App AENAEs un tema que me fascina: ¿por qué en tantas ocasiones se hacen las cosas mal cuando podrían, prácticamente por el mismo esfuerzo, hacerse razonablemente bien? En la ilustración, la app oficial de AENA: un intento de facilitar algunos trámites y de agilizar la distribución de información en un aeropuerto.

En teoría, la app de AENA puede facilitar la vida al viajero en numerosas ocasiones. Puedes averiguar si hay una tienda o un restaurante determinado en el aeropuerto, ver detalles de un vuelo, saber a qué cinta llega tu equipaje, situar la sala VIP o comprar un pase de acceso a ella, hacer una reserva de parking o pagarlo. La propuesta parece clara: toda la información necesaria para ese tipo de cuestiones habituales en un aeropuerto está disponible en algún punto del mismo, en alguna pantalla o en algún mapa, y la contribución de la app únicamente es ponértelo en la palma de la mano, amén de algunas otras posibilidades en este momento no utilizadas, como su posible valor como canal comercial para la recepción de ofertas comerciales, promociones, etc.

Salvo que, por alguna razón, nadie se preocupe de comprobar su usabilidad. Pongamos el ejemplo del pago del aparcamiento: si aterrizas en un aeropuerto, la posibilidad de pagar el aparcamiento desde una app parece muy conveniente, dado que no te van a faltar tiempos muertos para ello – el rato que pasas esperando salir del avión, el que tardan en salir los equipajes, etc. – y porque puede evitarte tener que hacer cola en una máquina o ventanilla, habitual dado que no eres el único que llega a esa hora en un avión. Dimensionando bien los tiempos, se puede perfectamente aspirar a pagar el aparcamiento mientras esperas el desembarque o la llegada del equipaje, y salir directamente para sentarte en tu coche ahorrándote otros pasos adicionales.

Sin embargo, la teórica propuesta de valor de la app se convierte en un desastre cuando compruebas detalles aparentemente nimios, pero producto de un mal diseño: la app no solo es incapaz de almacenar cuestiones como la matrícula de tu vehículo o, peor, los datos de la tarjeta de crédito, sino que, además, impide el copiado y pegado del dato desde otras apps en el campo correspondiente. ¿A qué clase de genio se le ha ocurrido algo así? Por lo visto, AENA pretende que vayas por un aeropuerto con el smartphone en una mano, la tarjeta de crédito en la otra (y la maleta imagino que colgando del cuello, sujeta con los dientes o alguna alternativa similar) cada vez que pretendas ahorrarte el paso por la máquina de pagar el parking o por la ventanilla correspondiente. Y además, impide incluso la posibilidad de que tomes los datos de otra app segura, como un gestor de contraseñas, y los pegues en el campo correspondiente. Nada, teclearlos es la única alternativa. Agradezco a AENA la preocupación por el desarrollo de mi retentiva: ya han conseguido que me sepa de memoria el número, la fecha de caducidad y el CVV de mi tarjeta. Pero francamente, no lo necesitaba en absoluto, podía vivir sin ello perfectamente bien.

Es simplemente un detalle, pero no es en absoluto trivial: una empresa pública paga el desarrollo de una app con el dinero de todos, una app con el potencial de eliminar una cierta fricción en el paso por un aeropuerto, pero descuida detalles de usabilidad tan básicos, que utilizarla termina siendo un martirio para el usuario. ¿Qué necesidad hay de hacer las cosas mal, cuando cuesta diferencialmente tan poco hacerlas bien? ¿Hay algún directivo en AENA “encantado porque somos muy modernos y tenemos una app” pero que no se ha preocupado de utilizarla para entender lo incómodo y lo absurdo que resulta?

No tengo ninguna vocación de dedicar una entrada “para afear el caso a AENA”, que además, sin duda, ni se inmutará por ello, sino utilizarla como ejemplo para tantos otros errores en desarrollos similares. En mi experiencia, ese tipo de cuestiones son mucho más habituales de lo que parece. Directivos que se preocupan por poner una X en la casilla correspondiente, “app: conseguida”, pero que prescinden de la atención al detalle que caracteriza un desarrollo razonable, una funcionalidad mínimamente atractiva. ¿En cuántas ocasiones nos encontramos con detalles de ese tipo, simplemente porque los directivos correspondientes no se han parado simplemente a utilizar como usuarios en condiciones reales aquello que decidieron desarrollar?

