IMAGE: Peter Ksinan - 123RFSoy consciente de que en ocasiones vuelvo sobre algunos temas de manera cuasi-obsesiva, y el desarrollo de China en la era tecnológica es uno de ellos: cuando veo nuevos elementos que añaden datos a cosas que he comentado anteriormente, no puedo evitar volver a plantear una reflexión sobre ellos.

Algunas noticias recientes permiten añadir a lo comentado recientemente sobre los experimentos sociales de China en la provincia de Xinjiang con la monitorización total y masiva de su población, y sobre todo, dan una idea de la velocidad con la que los cambios se están produciendo en el gigante asiático: WeChat, el sistema de mensajería instantánea creado por Tencent, avanza para convertirse en el método de identificación electrónica oficialmente adoptado en el país, con el que poder hacer absolutamente de todo, desde intercambiar mensajes hasta pagar, pasando por alquilar vehículos, encontrar personas a tu alrededor, pagar facturas, recargar tu smartphone, encargar comida, solicitar una cita con un médico, pedir un visado, consultar registros gubernamentales, etc.

La idea la conocíamos todos los que de manera regular viajamos a China o mantenemos contacto con personas que lo hacen: el avance de WeChat para convertirse en la auténtica herramienta para todo llamaba cada vez más la atención, con todo lo que ello conlleva a la hora de definir tanto lo que se puede como lo que no se puede hacer: la actividad de WeChat está completamente monitorizada por el gobierno, y son múltiples los casos en los que se han registrado detenciones o encarcelamientos derivados de opiniones expuestas a través de la herramienta. Ahora, al incrementar cada vez más su papel, WeChat pasa a ser la auténtica herramienta de control ciudadano: todo lo que hagas será conocido y registrado por el gobierno, que alimentará con ello un social credit system de todos sus ciudadanos. El uso de WeChat para este tipo de funciones se vende, en principio, como un sistema para reducir problemas derivados, por ejemplo, del fraude en la red, al reforzar los sistemas de identidad con su propia tecnología de reconocimiento facial, pero a nadie escapan las fuertes y obvias connotaciones que tiene como sistema de control.

Al mismo tiempo, lo que en su día fue el llamado 50cent army, la enorme legión de comentaristas y supervisores en la red reclutados y pagados por el gobierno para verter opiniones favorables al partido y para identificar posibles disidentes, ha sido progresivamente sustituido por personas que ya no necesitan ser pagadas, como afirmaba el tópico, a cincuenta céntimos por entrada. Ahora, hablamos de jóvenes nacionalistas que no actúan por dinero, sino por pasión, por convencimiento pleno y orgullo nacional, un ejército infinitamente más peligroso que cuando estaba compuesto simplemente por mercenarios que recurrían a esa actividad para ganarse la vida. Un ejército de trolls convencidos, enfervorecidos y dispuestos a hacer lo que haga falta para preservar el honor de su país y sus líderes, una verdadera guardia nacional en la red. Varios de mis alumnos o conocido chinos me han comentado acerca de este cambio, y de cómo la juventud china, nacida y crecida en un régimen que impone un severo control a las opiniones y al pensamiento, se han convertido en defensores de cuestiones como la censura: cuando el gobierno declara la prohibición de las VPN, su mayor problema no es el que se impida su acceso a contenidos sobre democracia o derechos fundamentales, sobre los que no tienen la más mínima curiosidad ni interés, sino el no poder acceder a páginas con historias sobre algunos de sus ídolos occidentales.

