Si tienes un negocio hay una gran probabilidad que el viernes pasado perdiste dinero. En el mejor de los casos dejaste de ganar. ¿De qué te estoy hablando?

Black FridayDerechos de foto de Fotolia

Habrá sido complicado no enterarse del Black Friday o Cyber Monday. Son los días del año con mayores descuentos. En Twitter alguien sacó una frase similar a esta que igual ya conoces.

El Black Friday es una americanada. Aun así, subiendo los precios un par de días antes para que luego el descuento sea más importante le da un toque español.

Me pude reír un rato porque sin duda algo de razón tiene. Para ser justos hay que mencionar que Mediamarkt es una empresa alemana. No seamos tontos y copiémosles el truco, a ver si funciona… ;)

El peligro de los descuentos

El peligro de los descuentos no es únicamente que pillen inflando precios para luego bajarlos. Existen algunos argumentos de peso para incluso abstenerse completamente de una estrategia de precios que incluya este tipo de promociones.

Cabreo de clientes que han pagado más

Imagínate que te has comprado el nuevo iPad y que 15 días más tarde lo ofrecen un 30% más barato. Seguramente pillarías el cabreo de tu vida porque ya estarías fuera del plazo de devolución sin posibilidad de sacar provecho del descuento. Tendrías una sensación de engaño porque hubieras esperado que alguien te avisase sobre esta promoción para que no de gastes más dinero de lo necesario.

Atraer un público que lo quiere todo regalado

Luego están los que quieren todo gratis o con el descuento de al menos el 50%. Es un público que en pocas ocasiones es fiel a alguna marca y se acuesta con el próximo que es capaz de mejorar la oferta. En realidad no te interesa atraer este perfil de compradores porque el rendimiento va a ser nulo o incluso negativo en el peor de los casos.

Cómo realizar un Black Friday o Cyber Monday y sacarle rendimiento de verdad

Por suerte ya te puedo aportar algún dato de nuestra experiencia como vendedores en un día como el Black Friday. No hemos creado ninguna oferta especial, sino simplemente nos hemos beneficiado de la ola de tráfico existente.

Hemos vendido un 50% más que el día donde más ventas hemos tenido alcanzando unos 320 euros de ventas. Realmente estoy un poco decepcionado porque me esperaba bastante más ya que según un mail de Amazon se concentraban un 7% de todas las ventas del año en este mismo día.

Es cierto que llevamos todavía poco tiempo y disponemos de relativamente pocos productos por lo que el año que viene los datos seguramente serán bastante superiores (o eso espero). Lo que ya tengo claro es que no lanzaré ninguna oferta especial para este día para no tener ventas que no aportan (grandes) beneficios.

Hacer branding y fortalecer la marca

Bueno, no quiero decir que participar con ganas en un Black Friday (o Cyber Monday) no sirva para nada. Puedes utilizarlo para hacer branding de tu marca. Si todavía no eres muy conocido no esperes vender mucho estos días ya los consumidores buscan gangas de productos conocidos.

Si eres una marca de vaqueros y consigues salir al lado de Pepe o Levi´s al menos te verán y te percibirán como un equivalente aunque todavía no sepan quién eres. Ya sabes que el branding no funciona sin constancia. El efecto que quieres lograr con el tiempo es que te asocien con algo positivo y piensen “sí, a estos los vi por primera vez en ofertas de Amazon de Black Friday del años pasado”. Por lo tanto esto no te genera ventas a corto plazo pero si aporta si continuas con esa labor a la larga.

Aumentar el número de inscritos a la newsletter

No me cansaré en decirle. El e-mail marketing sigue siendo el rey del marketing online. El hecho que a ti no te esté funcionando puede significar que cada producto es diferente (es posible) o que simplemente estás haciendo algo mal (más probable).

Tampoco no te digo que seas tan agresivo como Hawkers que cada fin de semana lanzan una oferta nueva por lo que dudo que alguien compre gafas a un precio normal. Si tienes ofertas que suponen vender con pérdidas (creo que esto por cierto no es legal si lo haces para machacar a la competencia), podrías contabilizarlas como inversión en base de datos. Por lo tanto aceptas perder un poco de dinero hoy a cambio de tener direcciones de correo de clientes que puedan llegar comprarte en un futuro. Si esto no lo tienes claro, échale un post sobre Customer Lifetime Value que escribí hace ya un poco de tiempo.

