Los que siguen un poco este blog ya se habrán dado cuenta que este año estoy muy metido en temas de marketplaces. En poco tiempo he logrados sobre todo en Amazon crecer de cero a una facturación de 4.000 euros mensuales. Teniendo en cuenta que ahora llega la época fuerte, me gusta pensar que el techo todavía no se ha alcanzado.

Amazon marketplaceDerechos de foto de Adobe Stock

En Ebay la cosa todavía no pinta tan bien pero le estoy ahora dedicando más tiempo por lo que intuyo que dentro de un par de semanas se verán los resultados. Hay que ser paciente. Cuando llegue el momento le dedicaré un post para compartir mis experiencias en este marketplace.

Pero veamos lo que he hecho en Amazon hasta la fecha y las diferentes etapas que he traspasado.

Creación de cuenta y alta de los primeros productos en España

Con Quondos ya tenía una cuenta pero este proyecto he querido llevarlo directamente desde Beguerrilla. Es una desventaja ya que la otra tiene un recorrido y valoraciones positivas de compradores. Esto es algo que Amazon aprecia en el sentido de que te da más rápidamente visibilidad porque has demostrado en el pasado ser un vendedor de confianza.

Una cosa que tienes que cuidar por lo tanto del principio son las valoraciones de tu perfil cómo las de tu producto. Merece la pena luchar para que se eliminen las que no sean justificadas (sí, en muchas ocasiones se puede y merece la pena).

Ya he hablado previamente del valor de las estrellas. Es un activo que hay que crear y cuidar mucho. Mirando atrás nos ha hecho falta realizar una tarea básica: el seguimiento de compradores para pedir feedback y valoración. El otro día leí que únicamente el 2% de los compradores en Amazon la realizan. Puedes multiplicar por 5 este porcentaje en caso de que contactes de forma proactiva. También se pueden utilizar herramientas para automatizar el proceso. Yo de momento no estoy haciendo ni una ni otra cosa.

Los primeros dos meses igual se vendieron en total 10 artículos. También es cierto que se le dedico todavía poco tiempo y además había pocos productos disponibles para comprar.

Añadir nuevos listings, venta en Europa y enchufar Amazon Ads

A partir del tercer mes nos tomamos las cosas más en serio. La idea era subir la oferta y con ello aumentar la visibilidad en Amazon de forma global. Cuando más visualizaciones, más ventas. No es demasiado complicado esto, bueno en teoría.

El aumento de oferta la acompañamos con publicidad interna de Amazon. Dimos ya un salto más significante pasando de facturar menos de 100 euros a casi 700. También es cierto la oferta disponible de productos en Amazon logramos multiplicarla al menos por 10.

El hecho de publicar también en Alemania fue sin duda acertado. Es el mercado más importante de Amazon Europa por lo que no extraña que más de 500 euros de facturación salieran directamente de ahí.

Uso de la logística Amazon participando en el programa de FBA (Prime)

Otro salto sin duda fue la conversión de muchos listings a gestionado por Amazon. Esto nos permitió aumentar otra vez de forma considerable las ventas. La etiqueta Prime es una especie de sello de confianza para el comprador de Amazon y aumenta la conversión. Tampoco hay necesidad de ser siempre el más barato para ganar la Buy Box. En muchas ocasiones Amazon da preferencia los vendedores con oferta Prime.

Junto con pasar a hacer uso de la logística de Amazon también hemos ampliado los mercados publicando nuestra oferta en toda Europa (Francia, Italia, Reino Unido) ya que la jugada con Alemania nos había salido bastante bien. En junio la facturación ya subió a 1.500 euros en Amazon.

Próximo paso – mejorar calidad de los listings

Seguimos de forma continua con la subida de nuevos listings. El potencial más grande ahora mismo ya no está ahí. Hay muchas ofertas que están marcadas por Amazon con “de baja calidad” por lo que requieren una optimización. En un primer paso se ha subido “a toda hostia” para tener oferta publicada. Ahora es el momento de retocar.