Todo ello, en un país que además de avanzar cada vez con paso más firme de cara a las tecnologías del futuro, se dedica a construir el futuro completamente por su cuenta, copiando y versionando descaradamente las ideas que le parecen interesantes, e impidiendo el acceso de la competencia extranjera a su mercado, con el fin de proporcionar una sólida base a las compañías bajo su control, que después salen de China a la conquista del resto del mundo. Sí, el acrónimo BAT que identifica a Baidu, Alibaba y Tencent, las tres compañías más importantes en la internet china, es aún mucho menos conocido que GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon), pero para nada menos importante o con menos proyección de futuro. China no tiene ningún interés en virar hacia un nivel de democracia mayor, sus ciudadanos tampoco parecen tenerlo, y está construyendo un sistema próspero y floreciente que niega algunos de los elementos fundamentales y básicos en el mundo occidental. En el ascenso al liderazgo mundial de China hay muchos aspectos que deberían preocuparnos seriamente, a poco que tengamos una mínima conciencia de la importancia de cuestiones como la democracia o los derechos fundamentales. Y a la velocidad que va China, cada día más.

 

IMAGE: Alex Millos - 123RFEl concepto del advance fee fraud, o 419 scam (conocido así por el artículo del código penal nigeriano correspondiente al fraude) es casi tan antiguo como la propia internet, pero si nos atenemos a su abundancia, parece evidente que siguen existiendo incautos que caen en él y que, posiblemente por vergüenza, no llegan nunca a denunciarlo.

La idea es completamente simple: recibes un correo que te ofrece una cantidad de dinero (una herencia, un depósito que se pretende sacar de un país corrupto, un premio de lotería que nos ha correspondido por un supuesto error, etc.) y que, en caso de ser contestado, pasa a reclamar progresivamente pequeñas cantidades en concepto de gastos que van siendo entregadas a cuenta de un pago que, obviamente, nunca llega a producirse. En el fondo, pura aritmética: enviar el timo en forma de correo indiscriminado resulta tan barato, que con que sea capaz de obtener una respuesta de un incauto entre varios millones, el esquema ya resulta rentable.

A cuenta de las famosas estafas hemos visto de todo: personas que se dedican a intentar hacer perder tiempo o recursos a los estafadores – un “deporte” que hasta tiene nombre, scam baiting – o incluso sitios ya famosos como 419-eaters, dedicados a ridiculizarlos. Ahora, llega lo último en lucha contra los timadores: una organización sin ánimo de lucro neozelandesa, Netsafe, diseña un asistente conversacional, un chatbot, que contesta a ese tipo de mensajes mediante elaborados esquemas conversacionales en los que se hace pasar por una posible víctima, destinados a hacer perder el tiempo al timador con respuestas dilatorias que – obviamente – no van a ningún sitio, y que únicamente tratan de distraerlo para conseguir que incurra en un gasto de recursos y de paciencia.

El asistente se denomina Re:scam, tiene cuatro modelos básicos utilizados habitualmente por los estafadores – el de la cuenta bancaria, el del supuesto heredero, el de la transferencia y el de las fotografías comprometedoras – y basta con reenviarle el correo recibido para activar la contestación, con la promesa de que la cuenta de correo original que recibió el mensaje nunca será utilizada en el intercambio con el estafador. Tras comprobar que el correo es efectivamente un intento de estafa, la herramienta pasa a responder. Algunas de las respuestas, en las que se pretende hacer pasar al remitente por una persona mayor, incauta o ingenua susceptible de caer en la estafa, resultan verdaderamente graciosos, y en algunos casos, se logra mantener al estafador entretenido durante cuatro o cinco rondas de conversación. Como hace años comentaba Michael Berry, el fundador de 419-eater, “cada minuto que el estafador gasta comunicándose conmigo es un minuto que no está estafando a otra víctima”. 

No sé si es la mejor manera de responder a este tipo de esquemas  – por lo general lo más práctico es simplemente ignorarlos, y más teniendo en cuenta que los filtros anti-spam mejoran cada día más y que si quieres leer esos mensajes te tienes que ir a buscarlos específicamente al fondo de la carpeta correspondiente – pero sí es una prueba interesante de cómo mejoran ese tipo de asistentes conversacionales y cómo pueden hacerse funcionar configurándolos con un propósito determinado. En realidad, se trata de un intento de romper la aritmética del sistema: si logras que contestar a esos correos sea tan barato y automatizado como enviarlos, y consigues que cada respuesta obligue al estafador a incurrir en costes adicionales y atención personal, puedes llegar supuestamente a convertir el sistema en absurdo. Por lógica, supongo que esto acabará en que los propios estafadores tengan también robots conversacionales contestando esos mensajes de manera automática con correos preformateados, y a que se genere una conversación completamente absurda y eterna entre dos máquinas intentando timarse una a la otra. Pero en último término, lo de intentar “timar al timador” resulta hasta terapéutico… :-)

