IMAGE: Clker - CC0 Creative CommonsFinalmente, todo indica que Twitter se ha decidido a actuar con decisión con respecto al que era su gran problema, del que habíamos hablado en numerosas ocasiones: la escasa calidad de una red infestada de cuentas falsas, bots, trolls y otras especies desagradables: durante los meses de mayo y junio, la compañía ha suspendido unos setenta millones de cuentas, más de un millón al día, en un intento por reducir los usos perniciosos de su red, y todo indica que la tendencia continúa en lo que llevamos del mes de julio.

La compañía está llevando a cabo esta limpieza en un momento en el que podía presumir de tener las mejores cifras de crecimiento de los últimos tiempos, pero lógicamente, una operación de limpieza semejante va a afectar esa evolución, y posiblemente conlleve que la compañía muestre crecimiento negativo en su número de usuarios durante algún tiempo. Tras la adquisición de Smyte, todo indica que, finalmente, la compañía ha terminado de clarificar su posición sobre la toxicidad y la supuesta protección de la libertad de expresión a toda costa: los que se definían a sí mismos como “the free speech wing of the free speech party”, se han dado cuenta de que, en la dura realidad, las posiciones idealistas tienen un límite, y que es imprescindible balancear la libertad de expresión con el potencial que tiene esa libertad para evitar que otros la tengan. En palabras de Del Harvey, VP de Seguridad y Confianza de la compañía desde hace ya más de ocho años, “la libertad de expresión no significa mucho si las personas no se sienten seguras”. 

La compañía parece finalmente caer en la cuenta de que mostrar un gran crecimiento de usuarios, aunque resulte vistoso de cara al accionista, es un indicador que, en realidad, no sirve para nada en una estrategia sostenible de largo plazo si ese crecimiento se debe fundamentalmente a granjas de seguidores falsos, a cuentas falsas y bots creados por actores que intentan simular seguimientos multitudinarios que no existen, o trolls que pretenden silenciar a otros mediante la agresión.  Como comentábamos el otro día, el gran problema de muchas compañías, la santificación del indicador equivocado hasta el punto de llegar a pensar que una base de datos de usuarios es siempre mejor cuanto más grande, aunque en realidad termine siendo un enorme montón de basura inútil o potencialmente perjudicial, una fuente de sanciones o de problemas.

En el caso de Twitter, el momento de verse prestando testimonio ante el Congreso de los Estados Unidos para intentar explicar el uso por parte de Rusia de cuentas falsas para influenciar las elecciones presidenciales puede haber actuado como una llamada de alerta: el número de usuarios no necesariamente es un indicador adecuado de crecimiento, y podría ser el momento de sacar la basura. Mejor tener una red más pequeña de usuarios genuinos, con cara y ojos – o de bots que supongan servicios útiles y con sentido – que crecer mucho gracias a fenómenos artificiales que, además, terminan generando problemas evidentes. La cada vez más patente necesidad de diferenciar estrategias de crecimiento a toda costa, frente a otras más orientadas al crecimiento sostenible. Perder número de usuarios, para intentar mantener una red en la que sea posible un uso razonable, un sitio donde puedas compartir cosas sin que un clima de profunda negatividad y ataques constantes te lleve a arrepentirte de haberlo hecho y a pensar que estás mejor abandonando esa red o limitándote a utilizarla de modo pasivo, como simple lurker.

Si Twitter finalmente ve la luz y mantiene esta actitud, bienvenida sea. ¿Puede llegar a ser capaz de eliminar todos los trolls y las cuentas falsas? Posiblemente no. La lucha entre quienes crean grandes cantidades de cuentas para simular un apoyo amplio y los sistemas de detección es similar a la de la película Blade Runner: robots intentando parecer humanos simulando acciones habituales en el comportamiento humano, hasta el punto de que es preciso que la compañía se arme con  algoritmos y pruebas diagnósticas que los descubran, una auténtica carrera de armamentos entre la inteligencia artificial necesaria para que una cuenta parezca genuina frente a la inteligencia artificial necesaria para descubrir a las que no lo son. Pero todo esfuerzo en ese sentido puede terminar siendo una buena inversión, una que realmente permita que un usuario pueda utilizar Twitter con normalidad, sin sentirse en medio de un montón de basura, rodeado de trolls que le insultan y amenazan por cualquier motivo, un sitio en el que arriesgarte a compartir una opinión conlleva casi tener que hacerse un seguro de vida. Esa progresión del nivel de toxicidad, decididamente, no era sostenible. Una triste metáfora que dice mucho de las sociedades humanas, pero que toda compañía, sobre todo en el ámbito de lo social, va a tener que considerar en el futuro.

