PolitibotPolitibot es un proyecto de chatbot conversacional de noticias, creado, en principio como experimento, por un grupo de periodistas y tecnólogos españoles, y que actualmente funciona sobre dos herramientas de mensajería instantánea, Facebook Messenger y Telegram.

Politibot no es un robot “inteligente”, en el sentido de que no tiene interfaz de procesamiento de lenguaje natural: simplemente ofrece algunas alternativas para que el usuario escoja una respuesta de entre las disponibles en un menú. En algunas ocasiones ofrece varias alternativas en forma de menú, y plantea diferentes respuestas o rutas conversacionales en función de la opción escogida por el usuario, en otras ocasiones simplemente ofrece una respuesta, con el fin simplemente de simular una interfaz conversacional y romper la dinámica de suministro de información lineal. La idea es proporcionar una interacción con una noticia que se sale de la tradicional lectura, y se convierte en una experiencia de uso diferente, en la que el usuario tiene la sensación de interacción con una entidad que le va proporcionando información en pequeñas dosis.

En conversaciones con Eduardo Suárez y María Ramírez, dos de sus creadores, a quienes conocí en el proyecto original de El Español, llegué incluso a presentarles a mis amigos de BigML, con la idea de dotar a esa interfaz conversacional de unas prestaciones analíticas superiores que permitiesen más grados de libertad en la conversación, pero en realidad, una interfaz conversacional más sofisticada plantearía problemas porque convertiría la interacción en un desarrollo sensiblemente más sofisticado que excedería las pretensiones de la aplicación. Porque, en realidad, lo que pretende Politibot es simplemente que leas una noticia de una manera distinta a como la leerías en un texto plano o con ilustraciones, y que interactúes con la información de una manera más amena y provechosa, generando un nivel de absorción superior.

La idea, básicamente, tiene mucho que ver con aquella frase de Confucio que todos los profesionales de la educación conocemos:

“Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.” 

Si simplemente te cuentan o lees un un contenido, el nivel de retención es menor que si te implicas en él con una conversación, incluso si esa conversación es simulada y se reduce a escoger unas pocas opciones. Y tras unas cuantas semanas de consumo de noticias en Politibot, generalmente tan solo una al día, la experiencia refleja exactamente eso: si Politibot me ofrece, por ejemplo, la oportunidad de “conversar” sobre las elecciones francesas, yo paso de no tener ni idea de quién era quién en el proceso electoral del país vecino, a tener una idea bastante aproximada del mapa político, de las encuestas o de las propuestas de cada candidato, todo ello en un ratito de interacción, y hasta el punto de sentirme incluso con cierta confianza a la hora de plantearme una conversación sobre el tema. Politibot no se limita a “contarte” una noticia, sino que te va ofreciendo detalles de la misma – frases, gráficos, podcasts, noticias y titulares de otros medios, etc. – de manera que construye un relato en el que el usuario juega un papel algo más activo, se siente más implicado, y retiene mejor el contenido. Aunque sea simplemente por el hecho de que se le pide que presione un botón entre frase y frase.

Las implicaciones de un proceso así son múltiples: en primer lugar, de cara a procesos en los que se busca una relación diferente con la información, tales como los habituales en educación. Que mis alumnos retienen mejor un tema complejo cuando interactúan con él frente a cuando simplemente se lo cuento o les asigno una lectura de un artículo es algo que sé desde hace mucho tiempo, pero ahora veo que sería  hipotéticamente posible plantear un simple patrón de interacción sencillo, y mejorar con ello la retentiva y la comprensión del mismo, algo que ya planteamos en algunas simulaciones y juegos empresariales.

En segundo lugar, la interfaz: realmente hay días en los que el aviso de Politibot y su ya habitual saludo, “hola humano”, me resultan muy agradables: no sé si llegaré a plantearme que Politibot es un amiguete (en mi caso, resulta razonable, porque no dejo de imaginarme a mis amigos Eduardo o María detrás de la creación de la noticia), o incluso, si alguien podría llegar a “enamorarse” de un chatbot como ocurría en Her, pero la idea no me parece completamente fuera de límites :-) Y todo ello, gracias a una interfaz que no hay que desarrollar, porque realmente la toma prestada de un canal, la mensajería instantánea, con el que ya tenemos total familiaridad, y una app que ya teníamos instalada, en lugar de pedirnos que nos familiaricemos con una nueva interfaz o que nos instalemos una app más.

