Este año he empezado una serie de nuevos miniproyectos y negocios. A veces únicamente haces pruebas para ver si la cosa tiene potencial. Otras veces haces apuestas más grandes sin saber cómo va a acabar la cosa.

nuevas oportunidadesDerechos de foto de Adobe Stock

Las ideas nunca se me acaban. Cada día me sorprendo de nuevo con las formas creativas que existen para ganarse la vida (de forma legal). Esto sin principales fuentes de inspiración.

Hablar con otros emprendedores

Tomarse un café o una caña con otros emprendedores pocas veces es una pérdida de tiempo. Compartiendo conocimiento y proyectos siempre se aprenden cosas nuevas. Es increíble en lo que otra gente cae. Algunas técnicas o negocios se pueden extrapolar a nuevos campos. Las posibilidades son infinitas.

Ver vídeos en Youtube

Youtube se ha convertido este año en un canal de formación, inspiración y motivación. El otro día vi un vídeo de menos de 10 minutos que me dio nuevas ideas para generar ventas en Amazon. Nunca acabas de aprender. A veces puede ser que te cuenten algo que ya sabes pero puede ser el empujoncito necesario que te hace pasar a la acción.

Leer libros

Y esto lo hago poco. Es fascinante la inspiración que puedes sacar de libros que se escribieron hace décadas. No siempre es lo último que te aporta cosas nuevas. Muchas veces un conocimiento existente puede llevarte sobre una vía en la que todavía no habías caído. Leer libros no me sirve únicamente para lanzar nuevos negocios. En la mayoría de los casos me aporta soluciones para cosas que ya tengo en marcha.

Como puedes ver esto no tiene gran misterio. La única forma de tener ideas es dejarse inspirar por la de terceros. Al final, todos copiamos… ;)