Hoy en la oficina. “Tenemos una mala noticia. Tenemos competencia”. Casi me echo a reír porque para empezar no soy de aquellos que no le tienen miedo a nuevos competidores. Considero que es sano para cualquier negocio saber que hay gente detrás o por delante de ellos que quieren robarle la tarta del plato.

moverseDerechos de foto de Adobe Stock

Esto es lo que te aporta cualquier tipo de competencia.

  1. Puedes aprender de sus aciertos y errores acelerando el propio proceso de aprendizaje.
  2. Eres más creativo e implementas más ideas porque estás obligado a hacerlo. O te mueves o mueres.
  3. Mejoras tu atención al cliente porque sabes que hay otro ahí fuera que nada más está esperando que metas la pata.

Así que para de pensar que la competencia es tu problema. Es más bien la solución para todos los asuntos pendientes que sabes que tienes y no acabas de atacar con fuerza. Ahora te obligan a hacerlo. A veces es bueno no tener alternativas. ;)

Si no cambias nunca nada, lo más seguro es que todo vaya hacia peor. Montar una empresa es cómo ir en contra la corriente de agua. Si no te mueves te caes hacia atrás.

generar ideas nuevasDerechos de foto de Adobe Stock

Hay que ponerse las pilas. Cada mes, cada semana y cada día. Si piensas que puedes relajarte fíjate en empresas como Nokia, Kodak o Pan Am siendo en su momento líderes mundiales dentro de su sector. Si hoy vas bien tienes que pensar en lo que puedes hacer mejor mañana. Eso o lo hará otro por lo que al final te quedarás atrás.

Generar nuevas ideas no es la tarea más sencilla del mundo. Son procesos que no puedes controlar al 100%. Tampoco esto te debe servir como una excusa para no ponerte con ello. Aquí van mis ideas para tus ideas:

Analizar la competencia

Esta sin duda es la más sencilla pero por ello no tiene que ser mala. En ocasiones analizar todo lo bueno y sobre todo malo que hace la competencia te ayuda a dar un salto adelante. La empatía es importante en este contexto. Tener la capacidad de ponerse en la piel de tus clientes potenciales ayuda.

¿Qué les gusta?

¿Qué no les gusta?

¿Qué les falta?

En ocasiones simplemente leyendo los textos de la web de tus competidores te puede dar ideas. Si todo el mundo es frio y serio igual puede encajar un tono más enfadado que va acompañado de un servicio o producto que va en esa línea.

Leer las valoraciones negativas en Amazon

Si te mueves en el mundo de productos puede ser increíblemente valioso leer las valoraciones negativas de Amazon. Te haces una idea de todo aquello que falla. Con esa información puedes buscarte un proveedor para que te haga el mismo producto eliminando las deficiencias de todo lo existente. Hay más de un vendedor en Amazon que basa su éxito en este tipo de estrategia. ¿Por qué no vas a hacer tú lo mismo?

Hablar con potenciales clientes

¿Tienes una idea aunque se encuentra más bien en versión borrador que otra cosa? No pasa nada. Puedes ir afinándola sin problemas. Mi “truco” es hablar con clientes potenciales para pedirles su opinión. En realidad les quiero vender directamente pero de esta forma puedo disimular mejor y me dan una opinión más honesta. Aunque te digan que no lo ven atractivo tienes la oportunidad de identificar los puntos a mejorar para luego volver con una versión mejorada.

Lo más importante para generar nuevas ideas es estar abierto a ello y no presionarse demasiado. Lo ideal es estar relajado, descansado y no ponerse bajo presión. Soy consciente que estas condiciones ideales no siempre existen. En ocasiones las ideas te llegan cuando menos te las esperas.

 

A lo largo de estos últimos años he cometido muchos errores. Grandes y pequeños. Los grandes son menos graves en realidad porque suelen surgir por suerte con menos frecuencia. Al final los que más daño hacen son los pequeños porque en suma marcan la diferencia sobre el éxito y el fracaso.

negociarDerechos de foto de Adobe Stock

A veces es más importante saber en lo que no vas a invertir tu tiempo que al contrario. En negociaciones mal iniciadas ocurre algo que no beneficia a nadie. Una pérdida de tiempo importante. Me ha ocurrido más de una vez.

Mi conclusión es sencilla.