 

Los ‘millennials’ no son los ‘cracks’ de las redes: sus padres les superan - The ConversationLa recientemente inaugurada versión española de la conocida página The Conversation me pidió permiso para publicar una versión abreviada y menos académica de un artículo mío anteriormente publicado en Telos, que han titulado como “Los ‘millennials’ no son los ‘cracks’ de las redes: sus padres les superan“.

El título es simplemente una generalización de una conclusión, y por tanto, no necesariamente correcto en todos los casos, pero sí refleja una realidad interesante: que aquellos supuestos “nativos digitales” que surgieron del hecho de crecer en un escenario en el que la tecnología jugaba un papel prácticamente omnipresente han desarrollado, en la práctica, patrones de uso profundamente repetitivos, simplistas y limitados, que no redundan en prácticamente ninguna ventaja a la hora de plantear un desarrollo de habilidades verdaderamente útil, y sí, en muchos casos, situaciones de hartazgo que contrastan con ese supuesto cliché de “la generación mejor preparada de la historia”.

El decepcionante resultado se debe, simplemente, al hecho de haber asumido erróneamente que esas supuestas capacidades se debían de alguna manera a algún tipo de proceso evolutivo, que obviamente era inexistente, y no haber ejercido un papel que permitiese a esos jóvenes plantearse una incorporación de las tecnologías en procesos que realmente tuvieran sentido. El escenario que esa generación se ha encontrado es el de unos padres que pensaban – o querían creer – que sus hijos estaban más preparados y sabían más que ellos, algo únicamente fruto de apreciaciones incompletas o del mero desinterés por aprender, unido al de unas instituciones educativas que tampoco han integrado esas tecnologías en sus procesos, convirtiéndolas en algo anecdótico, únicamente vinculado al ocio, y sin una trascendencia real que permitiese dotarlas de importancia. Hemos dado a una generación una tecnología potentísima capaz de hacer cosas enormemente útiles y sofisticadas, pero hem0s renunciado a educarlos en su uso, con lo que la han terminado utilizando mayoritariamente para filmarse mientras jugaban a videojuegos y a para compartir vídeos de gatitos.

¿Sirvió para algo esa hiperabundancia tecnológica? Sin duda, no todo es negativo o limitado. Han escrito y leído más que ninguna generación anterior, y sus habilidades para la expresión escrita son muy superiores a las de sus mayores, aunque algunos piensen que “solo leían o escribían tonterías”. Si logran superar patrones de desilusión y hartazgo, se encontrarán con una afinidad mayor y una plasticidad mental útil a la hora de incorporar nuevas herramientas, y una facilidad superior para la adopción y el uso. Poner esas capacidades en valor depende, como todo, de la voluntad que exista y de las oportunidades que se presenten en ese sentido. El escenario futuro podría plantear alguna esperanza si continuamos por la vía de integrar la tecnología en cada vez más procesos educativos: desde plantear colegios y escuelas en los que la tecnología tenga un papel horizontal y vinculado al desarrollo del conocimiento y del sentido crítico, hasta incidir en el aprendizaje de herramientas como la programación a edades cada vez más tempranas, en lugar de pretender que la tecnología es de alguna manera “nociva” y hay que, de alguna manera, aislar el proceso educativo de su influencia por cuestiones como las distracciones o la dificultad para concentrarse, que se solucionan simplemente con más educación, en lugar de intentando construir compartimentos absurda y artificialmente estancos en los que la tecnología no entra por decreto.