En tercer lugar, las posibilidades de manipulación o de adoctrinamiento vinculadas con una interfaz así, no en el caso de Politibot, que me parece sumamente equilibrado y plural, pero sí en el de otros posibles desarrollos: en principio, cuanta más pluralidad en los orígenes de la información se planteen en la lectura o en el análisis de una noticia, menor debería ser el margen para el adoctrinamiento, pero indudablemente, una interfaz así plantea una posibilidad de hacer determinada información más palatable simplemente gracias a algo tan humano como una conversación.

En cualquier caso, Politibot supone para mí una muy interesante constatación de las posibilidades de las interfaces conversacionales o chatbots a todos los niveles, tanto de cara a mi trabajo como analista tecnológico, como incluso planteadas en mi desarrollo profesional como profesor. El valor de una interfaz conversacional de cara a la retención y asimilación de la información suministrada, entendido tras un buen montón de conversaciones diarias que han definido temáticas sobre las que, tras esa conversación, tengo la sensación de “saber más” y “encontrarme más cómodo”. Todo ello, gracias simplemente a una interfaz simple y a unas opciones triviales que me convierten en parte aparentemente activa en una conversación.

Los chatbots se están convirtiendo en una interfaz muy interesante que muchos aspiran a utilizar para muchas funciones, y no es especialmente sorprendente: Politibot es la prueba de que no es necesario plantear una elevada sofisticación técnica ni un procesamiento de lenguaje natural especialmente ambicioso para obtener resultados sorprendentemente buenos. Leer una noticia, frente a implicarse en ella, aunque sea de forma muy superficial. Tiempo de pensar en las múltiples posibilidades de algo así.

 

Si has seguido este blog últimamente ya te habrás dado cuenta que le estamos metiendo mucha caña al nuevo proyecto de coleccionismo. Uno de las acciones que estamos llevando a cabo es el lanzamiento de campañas de conversión con Facebook Ads.

tráfico competenciaDerechos de foto de Fotolia

Un efecto curioso tras lanzar campañas de conversión con FB Ads

La idea detrás es la de recuperar las ventas continúas en la tienda ya que se perdido un poco la dinámica dado que Amazon ha estado en el centro de atención. Esto se está consiguiendo. En los últimos 10 días hubo entre 1-4 ventas cada 24 horas (aparte de las ahora 7 ventas diarias en Amazon).

El fin de semana ha surgido un efecto curioso. Te comento.

Tendremos ahora mismo unas 2.000 piezas en la tienda. Entre estas hay unas 20-40 que digamos que son los top sellers. De estas siempre tenemos que tener stock porque sino caerían las ventas en pique. Lo curioso es cada top Seller tiene una dinámica diferente. Destacaría estos 2 puntos:

  1. No todos los top sellers se venden bien en todos los mercados.
  2. Algunos top sellers se venden mejor en la tienda, otros mejor en Amazon o Ebay.

Bien, desde que he lanzados campañas de Facebook Ads ha surgido un efecto curioso. Las ventas han surgido por todas las partes. De hecho una pieza en concreto que no se vendía demasiado últimamente ha generado 3 conversiones y ventas en la tienda. Al mismo tiempo hubo 2 en Amazon cuando no se había vendido nunca este producto en concreto por ahí.

Mi hipótesis sobre lo que ocurre cuando haces campañas de publicidad

Está claro que la hipótesis que tengo no se basa en miles de datos sino únicamente en un efecto puntual que podría ser pura casualidad. Analicemos lo que ha ocurrido en este caso.

  1. Hemos lanzado campañas de conversión que han generado muchos clics e interacciones en Facebook.
  2. Muchas personas se han enterado de la existencia de esa pieza de colección y hemos generado un deseo de compra.
  3. Han acudido a la tienda muchos que no han acabado comprando porque no confiaban en hacer un pago en un e-commerce desconocido para ellos.
  4. Los clientes potenciales no compran en la tienda sino hacen búsquedas en Google, Amazon, Ebay y/o Wallapop.