Vender productos relacionados con margen

Una buena estrategia aunque arriesgada podría ser la apuesta por la posterior venta de productos relacionados. Es cómo prácticamente regalar el cepillo de dientes eléctrico para luego tener un buen margen a la hora de remplazar los cepillos. Seguramente esto también te suena de las chuchillas de afeitar y de muchos otros campos. El que inventó este concepto (o eso dicen) fue el americano Rockefeller que regalaba candiles para posteriormente vender el petróleo que las hacía funcionar.

Conseguir tráfico para campañas de retargeting

Otra estrategia que no tengo claro si realmente es rentable (te dejo esta vez a ti que hagas los números), es generar mucho tráfico para posteriormente hacer campañas de retargeting. Esto implica tener algo único que atraiga al comprador potencial. Puede ser la súper-ganga que en caso de tener mucho éxito (sobre todo si vendes con perdidas) te puede arruinar.

Para evitar en este caso lograr muchas ventas (esto creo que no llegaré a escribirlo otra vez en este blog), habría que diseñar un embudo de ventas poco usable para que el ratio de conversión sea bajo. La idea es realizar campañas de remarketing subiendo otra vez los precios para lograr ventas (con un proceso de venta óptimo) y con margen que te permita actuar.

Por cierto. La marketiniana Ana dio en su blog hace poco algunos buenos consejos sobre cómo afrontar un Black Friday si eres una marca de moda emergente. Desde mi punto de vista se pueden aplicar a muchos tipos de negocios por lo que te recomiendo echarle un vistazo antes de lanzarte el año que viene.

¡Suerte con las ventas estos días que en breve tocan Navidades y Reyes! ;)

¿Solo 3? Si, esta vez vamos a centrarnos únicamente en 3 de las muchas cosas que hay que hacer para conseguir ventas con una tienda online. Cuando hay tantos arboles que no ves el bosque es esencial centrarse en pocas cosas para no volverse loco. Así que apliquemos una estrategia minimalista para ponernos en marcha y generar ingresos.

enfoque ecommerceDerechos de foto de Fotolia

Una cosa ya sabemos todos. Fácil no es. Pero hoy no vamos a hablar de cosas que ya sabemos sino queremos buscar soluciones que se adaptan a los recursos que tenemos. Partimos de la premisa que tenemos 1.000-2.000 euros para ponernos en marcha. Es un poco más de lo que estimé como coste para lanzar un e-commerce pero es mejor ser un poco más conservador y contar con que los planes en general nunca salen. También voy a dar por hecho que trabajamos en nuestros ratos libres porque tenemos otros compromisos como familia o nuestro jefe que nos ayuda pagar cada mes la hipoteca de la casa. Por lo tanto de media no tenemos más de 1,5 horas al día para avanzar con nuestro proyecto.

Si por si ya es complicado sacar adelante un e-commerce, es evidente que estás circunstancias no simplifican la tarea. Lo que pasa es que es la realidad a la que se enfrentan muchos emprendedores que siguen trabajando por cuenta ajena porque de algo hay que vivir. No seas idiota dando el salto antes de tiempo, corriendo el riesgo de arruinarte convirtiendo un sueño en tu peor pesadilla.

Diseño y usabilidad: crea una primera buena impresión

Ya sabrás que para lograr una buena primera impresión no existen segundas oportunidades. El mejor consejo que te puedo dar es que te tomes el tiempo necesario para documentar bien tus necesidades. Más importante es incluso todavía formarse para entender los procesos y la dinámica de la venta online. Con esto evitarás en gran parte que tu web acabe siendo una chapuza y que la primera versión sea dinero tirado a la basura.

La plataforma adecuada para tus necesidades

Una de las primeras cuestiones a las que te afrontas es la elección de la plataforma adecuada. Tenemos las tres grandes que son Woocommerce, Prestashop, Magento pero en realidad hay muchas más opciones.