 

El pasado junio estuve en el Tecnológico de Monterrey invitado por EGADE para participar en una serie de eventos y conferencias sobre transformación digital, y grabé esta pequeña pieza de vídeo de tres minutos para su canal en YouTube, EGADE Talking IDEAS.

Hablamos sobre el impacto de la nueva legislación europea de privacidad en el contexto europeo y en el internacional, sobre los efectos de la disrupción sobre las compañías, sobre la necesidad de examinar todas las tecnologías emergentes y contextualizarlas sobre las cadenas de valor de cada compañía (sin ningún tipo de límites y pensando realmente que los cambios que no incorporemos o pongamos en práctica,, muy probablemente los incorporará otro), y sobre el muy necesario papel de la educación directiva en ese proceso, un sector que indudablemente también necesita llevar a cabo su propio proceso de transformación digital (en ello estoy, intentándolo :-)

En transformación digital no hay nada escrito que obligue a las compañías ser víctimas del isomorfismo y a ser necesariamente más lentas que otras a la hora de incorporar las posibilidades que ofrece la adopción tecnológica, pero el hecho es que los bancos están siendo más lentos que las fintech, las aseguradoras más lentas que las insurtech y las instituciones educativas más lentas que las propuestas hechas por las edtech, con todo lo que ello conlleva. Un diferencial que, con la llegada de propuestas que ahondan en el análisis de datos y en la redefinición de procesos mediante herramientas como machine learning, podría ahondarse más aún en los próximos años.

 

 

Guerra digital - Cambio

Lucía Burbano, de la revista mexicana Cambio, me envió algunas preguntas por correo electrónico acerca del fenómeno de las fake news y sus cada vez más habituales usos organizados, y ha incluido una parte de ellas en su artículo titulado “Guerra digital” (ver en pdf), publicado hace una semana.

Hablamos sobre el uso de este tipo de herramientas de desinformación en esferas militares o en la política, de las posibilidades que tenemos para diferencias noticias verdaderas de noticias falsas en un entorno en el que las barreras a la publicación descienden para todos, del papel de los llamados verificadores o fact-checkers y de la responsabilidad de las propias redes sociales, del uso creciente de bots y herramientas basadas en inteligencia artificial, y de la necesidad de desarrollar el pensamiento crítico a través de la enseñanza para intentar enfrentarnos a esta problemática en el futuro.

Precisamente hoy aparecen noticias sobre el gobierno indio que, ante la escalada de linchamientos y palizas a ciudadanos inocentes derivados de rumores maliciosos difundidos a través de WhatsApp en determinadas zonas rurales (que incluso llegaron a provocar, en algunos casos, la suspensión temporal del acceso a internet en regiones completas), reclama a la compañía que detenga estos rumores, como si realmente fuese el papel de un canal de comunicación decidir sobre la veracidad o falsedad de las conversaciones que se desarrollan a su través. ¿Pediría seriamente ese ministro a una compañía telefónica que detuviese las conversaciones entre sus abonados “si dicen mentiras”? Basta con esa comparación para entender la barbaridad de la que estamos hablando: WhatsApp no solo es un canal de comunicación equivalente a una compañía telefónica, sino que, además, gestiona la información que se intercambia a su través con protocolos robustos de cifrado, con claves de un solo uso que ni siquiera la propia compañía conoce, lo que convierte en prácticamente imposible cualquier tipo de monitorización preventiva. La compañía podrá intentar colaborar, pero realmente, el problema únicamente se puede solucionar, y no de manera completa, cuando se incida en el desarrollo del pensamiento crítico desde las primeras etapas de la educación, con campañas de información o con mensajes que inviten a la población a comprobar la veracidad de sus fuentes.

A continuación, siguiendo mi práctica habitual, el texto completo del cuestionario que intercambié con Lucía:

P. ¿Es la propaganda digital una continuación de los métodos empleados tradicionalmente en el ejército y la política? O las características de la red (velocidad y facilidad para compartir un mensaje, omisión de fuentes o falta de verificación de las mismas) hace que cuando hablamos de la manipulación intencionada del mensaje, este sea más peligroso?