Otro potencial gigante está en asegurarnos de que todos los productos estén disponibles en todos los mercados. Es una forma sencilla de aumentar la oferta de forma virtual para decirlo de alguna forma.

Ahora hay que ver el impacto que van a tener las Navidades en el negocio. La tarjeta de empresa la he dejado ardiendo comprando mercancía para tener suficiente inventario. Dentro de poco sabré si me he pasado o incluso me he quedado corto. Ya te contaré.

Stay tuned.

Cuando no me escucha nadie me gusta decir “la gente es muy idiota”. No me entiendas mal. No es una falta de respeto en general sino una observación basada en los hechos de los últimos 10 años en mis negocios online.

usuario pezDerechos de foto de Adobe Stock

  • ¿Dónde se puede comprar?
  • ¿Cuánto cuesta?
  • ¿Me lo puedes regalar?
  • Etc.

Esto es una pequeña selección de preguntas frecuentes que llegan a través de Facebook o el formulario de contacto de mis tiendas online. El tema es que en cada momento se específica precio, lugar de compra, tiempo de entrega, etc. Por mucho que quiera dejar las cosas claras, seguirán entrando este tipo de preguntas.

Conclusión: la gente es muy pez, antes de mirar preguntan o simplemente ignoran información disponible para volver a preguntártelo porque sí.

¿Qué puedes sacar de esto?

En ocasiones por mucho que optimices no vas a poder reducir incidencias al 0. No puedes cambiar la naturaleza del ser humano.

Esto no significa que si algo no sale como previsto que les puedas echar la culpa a los demás. Tienes que seguir en la línea de buscar si no es el 100% por lo menos el 90%.

Pero si hay una cosa que puedes hacer y consiste en crear duplicidades. ¿A qué me refiero con esto?

  • Poner los gastos de envío en la portada en el banner y junto a cada precio de producto en la web.
  • Incluir un enlace en una newsletter al principio, en el medio y al final para aumentar la probabilidad de que se detecte el link.
  • En general repetir información que se pregunta con frecuencia en varias partes en la web, p.ej. preguntas frecuentes, ficha de producto, banners, etc.

Así que no hay que desesperar. Algunas dudas no van desaparecer nunca porque en general el usuario no se esfuerza en leer la información disponible. Lo único que puedes hacer para compensar un poco es crear duplicidades. Se puede reducir pero nunca evitar del todo. El usuario medio es muy pez. Es lo que hay.

 

Si he contado bien es el cuarto lavado de cara de Quondos desde que lanzamos el proyecto. Cambiar la web siempre supone un esfuerzo más grande de lo que uno se imagina aunque hay que diferenciar.

Nuevo Quondos 2017

Los diferentes niveles de cambio en los últimos 4 años en Quondos

  • Re-lanzamiento: es lo que hicimos del primer al segundo lavado de cara. Con el nuevo diseño iba una nueva plataforma de la mano. Y con ello una serie de nuevas funcionalidades. Es lo más duro a nivel de cambio por errores que surgen y recursos que tienes que invertir para llevar a cabo esta tarea.
  • Lanzamiento mejora y optimización: del segundo al tercer lavado de cara arreglamos un montón de fallos sobre todo de usabilidad. Se añadieron nuevas funcionalidades de gamificación para seguir mejorando la experiencia del usuario.
  • Rediseño: del tercer al cuarto cambio simplemente hicimos un rediseño sin apenas tocar las funcionalidades. Eso sí, se hizo desde la primera hasta la última página. Fue un rediseño completo.
  • Lavado de cara: esto ha sido el cambio más reciente y más ligero. No se ha tocado la web entera sino únicamente las partes más visibles.

Un nuevo diseño permite conectar de nuevo con tus usuarios

Un cambio visual en un proyecto online simboliza movimiento. Esto en general es una señal positiva porque demuestra que tu negocio te preocupa y que quieres seguir mejorándolo.

Además también es un punto de contacto con tus clientes existentes y potenciales para recoger su feedback. Inviertes recursos sin recibir de forma inmediata algo a cambio. Demuestras que lo que te preocupa es una mejor experiencia de tus usuarios.