  • A medida: podrías llegar a la conclusión que todo lo existente cubre únicamente de manera insuficiente tus necesidades. Honestamente sería bastante extraño que desde el principio tengas necesidad de una solución a medida. Es algo que deberías evitar porque arriesgas depender para siempre de la persona que te haga la web.
  • Woocommerce: probablemente una de las primeras opciones en este momento para personas que parten desde cero y buscan una opción low-cost. Woocommerce es bueno para muchas cosas pero tiene sus limitaciones a la hora de gestionar una tienda con miles de productos. Al ser pariente de WordPress también ha heredado algunas pequeñas enfermedades a nivel de duplicidad de contenidos por la manera que está estructurada. Por lo tanto a nivel de SEO no es una solución perfecta a largo plazo.
  • Prestashop: sin duda una de las plataformas más potentes y completas del mercado. Los franceses se han dado cuenta que se tienen que poner las pilas porque Woocommerce ha ido creciendo en popularidad. Destaca por su fácil uso y menor grado de complejidad en comparación con un Magento. Es apto para diferentes dimensiones de negocio y se puede integrar con el ERP de tu empresa.
  • Magento: ¿Prestashop o Magento es uno de esos eternos debates del e-commerce tal como existe también en el mundo del blogging entre WordPress y Blogger. Es una de las opciones preferidas de aquellas empresas que disponen de una gran variedad de productos. En comparación con las demás plataformas es menos ligera y consume muchos recursos por lo que necesita maquinas potentes para
  • Otras plataformas: tienes mucha variedad a nivel de plataformas. Voy a nombrarte únicamente ePages o Shopify que me vienen rápidamente a la cabeza. También existen otras menos conocidas como OptimizedStores dirigido por Raúl Carrión que merecen la pena echarle un vistazo si estás dando tus primeros pasos en el mundo del e-commerce. Tienen una cosa que el resto no tiene. Una atención al cliente directa desde España y si es necesario te llama incluso el mismo Raúl para solventarte un problema.

Diseño atractivo

En tiempos donde el usuario está cada vez más acostumbrado a páginas modernas no puedes dar la sensación de haber viajado en el tiempo a los 90 cuando alguien accede a tu web. El diseño es un elemento clave a la hora de lograr la confianza del usuario. Sin esta no podrás vender.

No te atrevas ahorrarte el dinero en un buen diseñador o una plantilla profesional para tu tienda. Aunque la segunda opción te puede salir por menos de 100 euros no cometas el error de fastidiarlo todo remplazando logos y banners con tus propias creaciones. No podrás evitar nunca del todo pasar por caja de un profesional. Si te tomas un poco de tiempo puedes encontrar ayuda por relativamente poco dinero recibiendo un trabajo de calidad. Cuando menos tiempo de búsqueda tengas, evidentemente más vas a tener que pagar.

Lo bueno de esta tarea es que no tienes que retocar la web cada semana. Es una tarea puntual que requiere mejoras cada 3-12 meses.

Velocidad de carga

Igual has estado atento esta semana a los posts en mi blog. En tal caso sabrás que ya he hablado sobre el impacto de la velocidad de carga en la conversión de forma más detallada. A nivel de experiencia de usuario un buen aspecto tiene que ir acompañado con una web rápida. ¿Cómo de rápido? Pues no te sabría decir exactamente pero los 3 segundos parecen ser una barrera mágica que no debes sobrepasar. Si eres capaz de cargar con mayor velocidad debes ir por ello.

E-mail marketing: los reyes del mambo

Si, lo sé. Cuando cae la palabra e-mail marketing lo que a muchos les salta a la cabeza es la palabra spam. A pesar de este lastre tener el correo electrónico de tu cliente potencial es el camino más efectivo a su monedero (de forma legal evidentemente).

Captación de suscriptores

Otro tema sobre el que hablado y seguiré hablando mucho. Si el e-mail marketing es tan importante, entonces es evidente que necesitas personas a las que puedas realizar tus envíos. Por lo tanto hay que conocer y dominar las estrategias de captación de suscriptores. Échale un vistazo a la serie que he creado sobre el tema.

Envíos y diseño de newsletter

La configuración, el diseño y la redacción de los e-mails ya son otro mundo. Esto daría para una serie entera sobre el tema. Es algo que no he tratado mucho todavía en este blog por lo que igual hay que darle un repaso.