R. En realidad, hablamos del aprovechamiento de una vulnerabilidad de nuestra sociedad: hemos desarrollado una serie de herramientas, las redes sociales, que cuentan con sus propios códigos y mecanismos para remunerar la participación, tales como Likes, comentarios y número de seguidores, pero hemos renunciado a educar a la sociedad en su uso. Durante generaciones, hemos acostumbrado a la sociedad a que si algo estaba en letra impresa o salía en televisión, era confiable, y ahora nos encontramos con un descenso brutal en las barreras de entrada a la publicación, con un porcentaje cada vez más elevado de personas que acceden a las noticias a través de herramientas como Facebook o Twitter, y con una indefensión de una sociedad que nunca ha desarrollado el pensamiento crítico. Las redes sociales pueden desarrollar mecanismos para intentar mejorar la situación, pero la gran realidad es que el problema solo se solucionará generacionalmente, y únicamente si incorporamos en la educación mecanismos para desarrollar el pensamiento crítico, la comprobación de fuentes, la verificación de información, etc. que a día de hoy, únicamente se enseñan en las facultades de periodismo.

 

P. Las líneas entre una noticia verdadera y una falsa están cada vez más difuminadas. ¿Cómo podemos distinguirlas para evitar que la manipulación o desinformación gobiernen las decisiones del ciudadano/votante? ¿Somos inmunes a la manipulación? ¿O el componente subjetivo y emocional de muchos de los debates e informaciones falsas que se comparten en la red es tan elevado que estamos perdiendo la capacidad de ser más críticos?

R. Cuando las barreras de entrada a la publicación descienden drásticamente, el papel de la credibilidad y la reputación de las fuentes crece. En general, tenemos que aprender a desarrollar el pensamiento crítico, lo que implica verificar la fuente, tratar de localizar referencias adicionales, contrastar con otras fuentes, etc. El problema es que desde nuestra educación más básica, partimos de contarle a los niños que “la verdad” está en las páginas de un libro, en una única fuente, y eso lleva a que no dominen herramientas como la búsqueda, y tiendan a quedarse, por ejemplo, sistemáticamente con el primer resultado de Google, sin más reflexión. Tendríamos que prohibir los libros de texto, introducir el smartphone en el aula, y pedir a los niños que buscasen los contenidos en la red, para así educarles en estrategias de búsqueda, cualificación de fuentes y desarrollo de pensamiento crítico. Esa modificación de la enseñanza resulta cada vez más importante, y un auténtico reto que tenemos como sociedad.

 

P. Existen varios servicios o sitios web que identifican las noticias e informaciones que son falsas. ¿Cómo funcionan y son la solución?

R. Los fact-checkers o verificadores son una buena solución, pero lamentablemente, dado que trabajan con personas, tienden a ser lentos, válidos para una verificación con perspectiva o para parar la difusión de un rumor, pero no para evitar que se inicie o que se difunda durante un tiempo. Su importancia es creciente, pero no sustituyen al desarrollo de un juicio o pensamiento crítico.

 

P. Dado que las redes sociales y otras plataformas cuentan con un número de usuarios superior al de cualquier medio de comunicación tradicional o digital, ¿deberían estas empresas monitorear, eliminar o sancionar de forma más exhaustiva a los usuarios que propagan la desinformación o que generan cuentan falsas?

R. Las redes sociales pueden llevar a cabo muchas acciones correctoras, como controlar, por ejemplo, la difusión de rumores, falsedades, o mensajes relacionados con el discurso del odio. Sin embargo, es peligroso confiar en las acciones de estas compañías, dado que hacerlo equivale a ponerlas en una posición de árbitros que no les debería corresponder, y menos cuando hablamos de cuestiones que tienen que ver con el pensamiento o la opinión. Obviamente, las compañías que gestionan las redes sociales deberían evitar acciones coordinadas o comportamientos marcadamente antisociales, como deberían evitar la difamación, la calumnia o el libelo, pero eso no es tan sencillo como parece en un entorno social. Del mismo modo que no podemos controlar lo que una persona le dice a otra en la barra de un bar, resulta difícil pensar que podamos hacerlo con todas las comunicaciones en redes sociales: habrá que diferenciar el ámbito y el tipo de comunicación, la intencionalidad, la escala a la que se produce y, sobre todo, educar a la sociedad en el uso de su herramienta, con todo lo que ello conlleva.