¿Qué es lo que ha ocurrido? Hemos lanzando una campaña que ha tenido buen feedback pero que no ha generado el resultado esperado. De hecho hemos invertido dinero que al final lleva tráfico a nuestra competencia.

¿Qué significa esto para mí (y para ti)? Sobre todo si vendes productos de marcas conocidas necesitas una presencia en todos los marketplaces. Muchas personas prefieren gastarse un pelín más y comprar en Amazon porque ya han tenido una experiencia positiva. Es un entorno de confianza para la mayoría de los compradores online.

En nuestro caso somos los vendedores más baratos en nuestro nicho en prácticamente todas las piezas. Es por ello que hacer publicidad en Facebook para nuestra tienda nos ha generado ventas en Amazon.

Bueno, a ver cómo va evolucionando esto. Ya os iré informando.

Stay tuned.

Europa multa a Google con €2.420 millones por abuso de posición dominante en su buscador de compras de Denken Über

La Unión Europea decidió multar a Google por abuso de posición dominante en su motor de búsquedas de compras, una de las propiedades menos rentables de Google y que, pese a que la cifra está siendo hasta tratada de insignificante para el cash-reserve de Google, tiene más de una lectura preocupante a largo plazo.

  • Abre una rendija a los competidores de cada uno de sus nichos, de hecho en este caso imaginen a Amazon como debe estar festejando que, cada día, se está convirtiendo en el comparador de precios de preferencia para gran parte de los “usuarios avanzados”
  • Prende una señal de alarma sobre el golpe financiero que puede sufrir Alphabet en los dos juicios anti-competencia que tiene abiertos sobre dos de sus grandes vacas sagradas: AdSense (recuerden que ya en 2013 Google te prohibía usar redes de publicidad de terceros encerrandote en su red) y Android (recuerden que ya desde 2014 la UE dice que Android abusa de su posición dominante) por, casualmente, ponerle trabas no-naturales a la competencia.

Y pienso todo lo preocupante que es a largo plazo porque las multas de la Unión Europea se basan en el turnover de la empresa multada y las ganancia potenciales que han generado estas actitudes durante todo el tiempo en el que el abuso estuve activo… lo que da números increíbles (recuerden los 14.000 millones a irlanda por permitirle a Apple abusar del “loophole” de la Double-Irish) y aunque la salud financiera de uno de los grandes no esté amenazada lo que está amenazado es su forma de hacer negocios y eso genera problemas internos.

Aún pensando esto ¿que pasará si la gente de Yelp reviviera su demanda de tratamiento injusto

  • (aka: abuso de posición dominante)
  • pero en la US en vez de US? La cantidad de variables incontrolables que se pueden abrir son gigantes eso, realmente, no es bueno para planificar negocios… ni para la reputación pero eso últimamente cotiza en baja ;)

    Avis and Hertz logosWaymo, el spinoff de Alphabet dedicado al desarrollo de vehículos autónomos, anuncia una alianza estratégica con Avis, una de las compañías de alquiler de automóviles más importantes del mundo, para llevar a cabo la administración de su flota de vehículos autónomos, en un acuerdo no exclusivo que hace subir las acciones de Avis más de un 21%

    ¿Qué puede una compañía como Avis hacer por Waymo? Para una empresa de desarrollo tecnológico, la administración de una flota de vehículos supone un verdadero problema. Simplemente pensar en dónde poner los automóviles, cómo limpiarlos, proporcionarles el necesario mantenimiento o desplegar toda la logística necesaria para ofrecerlos al mercado supone tareas que exceden con mucho su foco de actuación, y que demandan un nivel de excelencia en las operaciones que solo compañías dedicadas a este tipo de actividades aspiran a tener. Pero por otro lado, el acuerdo también resulta interesante para Avis, que puede así acelerar su entrada en el segmento del vehículo autónomo, que podría cambiar drásticamente su papel en la industria. La compañía se hará responsable de todas las actividades de mantenimiento relacionadas con los más de 600 vehículos Fiat Chrysler Pacifica que Waymo planea desplegar por el momento, excepto las relacionadas con los sensores, que por el momento seguirán a cargo de personal especializado.