Los factores clave para que una campaña de e-mail marketing funcione son según mi experiencia los siguientes:

  • Tipos de envíos y frecuencia de mailings puramente comerciales. Un buen ratio puede ser 1 de 5. Aparte de querer vender hay que pensar en aportar valor y encontrar la mejor forma para activar los contactos.
  • Segmentación de la lista de suscriptores. No puedes tratar a todas las personas igual. Los interese son diferentes por lo que enviar siempre todo a la lista completa no es una buena idea. Herramientas como Mailchimp permiten crear grupos y segmentos para poder diferenciar de forma efectiva los intereses de tus usuarios.
  • Redacción del asunto y del contenido. El primer paso siempre es tener un buen gancho para que los que reciban el correo también lo abran. En mi caso me funciona bien jugar con la curiosidad de las personas sin ser demasiado concreto de lo que pueden esperar. Luego dentro del cuerpo me funcionan tanto mails muy cortos como aquellos muy largos. Último lo suelo aplicar sobre a los con contenido comercial para aportar argumentos de peso incluso antes de llegar a la página de venta.

Creación de contenidos: la unión perfecta con el SEO

Rápidamente te vas a dar cuenta que tu éxito con el e-mail marketing va a depender de cómo estás haciendo las cosas en el ámbito del marketing de contenidos. Algunos igual no entenderán por qué no destaco el SEO como uno de los puntos clave. Para mí la unión hace la fuerza y si creas contenidos de forma inteligente también mejoras el posicionamiento web.

Guest posts

Una de estas sinergias las puedes encontrar a través de la redacción de artículos de invitado. Me suele generar una sonrisa en la cara cuando me contacta gente donde me vende la moto que me van a hacer un regalo hermoso porque tengo la posibilidad de recibir un texto suyo sin coste alguno. ¡Flipante! ;)

No le tomemos el pelo a la gente. El que se beneficia es el que publica y en pocas ocasiones el blog que ya tiene la fuerza a nivel de SEO que tu estás buscando. En el caso de Quondos mi regla es muy sencilla. ¿Quieres ser autor invitado en el blog aportando tu contenido? ¿Sí? Pues crea el mejor contenido, más completo de mínimo 5.000-10.000 palabras y lo sacaremos con mucho gusto. En ese caso realmente todos salen ganando. Si quieres lograr un guest post ofrece un texto que no se pueda rechazar.

Creación de vídeos

La creación de vídeos es mucho menos complicado de lo que igual te puedes imaginar. Incluso lo puedes externalizar por 5 dólares en plataformas de freelance tipo Fiverr. Es evidente que no es el mismo resultado que la grabación y producción por parte de un equipo profesional pero depende mucho del uso que le quieras dar. Para algunas cosas ya te puede servir.

Una de las formas más populares en estos últimos meses es el posicionamiento web en Youtube. Se ha hecho muy popular porque es relativamente sencillo salir en las primeras posiciones y luego redirigir un buen cacho de tráfico al blog. Cómo te habrás dado cuenta aquí los contenidos y el SEO generan otra vez sinergias donde una cosa tiene un impacto positivo sobre la otra. Si te interesa el tema, échale un vistazo al vídeo de Alex Navarro que te he pegado a continuación.

Posts para el blog

Facebook Ads en combinación con buenos contenidos publicados en tu blog son otra de mis herramientas “secretas”. Aquí la clave está en la generación de tráfico calificado a bajo coste para posteriormente poder hacer campañas de retargeting. Aunque esto no lo mencione en las principales tres es bueno tenerlo ya configurado para poder sacar provecho de ello cuando llegue el momento.

Iba a hablar sobre “solo 3” cosas y si me descuido un poco más acabo escribiendo 2.000 palabras sobre el tema. Te habrás dado cuenta de lo que ya he mencionado al principio. Esto fácil no es porque tiene tantas facetas.

La buena noticia es: se puede. No hay que perderse en detalles y sobre todo no se puede atacar todo a la vez. Hay que ir paso a paso para poner en marcha cada de estos campos.

Otro consejo que te puedo dar es que no pierdas demasiado tiempo al principio con temas como analítica web. No me entiendas mal. Me encanta pero puede que no obtengas muchas conclusiones si tu tienda tiene al principio todavía pocas visitas. Más adelante esta disciplina es obligatoria.

Con la hipótesis que he puesto al principio del post te diría también que no pases demasiado tiempo en redes sociales compartiendo contenidos de terceros para posicionarte en tu segmento. Es una tarea que hay que hacer pero no figura arriba en mi lista. Si hay que elegir esto sería una que descartaría.