 

P. ¿Cuándo empezaron a emplearse la Inteligencia Artificial y los algoritmos para crear bots? ¿Por qué son estos tan dañinos y no se contrarrestan con las mismas armas?

R. Los bots no son necesariamente dañinos. Hay bots muy útiles, muy interesantes, y estarán en nuestra vida en el futuro con total seguridad: muchas de nuestras interacciones a lo largo del día tendrán un chatbot o bot conversacional al otro lado. Lo que puede ser dañino es el uso de la tecnología para crear bots que simulen usuarios reales: es un fraude, supone un problema de gestión para las compañías que gestionan las redes o para las que se anuncian en ellas, y nos pone en una situación similar a la de la película Blade Runner, con compañías desarrollando bots fraudulentos y otras compañías tratando de detectarlos mediante todo tipo de tecnologías basadas en machine learning e inteligencia artificial. Al principio, los bots eran simples cuentas que seguían a un usuario,. Cuando se las empezó a descartar por inactivas, empezaron a desarrollar pautas de actividad más o menos aleatorias, como seguir a otros usuarios, retuitear o dar Like a algunas publicaciones, etc. Ahora, su actividad es cada vez más difícil de prever, y por tanto, son más difíciles de identificar. Eso supone una “escalada armamentística” en el desarrollo de machine learning cuyo resultado no es fácil de prever.

 

P. Algunos de estos mensajes se propagan desde los propios gobiernos con el fin de desestabilizar procesos electorales en otros países. Aunque las injerencias políticas no son nada nuevo, dado que el sector digital se mueve más rápido que el sistema legal, ¿nos encontramos ante una nueva tipología de crisis diplomática?

R. Sin duda, es un arma que muchos estados están utilizando, unos con más escrúpulos que otros, y que habría que tratar como un problema serio. Que un presidente de los Estados Unidos se comporte como un troll impresentable y carente de todo sentido común en las redes sociales es mucho más que una anécdota, supone un problema serio, y debería llevarnos a revisar las reglas de la diplomacia. Que algunos países consideren razonable atacar las infraestructuras de otros o lanzar campañas de manipulación a través de la red supone algo muy serio, que es preciso elevar al estatus de conflicto internacional, y apelar a los foros más importantes en este ámbito.

 

P. Pensando en clave futuro, ¿la propaganda digital va a seguir creciendo y evolucionando o entrarán en escena mecanismos de censura o filtros que diluyan su presencia?

R. La propaganda digital y las fake news persistirán hasta que, como sociedad, seamos capaces de desarrollar mecanismos de pensamiento y razonamiento crítico, de introducirlos en el curriculum educativo y de convertirlos en un cimiento de la interacción social.

 

IMAGE: Derex99 - CC BY SA) Best Buy, una de las cadenas más grandes de productos de electrónica de consumo en los Estados Unidos, México y Canadá, dejará de vender discos compactos (CDs) de música en sus tiendas, un movimiento que se espera sea muy probablemente seguido por otras cadenas de distribución. Todo indica que estamos ante el principio del fin del soporte originalmente co-desarrollado por Philips y Sony y puesto en el mercado en 1982.