La atención y las relaciones con el cliente son, en muchísimas ocasiones, una cuestión de orientación al detalle. No lo hagas mal por culpa de ellos.

 

IMAGE: Mykhaylo Palinchak - 123RFMi columna en El Español de esta semana se titula “El error de Theresa May” (pdf), y habla sobre la dirigente conservadora británica que acaba de ver esta noche cómo su adelanto electoral se traducía en una pérdida clara de votos y escaños que resulta en una situación de “parlamento colgado“, y sobre su trasnochada visión con respecto a la seguridad.

Hay muchos dirigentes políticos que pretenden adoptar una posición dura con respecto al terrorismo. Ese tipo de posiciones son habitualmente jaleadas por unos seguidores que buscan algún tipo de “magia”, de solución a sus problemas de inseguridad ciudadana, de actitud de “hermano mayor que te protege”. El problema es que ese tipo de soluciones duras, por mucho que algunos puedan pensar, no siempre son necesariamente las más acertadas. Cuando además, esas supuestas medidas duras se convierten en una manifiesta pérdida de derechos de los ciudadanos, la cuestión se vuelve todavía más compleja, porque era precisamente esa pérdida de derechos, esa situación de privación de libertades básicas y esa erosión de los derechos humanos lo que los terroristas pretendían conseguir. Si, para terminar de estropear el tema, algunas de esas medidas no sirven para nada y revelan un desconocimiento total del funcionamiento de la red, la cosa termina por prácticamente descalificar a un político. O debería.

Theresa May reaccionó al último atentado en el puente de Londres con un enough is enough y unas declaraciones en las que afirmaba que “si las leyes de protección de los derechos humanos interferían en el control del terrorismo, las cambiaría“. Unas declaraciones en tono duro que pretendía que sirviesen para elevar su popularidad, en la línea de otros tantos políticos británicos conocidos por adoptar posiciones duras en momentos difíciles. Sin embargo, las ideas de Theresa May tienen un problema: el primero y más evidente, que las cosas no terminan cuando la política de turno dice “enough is enough”, sino cuando se buscan soluciones genuinas y reales a los problemas. Es muy posible que el problema actual no tenga una solución clara, o incluso que se esté planteando en esos términos por vez primera en la historia, pero lo que decididamente no va a solucionarlo es el enésimo intento de incrementar la vigilancia y el control en la red.

Nunca en la historia hemos vivido un momento en el que las estrategias de los terroristas experimentasen una disminución tan brutal de las barreras de entrada. Las necesidades de comunicación y coordinación para llevar a cabo un atentado terrorista hoy son absolutamente mínimas: la acción puede llevarse a cabo con un simple vehículo alquilado o robado, con un cuchillo de cocina o hasta con un martillo. Esta estrategia de “terrorismo low cost” convierte en inútiles muchas de las estrategias de control utilizadas hasta el momento, y decididamente, hace que cualquier idea de vigilancia sobre aquellos que tienen en su casa un cuchillo de cocina o un martillo sean directamente ridículas, porque todos tenemos uno y sabemos, eventualmente, como utilizarlo. No es preciso entrenamiento ni coordinación alguna para empotrar un coche contra una multitud o para liarse a martillazos con un policía, y tratar de ejercer un control sobre ello sería directamente absurdo, además de, en caso de intentarse, suponer una pérdida injustificada de libertades para todos los ciudadanos.