 

IMAGE: Neyro2008 - 123RFLa moda es uno de las categorías consideradas fundamentales en el consumo, y sin embargo, la mecánica de las compras de productos de moda no ha cambiado excesivamente a lo largo de las últimas décadas. Aunque la irrupción del comercio electrónico ha logrado modificar algunos patrones y cada vez son más las personas que llevan a cabo una parte creciente de sus compras en la red apoyándose en una logística cada vez más versátil y multicanal, por lo general seguimos pensando en la moda como en una actividad relacionada con el salir de compras, los escaparates, los probadores, etc.

En la última edición del Singles’ Day, una celebración eminentemente china inventada por Alibaba y elevada cada año más a la categoría de fiesta global del consumo – como ocurre con otras como el Black Friday, el Cyber Monday o el Amazon Prime Day – una buena parte del consumo que batió de nuevo el record del año anterior correspondió a la categoría de moda y complementos. Entre las novedades, una serie de módulos en trece tiendas físicas en los que los usuarios pueden utilizar los servicios de un asistente virtual, FashionAI, para generar recomendaciones de prendas y complementos entre los artículos en inventario. En un momento de declive de las tiendas físicas, Alibaba intenta convertir al canal offline tradicional en una experiencia cada vez más conectada y complementaria con la de la red.

La iniciativa del gigante chino es tan solo una de las muchas que podemos ver en lo que parece un asalto final del comercio electrónico al mundo de la moda. Mientras algunos lanzan hipótesis sobre la posibilidad de que Amazon adquiera alguna de las cadenas norteamericanas de grandes almacenes en dificultados como Nordstrom para intentar hacer con la moda lo que parece dispuesta a hacer con los supermercados, la compañía ha desarrollado también su diseñador de moda algorítmico capaz de adaptar las tendencias de las pasarelas a la calle, ha adquirido una compañía capaz de calcular las tallas de los usuarios con que simplemente se muevan delante de la cámara de su ordenador o smartphone, y trabaja ultimando y puliendo los detalles para su servicio Prime Wardrobe, que posibilita que podamos escoger una amplia variedad de productos y devolver tranquilamente los que no nos queden bien o no nos gusten cuando los tengamos en la mano.

Tecnologías capaces de generar un modelo en pantalla con una talla similar a la nuestra para que nos probemos ropa virtualmente, al tiempo que nos recomienda prendas o complementos que vayan bien con los que vamos escogiendo. Estamos, posiblemente, ante una de las mayores revoluciones en el mundo del consumo, en una categoría que hasta el momento había permanecido relativamente refractaria al cambio. El final del recorrido es cuando las marcas de moda, sujetas cada vez más a un nivel creciente de automatización, acorten la cadena de suministro y sean capaces de fabricar en tiempo real y en proximidad la prenda que acabamos de comprar en la red con las dimensiones que se ajustan a nuestra talla, para ponerla en nuestras manos rápidamente mediante una logística eficiente.

Cada vez son más las firmas y compañías de moda que intentan redefinir el papel de la tecnología en su cadena de valor, y de atraer talento dentro de ámbitos como la logística de última generación, el comercio electrónico o la estrategia digital. A juzgar por el nivel de atención que los gigantes del comercio electrónico están dedicando al tema, no parece que hablemos ya de un futuro a largo plazo, sino de algo que ya está aquí. La experiencia de comprar moda, ropa y complementos podría estar a punto de cambiar y de adaptarse a un entorno diferente, un cambio que podría dejar fuera a muchos o precipitar alianzas con quienes sean capaz de desarrollar estos servicios en forma de plataformas para terceros. Agárrense que vienen curvas.