El retroceso en las ventas de CDs comenzó ya a principios de este siglo. En el año 2010, el número de CDs de música vendidos en los Estados Unidos había disminuido ya a la mitad con respecto a su pico a mediados de la década de los ’90. En 2014, los ingresos por ventas de música a través de servicios digitales igualaron por primera vez los procedentes de CDs. En el año 2017, las ventas de CDs de música a través de Best Buy eran ya tan solo de cuarenta millones anuales, razón que explica su eliminación de las tiendas. Simplemente, ya no se compran CDs. El modelo de venta de música empaquetada, en lotes diseñados por un tercero, ha muerto, o se ha convertido en algo solo interesante para mitómanos, nostálgicos y coleccionistas. De hecho, la cadena mantendrá las ventas de música en formato vinilo, convertidos en una especie de objeto de culto.

Hace mucho tiempo que ninguno de los ordenadores que utilizo ni ninguno de los aparatos que uso para reproducir música tiene ya ranura para CDs. El CD, para mí, hace muchos años que se convirtió en un engorro, en una molestia, en un formato que ocupa espacio inútilmente, primero durante años en una estantería en la que acumulaba polvo, después en una caja de cartón. Históricamente, sin embargo, el CD tendrá su importancia: es el soporte que confrontó a la industria de la música con la digitalización, y que la obligó a llevar a cabo un replanteamiento de su negocio que aún no puede darse por concluido. Llevar los contenidos al formato digital era una ruta inexcusable: de no haberlo hecho la propia industria, lo habrían hecho sus usuarios. Pero al hacerlo, la industria se enfrentó a su peor miedo: que los usuarios fuesen capaces de tomar control de proceso de fabricación y distribución del producto.

De la noche a la mañana, las grabadoras de CDs demostraron a las compañías que cualquiera podía fabricarse su propio disco con los contenidos que escogiese, y que todas las protecciones anticopia que pudiesen diseñar estaban eventualmente abocadas al fracaso, a ser convertidas en inútiles gracias al poder de los usuarios. Pero tras las grabadoras y la posibilidad de duplicar los contenidos de un CD, surgió algo mucho más importante y decisivo: la capacidad de distribuir esos contenidos a través de la red. Un joven desarrollador de 19 años, Shawn Fanning creó Napster, y en lugar de entender que en la distribución digital estaba la verdadera oportunidad, la industria de los contenidos optó por denunciar y cerrar Napster, y por comenzar una irracional batalla contra todo, una alucinante cruzada en la que enterró miles de millones de dólares e infinitas iniciativas de lobbying… para terminar dándose cuenta de que la defensa del CD no tenía sentido ninguno, y resignándose a vender su música a través de la red. Tras mucho luchar contra lo que definían como “piratería”, la industria de la música capituló y entendió que la única manera de luchar contra la oferta irregular en la red era favorecer y convertir en ubicua la oferta regular en esa misma red: los YouTube, Spotify, Apple Music, Amazon Music y servicios similares.

La muerte del CD no es una noticia buena ni mala: es, simplemente, un episodio más dentro de la historia de la tecnología, un soporte más, como los diskettes, las memorias USB o cualquier otro. El CD es oficialmente un producto vintage, que lo mismo ves utilizado como posavasos o para ahuyentar con sus reflejos a los pájaros en un cultivo de frutas. Es el final de un modelo, el de la copia como objeto de posesión, que dio origen a una industria de la música que vivía de llevar a cabo un proceso industrial que nadie podía llevar a cabo racionalmente con los medios disponibles para un usuario, pero que terminó precisamente con el CD. Ahora, una empresa discográfica ya no vive de vender objetos de plástico metidos en una característica caja, sino de gestionar contratos de distribución en plataformas digitales, con unos márgenes absolutamente injustificable que privan a los artistas y creadores de unos ingresos que, si respetásemos mínimamente la lógica, deberían ser suyos, y que se sostienen únicamente gracias al apalancamiento que esas compañías mantienen sobre los canales de distribución.

Todo el modelo de la industria discográfica cambió gracias a ese soporte, a ese CD que hoy anuncia su final. Y sin duda, no será el final de la historia de un modelo que, a día de hoy, mantiene muchísimos elementos abusivos y absurdos que evitan que el verdadero valor añadido sea obtenido por quienes deberían obtenerlo, los creadores, en lugar de por los intermediarios. Con CD o sin él, nos quedan muchos cambios por ver.