  1. Hay que tener claro lo que uno quiere sacar de la negociación antes de empezar.
  2. Hay que saber bien hasta qué punto en cambio de qué estoy dispuesto a bajarme los pantalones.
  3. Si de antemano no tengo claro que pueda haber un win-win para ambas partes muchas veces no merece ni empezar.

Para no ofender la otra parte muchas veces no dejamos claro desde el momento cero lo que queremos obtener como resultado de una negociación.

Si el otro se da cuenta que estáis muy lejos uno del otro es mejor no seguir. Así ambos salen ganando. Aunque sea únicamente el ahorro de tiempo… :)

Quien me hubiera dicho hace un par de años atrás que iba a montar una tienda física lo hubiera llamado “loco” como poco. La verdad es que esto no lo había planeado. Esto ha salido de la nada prácticamente.

abrir tienda físicaDerechos de foto de Adobe Stock

Al final es como muchas cosas a lo largo de mi vida emprendedora. Es un experimento que me cuesta relativamente poco tal como publiqué hace poco. Básicamente hace un año y medio nos mudamos a unas nuevas instalaciones que era un antiguo local de deporte. Tenemos cerca de 100 metros cuadrados y un equipo pequeño que en parte además trabaja a media jornada. Nos sobra espacio. Así tras ya haber tenido la idea desde el principio me he puesto en serio con el tema.

Esto son las ventajas esenciales que le veo a dar el paso.

Feedback directo de clientes e investigación de mercado

Una cosa es poder preguntar online y otra de forma directa en persona. Puedes investigar en mucha mayor profundidad el potencial de nuevos productos antes de que compres más inventario para la venta online.

Añadir un canal de venta más para tus productos

Es tan sencillo como eso. Combinar la venta online con offline te da acceso a clientes que no ponen sus datos en una página web. Sigue habiendo más de los que igual te imaginas, sobre todo si te mueves en mercados hispano-hablantes sigues teniendo un porcentaje elevado de personas que compran exclusivamente offline.

Mayor rotación de producto

Más ventas, mayor rotación. Es de sentido común. Eso es la teoría claro, pero no necesitamos mucho para hacer la parte de tienda física rentable. La ubicación en el pueblo no es la mejor pero con 3.000 euros ya estaría la cosa en el punto de equilibrio. Tampoco es tanto pero primero hay que ganarlos. Me daré 2 meses de prueba, a ver qué tal va la cosa.

Mejor acceso a proveedores potentes

Cuando quieres trabajar con grandes marcas, te toman más en serio si además de una tienda online tienes un negocio físico. Eso por lo menos es la percepción que estoy teniendo. Es cierto que cuesta mucho arrancar la colaboración. La clave está en no rendirse y en insistir una y otra vez. Siempre de forma amable y agradable, aunque cueste no mandar todo el mundo a la m**** cuando no responden a mails para comprarles producto.

En resumen lo que busco son sinergias. Siempre lo hago cuando me meto en algo nuevo. Tiene que haber un punto de anclaje cómo es este caso. Ya te iré contando de cómo va evolucionando la cosa.

Stay tuned.

Fue en un vídeo de Tim Ferris. Sí, el tío ese que ha escrito el libro sobre la semana de las 4 horas de trabajo. Sigo pensando que no es posible aunque es cierto que todavía tengo pendiente leer su libro y además nunca lo he intentado. ¿Para qué mentirte?

2 horas trabo por semanaDerechos de foto de Adobe Stock

Lo dicho, hoy lo haré (pensar que la semana únicamente tuviese 2 horas) y esto es la razón por la que lo veo una buena idea:

  1. Empiezas con aquello que consideras clave para tu negocio. Aquella pequeña o grande acción que llevará tu negocio al próximo nivel.
  2. Luego sigues con todo aquello urgente. Normalmente hubieras empezado con esta tarea. Pero no es necesariamente lo que te dará de comer mañana. Esto va únicamente de apagar fuegos. Lo tienes que hacer sí o sí.

Dándole la vuelta al asunto avanzas más o eso por lo menos es la teoría. Ya te iré contando.

PD: en mi caso he empezado el día con este post. Esta tarea no es cuestión si la hago, sino cuando. Ahora me sentía inspirado y además he llegado antes del resto por lo que tenía la tranquilidad para hacerlo.