 

AI, AR/VR, Blockchain, EnernetCon ocasión de una entrevista que me hicieron para un informe de inversión de Arcano Partners y de una presentación que Informa me pidió para el evento de celebración de su XXV aniversario, tuve la oportunidad de reflexionar un poco sobre las tecnologías que tendrán un impacto más importante en el futuro cercano.

El ejercicio es interesante, porque cuando una parte importante de tu trabajo es analizar tecnologías y estar pendiente de sus desarrollos, tiendes a ver ese avance como un conjunto heterogéneo de líneas, pero sin realmente detenerte a trazar un mapa de cuáles son los avances que, de alguna manera, tenderías a ver como responsables de más impacto. Obviamente, faltan temáticas y muy posiblemente podríamos discutir la priorización o el etiquetado, pero creo que, de alguna manera, pueden resumirse razonablemente bien de una manera amplia e inclusiva en esos cuatro epígrafes que aparecen simbolizados en la imagen: AI/machine learning, realidad virtual o aumentada, blockchain y energía.

AI/Machine learning es algo que requiere, para mí, muy poca explicación. Sin duda la etiqueta que, desde hace un cierto tiempo, más he utilizado para clasificar las entradas en mi página, y la que mejor define en este momento mis intereses de infvestigación. Hablamos de un conjunto de tecnologías que estarán en absolutamente todas partes, en todo tipo de procesos desde industriales hasta de servicios, en los vehículos autónomos o en el desarrollo de la genética. Cada día son más las compañías que, con mucha razón, se obsesionan con la idea de entender el futuro de su actividad a la luz de las posibilidades que ofrece el convertirse en intensivas en la generación de datos y utilizarlos para alimentar algoritmos, y la importancia de que todos los directivos que trabajen en la compañía entiendan cómo funciona. Todos los procesos de transformación digital tienen de una u otra manera como objetivo final el ser capaz de incorporar AI/Machine learning a sus procesos: digitalizarlo todo para ponerlo al servicio de la generación constante y continua de datos, redefinir los procesos internos, y redefinir el modelo de negocio en función de las posibilidades que ofrecen esos algoritmos alimentados con los datos de la actividad. Desarrollos que pueden generar una de las mayores alteraciones en nuestra sociedad, eliminar una amplia cantidad de tareas que hoy conocemos como trabajo y que dejarán de tener sentido, e impactar incluso la manera en la que nos definimos como sociedad dando lugar a modelos redistributivos radicalmente diferentes a los actuales.

AR/VR es, sin duda, otra de esas tecnologías o conjunto de tecnologías capaces de modificar nuestro día a día, y de ofrecernos posibilidades que aún no llegamos a imaginar. Más allá de la simple proyección a corta distancia de nuestros ojos de una serie de imágenes que nos permitan la creación de un entorno inmersivo o de una capa superpuesta sobre la realidad, hablamos de la posibilidad de redefinir una buena parte de nuestro trabajo, nuestro ocio, nuestra interacción con la información, el aprendizaje, y una amplísima variedad de tareas más. Una tecnología muchas veces minimizada por su origen y desarrollo en entornos como el gaming, que trasladará su impacto a una gran cantidad de actividades y se convertirá en prácticamente ubicua.

Blockchain es la esencia de la transaccionalidad: todo aquello que pueda ser definido como una transacción, sea un intercambio económico o de otro tipo, tendrá como base una cadena de bloques, la solución más elegante jamás diseñada para garantizar su integridad. La adopción de blockchain en todas las industrias determinará una fortísima ganancia de agilidad y el cambio en el funcionamiento de muchos mecanismos que hoy damos como imprescindibles, pero que no lo son. El impacto de blockchain se verá en todas partes, incluyendo posibilidades para todo el resto de las tecnologías que conocemos.