Resumiendo: un lavado de cara no te va a ayudar a facturar más de forma milagrosa. Es una de muchas cosas que tienes que ir haciendo. Te sirve tanto para fidelizar a los que ya están como para darle el último empujoncito a los que ya estaban casi convencidos de comprarte. O eso por lo menos es lo que me gusta pensar… ;)

Si quieres ver las diferentes portadas incluyendo la primera landing que se lanzó (más fea imposible), pincha en la publicación que sacamos ayer en Facebook.

A lo largo de estos últimos años me han tomado muchas veces el pelo. Por lo menos eso es la sensación que se te queda cuando has acordado una cosa con una persona y luego no se cumple tal como te lo esperabas. Al principio era algo invisible pero cuando veo mis entradas en el espejo pienso que me lo han tomado de forma literal.

acuerdoDerechos de foto de Adobe Stock

Resumiendo he cometido estos errores en los últimos años.

No dejar las cosas por escrito

Una de las cosas más importantes a la hora de cerrar un acuerdo es dejar las cosas por escrito. De esta forma nadie puede decir que eso no es lo que se acordó. “No, mira, aquí lo tienes, firmado por ti.” El problema es que muchas veces la pereza nos gana y pensamos que eso no hará falta porque son “buena gente”. Claro, hasta que dejan de serlo.

Ceder demasiado

A veces tienes tantas ganas de cerrar un acuerdo que te alejas demasiado de tu objetivo. Te olvidas de tus propios intereses y del por qué iniciaste las negociaciones. Tienes miedo de quedar mal y cedes cuando lo mejor en ese caso hubiera sido no llegar a ningún acuerdo.

Apretar demasiado

También te puede ocurrir justo lo contrario. Cuando tienes la sensación que la otra persona quiere a toda costa cerrar ese acuerdo puede que de forma consciente o inconsciente te aproveches de la situación. Cuando la otra parte no saca el mismo beneficio que tú surge un desequilibrio que es tóxico para una sana relación a medio y largo plazo.

La culpa de esto no siempre se la puedes echar al otro bando. En ocasiones eres tú el que simplemente no ha pactado bien. Luego uno se puede quejar si las cosas no salen como previsto.

Al final siempre decides en función del dolor percibido. Si en el momento de cerrar tienes mayor incertidumbre probablemente eres capaz de invertir un poco más de esfuerzo para dejar las cosas por escritas y asegurarte más de una vez que las expectativas por todas partes estén 100% claras. Cuando no percibes ese riesgo ganará la pereza. Luego hay que darse hostias una y otra vez para hacerlo bien desde el principio. Por lo menos mi trayectoria se resume un poco así.

Aun no soy del todo un caso perdido. O eso espero… ;)

Para los que ya llevamos tiempo con los Facebook Ads ya sabemos que no hay que fiarse demasiado de las estadísticas ya que hay cierta tendencia a mostrar datos de forma optimista para llamarlo de alguna manera.

preguntaDerechos de foto de Adobe Stock

Recientemente me he sorprendido ver algunos anuncios míos en ubicaciones donde no me las esperaba. Para ser más concreto: en la app de Duolingo.

Duolingo es una aplicación para aprender idiomas que utiliza a diario. Al final de cada ejercicio te aparece un anuncio. Cómo Google es uno de los inversores no extraña encontrarse en un momento dado con publicidad. Eso es lo que pensaba al principio. Que se trata de anuncios de Adsense.

La primera vez vi un anuncio de Xidere. No le di mayor importancia. Estaba distraído por lo que me olvidé rápidamente. La segunda vez me salió uno de Quondos. Me acordé al instante del otro anuncio.

Dado que siempre, siempre edito las ubicaciones para que salga únicamente en el Feed de Facebook, es un caso muy extraño. No digo que el error no puede haber surgido por mi parte. Pero por si acaso. Igual a alguien le ha ocurrido algo parecido.

La cuestión es esa. ¿Error humano o Facebook ubica tus anuncios donde ellos quieran?