Con la red pasa absolutamente lo mismo: pretender controlar lo que circula por la red o exigir puertas traseras a las aplicaciones de comunicación es directamente estúpido, algo que solo se le ocurriría a quienes no entienden la red. Simplemente, no sirve para nada, y en cambio, genera una erosión completamente inaceptable en las libertades y derechos de los ciudadanos. No sirve para nada, en primer lugar porque la variedad de herramientas y métodos de comunicación cifrados de manera inaccesible a disposición de los terroristas es ilimitado, y en segundo, porque realmente, para la comunicación que necesitan de cara a la preparación de un atentado, podrían llevarla a cabo mediante soluciones de tan baja tecnología como palomas mensajeras o señales de humo. Mientras May y los suyos se dedican a presionar a las compañías tecnológicas para que les entreguen puertas traseras que debilitan la seguridad de sus productos y que acabarían inexorablemente en manos de delincuentes, los terroristas seguirían comunicándose mediante una llamada de teléfono, un grito o una piedra lanzada a una ventana. La idea de “controlar internet para prevenir el terrorismo” no tiene sentido, y revela, además, un nivel de ignorancia brutal. Y como bien decía el gran y tristemente fallecido Aaron Swartz, “ya no es adecuado no entender cómo funciona internet”: la disculpa de que esas tecnologías no existían cuando tú naciste o estudiaste ya no funciona, no te excusa de nada. Si eres político, tienes que entender que internet se ha convertido en un elemento central de la vida que no puedes permitirte ir por el mundo tomando decisiones sin entender cómo funciona, porque eso te convierte, como mínimo, en un peligro. O en un idiota, como aquel patético infantilismo de Donald Trump que pretendía “llamar a Bill Gates para que cerrase internet“. No, con esos mimbres no se puede hacer ningún cesto. 

Theresa May y todos esos políticos que no entienden la red son parte de una generación trasnochada de dirigentes que deberían pensar en jubilarse o en dedicarse a otra cosa con menores niveles de responsabilidad sobre la vida de los ciudadanos. O, por qué no, en estudiar un poco y aprender, que no es tan complicado ni tan implanteable, muchos directivos de edades similares a la de Theresa May lo hacen constantemente. La solución al terrorismo podrá venir de muchos sitios, pero jamás vendrá de un incremento en el control de la red. Eso solo sirve para vigilarnos a los que no somos terroristas. Con esas estrategias, el terror siempre gana.

 

IMAGE: Somartin - 123RFHoy en participado en una mesa redonda sobre el vehículo autónomo en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto (pdf), con motivo de su 40 aniversario, junto con la directora de tráfico del gobierno vasco, Sonia Díaz de Corcuera; el magistrado de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco; y el director técnico de AIC y ACICAE, Mikel Lorente. La mesa venía después de una presentación de Leyre Olavarría, directiva de Seat, sobre el vehículo conectado.

¿Dónde se centró el grueso de la discusión? Muy sencillo: en los plazos. Tras las primeras intervenciones que hablaban del vehículo autónomo como un futurible, la mía se centró directamente y de manera vehemente en el hecho de que el vehículo autónomo no es futuro, sino presente, y que cualquiera que lo contemple en términos de futuro se equivocará.

Para ello, apoyé mi intervención con un dato fundamental: las cifras de disengagements de Waymo en el año 2016, que pasaron de 0.8 a 0.2 cada mil millas. Mientras la industria aún se plantea avanzar despacito por los niveles de autonomía desde el 2 al 5, resulta que hay una compañía (y algunas otras) que ya ha conseguido que un vehículo circule solo la inmensa mayoría del tiempo, y que el conductor que está al volante solo tenga que tomar el control una vez cada varios miles de kilómetros. Pero curiosamente, cuando muestras estas cifras ante muchas personas, lo que hacen es la jugada del avestruz: enterrar la cabeza en la arena, decir que no es posible, y volver al escenario en el que se encuentran seguros. Eso me ha ocurrido con diversos competidores de la industria de la automoción, con políticos, con instituciones y con todo tipo de audiencias, hasta el punto que lo considero ya un problema de percepción. Por alguna razón, nos negamos a aceptar que una máquina pueda conducir mejor que nosotros, y nos obligamos a pensar en términos de ciencia-ficción y a negar la evidencia palpable de que una flota de varios cientos de vehículos ha conseguido recorrer durante el año 2016 nada menos que 635,868 millas en conducción autónoma, el 97% del total recorrido por toda la industria, y con un ser humano tomando el control únicamente cada varios miles de kilómetros. Eso, a todos los efectos, se llama conducción autónoma. Y no va a ocurrir en el futuro, ni dentro de muchos años, ni es ciencia-ficción: está ocurriendo ya, mientras la industria tradicional se afana por pasar de nivel 2 a nivel 3.