Pues eso. Espero que esta entrada te haya servido para orientarte y centrarte mejor. ¡Suerte con la tienda!

 

Ya estamos cerca de la época de compras de Navidades. Imagínate que estás en El Corte Inglés y buscas un producto concreto que ya has decidido que quieres comprar. Por mucho que lo buscas en los pasillos no lo encuentras. Tienes que esperar para hablar con una dependienta.

carga web velocidadDerechos de foto de Fotolia

Está atendiendo a otro cliente poco decidido. Giras continuamente la cabeza en búsqueda de otra persona que te pueda ayudar. Ya han pasado 25 minutos desde que entraste en la tienda. Tienes hambre, tu mujer te acaba de enviar un Whatsapp que la comida ya está lista dentro de 10 minutos.

Empiezas a agobiarte. Te acuerdas de esa pequeña tienda en tu barrio que tiene el mismo producto aunque en el color que no era tu primera opción. Te conformas. Sales de la tienda a comer. Por la tarde vas a pasear el perro y cambiando ligeramente la ruta normal, puedes pasarte por esa tienda de tu barrio.

Lo que ocurre en el mundo offline ocurre en mucho menos tiempo en el online. Los usuarios en cuestión de pocos segundos salen frustrados. No tienes tiempo para no mostrarles lo que buscan de forma inmediata. Tus ventas depende de ello.

Por qué y cómo estás perdiendo ventas con una web lenta

Hay que ser consciente de una cosa. Es mucho más fácil mantener un cliente que conseguir uno nuevo. Con los usuarios en una web es lo mismo. Al principio es increíblemente complicado lograr mucho tráfico. Cada visita cuenta.

Únicamente tenemos una oportunidad para crear una buena primera impresión. La velocidad de carga de tu web puede en muchos casos impedir que alguien incluso llegue a ver tu oferta. Tienes que ser consciente de estos datos.

Usuarios que no compran porque la web no carga rápida

Según un estudio, tienes únicamente 3 segundos para que tu web cargue si no quieres arriesgar que el 57% de tus usuarios abandone. Hay un dato todavía mucho más impactante en este contexto. El 80% de estas personas que han tenido esta experiencia no volverán nunca más. Un aumento de 1 segundo de velocidad de carga puede afectar de forma negativa tus conversiones en un 7%.

Las personas somos muy diferentes unas de otras. Por lo tanto no existe un dato exacto para todas las personas. A pesar de tener percepciones diferentes (lo que es una web lenta para uno, no lo tiene que ser para otro), la vía más segura es asegurarse que tu tienda muestre los contenidos lo antes posible.

Usuarios que no te llegan porque Google te penaliza

La experiencia del usuario es uno de los factores a los que Google más importancia le está dando en los últimos años. Es lógico porque tiene un impacto directo en la satisfacción con sus propios servicios. Si Google me envía a páginas que no contienen lo que busco o que no proporcionan una calidad mínima, puede que con el tiempo me ponga a buscar alternativas mejores.

No extraña por lo tanto que el tiempo de espera de un usuario antes de que se muestren los contenidos de la web son un factor importante a nivel de SEO (de forma oficial desde el año 2012). Es complicado poder decir con exactitud (para no decir imposible) cuantas visitas y en consecuencia ventas se pierden, pero es incuestionable que tiene un impacto.

Imagínate que estás en la posición número 11 o 12 en Google. Llevas años investigando sobre temas de posicionamiento por lo que tienes tu tienda online bien optimizada según los últimos cambios de algoritmo de Google. Lo único que no te has currado es poner unos servidores rápidos porque prefieres ahorrarte el dinero. El coste en este caso serían las visitas perdidas por no estar en el top 10. Dependerá del volumen mensual de búsquedas, tu ratio de conversión y el margen por producto. Tendrás que calcular si te merece la pena la inversión.

¿Qué puedes hacer para que tu web cargue más rápida?

Llegado a este punto podemos estar de acuerdo sobre el hecho que tener una tienda online que cargue de forma rápida es importante. Ahora la cuestión es. Si soy consciente de que tengo un problema en este aspecto. ¿Qué puedo hacer para solucionarlo?