Y finalmente, la transformación de la energía gracias a la progresiva mejora en eficiencia y abaratamiento de los paneles solares y de la extensión de la energía eólica y otras renovables, la pila de hidrógeno, la mejora en la tecnología de las baterías y la distribución de la generación eléctrica – la llamada “enernet” – conforma una amplia panoplia de avances que darán lugar a un entorno de energía abundante, limpia y barata, con todo lo que ello conlleva de revolucionario en un mundo en el que, tradicionalmente, el acceso a la energía ha determinado el mapa económico, ha funcionado como un factor limitante del desarrollo, y nos ha llevado a poner en grave peligro el entorno natural. El cambio en el mapa energético y el aprovechamiento ubicuo de tecnologías de generación limpias será, sin duda, uno de los factores que más impacto tendrá sobre el futuro de la humanidad.

Obviamente, esto no es más que un resumen corto de por qué pienso que esas cuatro tecnologías son las que, en mayor medida y entendidas de manera inclusiva, tendrán un mayor impacto en el futuro a medio plazo. Las predicciones están para lo que están, pero creo que estas pueden ser vistas como un tanto obvias, como apuestas casi seguras, aunque por supuesto, pueda haber otras que tengan un impacto potencialmente muy elevado, como podrán ser la computación cuántica, la edición genética, el grafeno o algunas otras que posiblemente estén en la mente de muchos. Esto es, simplemente, un intento de determinar niveles de criticidad, de evaluar posibilidades de impacto futuro, y de plantear actuales y futuros niveles de desarrollo de una manera realista. Quien no tenga en su mapa esas cuatro tecnologías, es más que posible que se haya perdido algo, y es más que posible que sea algo muy importante.

 

IMAGE: Hafakot - 123RF

Cada día está más claro: a medida que las soluciones de machine learning y su aprendizaje rebajan sus barreras de entrada, su manejo a cierto nivel se convierte en la nueva línea imprescindible en el curriculum, en el nuevo talento escaso por el que las compañías están dispuestas a pagar salarios cada vez más elevados. En pleno 2017, poder plantear modelos de machine learning para una gama cada vez más elevada de situaciones está pasando a ser lo que, en su momento, pudo ser poder poner en tu curriculum que utilizabas “informática a nivel de usuario” o que tenías “soltura en el manejo de hojas de cálculo”, un elemento cada día más imprescindible.

Robots que fabrican otros robots, máquinas que se programan a sí mismas, automóviles que cuesta menos asegurar porque tienen prestaciones de conducción semi-autónoma que da lugar a una accidentalidad menor, enormes librerías de vídeos para enseñar conceptos a las máquinas, todo tipo de propuestas para entender y aprender machine learning sin necesidad de programar… no, esto ya no es una cuestión de movimientos propagandísticos y de cuál es el siguiente reto que una máquina consigue hacer mejor que un humano. Esto es la revolución que viene, el gran game changer, con un nivel de impacto sobre nuestras vidas similar al que tuvo en su momento el desarrollo de internet. Lo puedes leer en todas partes.

Cuando todo a tu alrededor, hasta tu smartphone, empieza a incorporar prestaciones basadas en machine learning y es capaz de reconocer tu cara aunque te hayas dejado barba o lleves unas gafas puestas, o de proponerte usos basados en la información que recibes o en los hábitos que muestras habitualmente, lo que nos está diciendo es que hablamos de la próxima frontera, de lo que hay que tener para que los productos y servicios sean competitivos. Hablemos de fabricación, de operaciones, de marketing, de distribución, de servicio al cliente, de marketing o de lo que sea, tenemos que acostumbrarnos a pensar que nos vamos a encontrar con esto en una gama creciente de productos y servicios, y que alguien va a tener que gestionarlos, que saber cómo convertir esas posibilidades en ventajas competitivas. La nueva generación de directivos tendrá necesariamente que pasar por ese desarrollo de habilidades, o bien volver a formarse para adquirirlas. Hablar simplemente de oídas o quedarse con mitos manoseados y lugares comunes no va a ser suficiente.

¿Burbuja? Como en todas las cosas y como en todas las tecnologías anteriores, una parte sí. Pero sin duda, es el momento de asentar conceptos y de amueblar bien nuestro futuro en torno a un tema que va a jugar un importantísimo papel en su definición.