Esa, y no otra, es la razón de que las marcas de automoción tradicionales hablen de escenarios como el 2030, mientras Waymo, Tesla, Uber y otras hablen de diez años antes. No tengo ninguna vocación por parecer un gurú ni por demostrar retroactivamente que acerté en mis predicciones, si en 2020 no puedo, en un número significativo de ciudades, solicitar un vehículo completamente autónomo mediante una app y que me lleve a otro pounto de la ciudad, tendré que desdecirme y que explicar cuáles eran los elementos que tenía para suponerlo. Pero si con mi vehemencia consigo que algunos de los actores implicados pise el acelerador – nunca mejor dicho – y se plantee que existe esa posibilidad y que debe prepararse para ello, daré la pérdida de prestigio por muy bien empleada. Cuando uno se dedica a escribir sobre el futuro, es imposible, frustrante y absurdo interpretar eso como una especie de quiniela o lotería para la que compras un billete: lo que tienes que intentar es interpretar las señales del mercado de la mejor manera posible. Y mi escenario, desde hace bastante tiempo, sigue siendo 2020, así me he hartado de decirlo y escribirlo en multitud de sitios, y en ese año no van a faltar personas que me lo recuerden, para bien o para mal.

El 2020 no es ningún número cabalístico ni mágico. No es el resultado de ningún tipo de información privilegiada, sino simplemente, lo que surge de las proyecciones de difusión y adopción tecnológica. Lo que ves cuando te planteas la evolución del modelo de negocio de alguno de los grandes actores implicados – alguno de los cuales tendría muy difícil sobrevivir si esa cifra no se cumple – y la manera en que dibujan sus escenarios aquellos a los que otorgas verdadera credibilidad, que en escasísimos casos son personas de la industria de la automoción convencional. Porque cuando tiene lugar una disrupción tan importante como esa, es verdaderamente raro que los que acierten con sus tiempos sean los que trabajaban en la industria que la experimenta. Esos siempre apuestan a plazos más largos, a una continuidad a prueba de bomba, e incluso al recurso a non-market strategies como la acción de lobbies o argumentos legislativos de diversos tipos para intentar evitarlo. En este caso, ni eso funciona: hablamos fundamentalmente de detener la sangría de vidas humanas que resulta del modelo actual de conducción, de manera que quien se interponga en la adopción de la conducción autónoma tendrá claro que estará siendo responsable de miles de muertos en las carreteras. Con eso por delante, a ver quien detiene una tecnología a la que, claramente, le ha llegado su momento.

Mientras tanto, preparémonos. Los afectados van a ser muchos y muy variados, en todos los sentidos y en todos los puntos de la cadena de valor. La llegada del vehículo autónomo se asociará con otro cambio dimensional: el hecho de que los usuarios no vayan, salvo excepciones, a poseer esos vehículos, sino a utilizarlos como servicio. De nuevo, todo apunta a ese escenario: las búsquedas de partners de las marcas de automoción más visionarias, la planificación de la movilidad en las ciudades y la comparación entre el llamado city hell y el city heaven, y la estrategia de las marcas según vayan viendo el devenir de los hechos. Un auténtico tsunami para compañías de automoción, para taxistas y camioneros, para aseguradoras, para ayuntamientos, para estados y para usuarios. Los tsunamis son, por lo general, muy poco selectivos. Si pensáis que os va a afectar… actuad en consecuencia.

 

Me, myself and AI - OECD ForumAyer tuve la oportunidad de participar como discussion leader en la sesión titulada Me, myself & AI encuadrada dentro del Forum de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE): tres horas de interesantísima discusión en un formato intensamente participativo, en el que tratamos la evolución y el futuro de una escenario definido cada vez más por algoritmos de machine learning aplicados a todo tipo de ámbitos.