Eliminar problemas existentes

Es bastante más sencillo identificar los problemas de tu web de lo que igual te imaginas. Luego ya eliminarlos evidentemente ya puede ser más complicado. Sobre todo si no dispones de los conocimientos técnicos necesarios o tienes una chapuza de web y no sabes con qué pinza cogerla.

Existen páginas que te ofrecen la posibilidad de realizar una auditoría online sin coste para indicarte aquellas páginas que igual deberías revisar. También existen herramientas de Google que te hacen una prueba de velocidad y además te ayudan a optimizar de forma automática.

Poner un hosting más potente

No siempre la velocidad de carga de una tienda se soluciona eliminando los problemas existentes. En ocasiones se necesita más potencia a nivel de servidores. Plaformas de e-commerce como Magento con muchos productos, requieren muchos más recursos que un Woocommerce con 10-20.

Lo ideal es informarse sobre el conocimiento de tu plataforma del proveedor de hosting. En ocasiones existen requerimientos específicos que no todas las empresas ofrecen por defecto. También existen hostings especializados (p.ej. para Magento) con el objetivo de ofrecer un servicio más especializado resolviendo problemas que de antemano surgen con proveedores que les falta la experiencia en este campo.

Hacer uso de herramientas

Una de las herramientas más conocidas para llevar un control sobre temas de velocidad de carga de la web es Pingdom. Una gran desventaja que tienes es que pasas rápidamente de la versión gratuita a la de pago si quieres recibir de forma continúa datos de monitorización de tu web. Hace poco colaboro con Vikinguard. Su modelo de negocio es diferente por lo que pueden ofrecer de forma gratuita por lo que los demás cobran.

Tienes que tener claro que la velocidad de carga de tu web afecta a tus ventas. Empieza a detectarlo cuando antes y eliminar los problemas existentes. Si hace falta poner más hierro, invierte el dinero si te lo tomas en serio. Para hacer las cosas a medias mejor no hacerlas… ;)

Encontrar el nicho perfecto. De eso es lo que sueña el marketer y no le deja dormir. Lo más obvio es buscar aquellos temas que más demanda tengan. En internet esto se suele medir por volumen de búsquedas mensuales. Cuando más tráfico potencial, más se puede ganar una vez que la web esté bien posicionada en Google.

nicho pasiónDerechos de foto de Fotolia

En el pasado ya he explicado que guiarse únicamente por el tráfico potencial puede ser un grave error (mira este post o este otro). Ni de cerca se suelen cumplir las expectativas a nivel de ingresos.

Desventajas de centrarse únicamente en el SEO para vender en una tienda online

Esto no significa que hacer SEO no sea necesario o que no tenga sentido. Todo lo contrario. Seriamos idiotas si no quisiéramos aprovechar todos los clientes potenciales que nos puede traer Google. Lo importante es ver un poco más allá.

Para vender (mucho) en una tienda online hay hacer marketing. Algunos dan por hecho que haciendo posicionamiento web ya están cumpliendo con esa premisa. No es suficiente.

Centrarse únicamente en un canal siempre es arriesgado porque el día de mañana las reglas del juego cambian (y te aseguro que cambiarán) y del día a la mañana Google nos cierra el grifo. Con ello básicamente todas las ventas desaparecen.

A día de el proceso para aparece en Google es lento. Puedes tardar para palabras clave de nivel de competencia medio 2-4 meses (si es que lo consigues) para aparecer en el top 10. ¿Te puedes permitir estar tanto tiempo sin vender? Probablemente no.

La solución para vender antes: elegir nichos que dependan menos de Google

¿Quieres que te diga la clave para encontrar un nicho que te hará depender menos de Google? Es bastante más sencillo de lo que te imaginas. Aquí va:

Encuentra un nicho que apasione a las personas.

Y con ello no te digo que creas una página de fútbol. En el post donde hablo sobre generar engagement en Facebook te doy algunas pistas. La segunda clave es está:

Encuentra un nicho muy segmentado y preciso que apasiona las personas.

Siguiendo con el ejemplo del fútbol podrías centrarte en fútbol sala. El simple hecho de que sea un segmento más pequeño pero relevante te permitirá llegar con mayor efectividad a tu público. Aun así esto no es suficiente.