    Al tiempo que se producía este anuncio, otra compañía tecnológica con una marcha por el momento más discreta en el entorno de la automoción, Apple, anuncia un acuerdo con Hertz, la primera compañía de alquiler de automóviles del mundo, también para gestionar su flota de vehículos autónomos, y las acciones de la compañía experimentan su mayor subida en los últimos dos años, un 18%. En este caso, es Hertz la que alquila vehículos a Apple para llevar a cabo sus pruebas de conducción autónoma: al menos unos seis vehículos Lexus RX450h han sido vistos en diversos lugares de la zona de la bahía de San Francisco, propiedad de Hertz, pero alquilados por Apple para dichas pruebas.

    La entrada de las compañías de alquiler de automóviles en el naciente mercado de la conducción autónoma supone una prueba de la cada vez mayor madurez de esta tecnología: las compañías comienzan a pasar de los problemas derivados simplemente del desarrollo, a cuestiones más comunes como la gestión de flotas, el mantenimiento o la operativa de servicios que pongan en valor los vehículos producidos. El ecosistema se va configurando: la idea de poseer un vehículo que depreciamos de manera drástica cuando lo adquirimos, que nos obliga a unos gastos de mantenimiento importantes en forma de impuestos y que terminamos utilizando menos de un 5% del tiempo de manera completamente ineficiente y no versátil, parece dejar paso a un modelo más basado en el servicio, en el alquiler del vehículo para su uso únicamente cuando es necesario para el transporte, en forma de flotas cuyos vehículos permanecen activos mucho más tiempo, y que ejercen una presión mucho menor sobre la utilización de las vías públicas. Nos queda un auténtico juego de sillas musicales, en el que veremos a fabricantes de automóviles buscando pareja entre compañías de servicios, de alquiler, gestores y operadores de flota, con acuerdos de colaboración de todo tipo, para tratar de encontrar su sitio en esta fortísima reconfiguración de la industria que va a tener lugar a lo largo de los próximos dos o tres años.

    Mientras algunos siguen pensando que hablamos de ciencia-ficción y se obsesionan con no-problemas como el dilema del tranvía o se muestran temerosos de la tecnología, vivimos ya el anuncio del fin de la era de la posesión de automóviles, el paso de la categoría de producto a la de servicio que va a provocar cambios muy significativos en el mundo que conocemos.

     

    Este fin de semana he hecho la prueba con campañas de Facebook Ads. He lanzado 3 en paralelo. Por desgracia únicamente una de ellas ha generado resultados con 3 ventas. Las demás no han aportado facturación.

    DNI alemánDerechos de foto de Fotolia

    A pesar de no haber generado ingresos me han dado nuevos datos sobre lo que podría funcionar y lo que no. Uno de los temas que no he tocado nada todavía es el de la conversión. Analizando los datos de las campañas he visto diferentes cosas:

    • Tanto el CPC con 3-8 céntimos y el nivel de interacciones demuestran que los anuncios y/o la segmentación ha estado bien. Hubo muchos comentarios y “me gusta” en la publicación. Aunque no hubo conversiones hemos logrado una nueva audiencia a la que le podemos hacer retargeting.
    • Hubo muchas personas que añadieron el producto al carrito. Es algo bastante común porque quieres ver como se quedan los gastos de envío. Esta parte se podría mejorar pidiendo el correo para realizar esta acción. En tal caso se podría aplicar el retargeting a través de campañas de e-mail automatizadas.
    • Según indica Facebook hemos tenido varias compras iniciadas. Esto no tengo al 100% claro lo que significa ya que no hubo compras canceladas. Estimo que esto son personas que han hecho un clic más al llegar al carrito llegando al formulario del pedido.

    Una de las hipótesis que me han surgido es que pedir el DNI  de forma obligatoria (cosa que estamos haciendo para simplificar la labor de facturación) es algo que nos podría estar rompiendo mucho la conversión.

    Así que nada más entrar en la oficina lo hemos cambiado. A ver qué tal nos va el cambio. Otro punto que sin duda afecta es que estamos a fines de mes. Esto significa para muchos que están literalmente sin un duro para gastar. Dentro de un par de días cuando la gente haya cobrado su nómina por experiencia esto va a cambiar otra vez.

    Bueno, a ver si hay suerte y realmente es así. De todas formas te iré informando.

    Stay tuned.