Europa Press recogió algunos de mis posicionamientos durante el foro, en una noticia que han titulado “Dans (IE) insta a las empresas a reorganizar su actividad en torno a los datos para ser competitivas” y que hoy aparecen reflejados en diversos medios: la necesidad de orientar la actividad de las compañías a la obtención de datos, con el fin de poder alimentar algoritmos que nos doten de capacidad de gestión eficiente, rápida y diferencial. Estamos aún muy lejos del desarrollo de una inteligencia artificial de propósito general como tal, pero los algoritmos de machine learning van posicionándose cada vez más como soluciones óptimas para un número creciente de tareas, y además, han disminuido enormemente sus barreras de entrada. La aparición de plataformas de Machine Learning as a Service (MLaaS) y los movimientos de las grandes compañías tecnológicas para posicionarse en ese ámbito mediante la adquisición de startups con actividad en ese área están determinando un escenario que cada vez tiene más influencia a la hora de definir la competitividad de las compañías: los algoritmos de machine learning definen qué productos son ofrecidos a qué clientes potenciales, políticas de pricing, prevención del abandono o churn, detección de posible actividad fraudulenta, opciones en la determinación del marketing mix, y cada vez más cosas.

Pero más allá de este tipo de cuestiones, con indudable influencia en la actividad de las compañías a día de hoy, y sin caer en el hype y la desinformación que supone pensar que ya vivimos rodeados de inteligencia artificial, la oportunidad de participar en un foro como el de ayer, con especialistas de diversas compañías, personas que llevan años desarrollando algoritmos en aspectos como procesamiento del lenguaje o visión computerizada, o con políticos que están tomando decisiones que condicionan las posibilidades de actuación de las compañías resulta verdaderamente interesante. Entre las cuestiones que discutimos en el foro estuvieron, entre otras, como estructurar las variables dependientes que un algoritmo debe optimizar (y qué supone optimizarlas), la necesidad de pensar el la articulación de un nuevo sistema operativo en el que se desarrollarán muchas partes significativas de la actividad humana, o la interacción entre algoritmos y personas. En mi intervención, intenté plantear ese tipo de cuestiones como si fueran un lenguaje de programación: cuáles serían las variables a definir y cómo se definen, cómo se estructuran los condicionales, y cómo generamos bucles que ofrezcan un control de la actividad resultante, además de tocar las necesidades de preparación de las personas y las habilidades que vamos a tener que desarrollar de cara a ese entorno, en una entrevista que publicaré en cuanto esté disponible. También surgieron interesantes discusiones en torno a temas éticos, a posibles conflictos entre las decisiones de un algoritmo y las de una persona, o a los posibles sesgos que pueden generar.

Este tipo de foros de la OCDE tienen una gran importancia de cara al desarrollo de líneas de pensamiento que influencian el entorno legislativo y las decisiones de actores de muy diversos tipos en empresas, gobiernos y organismos de todo tipo. Agradezco enormemente a la OCDE la oportunidad de participar. En cuanto tenga disponible más materiales sobre la jornada, los iré añadiendo a la entrada.

 

 

Tecnología y perspectiva - Capital (pdf)

Jordi Benítez, de Capital, me pidió una columna con motivo de los doscientos números de la revista, en la que intentase aplicar un poco de perspectiva a la evolución tecnológica que hemos vivido en lo que llevamos de siglo. El resultado se titula precisamente así, “Tecnología y perspectiva” (pdf), y está disponible en el número de este mes.

El encargo me hizo cierta ilusión: Jordi se incorporó a Capital allá por el año 2000, precisamente cuando yo volvía de California tras terminar allí una estancia de cuatro años para obtener mi doctorado, hemos colaborado en bastantes ocasiones, y la columna representaba la oportunidad para revisar diecisiete años trepidantes y dinámicos de historia reciente, de una historia de la que él como periodista y yo como académico nos hemos dedicado a ser cronistas.

¿Qué decides destacar cuando tienes setecientas palabras para resumir diecisiete años en los que no has parado de escribir de manera prácticamente compulsiva? Tras darle unas cuantas vueltas, mi decisión fue tomar como referencias evolutivas tres momentos que considero especialmente significativos: la revolución que supuso la llegada de las puntocom y su posterior crisis, los múltiples exponentes de resistencia al cambio por parte de industrias establecidas, y finalmente, el despertar del machine learning. En esos tres epígrafes están sin duda los elementos que más entradas o artículos me han llevado a escribir a lo largo de estos años.

