para permitir un muestreo más exhaustivo de determinadas áreas – o, incluso, a un momento en el que los médicos directamente pierdan la capacidad de utilizar ese método diagnóstico por falta de práctica es algo que, a día de hoy, cabe perfectamente dentro de los escenarios posibles. En este momento, un algoritmo es capaz de procesar e interpretar una resonancia magnética de corazón, por ejemplo, en unos quince segundos, un examen que puede necesitar unos 45 minutos cuando lo lleva a cabo un cardiólogo o radiólogo.

En ese caso, ¿qué papel pasa a tener el médico especialista? Sencillamente, el de encargar la prueba diagnóstica e interpretar el análisis de la misma llevado a cabo no por sí mismo o por un radiólogo, sino por un algoritmo. El propio radiólogo pasaría a ser un interpretador avanzado de esos diagnósticos, un gestor de un instrumento que sigue los indicios marcados por un algoritmo y trata de ofrecerle elementos adicionales de diagnóstico, o tal vez, el que lleva a cabo un segundo análisis manual basado en los indicios encontrados por el algoritmo. ¿Realmente vemos ese proceso como una sustitución, o más bien como una asistencia especializada que mejora las capacidades del facultativo? ¿Perderían los radiólogos su trabajo, o simplemente deberían reciclarse para aprender a aprovechar una herramienta diagnóstica mucho más potente, capaz de ver lo que un ojo clínico bien entrenado anteriormente no veía? ¿Llegaremos a un momento en el que el diagnóstico mediante imagen sea algo que debe necesariamente ser llevado a cabo por un algoritmo, porque mejore sensiblemente el número de ocasiones en las que un indicio se pasa por alto o se dé lugar a un número menor de falsos positivos? ¿Llevará el hecho de que sea un algoritmo el que procesa las imágenes a que se puedan obtener muchas más, dada la mayor facilidad de procesamiento derivada de que que no sea un médico quien deba revisarlas todas una por una, y por tanto, termine redundando en mejores diagnósticos? ¿Alguien podría llegar a ver un proceso así como negativo?