Encuentra un nicho muy segmentado que apasiona a las personas y te permita relacionar productos que puedas vender.

Aquí realmente está la clave. La pasión es necesaria para generar ventas espontaneas pero si no tienes un producto concreto que puedas relacionar con ello es complicado vender.

Imagínate que lanzas una tienda dirigida a personas apasionadas por el tiro con arco. Si le muestras el último modelo de flechas de la marca líder y la promocionas en Facebook llegando de forma precisa a esta audiencia puedes atraer compradores potenciales de forma increíblemente efectiva.

Hay que combinar el contenido adecuado con la audiencia interesada. Para eso tienes que ser capaz de hipersegmentar. No todos los nichos permiten llegar de forma tan exacta a personas realmente interesadas.

Siempre he dicho que las redes sociales no sirven para vender. En estos momentos estoy cambiando un poco de opinión porque creando estos escenarios perfectos si que es posible. Estoy trabajando ahora mismo en un proyecto que tiene toda la pinta de poder vender a través de redes.

Ya os iré contando más adelante.

Stay tuned.

 

No hay segunda oportunidad para una primera buena impresión. Esta cita la puedes aplicar a cualquier campo de tu vida. Por lo tanto también hay que tenerla en cuenta a la hora de crear una tienda online.

diseño web Derechos de foto de Fotolia

El diseño genera confianza y los elementos visuales tienen como objetivo dirigir al usuario a las secciones que más te interesen que vea. Recuerda que tienes que aplicar la estrategia FUD para responder a las principales dudas y miedos de las personas que aterrizan a tu web.

Zona cabecera: contactar y envío de producto

La zona cabecera es la parte alta de tu tienda online. Incluye todo aquello que se pueda ver a primera vista sin necesidad de hacer scroll.

  • Datos de contacto: una de las dudas principales por parte del usuario suele ser la forma de ponerse en contacto con tienda. Aunque no siempre se haga uso de ello genera confianza que se pueda hacer una llamada o enviar un mail para resolver de forma sencilla una duda.
  • Información sobre el envío: cuando hago un pedido quiero saber típicamente cuanto tiempo tarda en llegarme. También me interesa el coste que supone el envío. Estas dos dudas deben encontrarse en la cabecera para que el usuario no pierda mucho tiempo en buscarlos.

Parte central: atención en productos y secciones de interés

En esta parte se debe encontrar la “chicha” de la tienda online. El contenido más importante que quieres que destaque. Tener que hacer scroll ya no está tan mal visto porque el usuario esta cada vez más acostumbrado a páginas largas.

  • Productos: en la parte media toda la atención debe estar centrada en los productos. Los más populares deben encontrarse como muy tarde al primer scroll. Según el diseño incluso ya se pueden visualizar nada más entrar en la tienda.
  • Teasers y banners: antes de empezar con la zona footer puedes destacar algunas secciones con la web que te interesan. Podría ser un banner que redirige hacia el campo de contacto, hacia tu boletín o alguna información para potenciales colaboradores.

Zona footer: enlaces que generan confianza

La parte más baja de la web te ofrece una oportunidad adicional de dirigir la atención del usuario hacia aquellas partes que generan confianza.

  • Enlaces de interés: páginas como las de “quiénes somos” tienen como objetivo dar una imagen cercana del negocio. Links al aviso legal y las condiciones de envío también ayudan a generar confianza.
  • Suscripción al boletín: la suscripción al boletín es una de las cosas que puedes repetir en varias zonas de la web. La he incluido aquí porque suele ser el lugar típico donde lo puedes encontrar. La lista de correos es uno de los activos más importantes de una tienda para generar ingresos.
  • Redes sociales: no hay que olvidarse que las redes sociales son el punto de encuentro más importante para generar las primeras interacciones que acercan las marcas a las personas. Estas se pueden incluir tanto en el footer como en la cabecera e incluso en la parte central de la web.

El diseño de una web puede variar mucho. En este post se ha asumido que la tienda online no tiene sidebar. Puede haber estructuras que si lo contemplan.

Para poder optimizar las posiciones de los elementos visuales hay que tener el objetivo que hay detrás. Una consecuencia adicional sería la medición de las diferentes secciones pero esto ya es otra historia…

En breve iré experimentando con diferentes diseños. Ya os iré contando.

Stay tuned.