A continuación, el texto completo de mi columna:

Tecnología y perspectiva

Hacer memoria y retrotraernos a lo que la tecnología significaba hace tiempo no es un ejercicio sencillo: el escenario se mueve a tal velocidad, que hace difícil mantener elementos de referencia: si los tenemos, seguramente es porque estamos obsoletos, y que nos aferramos a esas referencias porque cambiar es algo que, sencillamente, nos da pereza. 

En mi caso, echar la vista atrás hasta el año 2000 es sencillo, porque fue un año importante para mí. Tras cuatro años viviendo en una California efervescente, volvía a España con mi título de doctor bajo el brazo, y me encontraba con que podía, en virtud de mi experiencia en un mercado reconocido como más avanzado y mi preparación como académico, escribir sobre los efectos de la tecnología y su adopción. Aunque nunca pretendí ganarme la vida con ello – la mayoría de mis colaboraciones con medios eran entonces gratuitas – sí me ha permitido mantener un registro escrito fiel de mis ideas, mis preocupaciones, y también mis – por supuesto – obsesiones, en relación con la evolución del entorno tecnológico. Diecisiete años escribiendo dan mucho de sí.  

Entiendo la tecnología como un entorno de un dinamismo brutal, en el que los cambios suceden a una velocidad impresionante. El final de siglo y la entrada del nuevo nos demostró precisamente eso: la crisis de las puntocom fue vista por muchos como una especie de “enmienda a la totalidad”, como si aquello fuese todo “una patraña” y nada tuviese importancia. Aquellos años se caracterizaron por una visión cercana a la de la magia, a la de la sorpresa, al “mira estos chicos tan ingeniosos, lo que han sido capaces de hacer y cuánto dinero han ganado”, como si fuese así, un chasquear de dedos y ya has montado una puntocom.

La realidad era otra. La supuesta magia era en realidad un trabajo intenso, horas de teclado, y la habilidad de convertir ideas en código ejecutable. Con el tiempo, en algunos países han entendido ya la inmensa importancia de la programación de cara al futuro, de entender que vivimos completamente rodeados de objetos programables, y que aprender a programar es tan fundamental como entender Física o Biología: una forma de aprender a vivir. En España, desgraciadamente, seguimos sin tenerlo claro, y las sucesivas reformas educativas se han enfocado… a otros temas. 

La “magia” de entonces dio paso a la inadaptación. Gran parte de lo que escribimos en la primera década del siglo representaba la constatación de que nuevas formas de hacer las cosas desplazaban a las antiguas, y de cómo los afectados trataban de resistirse a ello. Aquellos intentos de resistirse inútilmente al progreso nos mantuvieron entretenidos buena parte de la década: las empresas de contenidos y su insistencia en que los usuarios éramos malvados y perversos, en lugar de tratar de proporcionarnos sus productos en las condiciones que demandábamos. Con el tiempo, hemos entendido que el problema no nunca estuvo en los usuarios ni en la tecnología, sino en la palmaria falta de visión de unas compañías que pretendían que, en un mundo que había cambiado, todo se siguiese haciendo como ellos decían y de ninguna otra forma, algo que el tiempo probó completamente insostenible.

El avance del siglo nos trajo, sobre todo, la evidencia de que Gordon Moore, cofundador de Intel, era un genio, y que la aplicación de su ley nos permitía disfrutar de ordenadores cada vez más potentes y más pequeños. Tan potentes y pequeños que empezamos a ponerlos en todas partes, incluso en sitios insospechados, para dar lugar a la internet de las cosas. Y con todas esas cosas conectadas y generando datos, comenzamos a darnos cuenta de que nuestras capacidades analíticas se sublimaban, y que el aprendizaje y la inteligencia dejaban de ser patrimonio del ser humano: llegamos a la que, para mí, es la revolución más importante de lo que llevamos de siglo: el machine learning y la inteligencia artificial. 

Para mí, esos son los tres elementos que marcan mi perspectiva de este siglo: las puntocom, la resistencia al progreso y el machine learning como clave del futuro. Y en esas seguimos. Han sido diecisiete años trepidantes, rápidos, brutales. Y aún así, no son nada comparados con los maravillosos años que están por venir…